Anorexia nerviosa. Trastorno de la conducta alimentaria. Artículo monográfico.

16 enero 2024

AUTORES

  1. Gemma Martínez Júdez. Enfermera C.S San Pablo, Zaragoza.
  2. Gemma Alegre Bueno. Enfermera Hospital Ntra. Señora de Gracia, Zaragoza.
  3. María Ángeles Franco López. Enfermera C.S Ruiseñores, Zaragoza.
  4. María Luisa González Gracia. Enfermera C.S Alfajarín.
  5. Luisa María Diloy Casamayor. Enfermera C.S San José Centro, Zaragoza.
  6. Marta Gutiérrez Laborda. Enfermera C.S Alfajarín.

 

RESUMEN

La anorexia nerviosa es una condición relacionada con la alimentación que se distingue por limitar la cantidad de comida consumida y resultar en una disminución notable de peso, manteniéndose por debajo de los niveles considerados normales para la edad, género o etapa de desarrollo de la persona. En algunas ocasiones, esto puede llevar a un estado severo de desnutrición.

Afecta principalmente a mujeres (con una proporción de 10 mujeres por cada hombre) y se caracteriza por una percepción distorsionada del propio cuerpo, lo que lleva a sentirse con sobrepeso incluso cuando su peso está por debajo de lo recomendado. Esta enfermedad se relaciona con trastornos psicológicos graves que generan cambios en el comportamiento, emociones alteradas y una percepción negativa del cuerpo. Mantener los patrones de conducta de la anorexia nerviosa puede acarrear complicaciones serias que deben ser identificadas y tratadas lo antes posible.

PALABRAS CLAVE

Anorexia nerviosa, conducta, dieta, trastorno mental.

ABSTRACT

Anorexia nervosa is a food-related condition that is distinguished by limiting the amount of food consumed and resulting in a notable decrease in weight, remaining below levels considered normal for the person’s age, gender or stage of development. On some occasions, this can lead to a severe state of malnutrition.
It mainly affects women (with a ratio of 10 women to every man) and is characterized by a distorted perception of one’s own body, which leads to feeling overweight even when one’s weight is below what is recommended. This disease is related to serious psychological disorders that generate changes in behavior, altered emotions and a negative perception of the body. Maintaining the behavioral patterns of anorexia nervosa can lead to serious complications that must be identified and treated as soon as possible.

KEY WORDS

Anorexia nervosa, behavior, diet, disorders.

DESARROLLO DEL TEMA

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario caracterizado por un incesante esfuerzo por adelgazar, una percepción distorsionada de la imagen corporal, el temor intenso a aumentar de peso y la restricción del consumo de alimentos, lo que conlleva un peso corporal considerablemente bajo. Se inicia una disminución progresiva del peso mediante ayunos, disminución drástica de la cantidad de comida y normalmente, se comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, posteriormente a las grasas, las proteínas e incluso, los líquidos, llevando a casos de deshidratación extrema. Además, se añaden otras conductas de riesgo como la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o la realización de ejercicio intenso1,2.

Se puede llegar a perder desde un 15% a un 50% (en los casos más críticos) de su peso corporal. Para las personas con anorexia, es muy importante controlar su peso y su figura corporal, y hacen todo tipo de sacrificios que suelen interferir en su vida de forma significativa. La anorexia nerviosa suele comenzar durante la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta; es muy poco frecuente que empiece antes de la pubertad o después de los 40 años. A lo largo de su vida, hasta el 4% de las mujeres pueden sufrir anorexia nerviosa. La anorexia nerviosa es menos frecuente en hombres. Los casos leves suelen ser más difíciles de identificar1,2.

Causas:

Se cree que tiene un origen multifactorial (combinación de factores biológicos, psicológicos y del entorno). Estos son algunos de los factores de riesgo más relevantes1,3:

-Ser mujer.

-Tener antecedentes familiares de trastornos de la conducta alimentaria.

-La obesidad (propia o materna).

-Practicar algún deporte o actividad con una gran exigencia respecto al peso y el aspecto físico, como la gimnasia rítmica o el ballet.

-Acontecimientos vitales estresantes o sucesos traumáticos (ansiedad, depresión).

-Fracaso escolar.

-Inicio de dieta estricta por insatisfacción personal o corporal.

-Alejamiento del hogar.

-Convivir con algún familiar con sobrepeso, obesidad o diabetes que esté continuamente a dieta

-Factores genéticos.

Síntomas:

Esta enfermedad se caracteriza por una pérdida significativa de peso provocada por el enfermo y por una percepción errónea del propio cuerpo1.

Los principales síntomas que determinan la aparición de la enfermedad son los siguientes1:

-Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla del enfermo.

-Miedo al aumento de peso o a la obesidad incluso cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.

-Percepción distorsionada del cuerpo, el peso y sus proporciones.

-Ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos en las mujeres (amenorrea).

Pero es la familia la que detecta los síntomas que dan la voz de alarma1:

-Preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y por la preparación de los alimentos.

-Constante sensación de frío.

-Reducción progresiva de los alimentos.

-Obsesión por la imagen, la báscula, los estudios y el deporte.

-Reducción del peso por debajo de lo normal.

-Distorsión de la imagen corporal.

-Hiperactividad.

-Uso selectivo de la información.

-Utilización de trampas para evitar la comida.

-Abstracciones selectivas.

Pueden aparecer síntomas muy variados1,3,4:

-Reducción del ritmo cardiaco.

-Arritmias que pueden derivar en un paro cardiaco.

-Baja la presión arterial.

-Desaparece la menstruación en las mujeres (amenorrea).

-Disminuye la masa ósea y, en los casos muy tempranos, se frena la velocidad de crecimiento.

-Disminución de la motilidad intestinal, estreñimiento, dolor abdominal, vómitos, hinchazón.

-Alteración de la sensación de saciedad y plenitud antes de las comidas.

-Anemia.

-Aparece un vello fino y largo, llamado lanudo, en la espalda, los antebrazos, los muslos, el cuello y las mejillas.

-Tristeza, Irritabilidad, depresión, trastornos emocionales y de personalidad, trastornos cognitivos.

-Aislamiento social.

-La disminución del gasto energético produce una sensación constante de frío.

-La piel se deshidrata, se seca y se agrieta.  -Coloración amarillenta en las palmas de las manos y las plantas de los pies por la acumulación de carotenos en las glándulas sebáceas.

-Las uñas se quiebran.

-Pérdida de cabello.

– Problemas con los dientes y edemas periféricos. Hinchazón y dolor abdominal.

Tipos:

En la anorexia nerviosa se pueden distinguir dos subtipos1:

-Subtipo restrictivo: la reducción de peso se consigue mediante dietas o ejercicio físico intenso y el enfermo no recurre a sobre ingestas, atracones o purgas.

-Subtipo purgativo: el enfermo recurre a purgas (laxantes, enemas, vómitos autoprovocados) aunque haya ingerido una pequeña cantidad de alimento.

Prevención:

A veces es complicado hacer una prevención de la anorexia nerviosa. El personal sanitario (pediatras, médicos de familia, enfermeros) tienen un papel fundamental para identificar indicadores tempranos de anorexia y evitar que se presente la enfermedad en estado avanzado. En las consultas se pueden hacer preguntas acerca de los hábitos alimentarios y el grado de satisfacción con el aspecto3.

Al tratarse de un trastorno que suele iniciarse en la adolescencia, la observación por parte de la familia es muy importante para detectar hábitos que supongan una señal de alerta. Debe haber buenos hábitos de comidas (comer con los padres y tener horarios regulares), tener una buena comunicación con los padres, y tener buenas relaciones sociales1,5.

Diagnóstico:

La anorexia nerviosa se diagnostica, generalmente, basándose en la intensa pérdida de peso y los síntomas psicológicos característicos. El perfil típico corresponde a una adolescente que ha perdido al menos un 15% de su peso corporal, teme la obesidad, ha dejado de menstruar, niega estar enferma y parece sana. Son enfermos que por regla general no piden inicialmente ayuda de forma voluntaria, sino que llegan a la consulta del profesional a través de padres o profesores, cuando el proceso ya está instaurado1.

Para el establecimiento del diagnóstico, se realiza4:

-Entrevista clínica. Se pregunta a estas personas cómo se sienten con relación a su cuerpo y a su peso, además de interrogarles sobre la existencia de otros síntomas. El personal sanitario emplea cuestionarios desarrollados para detectar la existencia de trastornos de la conducta alimentaria. (EAT, EDI, SCOFF…).

-Exploración física: Hay que descartar una enfermedad orgánica. Valoración por otros especialistas (endocrino). Se mide la altura y el peso a fin de calcular el índice de masa corporal (IMC). IMC inferior a 17 (o para los niños, IMC inferior al percentil 5 para su edad o menos de lo que se espera basándose en el crecimiento anterior.

-Análisis de sangre y de orina, para detectar los posibles efectos derivados de la pérdida de peso y de la desnutrición.

-Medición de la densidad ósea para verificar si existe pérdida de densidad ósea (descalcificación del hueso y osteoporosis en chicas con anorexia).

-Realizar un electrocardiograma para detectar las alteraciones del ritmo cardíaco.

-Pruebas de psicodiagnóstico.

-Los médicos también comprueban la presencia de otros trastornos que pueden causar pérdida de peso o una renuencia a comer, como esquizofrenia, depresión, trastornos que afectan a la absorción de los alimentos (malabsorción), abuso de anfetaminas y cáncer.

Tratamiento:

El tratamiento a llevar a cabo debe ser acorde a la situación clínica de la paciente, coordinando siempre la intervención de los distintos especialistas implicados en el tratamiento. El tratamiento es multidisciplinar. Intervienen psiquiatras, psicólogos, dietistas-nutricionistas, endocrinólogos, enfermeras, trabajadores sociales1,5.

El primer paso es hacer una valoración del estado general del paciente, con una analítica y control de peso. A continuación, se inicia la intervención psicoterapéutica. Los profesionales sanitarios abordan con los pacientes el rechazo a su imagen y les ayudan a ganar peso y recuperar los buenos hábitos alimenticios, con el objetivo de reducir el riesgo de muerte derivado de la malnutrición. El trabajo conjunto con la familia es de gran importancia1.

El tratamiento farmacológico puede ser necesario para tratar los síntomas de depresión y ansiedad, así como otras enfermedades que con frecuencia acompañan a la anorexia, como trastorno obsesivo compulsivo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), abuso de sustancias, trastornos de la personalidad1,4.

La mayoría de las veces se tratan en consultas externas, aunque en algunos casos más graves es necesaria la hospitalización para realimentación o estabilización de problemas médicos (desnutrición, deshidratación)5.

El ingreso en un centro hospitalario es necesario cuando1,5:

-La desnutrición es muy grave y hay alteraciones en los signos vitales.

-Las relaciones familiares son insostenibles y es mejor separar al paciente de su entorno.
-Cuando se agravan los trastornos psíquicos.

El tratamiento ambulatorio es eficaz cuando1:

-Se detecta de manera precoz.

-No hay episodios de bulimia ni vómitos y existe un compromiso familiar de cooperación.

Los objetivos del tratamiento son3:

-Recuperar el peso saludable.

-Educación sobre una alimentación correcta (planes de comidas y aportes calóricos).

-Desarrollar estrategias de comportamiento, para volver a un peso saludable (normalizar hábitos y conductas).

-Tratar las complicaciones médicas.

-Cambiar las creencias y los pensamientos distorsionados que mantienen la alimentación restrictiva.

-Prevenir las recaídas.

Anorexia y COVID 19:

La pandemia del coronavirus ha hecho que hayan aumentado los casos de trastornos de la conducta alimentaria. En el 2020 se incrementaron un 50% los nuevos casos en menores de 18 años. La pandemia ha aumentado los síntomas en las personalidades más obsesivas, además el confinamiento y las restricciones ha tenido como consecuencia la ausencia de actividades de ocio y socialización, y eso ha llevado a que los jóvenes fijen su atención más en su imagen corporal1.

 

CONCLUSIÓN

La anorexia es un trastorno grave que se caracteriza por una preocupación obsesiva por la pérdida de peso y una distorsión de la imagen corporal. Puede tener efectos devastadores en la salud física y mental de una persona. Es fundamental buscar ayuda profesional para el diagnóstico, tratamiento y apoyo adecuado.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sánchez-Monge M. Anorexia [Internet]. CuidatePlus. 2021 [citado el 28 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/psiquiatricas/anorexia.html
  2. Anorexia nerviosa [Internet]. Mayoclinic.org. 2018 [citado el 28 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/anorexia-nervosa/symptoms-causes/syc-20353591
  3. 3.Attia E, Timothy Walsh B. Anorexia nerviosa [Internet]. Manual MSD versión para público general. 2022 [citado el 28 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-de-la-salud-mental/trastornos-de-la-conducta-alimentaria/anorexia-nerviosa
  4. Clínica Universidad de Navarra [Internet]. 2023 [citado el 28 de noviembre de 2023]. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/anorexia-nerviosa
  5. García -Volpe C, Murray Hurtado M. Alteraciones del comportamiento alimentario: anorexia, bulimia, atracones. Protoc diagn pediatr.2023; 1:519-534. [citado el 28 de noviembre de 2023]. Disponible en https://www.aeped.es/protocolos/ISSN 2171-8172

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos