A propósito de un caso. Manejo de intoxicación por sulfato de magnesio. Experiencia y rol de la matrona

29 marzo 2024

 

AUTORES 

  1. Andrea Fernández Sancho. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrica-Ginecológica. Matrona en el Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Mónica Gregorio Jordán. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. Claudia Salete García. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en Hospital Universitario Miguel Servet. 
  4. Marina Becas Azagra.  Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Inés Blasco Lázaro. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Clínico Lozano Blesa. 
  6. María del Carmen Caballero Rodríguez. Graduada en Enfermería y Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Matrona en Hospital Universitario Clínico Lozano Blesa.

 

RESUMEN

El sulfato de magnesio se administra típicamente para la neuroprotección fetal en situaciones de riesgo obstétrico, como la amenaza de parto prematuro, preeclampsia severa o eclampsia. La administración de sulfato de magnesio para la neuroprotección fetal suele ocurrir principalmente en el período anteparto, cuando hay indicios de riesgo de lesiones cerebrales en el feto.

La administración adecuada de este compuesto es esencial para garantizar su eficacia y minimizar los riesgos asociados. En este contexto, la matrona juega un papel crucial en el manejo y cuidado de las pacientes que reciben este tratamiento, asegurando una atención segura y de calidad tanto para la madre como para el feto.

En este artículo se desarrolla el caso clínico de una gestante de 28+1 semanas que sufrió una intoxicación por sulfato de magnesio.

PALABRAS CLAVE

Sulfato de magnesio, intoxicación, neuroprotección, matrona, cuidados.

ABSTRACT

Magnesium sulfate is typically administered for fetal neuroprotection in obstetric risk situations, such as threatened preterm birth, severe preeclampsia, or eclampsia. The administration of magnesium sulfate for fetal neuroprotection usually occurs primarily in the antepartum period when there are indications of the risk of brain injury to the fetus.

Proper administration of this compound is essential to ensure its effectiveness and minimize associated risks. In this context, the midwife plays a crucial role in the management and care of patients receiving this treatment, ensuring safe and quality care for both the mother and the fetus.

This article presents the clinical case of a 28+1-week pregnant woman who suffered from magnesium sulfate intoxication.

KEY WORDS

Magnesium sulfate, poisoning, neuroprotection, midwives, care management.

 

INTRODUCCIÓN

La utilización del sulfato de magnesio en el ámbito obstétrico es fundamental para la protección fetal en determinadas situaciones clínicas. Este compuesto, cuya administración puede ser crucial en la gestión de complicaciones durante el embarazo, requiere de un manejo adecuado por parte de la matrona para garantizar su eficacia y seguridad.

El sulfato de magnesio ha demostrado ser una herramienta valiosa en la prevención de parálisis cerebral ante la sospecha de parto pretérmino inminente en fetos menores de 32 semanas de gestación1 .

Estudios como el Metaanálisis de Costantine et al. (2009)2 , han demostrado que la administración de sulfato de magnesio a mujeres en riesgo de parto prematuro puede reducir significativamente el riesgo de parálisis cerebral en los recién nacidos prematuros.

La intoxicación por sulfato de magnesio es un riesgo potencial cuando se administra este compuesto para la neuroprotección fetal. Aunque el sulfato de magnesio es un fármaco ampliamente utilizado y seguro cuando se administra correctamente, dosis excesivas pueden llevar a complicaciones graves tanto para la madre como para el feto.

Algunas de las complicaciones asociadas con la intoxicación por sulfato de magnesio son dosis-dependientes1 en el contexto de la neuroprotección fetal incluyen:

  1. Depresión respiratoria: El exceso de sulfato de magnesio puede causar depresión del sistema nervioso central, lo que resulta en una disminución de la frecuencia respiratoria y la respuesta a los estímulos3. Por ello y según la SEGO1 se debe monitorizar la frecuencia respiratoria durante la administración de este medicamento y suspenderse si la frecuencia respiratoria es inferior a 12 respiraciones por minuto.
  2. Disminución de reflejo patelar: La intoxicación con sulfato de magnesio puede afectar el sistema nervioso central y periférico, lo que puede resultar en la disminución o pérdida de los reflejos osteotendinosos, incluido el reflejo patelar. Este es un signo clínico que nos permite detectar el principio de una intoxicación3.
  3. Hipotonía fetal: La intoxicación por sulfato de magnesio puede causar hipotonía muscular en el feto, lo que puede afectar su capacidad para respirar y moverse adecuadamente4.
  4. Hipotermia fetal: El sulfato de magnesio puede afectar la termorregulación fetal, lo que puede resultar en hipotermia fetal, especialmente en entornos de parto prematuro donde el bebé tiene menos grasa corporal para mantener la temperatura4.
  5. Arritmias cardíacas: Dosis excesivas de sulfato de magnesio pueden afectar la conducción eléctrica del corazón, lo que puede resultar en arritmias cardíacas tanto en la madre como en el feto5.

 

El gluconato de calcio se utiliza como un antagonista del sulfato de magnesio en casos de intoxicación por sulfato de magnesio. La administración de gluconato de calcio puede contrarrestar algunos de los efectos del exceso de magnesio al competir con él por los receptores y restaurar el equilibrio electrolítico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que su eficacia como antídoto puede variar según la gravedad de la intoxicación y las condiciones clínicas individuales6.

La matrona desempeña un papel fundamental en la administración y monitorización del tratamiento con sulfato de magnesio. Es esencial que esté familiarizada con las dosis adecuadas, la vía de administración y los posibles efectos secundarios para garantizar un manejo óptimo y seguro. Además, debe contar con habilidades de observación y evaluación continuas para detectar cualquier signo de toxicidad o complicación tanto en la madre como en el feto7.

La formación y actualización constante de la matrona en cuanto al uso del sulfato de magnesio son imprescindibles para asegurar una atención de calidad durante el embarazo y el parto. Esto incluye conocimientos sobre la indicación precisa del tratamiento, la monitorización de los signos vitales de la madre y del feto, así como la capacidad para actuar rápidamente ante cualquier eventualidad que pueda surgir7.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Paciente anónima de 35 años en su sexto día de ingreso hospitalario por amenaza de parto prematuro.  Datos de interés:

  • 28+2 semanas de gestación.
  • G2A1.
  • NAMC.
  • No antecedentes médicos o quirúrgicos de interés.
  • Diabetes gestacional no insulinodependiente.

 

Nos avisa de que ha comenzado a sentir contracciones dolorosas, se realiza monitorización materno-fetal con RCTG y se observa patrón fetal tranquilizador pero dinámica uterina de 3 contracciones intensas cada 10 minutos. Se avisa a médicos obstetras que suben a valorar a la paciente.

Se realiza una ecografía transvaginal cuyo resultado muestra una disminución de longitud del cuello uterino de 15mm a 5 mm sin estar este dilatado. Ante la situación de comienzo de parto prematuro se inicia protocolo tocolítico y protocolo de neuroprotección fetal con sulfato de magnesio.

Según el protocolo de la SEGO1 se comienza la infusión del bolo de So4Mg, con una dosis inicial de 4g IV a pasar en 30 minutos.

Tras esto se realiza un control de constantes vitales, si está todo en rangos de normalidad y la paciente no presenta síntomas de intoxicación, se continúa con una infusión de 2g/h como dosis de mantenimiento hasta el parto o disminución significativa de riesgo de parto prematuro. Durante la perfusión de mantenimiento, se realizan controles completos a la paciente cada cuatro horas.

Se inicia el protocolo de control de constantes y signos de alarma incluyéndose en esta toma tensión arterial, frecuencia cardiaca, saturación de O2, reflejo rotuliano de ambas piernas y medición de orina. Se explica a la paciente signos de alarma por los que avisar.

  • Primer control antes de administración de bolo SO4Mg: TA 123/71, FC 89, Saturación de oxígeno 98%, Reflejo rotuliano presente en ambas piernas, micción espontánea de 200 ml.
  • Control a los 30 minutos tras bolo de SO4Mg: TA 115/68, FC 83, Saturación de oxígeno 98%, reflejo rotuliano presente en ambas piernas.
  • Control posterior a las 4h con infusión continua: TA 117/67, FC 86, Saturación de oxígeno 99%, reflejo rotuliano presente en ambas piernas, micción espontánea de 180 ml.

