Artículo monográfico. Empoderamiento de los profesionales de enfermería

10 marzo 2024

 

AUTORES

  1. María Alba Cardil Redondo. Diplomada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

Desde finales de los años 70 del siglo pasado desde el mundo anglosajón, académicos de diferentes ciencias sociales y activistas de distintos ámbitos han aplicado el término empowerment en sus trabajos. Se podría definir como un proceso por el cual tanto las personas, las organizaciones y comunidades toman el control de las decisiones sobre su propia vida. Posteriormente, desde la sociología política y la psicología se ha ido extendiendo su uso a multitud de disciplinas, entre ellas la enfermería.

Así en los últimos años, han ido aumentando exponencialmente el número de publicaciones en torno a este constructo en la literatura de la profesión. Se ha utilizado de marco conceptual para investigar tanto el cuidado y educación del paciente en distintas áreas, la formación de los profesionales, la gestión de los recursos humanos o las condiciones del lugar de trabajo entre otros.

PALABRAS CLAVE

Empoderamiento, enfermería.

ABSTRACT

Since the late 70s of the last centuries from the Anglo-Saxon world, academics from different social sciences and activists from different fields have applied the term empowerment in their work. It could be defined as a process by which people, organizations and communities take control of decisions about their own lives. Subsequently, from political sociology and psychology, its use has been extended to a multitude of disciplines, including nursing.

Thus, in recent years, the number of publications around this construct in the literature of the profession has been increasing exponentially. It has been used as a conceptual framework to investigate patient care and education in different areas, the training of professionals, human resources management or workplace conditions, among others.

KEY WORDS

Empowerment, nursing.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El término empoderamiento es un neologismo adoptado por el castellano de la lengua inglesa. Etimológicamente, deriva del término poder, que a su vez proviene del vocablo latín potere en el sentido de ser capaz y tener capacidad de decisión. Según el Oxford English Dictionary se define como “el proceso de hacerse más fuerte y seguro, especialmente en cuanto al control sobre la vida de uno mismo y de luchar por sus derechos”. La definición que aporta la Real Academia de la Lengua Española (RAE) en su vigesimotercera edición es “hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”.

Sin embargo, resulta complicado aportar una definición más elaborada de empoderamiento que sea generalmente aceptada ya que se trata de un término utilizado en una amplia variedad de disciplinas. Además, es un constructo que posee multitud de dimensiones y matices. Aunque como concluye una revisión sobre los distintos usos de este término en todas ellas subyacen algunas ideas comunes como la movilización de los oprimidos ayudándoles a creer en ellos mismos, aumentar su autoeficacia y motivarlos a trabajar hacia la igualdad1. Dentro del amplio espectro de interpretaciones comentadas nos vamos a quedar con las que mejor lo contextualizan en el ámbito de las Ciencias de la Salud como la del psicólogo canadiense Albert Bandura: “un proceso mediante el cual se mejora la creencia de un individuo respecto a su autoeficacia”. Y de una forma más global, se puede definir como un proceso por el cual tanto las personas, las organizaciones y comunidades toman el control de las decisiones sobre su propia vida2.

Posteriormente, el profesor Zimmerman planteó la necesidad de diferenciar niveles, procesos y resultados de empoderamiento. Los niveles serían el individual, organizacional y comunitario. El proceso de empoderar sugiere acciones, actividades o estructuras. Por otro lado, el resultado sería producto del proceso anterior y daría un nivel de “estar empoderado”. Aunque esta última diferenciación resulta poco clara a nivel objetivo puede resultar de utilidad a nivel analítico3.

Desde finales de los años 70 del siglo pasado desde el mundo anglosajón, académicos de diferentes ciencias sociales y activistas de distintos ámbitos han aplicado el término empowerment en sus trabajos 4. No se trata de una palabra nueva en la lengua inglesa, ya que se encuentra en manuscritos administrativos del siglo XVII. Lo que sí ha cambiado son su significado y connotaciones. De hecho, las raíces de este concepto, como se entiende actualmente, se encuentran en la idea de “desarrollo de una conciencia crítica” que el pedagogo brasileño Paulo Freire en 1968 plasmó en su obra “Pedagogía do oprimido”. Posteriormente, desde la sociología política y la psicología se ha ido extendiendo su uso a multitud de disciplinas, entre ellas la enfermería.

Empoderamiento y enfermería.

Desde finales del siglo XX, especialmente a partir de los años 90 hasta la actualidad se ha analizado ampliamente y de manera crítica el uso del concepto de empoderamiento en el campo de la enfermería5–7. Y es que, sólo cuando un concepto es definido clara y analíticamente puede ampliar la base de conocimientos en enfermería8.

Desde entonces, han ido aumentando exponencialmente el número de publicaciones en torno a él en la literatura de la profesión. Se ha utilizado de marco conceptual para investigar tanto en el cuidado y educación del paciente en distintas áreas, la formación de los profesionales, la gestión de los recursos humanos o las condiciones del lugar de trabajo entre otros9,10. Aunque en la mayor parte de los artículos se trata del empoderamiento de los pacientes haciéndoles tomar el control sobre su salud, es decir el empoderamiento de los pacientes a través de la educación11–13.

También existen investigaciones como la que llevó a cabo en 1991 la profesora Cheryl. H Gibson en la que se justifica su valor para la profesión enfermera. Tras investigar concluía que el empoderamiento es significativo para enfermería tanto desde la perspectiva profesional como para la práctica. Aunque para ello proponía un cambio de paradigma, donde los enfermeros ceden el control de su salud a los pacientes, y lo manifiesta en un párrafo afirmando: “Si los enfermeros están de acuerdo con el modelo de empoderamiento ellos deben legitimar la creencia de que la gente pertenece en igualdad de condiciones al equipo de cuidados de salud. También deben legitimar el rol del profesional de cuidados de salud para apoyar y fortalecer las funciones individuales, familiares y comunitarias. Además, el rol de los enfermeros como el que facilita y da recursos en oposición al proveedor de servicios debe ser legitimado. Esto es el resultado de autoconfianza, desarrollo personal y recursos que empoderan.”14. Otros estudios, sin embargo, se centran más específicamente en el empoderamiento de los profesionales de enfermería. Tomándolo como marco conceptual para conseguir su desarrollo y progreso profesional.

También se han presentado iniciativas que lo promueven a nivel internacional, como la que a principios de 2018 lanzó la Organización Mundial de la Salud (OMS) junto con el Consejo Internacional de Enfermeros (CIE). Se trataba de la campaña Nursing Now, que pretende empoderar y apoyar a los enfermeros ante los desafíos del siglo XXI. Duró hasta 2020 y su objetivo era “mejorar la salud globalmente elevando el perfil y estatus de las enfermeras de todo el mundo, influyendo en los políticos y apoyando a las enfermeras a liderar, aprender y construir un movimiento global”.

 

CONCLUSIÓN

Podemos concluir que el empoderamiento de los profesionales de enfermería es un tema que tiene creciente interés. Y de hecho se encuentran multitud de artículos científicos que sustentan su importancia desde los tres niveles que se han comentado en el apartado anterior: individual, organizacional y comunitario. Desde el primero, Rodwell afirmaba en un artículo que los profesionales de enfermería al trabajar en contacto directo con los pacientes tienen un gran impacto en su salud. Esto justifica la necesidad de que los enfermeros sean conscientes de su valor para que se hagan cargo adecuadamente de su labor y también para que a su vez empoderen a sus pacientes8. Como señalaban Dickenson-Hazard, la cotidianidad no puede hacernos olvidar nuestra inmensa capacidad y poder para cambiar las cosas.

Desde la dimensión organizacional y comunitaria, existe un incentivo para empoderar a los enfermeros ya que esto reduce los niveles de burnout además de mejorar el ambiente de trabajo, consolida su compromiso con las instituciones y aumenta su satisfacción con el trabajo10.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Lincoln ND, Travers C, Ackers P, Wilkinson A. The meaning of empowerment: The interdisciplinary etymology of a new management concept. International Journal of Management Reviews. 2002;4(3).
  2. Rappaport J. Studies in empowerment: Introduction to the issue. Prev Hum Serv. 1984;3(2-3).
  3. Silva C, Martínez ML. Empoderamiento: Proceso, Nivel y Contexto. Psykhe (Santiago). 2004;13(2).
  4. Calvès AE. «Empowerment»: généalogie d’un concept clé du discours contemporain sur le développement. Revue Tiers Monde. 2009;200(4).
  5. Bradbury-Jones C, Sambrook S, Irvine F. Power and empowerment in nursing: A fourth theoretical approach. J Adv Nurs. 2008;62(2).
  6. Hawks JH. Empowerment in nursing education: concept analysis and application to philosophy, learning and instruction. J Adv Nurs. 1992;17(5).
  7. Skelton R. Nursing and empowerment: concepts and strategies. J Adv Nurs. 1994;19(3).
  8. Rodwell CM. An analysis of the concept of empowerment. J Adv Nurs. 1996;23(2).
  9. Ibrahim MM, Abo El-Magd MH, Sayed HY. Nurse’s psychological empowerment and perceived autonomy in university and teaching hospitals at Menofia Governorate/Egypt. J Nurs Educ Pract. 2014;4(9).
  10. Laschinger HKS, Shamian J. Staff nurses’ and nurse managers’ perceptions of job-related empowerment and managerial self-efficacy. Journal of Nursing Administration. 1994;24(10).
  11. Heikkinen K, Helena LK, Taina N, Anne K, Sanna S. A comparison of two educational interventions for the cognitive empowerment of ambulatory orthopedic surgery patients. Patient Educ Couns. 2008;73(2).
  12. Heikkinen K, Leino-Kilpi H, Hiltunen A, Johansson K, Kaljonen A, Rankinen S, et al. Ambulatory orthopaedic surgery patients’ knowledge expectations and perceptions of received knowledge. J Adv Nurs. 2007;60(3).
  13. Mcguckin M, Storr J, Longtin Y, Allegranzi B, Pittet D. Patient Empowerment and Multimodal Hand Hygiene Promotion: A Win-Win Strategy. American Journal of Medical Quality. 2011;26(1).
  14. Gibson CH. A concept analysis of empowerment. J Adv Nurs. 1991;16(3).

 

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos