Cuidados del cabello

2 octubre 2022

Cuidar del cabello va más allá de elegir cepillos de pelo adecuados o productos como aceite para el pelo que solo ejerce un efecto superficial. Hay que conseguir que tanto la glándula sebácea como el pelo estén en buenas condiciones para que este se caiga con menos frecuencia y se mantenga sano. De hecho, una de las principales causas de la caída del cabello es no cuidarlo adecuadamente. Para que no te suceda, vamos a darte unos consejos que te permitan mantener tu cuero cabelludo y tu melena más saludables que nunca.

Cuidar el cabello antes y después del lavado

Normalmente hemos escuchado que debemos cepillar el cabello antes de dormir. Sin embargo, es importante hacerlo antes de lavar el cabello para evitar que este se enrede y eliminar los nudos que impiden que el champú y el acondicionador penetre hasta el cuero cabelludo.

El cepillado debe hacerse desde puntas hacia arriba para evitar que el cabello se corte y termine rompiéndose.

El agua fría, la mejor amiga del pelo

Cuando hayas finalizado el lavado, se recomienda aclarar el cabello con agua fría para que brille más y se mantenga mucho más hidratado. Además, mejora la circulación sanguínea del cuero cabelludo y puede cerrar la cutícula del pelo.

Usa un champú específico

Si tienes algún problema a tratar en el cabello, por pequeño que sea, no debes pasarlo por alto y tienes que utilizar un champú indicado para ello. Esto es realmente importante cuando tenemos problemas de dermatitis seborreica o exceso de caspa. Lo más recomendable es que tanto el champú como el resto de productos que utilicemos para el cabello o el cuero cabelludo no contengan químicos y sean respetuosos con la piel y el medio ambiente. De ese modo, los resultados serán mucho mejores y nuestro cabello se verá más saludable.

No frotes con intensidad

Contrariamente a lo que muchos opinan, el pelo no hay que frotarlo intensamente cuando se lava, pues lo único que se consigue es que las glándulas sebáceas expulsan más grasa de la cuenta y el cabello se ve con un efecto aceitoso nada agradable.

Exfolia el cuero cabelludo

Hay quienes pasan por alto el hecho de que el cuero cabelludo también es piel de nuestro cuerpo y necesita cuidados del mismo modo que el resto de la piel. Por ello, la exfoliación una vez al mes es necesaria para mantenerlo en buen estado. Hay productos comerciales que se pueden comprar para ello o puedes realizar el tuyo en casa con un ingrediente hidratante y azúcar o sal.

No duermas con el cabello mojado

Dormir con el cabello mojado daña la cutícula del cuero cabelludo y se producirán irritaciones en este y en el pelo que nos ocasionará molestias. Recuerda sacar tu cabello siempre antes de dormir y lavarlo cuando lo hayas sumergido en agua con cloro o agua salada.

Además de todos estos consejos, opta por utilizar productos para cabello seco como los aceites o para cabellos mojados como las mascarillas, así como suplementos alimenticios que fortalezcan el cabello desde el interior.