 

Tras 2h desde el último control nos avisa el acompañante de que la paciente está adormilada desde hace unos 20 minutos. Al llegar a la habitación encontramos a la paciente muy adormilada y con movimientos oculares involuntarios y no responde a llamadas.

 

TRATAMIENTO Y EVOLUCIÓN:

Se paraliza inmediatamente la infusión de sulfato de magnesio y se avisa al obstetra de guardia. Se realizan varias intervenciones:

  • Toma de constantes vitales: TA 95/51 mmHg, FC 79 ppm, Saturación de oxígeno 97%, Reflejo rotuliano ausente, glucemia 87 mg/dl.
  • Sondaje vesical a la paciente para medición de orina.
  • Administramos gluconato cálcico 1 g EV a pasar en 3-4 min (10 ml al 10%).
  • Bolo SF 500-1000 cc + furosemida 20 mg EV para promover excreción de magnesio.
  • Control analítico con niveles de magnesemia.
  • Se realiza monitorización fetal que continúa siendo tranquilizadora. Se observa disminución de contracciones uterinas a 1 cada 15 minutos gracias a la acción del tocolítico infundido.

 

Tras la infusión de gluconato cálcico la paciente abre los ojos, está consciente y orientada, no recuerda lo sucedido.

Explicamos de manera clara el diagnóstico que entiende, refiere encontrarse bien en este momento. Tomamos nuevamente constantes vitales siendo estas TA 105/61 mmHg, FC 86 ppm, Saturación de oxígeno 99%, Reflejo rotuliano presente en ambas extremidades, medición de orina 100 ml desde sondaje.

 

VALORACIÓN DE ENFERMERÍA DE LAS NECESIDADES BÁSICAS SEGÚN VIRGINIA HENDERSON

  1. Necesidad de oxigenación: saturación de O2 97%, sin alteraciones observadas.
  2. Necesidad de nutrición e hidratación: Dieta absoluta hasta mejoría. Al iniciar tolerancia lo hace sin alteraciones.
  3. Necesidad de eliminación: Control de esfínteres. Se realiza sondaje vesical. No refiere estreñimiento. No productos patológicos en heces o coluria.
  4. Necesidad de moverse y mantener posturas adecuadas: Durante los días de ingreso movilización y deambulación autónoma sin incidencias.
  5. Necesidad de dormir y descansar: Descansa con normalidad durante su ingreso.
  6. Necesidad de vestirse y desvestirse: Independiente.
  7. Necesidad de mantener la temperatura corporal: temperatura 36.1ºC timpánica, no sensación de distermia.
  8. Necesidad de mantener la higiene corporal: presenta buen aspecto general, no precisa de ayuda para su aseo.
  9. Necesidad de evitar peligros y entorno: preocupado por su estado de salud y los cuidados que pueda precisar.
  10. Necesidad de comunicarse: Durante la intoxicación por sulfato de magnesio permanece inconsciente, tras su recuperación consciente y orientada.
  11. Necesidad de vivir según sus creencias y valores: sin alteraciones observadas.
  12. Necesidad de trabajar y sentirse realizado: trabajadora a jornada completa, actualmente de baja por embarazo.
  13. Necesidad de participar en actividades recreativas: sin alteraciones.
  14. Necesidad de aprendizaje: se muestra preocupada por su estado de salud, pregunta e intenta aclarar todas las dudas acerca del proceso.

 

VALORACIÓN DE ENFERMERÍA SEGÚN LA TAXONOMÍA NANDA, NIC Y NOC

Tras la valoración como enfermera especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona), se establecen dos diagnósticos y se realizan cinco intervenciones para lograr los resultados propuestos8:

Diagnóstico NANDA: {00146} Riesgo de lesión relacionado con la presencia de efectos adversos de la sustancia tóxica.

  • Intervención de enfermería NIC: {1400} Administración de Medicamentos. En este caso administración de gluconato cálcico, suero fisiológico y furosemida.
  • Intervención de enfermería NIC {6540}: Inserción de catéter uretral.
  • Intervención de enfermería NIC {6700}: Monitorización de signos vitales.
  • Intervención de enfermería NIC {2150}: Monitorización del bienestar fetal
    • Resultado NOC: {1801}: Estado de salud física. Este objetivo se centra en la mejora y estabilización del estado físico del paciente tras una intoxicación.
    • Resultado NOC: {1610}: Estado fetal. Objetivo bienestar fetal.

 

Diagnóstico NANDA: {1302}: Afrontamiento de problemas. Este se refiere a la capacidad del individuo a enfrentar y manejar problemas.

  • Intervención de enfermería NIC {5600}: Educación del paciente y la familia sobre la situación.
    • Resultado NOC: {1404}: Reducción de la ansiedad.

 

DISCUSIÓN-CONCLUSIONES

Las matronas son profesionales de la salud especialistas con años de entrenamiento. Esta formación especializada se centra, entre otras cosas, en la gestión de emergencias obstétricas y neonatales.

La figura de la matrona desempeña un papel crucial en el manejo y la atención de pacientes que experimentan una intoxicación por sulfato de magnesio durante el embarazo9. Algunas conclusiones importantes sobre su importancia en este contexto son las siguientes:

La matrona está capacitada para reconocer los efectos adversos del sulfato de magnesio, realiza una monitorización continua de los signos vitales y los síntomas de intoxicación, lo que le permite detectar tempranamente posibles complicaciones y actuar de manera oportuna.

Proporciona apoyo emocional y educación tanto a la paciente como a su familia durante el proceso de tratamiento y recuperación.

Por otro lado, algunos estudios ponen en evidencia la necesidad de estandarización de los programas de formación en atención obstétrica y neonatal de emergencia en España ya que la variabilidad en los contenidos y enfoques podría afectar a la calidad y consistencia de capacitación proporcionada a las matronas10.

La presencia y la experiencia de la matrona son fundamentales para garantizar una atención segura y de alta calidad a pacientes en tratamiento con sulfato de magnesio y que podrían experimentar una intoxicación. Su capacitación, vigilancia y atención centrada en el paciente son aspectos esenciales para optimizar los resultados clínicos y promover la seguridad y el bienestar materno y fetal9.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. SEGO. Sulfato de magnesio para la neuroprotección fetal [Internet]. Medicina perinatal. 2011. Available from: https://bibliotecavirtual.sego.es/uploads/app/1297/elements/file/file1681378275.pdf
  2. Constantine M, J Weiner S, Kennedy Shriver E, NICHD. Effects of antenatal exposure to magnesium sulfate on neuroprotection and mortality in preterm infants: a meta-analysis. Obs Gynecol. 2009;114(2 pt 1):354–64.
  3. Vademecum. Sulfato de magnesio (B05XA05) [Internet]. Madrid; 2010. Available from: https://www.vademecum.es/principios-activos-sulfato+de+magnesio-b05xa05
  4. Emily S, A. Salam R, Manhas D. Antenatal magnesium sulfate and adverse neonatal outcomes: A systematic review and meta-analysis. Pubmed. 2019;16(12).
  5. Stühlinger H., Kiss K, Smetana R. Significance of magnesium in cardiac arrhythmias. Wien Med Wochenschr. 2000;150(15–16):330–4.
  6. Chakraborty A, Can. AS. Calcium Gluconate [Internet]. StatPearls. 2022 [cited 2024 Feb 21]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK557463/
  7. Dartey AF, Dzansi G, Obuobisa R, Bosu CEA. Midwives Experiences of Managing Clients with Eclampsia in a Low Resource Setting: A Qualitative Descriptive Study. SAGE Open Nurs [Internet]. 2022; 8:1–12. Available from: https://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/23779608221094542#:~:text=The recognition that blood pressure needs to monitor these parameters.&text=Kidney function is checked by,before administering the magnesium sulfate.
  8. Elsevier. NNN Consult [Internet]. 2024 [cited 2024 Feb 12]. Available from: https://www.nnnconsult.com/
  9. Nizami MF, Coles M. Management of Preterm Labour [Internet]. Milton Keynes; 2022. Available from: https://www.mkuh.nhs.uk/wp-content/uploads/2022/10/Management-of-Preterm-Labour-Guideline-.pdf
  10. Hakimi S. Midwives’ capacity for improvement of preterm newborns’ health. Midwifery. 2022;6(31).

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos