Colecho y síndrome de muerte súbita del lactante: ¿factor de protección o factor de riesgo?

15 agosto 2022

AUTORES

  1. Alba Castilla Martin. Enfermera hospitalización Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. María Castrillo Cutando. Enfermera hospitalización Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. María Esperanza García Castro. Enfermera hospitalización Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Carlota Estopañan Rodrigo. Enfermera hospitalización Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Javier Fernández Miralbes. Enfermera hospitalización Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.
  6. Raquel del Portillo Val. Enfermera hospitalización Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

El colecho es la situación en la que el niño duerme de manera habitual en la misma superficie junto a su madre u otros miembros de la familia. Actualmente, en las sociedades occidentales el colecho se está reintroduciendo debido a la influencia de los partidarios de la crianza con apego. En algunos países industrializados se ha observado un aumento paralelo del colecho junto al incremento y mayor mantenimiento en el tiempo de la lactancia materna.

Sin embargo, diferentes investigaciones presentan resultados muy contradictorios respecto a los beneficios y riesgos de practicar esta técnica. El objetivo de este artículo radica en analizar las ventajas e inconvenientes que se desprenden de esta práctica, así como su posible relación con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Para ello, se ha realizado una breve revisión sistemática en distintas bases de datos comparando resultados de diferentes estudios realizados en la materia.

 

PALABRAS CLAVE

Lactancia materna, muerte súbita del lactante, lactante, revisión.

 

ABSTRACT

Co-sleeping is defined as the situation in which the child regularly sleeps on the same surface with his/her mother or other family members. Nowadays, bed-sharing is being reintroduced in Western societies due to the influence of supporters of attachment parenting. In some industrialized countries, a parallel increase in co-sleeping has been observed along with breastfeeding’s increase and better maintenance over time.

However, different investigations present very contradictory results regarding benefits and risks of practicing this technique. The main goal of this article is to analyse this practice’s advantages and disadvantages, as well as its possible relation with sudden infant death syndrome (SIDS). For this purpose, we have prepared a brief systematic review in different databases comparing the results of different studies carried out on the subject.

 

KEY WORDS

Breastfeeding, sudden infant death, infant, review.

 

INTRODUCCIÓN

Se define como colecho la situación en la que el niño duerme de manera habitual; es decir, todas las noches y durante al menos cuatro horas, en la misma superficie junto a su madre u otros miembros de la familia. Esta superficie suele ser la cama, pero puede tratarse de un sillón o sofá 1, 2.

Actualmente, en las sociedades occidentales el colecho se está reintroduciendo debido a la influencia de los partidarios de la crianza con apego; entendiendo por apego la disposición biológica de los niños pequeños a buscar proximidad, contacto y consuelo en una figura particular, en situaciones que lo angustian 1, 3.

No existen datos sobre la frecuencia de esta práctica en España, aunque haya despertado el interés de la comunidad sanitaria. Los estudios realizados suelen infravalorar su magnitud, en parte por la tendencia de los padres a ocultarla debido al temor a juicios de valor por parte de los sanitarios. En algunos países industrializados se ha observado un aumento paralelo del colecho junto al incremento y mayor mantenimiento en el tiempo de la lactancia materna 4.

A pesar de la actual extensión de este fenómeno cultural, no existe consenso en la sociedad occidental a la hora de realizar una recomendación firme. Por un lado, la supuesta relación entre el colecho y el riesgo de asfixia accidental y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) ha provocado considerable debate, generando detractores entre la sociedad científica. Por otro lado, existen opiniones que consideran el colecho como posible factor de prevención del SMSL, aunque las sociedades científicas pediátricas no suelen recomendar su práctica si no va condicionada a una serie de medidas de seguridad que garanticen al máximo el entorno del bebé 1, 2.

 

OBJETIVOS

Objetivo general:

Realizar una revisión bibliográfica de la literatura científica existente acerca de la práctica del colecho.

Objetivos específicos:

  1. Identificar las ventajas e inconvenientes que se desprenden de esta práctica.
  2. Analizar y evaluar la relación entre colecho y síndrome de muerte súbita del
  3. lactante.Valorar la importancia del asesoramiento por parte de profesionales de Enfermería para realizar el colecho de manera segura.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica empleando las siguientes bases de datos: Cuiden, Elsevier, Scielo, Pubmed, Dialnet, Redalyc, Cochrane. A la hora de realizar la búsqueda de artículos que defendieron o contradijeron el objetivo del trabajo se han empleado una serie de palabras clave, coincidentes con Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS), tales como: lactancia materna, muerte súbita del lactante, lactante, fumar tabaco. A su vez, se han empleado sus equivalentes en términos MeSH: breastfeeding, sudden infant death, infant, tobacco smoking.

Por último, entre todos los resultados que surgían en las bases de datos, tras aplicar límite temporal y los artículos leídos, se han escogido aquellos que más se ajustaran al objeto de estudio aportando información objetiva donde se explicase de forma detallada cómo se había obtenido la información expuesta.

Además, se ha encontrado literatura científica en páginas web de asociaciones como Asociación Española de Pediatría, Asociación Americana de Pediatría, IHAN-España y UNICEF.

 

RESULTADOS

Uno de los primeros autores cuyas publicaciones se postularon a favor del colecho fue McKenna, el cual asegura, tras múltiples investigaciones, que aquellos países que tienen incorporada la práctica del colecho muestran diferencias de comportamiento en los bebés que podrían explicar su menor vulnerabilidad al SMSL. Uno de los argumentos aportados en defensa de esta teoría es que, durante el colecho, el lactante duerme en sincronía con su madre, despertándose con más facilidad y más a menudo que los lactantes que duermen solos; lo cual acortaría la fase de sueño profundo, actuando como protección frente a la muerte súbita del lactante. Además, McKenna encuentra ventajoso el hecho de que el bebé duerma al costado de su madre, con su cuerpo y cara orientados hacia el cuerpo materno, alternando con la posición boca arriba; ya que esta posición facilita acceder al pecho, despertarse y mamar más a menudo para lograr consuelo y alimento, sin apenas despertar a la madre, a quien la secreción de oxitocina facilita la conciliación del sueño 5, 6.

Por otro lado, los defensores del colecho encuentran su mayor aliado en la lactancia materna, debido a que este tipo de alimentación es universalmente aceptado como factor de protección frente al SMSL; hecho que ni siquiera los detractores del colecho ponen en duda. Son muchos los estudios que se hacen eco de este factor de protección, destacando con especial interés la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida. Tanto es así, que la promoción de la lactancia materna se ha convertido en una recomendación de grado A en la comunidad científica 7-9.

El hecho de que este tipo de alimentación sea el mayor aliado para esta vertiente de pensamiento, se basa en los numerosos estudios que relacionan la práctica del colecho con una lactancia materna más prolongada. De este modo, se ha observado que la situación del contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido, la cual le ayuda a regular su temperatura y lo calma, así como la comodidad que supone para la madre estar tan cerca del bebé, facilita el mantenimiento de la lactancia materna exclusiva durante más tiempo 10.

Por todo esto, los autores que se postulan a favor del colecho defienden que no existe evidencia científica firme que desaconseje esta práctica en los bebés amamantados, en ausencia de factores de riesgo conocidos; en cambio, sí existe evidencia de los beneficios del consumo de leche materna frente al consumo sistemático de fórmulas infantiles y de los efectos nocivos de las prácticas disruptivas en la relación maternofilial (como acostumbrarlos a que se le alimenten “cuando les toca”, a privarles del contacto físico cuando lo reclaman o a que lloren sin consolarles), cuya consecuencia futura puede ser la aparición de conductas disfuncionales en estos lactantes 11.

A pesar de estos beneficios, muchas instituciones y sociedades pediátricas no aconsejan la práctica de colecho, entre ellas el Grupo de Trabajo para el Estudio y Prevención de la Muerte Súbita Infantil en conjunto con el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP). La cual, en su última revisión sobre el tema, acepta que la lactancia materna es un factor de protección frente al SMSL y que el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna. Sin embargo, también lo considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que considera que no debe ser recomendado en: lactantes menores de tres meses de edad; prematuridad y bajo peso al nacer; padres consumidores de tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes; situaciones de cansancio extremo, como el postparto inmediato; colecho sobre superficies blandas, sofás o sillones; y compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas 12.

Con una postura más extrema, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda encarecidamente el hecho de compartir habitación con el lactante, puesto que disminuye el riesgo de sufrir el SMSL en un 50%, evitando en cualquier caso practicar el colecho o emplear habitaciones distintas. En este caso, su rechazo total al colecho se basa en la creencia de que simplemente por compartir la cama se pueden dar situaciones de asfixia o estrangulaciones accidentales 13.

En esta misma línea, diversos estudios, que surgieron en oposición al ya mencionado McKenna, señalan, no solo que el colecho no disminuye los riesgos de SMSL, sino que hasta un 50% de los lactantes fallecidos de forma súbita e inesperada compartían cama con sus progenitores 14.

Por otro lado, de igual manera que la lactancia materna es un factor de protección frente al SMSL aceptado por ambas corrientes de pensamiento, existen factores de riesgo a la hora de practicar el colecho que han sido expuestos por los detractores de esta práctica y aceptados por los defensores de la misma. De esta manera, encontramos varios estudios que sugieren de forma consistente que puede existir una asociación entre el colecho y el SMSL, en el caso de que las personas que compartan la cama con el lactante sean fumadores 15-17.

Por último, cabe destacar posturas más conciliadoras que defienden que, tanto algunos estudios que argumentan los beneficios del colecho como algunos de los que los discuten, cuentan con deficiencias metodológicas; como el hecho de obviar que, en determinados grupos sociales, la práctica del colecho se asocia a otros factores de riesgo, como: desprotección social, ingresos por debajo del nivel de la pobreza, hacinamiento, tabaquismo, consumo de alcohol y otras sustancias adictivas, camas blandas, etc. Estos mismos autores afirman que es tan negativo negar drásticamente la práctica del colecho como recomendarla universalmente 10, 18.

En esta misma vertiente conciliadora, la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN-España) manifiesta que, respecto a este fenómeno cultural, corresponde a las madres y padres la decisión última sobre su práctica y a los profesionales de la salud, basándose en la evidencia disponible, asesorar e informar a dichos padres y madres para evitar situaciones de riesgo conocidas 19.

A su vez, UNICEF, en contra de la postura de otras muchas asociaciones pediátricas de renombre, no rechaza por completo ni critica la práctica del colecho, sino que realiza una serie de recomendaciones en favor del desarrollo de un colecho seguro 20.

 

CONCLUSIONES

Tras la realización de la revisión sistemática podemos concluir que los diferentes estudios presentan resultados muy contradictorios respecto a los beneficios y riesgos de compartir el lecho con el lactante, aunque podemos extraer que:

  1. Las bajas tasas de lactancia materna alrededor del mundo son un problema de salud pública de primera magnitud, por los importantes riesgos que trae consigo la falta de amamantamiento, para la salud presente y futura de la población.
  2. La nueva tendencia de crianza con apego ofrece mayor oportunidad de mantenimiento de la lactancia materna en el tiempo, con la consiguiente reducción de la morbimortalidad, el afianzamiento del vínculo maternofilial y el aprendizaje de respuestas adecuadas ante situaciones de estrés.
  3. El colecho favorece la instauración y el mantenimiento de la lactancia materna.
  4. La relación entre colecho y SMSL permanece poco clara dada la variabilidad e inconsistencia de los distintos estudios.
  5. No existe evidencia científica suficiente para determinar el balance entre los beneficios y los riesgos del colecho en bebés alimentados con lactancia materna.

Por todo esto, en ausencia de pruebas que demuestren el perjuicio de esta técnica en los bebés amamantados, y siendo este beneficioso para la iniciación y el mantenimiento de la lactancia materna, la decisión sobre la práctica del colecho pertenece únicamente a los padres. Sin embargo, dado que los distintos estudios han identificado una serie de factores de riesgo que asocian dicha práctica con el SMSL, consideramos de primordial importancia la labor del personal de Enfermería a la hora de informar y educar a dichos padres sobre las recomendaciones para llevar a cabo el colecho en unas determinadas condiciones de seguridad.

En los casos de lactancia materna informaremos de que, en relación con la muerte súbita, no está bien establecido si pesa más el factor protector de la lactancia materna, que se ve facilitada por el colecho, o el riesgo de practicar dicha técnica. Por tanto, hasta que se disponga de más información, podemos recomendar dar el pecho en colecho y después devolver el niño a la cuna antes de proceder a dormir.

Sin embargo, si los padres deciden hacer colecho, les educaremos en las situaciones de riesgo y les daremos las siguientes recomendaciones: el niño debe dormir siempre boca arriba; siempre debe dormir sobre una superficie firme y lisa, sin almohadones, cojines ni peluches; asegurarse de que el bebé no se pueda caer de la cama ni quedar atrapado en ningún hueco, por ejemplo entre el colchón y la pared o el respaldo de la cama; evitar arropar al niño en exceso y asegurarnos de que la ropa de cama no cubre la cabeza del niño; adoptar una postura para dormir que no dañe al niño; evitar una temperatura excesiva en la habitación; la pareja debe saber siempre que el bebé está en la cama; evitar la presencia de mascotas en la habitación; no se debe dejar nunca solo al lactante dentro ni sobre la cama. Además, deberemos informar sobre el peligro potencial de asfixia accidental por aplastamiento de un adulto.

Por otra parte, insistiremos en desaconsejar la práctica de colecho si cualquiera de los padres es fumador; si alguno de los padres abusa del alcohol, medicamentos ansiolíticos, antidepresivos o hipnóticos; en situaciones de cansancio extremo; no dormir con el bebé en brazos en un sofá o sillón; no realizar colecho con hermanos, hermanas u otros familiares. También se deberán extremar las precauciones en los lactantes con afecciones neurológicas y con restricción de sus movimientos.

Finalmente, como alternativa al colecho más segura, ante la presencia de alguna situación de riesgo, recomendaremos a los papás practicar la cohabitación. Esta técnica consiste en colocar la cuna del bebé junto a la cama de los padres al menos hasta los seis meses de edad, ya que es el periodo de mayor riesgo para el SMSL. De esta forma, se comparten casi todas las ventajas que ofrece el colecho evitando sus potenciales riesgos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Martín Martín R, Sánchez Bayle M, Teruel de Francisco MC. El colecho en nuestro medio: estudio de casos y controles en las consultas pediátricas de Atención Primaria. Rev Pediatr Aten Primaria. 2017; 19 (73): 15-21.
  2. Jenik A. Colecho y Síndrome de Muerte súbita del lactante: una relación conflictiva. Arch Argent Pediatr. 2001; 99 (3): 228-232
  3. Allende LN, Bardi DC. El colecho: De los discursos de moda al psicoanálisis. Anuario de Investigaciones [Internet] [citado 27 de enero de 2022]. 2017; 24: 51-62. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=369155966035
  4. Landa Rivera L, Díaz-Gómez M, Gómez Papi A, Paricio Talavero JM, Pallás Alonso C, Hernández Aguilar MT et al. El colecho favorece la práctica de la lactancia materna y no aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante: Dormir con los padres. Rev Pediatr Aten Primaria. 2012; 14 (53): 53-60.
  5. Mosko S, McKenna J, Dickel M, Hunt L. Parent-infant cosleeping: the appropriate context for the study of infant sleep and implications for sudden infant death syndrome (SIDS) research. J Behav Med. 1993; 16 (6): 589-610.
  6. McKenna JJ, Ball HL, Gettler LT. Mother-Infant Cosleeping, Breastfeeding and Sudden Infant Death Syndrome: What Biological Anthropology Has Discovered About Normal Infant Sleep and Pediatric Sleep Medicine. Yearbook Physical Anthropology. 2007; 50: 133-161.
  7. Sánchez Ruiz-Cabello J. Revisor. Perlinfad: las perlas de PrevInfand [blog en Internet]. Lactancia materna y reducción del riesgo de SMSL [Internet] [consultado 27 de enero de 2022]. Disponible en: https://perlinfad.wordpress.com/
  8. Vennemann MM, Bajanowski T, Brinkmann B, Yucesan K, Sauerland C, Mitchell EA; GeSID Study group. Does breastfeeding reduce the risk of sudden infant death syndrome? Pediatrics. 2009; 123: 406-410.
  9. Hauck FR, Thompson JMD, Tanabe KO, Moon RY, Vennemann MM. Breastfeeding and reduced risk of Sudden Infant Death Syndrome: A Meta-analysis. Pediatrics. 2011; 128: 103-110.
  10. Roldán Chicano M, García López M, Blanco Soto M, Vera Pérez JA, García Ros JM, Cebrián López R. Intención de colecho en el puerperio según características sociodemográficas de las madres: ¿qué podemos recomendar los profesionales de enfermería? Index de Enfermeria. 2009; 18 (1): 8-12.
  11. Porter L. All night long: understanding the world of infant sleep. Breastfeeding Rev. 2007; 15 (3): 11-15.
  12. Díaz Gómez NM, Izquierdo Macián I, San Feliciano Martín L, Comité de Lactancia Materna de la AEP, Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la AEP. Colecho, síndrome de muerte súbita del lactante y lactancia materna. [Internet] [consultado 27 de enero de 2022]. Disponible en: https://www.aeped.es/comite-nutricion-y-lactancia-materna/lactancia-materna/documentos/colecho-sindrome-muerte-subita-lactante-y
  13. Moon RY, Darnall RA, Feldman-Winter L, Goodstein MH, Hauck FR, Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. SIDS and other sleep-related infant deaths: evidence base for 2016 updated recommendations for a safe infant sleeping environment. Pediatrics [Internet] [consultado 27 de enero de 2022]. 2016; 138 (5). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27940805/
  14. American Academy of Pediatrics Task Force on Infant Positioning and SIDS. Does bedsharing affect the risk of SIDS? Pediatrics. 1997; 100: 272.
  15. Horsley T, Clifford T, Barrowman N, Bennett S, Yazdi F, Sampson M et al. Benefits and harms associated with the practice of bed sharing. Arch Peditr Adoles Med. 2007; 186: 237-245.
  16. Vennemann MM, Hense HW, Bajanowski T, Blair PS, Complojer C, Moon RY et al. Bed sharing and the risk of sudden infant death syndrome: can we resolve the debate? J Pediatr. 2012; 160: 44-48.
  17. Pérez Gaxiola G, Cuello García CA. El colecho puede incrementar el riesgo de muerte súbita del lactante. Evid Pediatr. 2011; 8: 34.
  18. Paricio JM. Lactancia materna, colecho y sueño. Revisión bibliográfica. En Mesa redonda: Factores psicosociales relacionados con la lactancia materna. IV Congreso español de lactancia materna. Libro de actas. Madrid: Ergón. 2006; 32-36.
  19. Landa Rivera L, Paricio Talayero JM, Lasarte Velillas JJ, Hernández Aguilar MT. Comunicado en IHAN-España sobre la práctica del colecho y el amamantamiento. [Internet] [consultado 27 de enero de 2022]. Disponible en: https://www.ihan.es/index45.asp
  20. UNICEF. Sharing a bed with your baby. A guide for breastfeeding mothers. London: UNICEF UK Baby Friendly Initiative; 2008 [Internet] [consultado el 27 de enero de 2022]. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/1-colecho_unicef.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos