Conociendo la enfermedad de Dupuytren

6 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Susana Malo Gracia. Diplomada en Terapia Ocupacional. IASS.
  2. Elena Sarasa Lerí. Diplomada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. María Carmen Yoldi Bermejo. Diplomada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Vanesa Anglés Gil. Diplomada en Fisioterapia.
  5. Purificación Marcén Marcén. Diplomada en Terapia Ocupacional.
  6. Alba Hernández Navarro. Graduada en Enfermería.

 

RESUMEN

La enfermedad de Dupuytren es un trastorno benigno del tejido conectivo, caracterizado por la aparición de cambios proliferativos lentos, pero progresivos, que afecta a la aponeurosis palmar, y se extiende a los dedos, ocasionando rigidez y contracturas en mayor o menor grado.

Es un trastorno benigno, cuya causa todavía a día de hoy, no está muy clara, lo que sí sabemos, es que depende del grado en el que se encuentre, diagnóstico temprano y el tratamiento que se aplique, la función de la mano, estará más o menos comprometida.

El objetivo de este artículo, es ofrecer una visión general de dicha enfermedad, desde el año 1614 en la que fue descrita por primera vez, a la actualidad.

PALABRAS CLAVE

Enfermedad de Dupuytren, cuidados, tratamiento.

ABSTRACT

Dupuytren’s disease is a benign disorder of the connective tissue, characterized by the appearance of slow but progressive proliferative changes affecting the palmar aponeurosis and extending to the fingers, causing stiffness and contractures to a greater or lesser degree.

It is a disorder whose cause is still unclear today, what we do know is that it depends on the degree in which it is found, early diagnosis and treatment that is applied, the function of the hand, will be more or less compromised.

The aim of this article is to give an overview of this disease, from the year 1614 when it was first described, to the present day.

KEY WORDS

Dupuytren’s disease, care, treatment.

DESARROLLO DEL TEMA

Según Aristóteles; “La mano es el instrumento de los instrumentos”, una poderosa herramienta capaz de ejecutar innumerables acciones a través de su función esencial; la prensión¹.

La aponeurosis palmar, cubre la palma de la mano, y se extiende de manera proximal como una continuación del tendón palmar menor, y de forma distal, pasa entre los dedos para insertarse a los lados de las falanges proximal y media. En la región palmar, la piel se une a la aponeurosis a través de numerosos fascículos con muy poca grasa subcutánea. Cuando se contrae la fibrosis de la aponeurosis, está forma nódulos y los dedos adquieren una contractura en flexión. La aponeurosis se engrosa, se contrae, y la piel que la recubre se atrofia.

Esta patología fue descrita por primera vez por el médico suizo Félix Platter, en 1614, y posteriormente por otros autores como Cline y Cooper. Fue Guillaume Dupuytren quien, en 1831, describió detalladamente la fibromatosis localizada en la aponeurosis palmar, y la intervención quirúrgica para su tratamiento, por lo que su nombre se asoció desde entonces a dicha enfermedad².

PREVALENCIA:

La prevalencia de la enfermedad de Dupuytren, varía con la ubicación geográfica, sexo, y edad de los pacientes. Principalmente aparece en individuos mayores de 50 años, siendo más frecuente en hombres, aunque la diferencia de sexo puede disminuir al aumentar la edad de la persona que él lo padece. Su prevalencia más alta se da en hombres de Europa del norte³.

CAUSAS:

La causa y el mecanismo fisiopatológico de su aparición no se comprenden completamente. Se ha aceptado su carácter hereditario (Yost,1955) y la asociación del trastorno con el consumo excesivo de alcohol y tabaco, con la epilepsia, y la diabetes mellitus. El trabajo manual regular con maquinaria pesada puede incrementar el riesgo de desarrollar la contractura de Dupuytren. Realmente se desconocen los factores específicos que originan el engrosamiento y la retracción de la fascia palmar4 .

DIAGNÓSTICOS:

El diagnóstico es exclusivamente clínico, a través de la anamnesis se comprueba la funcionalidad de la mano, los antecedentes familiares de la enfermedad y la existencia de factores de riesgo asociados.

A través de la exploración física, se valoran diferentes aspectos, evaluando la mano en su totalidad, dedo por dedo.

Se valoran:

Engrosamiento de la piel.

Presencia de nódulos.

La flexión fija de los dedos afectados, que con mayor frecuencia incluye los dedos anular y meñique, aunque puede afectar a cualquier dedo.

Prueba de Hueston: Positiva cuando el paciente no puede apoyar en su totalidad la mano sobre la mesa, ya que la contractura de la articulación metacarpofalángica es igual o mayor 30º, lo cual indicaría la necesidad de tratamiento quirúrgico.

La ecografía de partes blandas también se utiliza como criterio diagnóstico5.

Suele ofrecerse el tratamiento antes de que la función de la mano esté seriamente comprometida, ya que las contracturas pequeñas y recientes, tienen más probabilidades de corregirse que las más graves, ya que puede asociarse la rigidez secundaria de la articulación en las articulaciones subyacentes flexionadas.

SÍNTOMAS:

En el 40% de los casos, la enfermedad aparece de forma bilateral, aunque no asimétrica. Generalmente aparece un engrosamiento indoloro de la piel palmar y de la aponeurosis subyacente. Se forman hoyuelos y nódulos, afectando frecuentemente los dedos anular y meñique. Los nódulos se unen y forman cordones de tejido fibroproliferativo, que se extienden hacia los dedos, se acortan, y ocasionan la contractura en flexión, que limita la extensión completa de la palma y los dedos del paciente. Esto origina una restricción de la función de la mano, dificultando de este modo el desempeño desde las tareas manipulativas más básicas a otras que impliquen mayor destreza.

Si no se trata, esta limitación progresa de forma irreparable, y en ausencia de tratamiento, los cambios se tornan irreversibles3.

 

TRATAMIENTO:

La enfermedad de Dupuytren existe la posibilidad de realizar un tratamiento con o sin cirugía.

 

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:

El tratamiento quirúrgico está indicado cuando la prueba de Hueston es positiva, o cuando la flexión de la contractura de la interfalángica proximal es menor de 15ª.

También está indicado cuando existe una incapacidad funcional para las actividades de la vida diaria. Teniendo en cuenta la morbilidad y grado de colaboración del paciente, se indicará la cirugía.

Las intervenciones quirúrgicas pueden ser:

 

FASCIOTOMÍA PERCUTÁNEA O APONEUROTOMIA.

La contractura se divide con una aguja hipodérmica. Se introduce el cordón a través de la piel, con anestesia local, para posteriormente manipular el dedo. Efectiva en lesiones moderadas, siendo una opción razonable para pacientes de avanzada edad. Por el contrario, tiene una tasa significativa de recurrencia.

 

APONEURECTOMIA SEGMENTARIA.

En este procedimiento se hace en pequeñas incisiones sobre el cordón de Dupuytren que origina la contractura, al extirpar dichos segmentos, el dedo se endereza. Es menos invasivo e incluye un periodo de recuperación más rápido.

 

FASCIECTOMIA REGIONAL SELECTIVA.

Es la técnica más utilizada, por lo que se extirpa la fascia PALMAR-DIGITAL afectada.

 

DERMOFASCIECTOMÍA.

Utilizada en casos de recidivas o retracción severa en flexión. Se extirpa todo el cordón, grasa subcutánea, y la piel, sustituyéndola por un injerto de piel libre. La cirugía permitirá la extensión total de las articulaciones afectadas, si la articulación subyacente no ha desarrollado una deformidad en flexión fija por otras circunstancias, como acortamiento de los ligamentos colaterales, de sujeción, o por artritis3.

 

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO.

Hay varias opciones para el tratamiento sin cirugía. Dicho tratamiento se plantea en casos leves no progresivos, en los que no se limita la función del paciente.

B.1 TRATAMIENTO médico.

  • Uso de radioterapia, con buena respuesta ya que retarda la progresión de la enfermedad.
  • Se indicará el uso de férulas en fases iniciales, con placa de apoyo que mantenga la extensión de los dedos, mantenida de 8 a 12 horas aprovechando el descanso nocturno. Si el pulgar se encuentra afectado es aconsejable el uso de una férula que lo mantenga en posición funcional, estática y que lo estabilice, similar a la de la rizartrosis.
  • Existe una terapia biológica, en el que hasta un máximo de tres veces se inyecta la enzima “colagenasa clostridium histolyticum”, Debe estar asociado posteriormente a la maniobra de estiramiento5,6.

 

B.2 TRATAMIENTO rehabilitador -TERAPIA OCUPACIONAL.

El objetivo del tratamiento será favorecer la extensión y elongación fascial, así como mejorar la función de la mano. Dicho tratamiento se aplica en casos en los que no es necesaria la cirugía, o posterior a la intervención si es necesaria.

Para ello se establecerá un plan de ejercicios y actividades dirigidas a:

  1. Favorecer la extensión y elongación de la fascia Palmar.
  2. Ejercicios para movilizar el arco transverso de la mano, pronunciando y reduciéndolo.
  3. Ejercicios de movilidad gruesa para movilizar todas las articulaciones del miembro superior.
  4. Actividades para favorecer la flexo- extensión de metacarpofalángicas e interfalángicas.
  5. Ejercicios de motricidad fina y destreza manipulativa en las que se vean implicadas todas las pinzas digitales.
  6. Entrenamiento en actividades básicas de la vida diaria y asesoramiento sobre las posibles ayudas técnicas que precise el paciente a la hora de realizarlas.

 

Tras la cirugía el tratamiento rehabilitador tendrá como objetivo mantener y o mejorar la extensión lograda, restituyendo el movimiento flexo- extensor y lograr la máxima funcionalidad de la mano, al tiempo que se evitan recidivas y complicaciones.

La intervención desde la terapia ocupacional consistirá:

1.Tratar el edema con las técnicas apropiadas.

2.Tratamiento de la cicatriz.

3.Férula Palmar o dorsal según protocolo.

4. Todas las actividades pautadas en el plan de ejercicios del tratamiento no quirúrgico vistas en el apartado anterior.

El plan de ejercicios y actividades deberá continuar en el domicilio hasta pasados un mínimo de 8 meses.

 

CONCLUSIÓN

La enfermedad de Dupuytren es una proliferación del tejido conectivo de la palma de la mano, que, a pesar de ser de carácter benigno, resulta muy incapacitante.

Su diagnóstico es clínico. El tratamiento no quirúrgico se utiliza en casos leves siendo el quirúrgico el más eficaz. En ambos casos, la rehabilitación es indispensable y fundamental para tratar el dolor, la cicatrización, prevenir posibles trastornos y recuperar la función de la mano.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kapandji I.A. Cuadernos de fisiología articular. Vol. 1. Miembro superior. Capítulo V. La mano y los dedos.4ª ed. Barcelona: MASSON; 1982.
  2. Cailliet, Rene. Síndromes Dolorosos. Mano. México.El Manual moderno.1972
  3. Rodrigues JN, Becker GW, Ball C, Zhang W, Giele H, Hobby J, Pratt AL, Davis T. Cirugía para la contractura de los dedos de Dupuytren. Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas 2015, número 12. Art. No.: CD010143. DOI: 10.1002/14651858.CD010143.pub2. Consultado el 6 de marzo de 2024.
  4. La O Lafai I, Bazán Quintana M, Chacón Santiesteban G, La O Figueredo H. Resultado del tratamiento de la enfermedad de Dupuytren. Rev Cubana Ortop Traumatol. 2020 Dic; 34(2). p.255
  5. Calderón González,A. , López Moya, A., Rodríguez Cerdeira, C., & Braña Tobío, J.C. (2003). Actualización de la enfermedad de Dupuytren. Rehabilitación, (Consultada en enero 2023.)37(5),264-271.Disponible en: https://doi.org/10.1016/S0048-7120(03)73387-8.
  6. Laredo Rivero R. 820209 Dupuytren, recomendaciones postoperatorias. (consultado en enero 2024) Disponible en: https://www.doctrolaredo.com/wp-content/uploads/2020/10/dupuytren-recomendaciones-postoperatorias.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos