Atención de enfermería al alumno con diabetes en el centro escolar.

12 septiembre 2022

AUTORES

  1. Adriana Galindo Fago. Enfermera, Centro de Salud de Broto (Huesca).
  2. Ana Carazo de la Fuente. Enfermera, Centro de Salud de Ariza (Zaragoza).
  3. César Latorre Balsa. Enfermero, Centro de Salud de Alhama de Aragón (Zaragoza).
  4. Juan López Salas. Enfermero, Centro de Salud de Alhama de Aragón (Zaragoza).
  5. Javier Loscos Zapata. Enfermero, Centro de Salud de Illueca (Zaragoza).

 

RESUMEN

Hoy en día, la Diabetes Mellitus en la edad pediátrica es considerada un gran problema a nivel mundial que requiere del abordaje completo por parte de los diferentes entornos del niño y con una participación consciente de los organismos implicados. El rol de la enfermería escolar, todavía en desarrollo, y la ausencia de una legislación que regule la atención en el centro educativo, condicionan situaciones de difícil abordaje para el profesorado y de vulnerabilidad en este grupo poblacional. El diagnóstico de esta patología supondrá un fuerte impacto psicológico para el niño/adolescente y, también, para su familia, implicando cambios en la vida de todos ellos.

Debido a que esta enfermedad crónica es una de las más prevalentes en la infancia y la adolescencia resulta imprescindible la existencia de profesionales de enfermería en los centros escolares que puedan desarrollar una atención, educación para la salud y seguimiento acorde a las necesidades de esos alumnos y sus familias, así como actuar ante urgencias derivadas del desequilibrio de su diabetes.

 

PALABRAS CLAVE

Diabetes infantil, hipoglucemia, hiperglucemia, enfermera escolar.

 

ABSTRACT

Today, Diabetes Mellitus in the pediatric age is considered a major problem worldwide, which requires a complete approach by the different environments of the child and with the conscious participation of the organizations involved. The role of school nursing, still under development, and the absence of legislation that regulates care in the educational center, determine situations of difficult approach for teachers and vulnerability in this population group. The diagnosis of this pathology will have a strong psychological impact for the child/adolescent and, also, for their family, implying changes in the lives of all of them.

Due to the fact that this chronic disease is one of the most prevalent in childhood and adolescence, the existence of nursing professionals in schools who can develop care, health education and follow-up according to the needs of these students is essential. their families, as well as responding to emergencies arising from the imbalance of their diabetes.

 

KEY WORDS

Childhood diabetes, hypoglycemia, hyperglycemia, school nurse.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Según la OMS la diabetes mellitus es una enfermedad crónica caracterizada por la incapacidad del páncreas para producir insulina suficiente o por la utilización ineficaz de la insulina por parte del organismo. Se diferencian dos tipos de diabetes, la Tipo I, consiste en una enfermedad autoinmune crónica caracterizada porque el páncreas no genera insulina y la Tipo II, se trata de una enfermedad crónica grave caracterizada normalmente por una resistencia a la insulina1.

Según la ADA (American Diabetes Association) la hipoglucemia en pacientes con diabetes es el episodio de glucemia inferior a 70 mg/dl que expone al individuo a un daño potencial; Por otro lado, consideramos hiperglucemia aquella cifra por encima de los límites normales teniendo en cuenta si es antes o después de la ingesta. Su aparición es lenta, los síntomas se instauran de forma gradual, nunca bruscamente, aunque puede ser más rápido en personas con bombas de insulina. Una hiperglucemia mantenida en el tiempo puede desencadenar cetosis y cetoacidosis diabética si no se trata2.

La cetoacidosis diabética es una de las complicaciones más frecuentes en niños diabéticos. Se trata de una descompensación aguda que puede poner en peligro la vida si no se trata. Podemos sospechar de su existencia cuando: glucemia > 250 mg/dl, cuerpos cetónicos séricos o en orina y/o acidosis metabólica con anión GAP elevado (pH< 7,3)2.

La hipoglucemia puede aparecer en distintas circunstancias siendo las causas más frecuentes durante la jornada escolar las propias de la edad y del entorno como los errores relacionados con la administración de insulina, el ejercicio extra no planificado, la ingestión de alimentos inferior a la pautada y no tenida en cuenta para la dosis de insulina o las enfermedades infectocontagiosas comunes en la infancia3.

En muchas ocasiones es difícil conocer con exactitud las causas que han provocado una hipoglucemia en un momento puntual. De hecho la mayor parte de las veces el origen es multifactorial e incluso a pesar de seguir las pautas correctas ésta puede presentarse. Cuando ocurren de manera recurrente, los niños ven reducido el nivel de glucemia a partir del cual se produce la sintomatología, apareciendo directamente signos neurológicos como confusión o somnolencia, y reduciéndose considerablemente el tiempo de respuesta antes de que se convierta en una hipoglucemia grave (hipoglucemias inadvertidas). La enfermera escolar debe establecer un plan de actuación individualizado para detectar qué factores concretos se deben mejorar. Independientemente de la causa o la frecuencia, debemos evitar que el alumno se sienta culpable evitando interrogatorios o frases acusadoras3,4.

Dependiendo de la gravedad de los síntomas las hipoglucemias pueden ser:

  • Leves-moderadas que incluyen síntomas como sudoración, palidez, temblor, taquicardia, hambre, náuseas, sensación de hormigueo, mareo, debilidad, cefalea, dolor abdominal, confusión, irritabilidad, visión alterada o borrosa y alteraciones del comportamiento y/o la personalidad.
  • Graves: somnolencia, dificultad para hablar, déficit motor con marcha inestable o falta de coordinación, alteraciones del comportamiento y/o de la personalidad, convulsiones y pérdida de conciencia4.

Los síntomas pueden variar mucho dependiendo del niño, aunque suelen ser similares en cada episodio e incluso en ocasiones pueden cursar sin sintomatología clara (hipoglucemias desapercibidas). Excepcionalmente pueden aparecer síntomas de hipoglucemia con cifras normales de glucemia, son las llamadas pseudo hipoglucemias, que aparecen en niños con un deficiente grado de control, cuyo cerebro, acostumbrado a valores medios de glucemia elevados, puede provocar una respuesta hormonal que produzca síntomas aún con valores de glucemia normales; o bien es aquella en la que se produce una muy rápida y profunda corrección de una hiperglucemia5.

Por lo tanto, es muy importante conocer cuáles son los síntomas de hipoglucemia más habituales en cada alumno, y trabajar con ellos, tanto en la identificación precoz de éstos como en la actuación temprana, para evitar así el avance y las complicaciones de esta urgencia vital. Así mismo todo el personal que trabaje con el niño debe conocer dichos síntomas6.

La hipoglucemia, en ocasiones, provoca cambios en el comportamiento del alumno, pudiéndose confundir con mala conducta. Si se observa un comportamiento inadecuado (despistado, irritable), o cualquiera de los síntomas mencionados en el apartado anterior, se debe sospechar una hipoglucemia. Asimismo, es importante conocer, concienciar y formar al resto de la comunidad educativa de la importancia de prevenir la aparición de hipoglucemias, sobre todo si se producen de manera recurrente7.

Se considera hipoglucemia grave a toda hipoglucemia que no puede ser resuelta por el propio individuo y que requiere la intervención de otra persona para resolverla. Dado que los niños más pequeños son siempre dependientes, se considerará grave la aparición de alteración de la conciencia, convulsiones o coma7,8.

En caso de que el alumno diabético nos diga que “se nota bajo” no debemos esperar, aunque esté en medio de un examen; el profesor o profesional que esté con el alumno en ese momento deberá avisar a la enfermera y nunca dejarlo solo. Si el niño es autónomo en la técnica, es recomendable que se mida la glucemia mientras llega la enfermera8.

Si el niño presenta una hipoglucemia <70 mg/dl sin pérdida de conciencia las actuaciones que deberá desarrollar la enfermera escolar son:

  • Dar por boca 5-10g de hidratos de carbono de absorción rápida según pauta: glucosa o ampollas de glucosport 5 gr, azúcar 5 ó 10 g con agua para facilitar la absorción rápida, zumo de frutas o refrescos “no light”.
  • Si el alumno utiliza un dispositivo de infusión subcutánea continua de insulina (bomba), suspender hasta que se resuelva el episodio, y reiniciar tan pronto como la glucemia supere 70 mg/dl (esto no es necesario en casos de hipoglucemias leves). La suspensión no debe durar más de 1 hora. Si no va a realizar ejercicio físico valorar poner una insulina basal temporal al 50% durante una hora en lugar de suspender.
  • Esperar unos 15-20 minutos y repetir la glucemia. Si, tras esperar este tiempo, no se han normalizado los niveles de glucemia y conserva un buen nivel de conciencia, repetir ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida, y repetir la glucemia en 15-20 minutos.
  • Una vez que remonta a valores normales (>70 mg/dl) y para evitar que se vuelva a repetir la hipoglucemia, se deberán tomar hidratos de carbono de absorción lenta si la siguiente comida no está próxima (más de 30 min): 1-2 galletas tipo María , ½-1 vaso de leche entera , 10-20 g de pan ó 1 yogur natural no azucarado.
  • El alumno NO debe realizar ejercicio físico hasta que la glucemia no se haya normalizado (>100 mg/dl). Asegurándonos de que además tomará hidratos de carbono extra (de acción rápida si ejercicio físico intenso inmediatamente, de acción lenta si ejercicio físico ligero o calentamiento)9,10.

El profesional de enfermería se encargará también de notificar a los padres el evento y registrar detalladamente en la historia de enfermería. Si se producen hipoglucemias de repetición se recomendará la revisión del tratamiento por su equipo de seguimiento diabetológico. Una vez recuperado el nivel de glucemia, el alumno puede volver a su actividad normal, pero deberá recibir una vigilancia más estrecha ya que una hipoglucemia incrementa el riesgo de hipoglucemias posteriores. Por ello, se debe hacer un control una hora después del episodio e informar al profesor y tutor que están a cargo del alumno. Conviene también hablarlo de manera cotidiana y con normalidad con el resto de los compañeros, mejor incluso si es el propio alumno el que lo explica a los demás y resuelve sus dudas11.

 

Otro de los casos que se puede presentar es la hipoglucemia o sospecha de la misma con pérdida de la conciencia, en este caso se valorará ABC (Airway-vía aérea, Breathing-ventilación, Circulation-circulación) y se colocará al alumno en decúbito lateral para prevenir aspiración. En caso de que pueda realizarse rápidamente una determinación de glucemia se hará, si no se continuará con la intervención:

  • Si el alumno utiliza un dispositivo de infusión subcutánea continua de insulina (bomba) suspender el dispositivo hasta que se resuelva el episodio, y reiniciar cuando la glucemia supere 80mg/dl y haya recuperado completamente la conciencia; Se deberá valorar poner una basal temporal más baja.
  • Debido a que estamos ante una urgencia médica, se administra glucagón de forma intramuscular o subcutánea según pauta médica. Es importante administrar la dosis adecuada para evitar efectos indeseados como vómitos o cefaleas.
  • Activar emergencias 112 y avisar a los padres.

El alumno deberá permanecer acompañado en todo momento y con control de constantes vitales hasta que lleguen los servicios de emergencia. En estos casos está contraindicada la administración de cualquier tipo de alimento tanto líquido como sólido por el riesgo de aspiración que puede poner en peligro la vida del alumno, excepto si recupera la conciencia que permitirá dar hidratos de carbono de absorción rápida inicialmente, mientras espera la llegada del 11212,13.

Se registrará el evento detalladamente en la historia de enfermería y se recomendará una revisión de tratamiento por su equipo de seguimiento diabetológico para que determinen también las necesidades de educación diabetológica13.

Habrá que valorar la derivación hospitalaria a un centro sanitario si la hipoglucemia del alumno no cede al tomar hidratos de carbono de absorción rápida varias veces y siempre ante una hipoglucemia grave que ha precisado la administración de glucagón. Para ambos casos lo primero que se debe hacer es avisar al 112 para activar los servicios de emergencias y posteriormente avisar a los padres para mantenerlos informados en todo momento14.

La hiperglucemia es la complicación más frecuente en personas con diabetes pese a llevar una dieta correcta y administrarse la insulina correspondiente, así pues, es probable que la mayoría de alumnos presenten una hiperglucemia a lo largo de la jornada escolar. Algunas de las causas propias de la edad y del entorno recogen la mala adherencia al tratamiento, mayor resistencia a la insulina, deterioro del control metabólico, salidas escolares de varios días, realización de deportes muy intensos y competiciones escolares, importancia de la imagen corporal o la falta de percepción del riesgo; También se le atribuyen causas relacionadas con la mayor necesidad de insulina o resistencia a la misma como la existencia de enfermedades infecciosas, metabólicas, respiratorias o urinarias, toma de otros medicamentos, heridas por traumatismos, estrés o trastornos emocionales ante exámenes, notas o enfados con otros compañeros, estados de deshidratación como vómitos o diarreas, consumo de drogas y alteraciones hormonales15.

Los síntomas de la hiperglucemia se instauran de manera gradual, por ello puede pasar desapercibida hasta cifras superiores a 250-300 mg/dl y presentan una sintomatología diversa que varía en función de la presencia o no de cuerpos cetónicos. También, al igual que la hipoglucemia, esta sintomatología puede variar de unos alumnos a otros, por lo que resulta imrpotante conocer los síntomas habituales de cada uno para, así, reconocerla en el menor tiempo posible y evitar su progresión y complicaciones15,16.

Podemos distinguir diferentes tipos de Hiperglucemia:

  • Hiperglucemia sin cetosis: con cifras de glucosa en sangre >180mg/dl, sin cetonas en orina, con cetonas en sangre <0,5 mmol/L y síntomas como poliuria, polifagia, polidipsia, boca seca, sequedad de piel y mucosas, irritabilidad, dificultad para concentrarse e incluso actitud pasiva y desinteresada.
  • Hiperglucemia con cetosis: con cifras de glucosa en sangre >250 mg/dl, cetonas en orina +/++, cetonas en sangre 0,5-2,9 mmol/L y síntomas como el aliento afrutado, dolor abdominal y vómitos.
  • Cetoacidosis diabética: con cifras de glucosa en sangre >300 mg/dl, cetonas en orina +++/++++, cetonas en sangre >3 mmol/L y síntomas de hiperglucemia (poliuria, polidipsia, polifagia, pérdida de peso y astenia), deshidratación (sequedad de mucosas, taquicardia, hipotensión y shock), cetoacidosis (respiración de Kussmaul, fetor cetósico, náuseas, vómitos y dolor abdominal), alteraciones iónicas (calambres musculares y alteración del nivel de conciencia) y/o ligera hipotermia16.

La primera persona que presencie una posible hiperglucemia en el alumno diabético deberá avisar a la enfermera escolar sin dejar sólo al alumno, permitir el uso de los aseos libremente así como la ingesta de agua. Si es autónomo en la técnica es recomendable que se mida la glucemia mientras llega el enfermero; Si presenta cifras de glucemia >250mg/dl , existe enfermedad interrecurrente como infección, estrés, hiperglucemia mantenida o presencia de síntomas de cetosis o cetoacidosis se realizará análisis de orina o sangre para buscar cuerpos cetónicos.

En caso de hiperglucemia (>180 mg/dl) sin cetosis en el alumno tratado con inyecciones múltiples de insulina se administra dosis de insulina adicional según pauta diabetológica individual del alumno. Si no disponemos de ella llamar a los padres, y si no es posible seguir las pautas generales utilizando el índice de sensibilidad (IS= glucemia real-glucemia deseada) dado que es una situación de urgencia. Se controlará la glucemia capilar cada 2 horas para ajustar la nueva dosis de insulina y la actitud a seguir en cuanto a aporte alimenticio17.

Por otro lado, si el alumno con hiperglucemia es tratado con infusor subcutáneo continuo de insulina (ISDI) o bomba de insulina, se comprobará si la bomba funciona adecuadamente revisando velocidad de infusión basal y alarmas, purgando el sistema en caso de existencia de burbujas en el catéter, cambiando el sistema si lleva más de 2 días de uso y no va bien, cambiando la batería si se ha agotado o buscando la presencia de enrojecimiento, dolor o inflamación en la zona de punción; Si se ha resuelto el fallo que ha ocasionado el mal funcionamiento de la bomba, administrar dosis correctora según pauta diabetológica individual o según pauta de la bomba (bolus wizard)17.

Una hora después de la dosis extra de insulina se medirá la glucemia capilar para comprobar que la bomba funciona y que la glucosa desciende; Si la glucemia no ha descendido administrar insulina con pluma utilizando el índice de sensibilidad (IS) dado que es una situación de urgencia.

Si la glucemia es <300 mg/dl, administrar insulina más hidratos de carbono de absorción rápida, procurando dar alimentos bajos en grasas y proteínas; como leche desnatada y zumo de frutas. Administrar abundantes líquidos y sales para compensar las pérdidas. Permitirle orinar libremente ya que las cifras altas de glucosa en sangre pueden producir un aumento en la micción y llevar a la deshidratación del alumno. Si la hiperglucemia tiene una causa emocional y ésta se puede solventar no corregir con insulina, excepto que el estrés vaya a ser duradero17, 18.

Se debe registrar el evento detalladamente en la historia de enfermería y notificar a los padres por escrito también recomendando que, si se producen hiperglucemias repetidas, deberán acudir a revisión del tratamiento por su equipo diabetológico y determinar necesidades de educación diabetológica.

Otra de las hiperglucemias que pueden producirse es la hiperglucemia (>250 mg/dl) con cetosis (>0,5mmol/L o +/++) en el alumno tratado con inyecciones múltiples de insulina al cual administramos dosis de insulina rápida adicional con pluma según pauta diabetológica individual del alumno y continuaremos controlando la glucemia capilar y la cetonuria/cetonemia cada 2 horas para ajustar la nueva dosis de insulina y la actitud a seguir en cuanto al aporte alimenticio. Se le podrán administrar líquidos sin glucosa (no zumos de frutas) poco a poco, para evitar la deshidratación, y aumentar la excreción de cetonas, permitiéndole orinar libremente ya que los cuerpos cetónicos se eliminan por orina. También le realizaremos un examen físico general y toma de constantes: temperatura, tensión arterial, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y estado de hidratación. El alumno evitará el ejercicio físico ya que actúa como agravante cuando se detectan cuerpos cetónicos y glucosa en sangre por encima de 250mg/dl. Como en cualquier situación de urgencia, se registrará el evento detalladamente en la historia de enfermería y se avisará a los padres18.

 

El abordaje del alumno consciente con cetoacidosis diabética (>3 mmol/L o +++) consistirá en la realización de un examen físico general y toma de constantes, medición de cuerpos cetónicos en sangre y orina si es posible, aplicación de la dosis de insulina según pauta médica, rehidratación oral y derivación hospitalaria a través del 112. Si el alumno estuviera inconsciente se tendrían que seguir los mismos pasos añadiendo la valoración ABC y colocación en posición lateral de seguridad, excluyendo la hidratación oral ya que en esta situación no se debe administrar nada por vía oral; En ambas situaciones se registrará el evento en la historia de enfermería y se avisará a los padres.

La derivación hospitalaria en caso de hiperglucemia resulta obligada si:

  • Glucemia >500 mg/dl o cetonuria intensa (>++)
  • Vómitos incontrolados que imposibilitan la ingesta
  • Cetonuria de más de 24 horas de duración
  • Glucemia que no mejora tras 3 dosis de insulina18, 19

Posteriormente al episodio de hiperglucemia, siempre y cuando se haya corregido y no se haya derivado al hospital, el mismo día se realizará de nuevo el examen físico general con toma de constantes, así como el control de niveles de glucemia y cetonuria cada 2 horas y se recomendará el reposo; Si el alumno no tiene náuseas o vómitos, no hay cuerpos cetónicos presentes, la glucemia <250mg/dl y la glucemia es debida a una ingesta reciente, el aumento de actividad física puede ayudar a descender los niveles de glucosa en sangre18,19.

En días posteriores a la hiperglucemia y dependiendo de la causa, la enfermera o enfermero escolar podrán aplicar los cuidados de enfermería concretos: repasar técnicas de inyección, revisar el funcionamiento de la bomba con detenimiento, analizar los horarios de educación física, mantener una charla con el alumno afectado sobre el manejo de su diabetes, sobre todo en caso de adolescentes.

En caso de cetosis durante los días posteriores es conveniente seguir una dieta baja en grasas y alta en hidratos de carbono aportados en pequeñas cantidades a lo largo del día19.

Como ya se ha referido en el tratamiento de los distintos desequilibrios diabéticos, una de las actividades clave a realizar por el enfermero escolar es el registro de cada episodio en la historia de enfermería. El diseño de planes de cuidados personalizados y acordes a la NANDA, NIC y NOC supone el desarrollo profesional, así como facilitar la comunicación entre profesionales de la enfermería que desempeñan su labor en centros educativos. A continuación en anexos, se citan algunos de los diagnósticos de enfermería que pueden relacionarse con estas alteraciones de salud.

 

NANDA RESULTADOS- NOC ACTIVIDADES- NIC
Gestión ineficaz de la propia salud

(00078)20.

Autogestión de la diabetes como resultado (1820)21. – Facilitar la autorresponsabilidad (4480).

– Administración de medicación subcutánea (2317).

– Fomento del ejercicio (0200).

– Asesoramiento nutricional (5246)22.

Riesgo de nivel de glucemia inestable

(00179)20.

Nivel de glucemia (2300)21. – Muestra de sangre capilar (4035).

– Enseñanza: habilidad psicomotora (4035).

– Manejo de la hiperglucemia (2120).

– Manejo de la hipoglucemia (2130)22.

Conocimientos deficientes (00126)20. Conocimiento: control de la diabetes (1820)21. – Enseñanza: dieta prescrita (5614).

– Enseñanza: actividad/ejercicio prescrito (5612).

– Enseñanza: proceso de enfermedad (5602)22.

Disposición para mejorar el autoconcepto (00167)20. Autoestima como resultado (1205)21. – Entrenamiento de la asertividad (4340).

– Fomentar el desarrollo (adolescentes) (8272).

– Fomentar el desarrollo (niños) (8274).

– Potenciación de la autoestima (5400)22.

Disposición para mejorar el afrontamiento (00158)20. Aceptación: estado de salud (1300)21. – Aumentar el afrontamiento (5230).

– Apoyo en la toma de decisiones (5250).

– Potenciación de roles, como intervenciones enfermeras (5370)22.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Diabetes Tipo 2 – Federación Española de Diabetes FEDE [Internet]. Federación Española de Diabetes FEDE. 2020 [cited 14 January 2020]. Available from: https://fedesp.es/diabetes/tipos/diabetes-tipo-2/
  2. Hoekelman RA. Diabetes mellitus. Atención primaria en pediatría. Madrid: Elsevier; 2002. p. 1266–972.
  3. Burgos Morales P, Martín Alonso MT. Manual de enfermería pediátrica. CTO Editor. Madrid; 2012. 287-303 p.
  4. American Diabetes Association. Hypoglycemia and Diabetes: A report of a workgroup of the American Diabetes Association and the Endocrine Society. Diabetes care. 2013; 36(5):1384-1395.
  5. Martínez JA, Toboso RQ, Motos AM, Díaz CG. Complicaciones hiperglucémicas agudas de la diabetes mellitus: cetoacidosis diabética y estado hiperosmolar hiperglucémico. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado 2012;11(18):1061-1067.
  6. Hermoso López F. Tratamiento de la cetoacidosis diabética en el niño y adolescente. Bol Pediatr [Internet]. 2006 [Acceso 15 febrero 2017] ;46 (Supl 1.):61–8. Disponible en: http://www.sccalp.org/boletin/46_supl1/BolPediatr2006_46_supl1_061- 068.pdf
  7. Federación de Diabéticos Españoles (FEDE). La diabetes en España [Internet]. 2014 [Acceso 20 marzo 2017]. Disponible en: https://www.fedesp.es/bddocumentos/1/La-diabetes-en-espa%C3%B1ainfografia_def.pdf
  8. Tavera Hernández M, Estrada NC. Cetoacidosis diabética. Anales Médicos de la Asociación Médica del Centro Médico ABC 2006;51(4):180-187.
  9. Federación Internacional de Diabetes. Día Mundial de la Diabetes 2008: La diabetes en niños y adolescentes[Internet]. 2008 [Acceso 20 marzo 2017]. Disponible en: http://www.fundaciondiabetes.org/upload/contenidos/347/folleto_dmd2008.pdf
  10. Grupo de Trabajo de Diabetes de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (S.E.E.P). Lo que debes saber sobre la DIABETES en la edad pediátrica [Internet]. 3ª edición. Madrid: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2009. [Acceso 5 febrero 2017]. Disponible en: http://www.seep.es/privado/gdiabetes/libro_diabetes_infantil.pdf
  11. Delgado-Noguera M, Gallego JM, Maya JD. Efectividad del conteo de hidratos de carbono para el control metabólico de niños con diabetes mellitus tipo 1: revisión sistemática. Revista argentina de endocrinología y metabolismo 2016;53(4):142-148.
  12. Calvo, C. ¿ Cómo es la atención de los niños diabéticos en el colegio? Rev Enferm. Clín 2009;19: 52-53.
  13. Las raciones de hidratos de carbono | Guía Diabetes tipo 1 [Internet]. Guía Diabetes tipo 1. 2020 [cited 14 January 2020]. Available from: https://diabetes.sjdhospitalbarcelona.org/es/diabetes-tipo-1/debut/raciones-hidratos-carbono.
  14. Rodriguez L. Manejo de la técnica de conteo de hidratos de carbono en el paciente con diabetes. Asociación latinoamericana de Diabetes 2006;14:74-7
  15. Murillo S. TABLA DE RACIONES DE HIDRATOS DE CARBONO LÁCTEOS. Fundación para la diabetes 2013:1-4.
  16. Anna Mª Porta i Prats AMª, Bergua i Llop M, Arce Sentelles MAª, Flores González M, Mayoral Masana I, Roca Bitrià B. Documentación gráfica para la valoración nutricional: Alimentos y su cocción. [Internet]. Madrid. 2016 [citado el 29 de enero de 2020] Disponible en:http://www.dep21.san.gva.es/formacion/mod/forum/discuss.php?d=43
  17. Vidal M, Jansà M. Entrenamiento del paciente y de la familia en el cálculo de raciones de hidratos de carbono. Av Diabetol 2006;22(4):262-268.
  18. Garrido R, Torres M. Urgencias endocrinas: diabetes En: Ergon, S.A. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Urgencias Pediátricas SEUP-AEP [Internet] . 2ª edición. 2010[Acceso 5 marzo 2017];76–81. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/diabetes.pdf
  19. García-Amado García, M, Elvira García M, Corroto Matesanz M, Díaz Sesé, E; Rico García-Amado S, Llanas Mota N, Ruiz Ruiz A. Guía de actuación de la Enfermería en Urgencias Diabetológicas en Centros Educativos. AMECE [Internet]. Madrid. 2016 [citado el 28 de enero de 2020] Disponible en: https://www.amece.es/images/GUIA_DIABETES_AMECE.pdf
  20. Herdman H, Kamitsuru S. NANDA International. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación. Elsevier 2018-2020.
  21. Moorhead S, Swanson E, Jphnson M, Maas ML. Clasificación de resultados de enfermería (NOC): medición de resultados en salud. Elsevier 2019.
  22. Bulechek GM. (2009). Clasificación de intervenciones de enfermería (NIC). Elsevier Health Sciences 2019.

 

ANEXOS

Diagnósticos de enfermería que pueden relacionarse con las alteraciones de salud mencionadas:

NANDA RESULTADOS- NOC ACTIVIDADES- NIC
Gestión ineficaz de la propia salud

(00078)20.

Autogestión de la diabetes como resultado (1820)21. – Facilitar la autorresponsabilidad (4480).

– Administración de medicación subcutánea (2317).

– Fomento del ejercicio (0200).

– Asesoramiento nutricional (5246)22.

Riesgo de nivel de glucemia inestable

(00179)20.

Nivel de glucemia (2300)21. – Muestra de sangre capilar (4035).

– Enseñanza: habilidad psicomotora (4035).

– Manejo de la hiperglucemia (2120).

– Manejo de la hipoglucemia (2130)22.

Conocimientos deficientes (00126)20. Conocimiento: control de la diabetes (1820)21. – Enseñanza: dieta prescrita (5614).

– Enseñanza: actividad/ejercicio prescrito (5612).

– Enseñanza: proceso de enfermedad (5602)22.

Disposición para mejorar el autoconcepto (00167)20. Autoestima como resultado (1205)21. – Entrenamiento de la asertividad (4340).

– Fomentar el desarrollo (adolescentes) (8272).

– Fomentar el desarrollo (niños) (8274).

– Potenciación de la autoestima (5400)22.

Disposición para mejorar el afrontamiento (00158)20. Aceptación: estado de salud (1300)21. – Aumentar el afrontamiento (5230).

– Apoyo en la toma de decisiones (5250).

– Potenciación de roles, como intervenciones enfermeras (5370)22.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos