Gafas progresivas: ¿Qué son y cómo funcionan?

16 noviembre 2022

¿Has visto alguna vez cómo muchas personas se cambian las gafas cuando quieren leer un libro? A partir de los 40 se pierde cierta flexibilidad en la lente natural del ojo, lo que implica no poder enfocar tan fácilmente al pasar de la visión de cerca a la de lejos. En consecuencia, la visión de cerca disminuye, llamada presbicia o hipermetropía asociada a la edad. Prácticamente, todo el mundo experimentará presbicia en algún momento, aunque algunos la notarán más que otros, en función de la gravedad de la afección. Sin embargo, ¡no todo está perdido! Para ciertos problemas de visión se recomienda llevar gafas progresivas. Quizás no sabes qué tipo de gafas son. Por eso, te queremos explicar en este artículo más acerca de ellas. No obstante, después de visitar primeramente a tu oftalmólogo te recomendamos que visites varias tiendas online como físicas especializadas en todo lo relacionado con la visión ocular – como por ejemplo, Miller and Marc –y donde encontrarás los mejores precios en gafas progresivas.

Gafas progresivas

Este tipo de gafas, también llamadas multifocales, varifocales o bifocales sin línea, son gafas correctoras empleadas para corregir alteraciones visuales. La peculiaridad de estas gafas es que incluyen tres graduaciones en un solo par de gafas, permitiendo al usuario ver con nitidez a distintas distancias. Esto implica que cuando mires hacia arriba puedas ver cosas de lejos, mientras que cuando bajes la mirada podrás leer las letras pequeñas. Quizá te cueste un poco de trabajo cambiar entre las diferentes zonas, pero si las usas con suficiente frecuencia, verás que tus ojos se acostumbran a esta transición.

¿Cómo funcionan?

Estas gafas están diseñadas de forma asimétrica, por lo que se adaptan a la función de los ojos. Además, cada zona se integra perfectamente con la siguiente sin que se noten las transiciones.

  • La mitad superior de las gafas está destinada a la visión de lejos, como por ejemplo puede ser un paisaje que te rodea.
  • La parte central se utiliza para ver cosas a media distancia, es decir, para ver la pantalla de un ordenador o el salpicadero de un coche.
  • La parte inferior está diseñada para la visión de cerca, por ejemplo, un libro o un smartphone.
  • Las áreas de los lados siempre están ligeramente borrosas debido a la forma en que se afilan los cristales y para garantizar el funcionamiento de estas. Esto también se llama interferencia periférica.

¿Qué deberías tener en cuenta a la hora de usar gafas progresivas?

Para aquellos que quieran obtener unas lentes progresivas, hay que tener en cuenta algunas cosas:

El aprendizaje del cambio de zonas ópticas se produce por sí solo, aunque el cerebro tarda un tiempo en acostumbrarse. Al principio puede resultar un poco incómodo, pero poco a poco verás que son más cómodas que las lentes bifocales. No obstante, algunos no se adaptan a ellas. Las interferencias periféricas están presentes en todos los tipos de gafas progresivos. Por lo general, tanto los ojos como el cerebro se acostumbran rápidamente a poder ver bien a través de las distintas zonas ópticas sin que se vean afectadas por las interferencias periféricas. Las gafas progresivas suelen tener un precio más elevado, aunque ofrecen muchas ventajas a cambio.

Como puedes ver, con unas gafas progresivas te ahorras tener que llevar siempre dos pares de gafas contigo. Acude a tu oftalmóloga para que te revise la vista y para más información visita una de las muchas tiendas especializadas en productos para la visión. Esperamos que esta información te haya sido útil.