Artículo monográfico. Enfermedad mano, pie, boca.

10 marzo 2024

AUTORES

  1. María Puig Abarca. Graduada en Enfermería, Universidad de Zaragoza.Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  2. Wendy Nicole Freire Caiza. Graduada en Enfermería, Universidad de Zaragoza. Hospital Universitario Clínico Blesa. Zaragoza.
  3. Paula Sánchez Daudén. Graduada en Enfermería, Universidad San Jorge. Hospital Universitario Clínico. Zaragoza.
  4. Victoria Martínez Díez. Graduada en Enfermería, Universidad de Jaén. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Camil Emanuel Florea Florea. Graduado en Enfermería, Universidad de Zaragoza. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. David Fleta Canales. Graduada en Enfermería, Universidad de Zaragoza. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La enfermedad de mano, pie, boca (EMPB) es causada por enterovirus, es muy contagiosa. Principalmente afecta a menores de 10 años, pero puede darse en personas de cualquier edad. Es más común en primavera y otoño. Generalmente cursa con un cuadro viral agudo y autorresolutivo con un característico exantema, aunque en ocasiones puede provocar graves secuelas. Es una enfermedad que aparece por todo el mundo, pero en Asia se originan más brotes. Es muy importante realizar un pronto diagnóstico para llevar a cabo las acciones terapéuticas y preventivas pertinentes y así evitar su contagio.

PALABRAS CLAVE

Mano, boca, pie, enterovirus, signos y síntomas.

ABSTRACT

The hand, foot, mouth desease (HFMD) is caused by enterovirus, it is very contagious. It mainly affects children under 10 years old, but it can occur in people of any age. It generally presents with an acute and self-resolving viral condition with a caracteristic rash, although sometimes it can cause serious sequelae. It is a deseased that appears all around the world, but with more outbreaks in Asia. It is very important to make a prompt diagnosis to carry out the relevant therapeutic and preventive actions to avoid contagion.

KEY WORDS

Hand, foot, mouth, enterovirus, signs and symptoms.

DESARROLLO DEL TEMA

La enfermedad mano, pie, boca (EMPB) es una infección aguda y autorresolutiva de origen vírico característico de la infancia, más habitual de 1 a 6 años y, aunque de manera infrecuente, cualquier persona de mayor edad puede contraerla. El 97% de los casos suceden en menores de 10 años, con mayor predominio en varones. Mientras que, en adultos, solamente el 11% de los expuestos se infectan y, de estos, el 1% cursará con manifestaciones clínicas.

No es una enfermedad grave pero sí muy contagiosa. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades los brotes tienen mayor prevalencia en primavera y otoño1,2,3,4,5.

El virus ARN causante pertenece a la familia de Picornaviridae, del género de los Enterovirus. Este es estable y su cápside es resistente ante condiciones ambientales adversas. Concretamente de la especie Coxsackie, con diferentes serotipos, principalmente3,5,6:

-A16 (7,7%).

-A6 (60,9%).

-A10.

-Enterovirus 71 (EV-A71, 9,9%).

Este último, aparece mayormente en Asia y cursa con mayor gravedad. Durante los últimos años, el enterovirus, especialmente el A CVA16 y el EV-A71, han causado brotes con alta incidencia de complicaciones neurológicas tanto en países asiáticos como en el pacífico. En adultos, el serotipo CVA6 cursa con manifestaciones atípicas, causando un alto porcentaje de adultos enfermos, aproximadamente un 24%1,2,3,5,6.

En España, según un mapa de Enterovirus realizado por el Centro Nacional de Microbiología, concluyó que el tipo CVA6 surgió en 2008 y desde entonces su transmisión aumentó. Siendo actualmente el serotipo más prevalente. Entre 2010 y 2020, en Europa y Asia la circulación del virus fue similar, por lo que no ha mostrado gran variabilidad geográfica ni temporal3.

Este virus se propaga de manera fácil, se puede transmitir1,2:

-De persona a persona.

-Al entrar en contacto con secreciones nasales y bucales.

-Heces.

-Ampollas.

-Gotas flügge al toser, hablar o estornudar.

-En muy raras ocasiones en piscinas que no estén debidamente tratadas con cloro.

Cuando el virus entra al organismo, comienza a replicarse en el tejido linfoide y se disemina a través de la sangre hasta los tejidos diana y posteriormente inicia una viremia secundaria6.

Además, puede transmitirse: antes del inicio de la sintomatología, durante el periodo de incubación, mientras dure la enfermedad e incluso varias semanas tras sanar. Aunque el pico de contagio suele ser durante la primera semana del curso de la enfermedad.

El virus se elimina por materia fecal a lo largo de varias semanas, y es capaz de sobrevivir en superficies y fómites durante mucho tiempo. En el ambiente familiar la tasa de contagio es muy alta, por ello se debe aumentar las medidas de higiene1,2,5,7,8.

CLÍNICA:

Esta enfermedad pasa por varios estadios:

-Periodo de incubación de 3 a 6 días de promedio, aunque según estudios recientes puede variar según edad.

-Posteriormente aparecen los pródromos, cursando con sintomatología inespecífica durante 1-2 días. La clínica consiste en: fiebre, astenia, anorexia, rinorrea, náuseas, irritabilidad en lactantes, dolor a la bipedestación y odinofagia.

-Y el periodo de estado, cuando se manifiestan las lesiones dermatológicas, el exantema maculopapuloso, y dura de 7 a 10 días5,6,7,8.

Su pronóstico es la recuperación a los 5-7 días.

Las alteraciones cutáneas que causa son lesiones en forma de vesículas. Al inicio son lesiones maculopápulosas no pruriginosas de 3-7mm de tamaño que parecen en boca, palmas de las manos y en los pies.

Luego evolucionan a vesículas distribuyéndose por boca y también en mucosa oral, faringe, paladar, lengua, barbilla, labios, manos, pies e inglés. Las maculopápulas de la zona glútea no suelen evolucionar a vesícula3,9.

Se observa que el tipo CVA6 también cursa con exantemas vesiculares que se extienden a extremidades inferiores y superiores, pero con baja incidencia de complicaciones neurológicas. Además, este mismo serotipo puede cursar con herpangina y onicomadeisis, que consiste en la descamación del lecho ungueal3,9.

Otras manifestaciones dermatológicas concretas del serotipo CVA6, tanto en pacientes pediátricos como adultos, son5:

-Eccema coxsakium: el virus compromete aquellas zonas afectadas por dermatosis previas como: dermatitis del pañal, seborreica, eccema atópico.

-Erupción de tipo Gianotti-Crosti: en mejillas, nalgas y flexuras de manera simétrica.

-Lesiones acrales púricas.

-Lesiones en el cuero cabelludo en forma de escamas de coloración amarillenta.

-Manifestaciones tardías como descamación palmoplantar o afección ungueal.

Las principales consecuencias pueden darse por consecuencias producidas por la deshidratación o bien pueden ser convulsiones febriles. Otras más infrecuentes, pero de gravedad son8,10,11:

-Meningitis viral.

-Encefalitis.

-Encefalomielitis con o sin debilidad muscular.

-Parálisis flácida aguda.

-Tromboencefalitis (con un 14% de mortalidad por convulsiones mioclónicas y rabdomiólisis con insuficiencia renal anúrica).

Cuando llega a causar daño cerebral puede provocar: la desregulación del sistema autónomo, shock cardiogénico, edema de pulmón e incluso la muerte8,10,11.

DIAGNÓSTICO:

Su diagnóstico es clínico, es decir mediante signos, síntomas y anamnesis suele ser suficiente. No obstante, existen pruebas específicas para confirmar el diagnóstico, pero no se suelen realizar debido a su costo y el tiempo que se necesita para llevarlas a cabo. Y si se realiza, suele ser con fines epidemiológicos y de salud pública ante aparición de brotes y casos graves.

El análisis se puede realizar mediante el aislamiento del virus del Iíquido de las vesículas, frotis de garganta y heces, por documentación en suero de los anticuerpos de los agentes causales, PCR si se sospecha de infección del sistema nervioso central, y ELISA para detectar IgM. Se puede biopsiar el tejido para diferenciar el enterovirus de otros como varicela-zoster o herpes simple6,7,11.

Pero, en adultos sin antecedentes epidemiológicos, es más complicado el diagnóstico, en muchas ocasiones precisa realizar estudios complementarios, normalmente serologías en el momento del diagnóstico y a las 2 semanas, aunque pueden dar falsos positivos por reacción cruzada con otros enterovirus.

TRATAMIENTO:

Se puede producir inmunidad específica al serotipo, pudiéndose presentar otro episodio si el virus proviene de otra variante. Se ha descrito que la lactancia materna podría ser factor protector en lactantes menores de 3 años, pero la evidencia es escasa.

Tampoco existe vacuna, pero los científicos están trabajando en crearla para ayudar a prevenir esta enfermedad. En la actualidad, tres compañías chinas han llegado a la fase III de estudios clínicos con vacunas formalin-inactivada del EV-A71 con buenos resultados2,6,7.

No existe tratamiento antiviral efectivo, así que, es sintomático2,6,10:

-Controlar la fiebre con antitérmicos, normalmente con paracetamol y/o ibuprofeno.

-Mantener buena hidratación oral. Mejor con agua y/o lácteos fríos, no se recomiendan zumos ni bebidas con gas porque pueden causar ardor en las lesiones bucales.

-También están indicados los enjuagues bucales con agua y sal.

-Ofrecer dieta blanda hasta que pueda ingerir sólidos sin dolor.

Pero en casos más graves, para disminuir la inflamación del sistema nervioso central, se administra inmunoglobulina G, ya que algunos estudios han comunicado que disminuyen tanto el avance como las complicaciones si se usa antes de llegar al fallo cardiopulmonar6.

PREVENCIÓN:

Para evitar su propagación, cuando el niño se sienta enfermo o presenten fiebre, deberían ser excluidos del grupo hasta que cese o se encuentre mejor. Se deben mantener una buena higiene de manos en el día a día y con mayor cuidado tras cambio de pañales y evitar tocarse ojos, nariz y boca para minimizar el riesgo de contagio. Por otro lado, limpiar y desinfectar superficies y objetos, además de mantener distancia personal con el enfermo2,4,7.

La Organización Mundial de la Salud tiene una guía que resume cómo realizar la prevención12:

-Desarrollo y fortalecimiento de programas de vigilancia epidemiológica.

-Promoción de programas de higiene personal y educación de la población.

-Favorecimiento del apoyo a las estancias infantiles durante los brotes.

-Establecimiento de marcos de trabajo que promuevan medidas de prevención y control, evaluación y monitoreo.”

 

CONCLUSIÓN

La EMPB causada por diferentes tipos de enterovirus, es una infección viral en la que la prevención puede ser muy compleja ya que mayormente se da en niños pequeños, sobre todo en etapas en las que se llevan a la boca las manos y objetos en contacto con superficies que pueden estar contaminadas. Por todo lo anteriormente expuesto, es preciso reforzar la vigilancia de estas infecciones causadas por Enterovirus para así poder detectar el surgimiento de nuevas variantes que causan brotes o manifestaciones más graves. Y así poder actuar de manera precoz y efectiva3,6.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Asociación Española de Pediatría [sede web]. Madrid: Asociación Española de Pediatría; 2014, [actualizado 25 marzo 2023; acceso 13 enero 2024]. Salud [3 pantallas]. Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/enfermedad-boca-mano-pie
  2. CDC. Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades [Sede web]. Estados Unidos: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades; [actualizada 2023, acceso 13 enero 2024]. Disponible en: https://www.cdc.gov/hand-foot-mouth/about/transmission-sp.html
  3. Martínez López N, Muñoz Almagro C, Launes C, Navascués A, Imaz-Pérez M, Reina J, et al. Surveillance for Enteroviruses Associated with Hand, Foot, and Mouth Disease, and Other Mucocutaneous Symptoms in Spain 2006–2020. Viruses [internet]. 2021 [acceso 14 enero 2024]; 13(5):781. Disponible en: https://doi.org/10.3390/v13050781
  4. Salas Ostalé M, Benito Galindo SM, Pérez Bona A, del Amo Arregui C, Ormazabal Cundin MC,Hidalgo De La Cruz M. Aumento de la incidencia del virus boca mano pie. RSI [Internet]. 2022 [citado 14 enero 2024]; 23(1). Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=8298586
  5. Bennesch MA, Fernández Pardal P, Salvaneschi. Enfermedad mano-pie-boca del adulto, emergencia del Coxsackie A6. Dermatol Argent [Internet]. 2017 [citado 14 enero 2024]; 23(4): 183-187. Disponible en: http://www.dermatolarg.org.ar/index.php/dermatolarg/article/view/1725/940
  6. Meza Gutiérrez RD, Arenas García RA. Enfermedad mano, pie, boca. Enferm Infección Pediatr [Internet]. 2018 [citado 14 enero 2024]; 31(126). Disponible en: https://eipediatria.com/num_ants/octubre-diciembre-2018/01_revision_basica.pdf
  7. New York State [sede Web]. Nueva York: New York State Health Department; 2004 [actualizado año 2004; acceso 14 enero 2024]. Enfermedades transmisibles [2 pantallas]. Disponible en: https://www.health.ny.gov/es/diseases/communicable/hand_foot_mouth/fact_sheet.htm#:~:text=¿Cuáles%20son%20sus%20síntomas%20y,después%20de%20los%20síntomas%20iniciales.
  8. MayoClinic. Mayo clinic [sede web]. Estados Unidos: MayoClinic; [acceso 14 enero 2024]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/hand-foot-and-mouth-disease/symptoms-causes/syc-20353035?p=1
  9. Pellegrini Belichón J, García Ron G. Exantemas virales. SEPEAP. [Internet]. 2023 [acceso 14 enero 2024]; 27(5):278-290. Disponible en: https://pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2023/08/Pediatria-Integral-XXVII-5_WEB.pdf#page=88
  10. Medline [base de datos en internet]. Bethesda: National library of Medicine; 2023, [actualizado 7 agosto 2023, acceso 14 enero 2024]. Disponible en:https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000965.htm
  11. Laurencio Vallina SC, Álvarez Caballero M, Hernández Lin T. Enfermedad de boca, mano, pie en un lactante. MEDISAN [Internet]. 2019 [citado 14 enero 2024]; 23(1):106-113. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-30192019000100106&lng=es.
  12. WPRO. World Health Organitation [sede web]. A guide to clinical management and public health response for hand, foot and mouth disease. Disponible en: http://www.wpro.who.int/publications/PUB_9789290615255/en

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos