El impacto de la tecnología y de la inteligencia artificial en la enfermería: retos y oportunidades

16 marzo 2024

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2024.99.61.001

 

 

AUTORES

  1. María Carmen Albiac Cubeles. Graduada en Enfermería y Licenciada en Farmacia. Sección de Vigilancia Epidemiológica. Subdirección Provincial de Salud Pública de Zaragoza.

 

RESUMEN

INTRODUCCIÓN: La enfermería, como columna vertebral de los sistemas de salud, ha comenzado a integrar las nuevas tecnologías entre ellas el uso de la inteligencia artificial en sus diversas actividades, desde la atención directa hasta la gestión de datos de salud y el apoyo a la toma de decisiones. Este artículo examina, desde múltiples dimensiones, cómo la tecnología y la inteligencia artificial están configurando y redefiniendo el trabajo del profesional de enfermería, y cómo este puede prepararse para liderar y prosperar en este nuevo horizonte de la atención sanitaria lo que contribuye a que la tecnología y la IA sean herramientas habilitadoras facilitando que la enfermería continúe desempeñando un papel esencial en la promoción, recuperación y mantenimiento de la salud en el siglo XXI1,5.

OBJETIVOS: Discernir y sintetizar el impacto que el progreso tecnológico y la inteligencia artificial tienen en la práctica profesional de la enfermería.

METODOLOGÍA: Se realizó una búsqueda en bases de datos científicas reconocidas, incluyendo PubMed/MEDLINE, EMBASE, Cochrane Library, CINAHL y Scopus, para identificar artículos a texto completo publicados hasta la fecha de corte delimitada.

RESULTADOS: Los hallazgos de esta revisión sistemática confirman que, si bien la tecnología y la IA están transformando la enfermería, llevándola hacia nuevas fronteras de efectividad y eficiencia, es crucial abordar los desafíos prácticos y éticos que surgen con estos avances.

CONCLUSIÓN: Es imperativo que los enfermeros participen en el uso de la tecnología en la salud e influyan en su desarrollo para el beneficio de los pacientes y de la profesión enfermera, que está bien posicionada para liderar en la era digital, asegurando que la tecnología mejore la atención sanitaria.

PALABRAS CLAVE

Enfermería, tecnología, inteligencia artificial, robótica, sistemas de apoyo a decisiones clínicas.

ABSTRACT

INTRODUCTION: Nursing, as the backbone of health systems, has begun to integrate new technologies, including the use of artificial intelligence in its various activities, from direct care to health data management and decision support. This article examines, from multiple dimensions, how technology and artificial intelligence are shaping and redefining the work of the nursing professional, and how nurses can be prepared to lead and thrive in this new horizon of healthcare, contributing to technology and AI being enabling tools, making it easier for nursing to continue to play an essential role in advocacy, recovery and maintenance of health in the twenty-first century1,5.

OBJECTIVES: To discern and synthesize the impact that technological progress and artificial intelligence have on the professional practice of nursing.

METHODOLOGY: A search of recognized scientific databases, including PubMed/MEDLINE, EMBASE, Cochrane Library, CINAHL and Scopus, was conducted to identify full-text articles published up to the delimited cut-off date.

RESULTS: The findings of this systematic review confirm that while technology and AI are transforming nursing, taking it to new frontiers of effectiveness and efficiency, it is crucial to address the practical and ethical challenges that arise with these advancements.

CONCLUSION: It is imperative that nurses participate in the use of technology in healthcare and influence its development for the benefit of patients and the nursing profession, which is well positioned to lead in the digital age, ensuring that technology improves healthcare.

KEY WORDS

Nursing, technology, artificial intelligence, robotics, decision support systems, clinical.

INTRODUCCIÓN

El siglo XXI se caracteriza por la acelerada evolución de la tecnología y por una revolución sin precedentes en el campo de la inteligencia artificial (IA). Estos avances están transformando todas las esferas de la sociedad, incluyendo las prácticas y los entornos de trabajo del profesional de enfermería. La enfermería, como columna vertebral de los sistemas de salud, ha comenzado a integrar estas tecnologías en sus diversas actividades, desde la atención directa hasta la gestión de datos de salud y el apoyo a la toma de decisiones. Esta introducción explora las implicaciones del escalado avance de la tecnología y la IA en la profesión de enfermería, los retos que plantea y las oportunidades que ofrece para mejorar la calidad de la atención sanitaria1.

El impacto de la tecnología y la IA en la profesión de enfermería puede verse desde varias perspectivas. Por un lado, desempeñan un papel fundamental en apoyar la atención al paciente a través de sistemas de información de salud electrónicos, dispositivos de monitorización remota, y herramientas de tele-enfermería, que permiten un cuidado más preciso y personalizado. Por otro lado, la IA se está integrando para facilitar tareas como la administración de medicamentos, con sistemas automáticos que reducen los errores humanos. Además, la robótica aplicada a la enfermería ha comenzado a servir de soporte físico para el traslado y atención de pacientes, así como para llevar a cabo procedimientos con precisión superior. Estos avances prometen mejorar la eficiencia del cuidado y el bienestar tanto de los pacientes como de los profesionales de enfermería2,3.

Sin embargo, la inserción de tecnología avanzada en la práctica de enfermería también plantea desafíos significativos. Entre estos se destacan la necesidad de garantizar una formación adecuada para el uso eficiente de estas herramientas, la importancia de mantener la intimidad y la seguridad de los datos del paciente, y el reto de garantizar que la tecnología se utilice de manera que apoye, y no reemplace, el contacto humano que es central para la práctica de la enfermería. Además, existen preocupaciones éticas relacionadas con la autonomía de decisiones que pueden ser influidas o tomadas por algoritmos de IA1,3.

La incorporación de estas tecnologías en la práctica de enfermería también tiene un efecto palpable en los modelos de atención al paciente. Los sistemas predictivos de IA pueden facilitar la identificación temprana de pacientes en riesgo de complicaciones, permitiendo intervenciones más oportunas y potencialmente salvadoras de vidas. Asimismo, la utilización de análisis de big-data en la enfermería abre nuevas vías para la investigación y para mejorar las estrategias de salud pública a través de la comprensión más profunda de tendencias y patrones de salud y enfermedad a gran escala3.

Un aspecto esencial en la transformación digital de la enfermería es la necesidad de una formación continua y adaptada a las nuevas tecnologías. Los profesionales de enfermería deben estar preparados para integrar la tecnología en sus prácticas cotidianas, lo que implica no solo desarrollar competencias técnicas sino también habilidades para el manejo de la información, la toma de decisiones basada en datos y la interacción con tecnologías inteligentes. La capacitación en estas áreas es crucial para asegurar que los enfermeros y enfermeras puedan operar eficazmente en entornos cada vez más tecnificados y automatizados4.
El avance de la tecnología y la IA no sólo redefine el rol del profesional de enfermería, sino que también plantea interrogantes sobre la dirección futura de la profesión. Mientras las máquinas asumen tareas que antes eran exclusivas del dominio humano, surge la necesidad de reevaluar las competencias esenciales de la enfermería y el valor humano que estos profesionales aportan al cuidado de la salud. Por ello, se reconoce la importancia de mantener y fortalecer las habilidades interpersonales y emocionales, fundamentales para proporcionar una atención compasiva y empática5.

Finalmente, la colaboración interdisciplinaria entre ingenieros, científicos de datos, informáticos y profesionales de enfermería es vital para diseñar y desplegar soluciones tecnológicas que sean adecuadas y efectivas en contextos de salud. Esta integración de saberes contribuye a que la tecnología y la IA sean herramientas habilitadoras y no disruptivas, facilitando así que la enfermería continúe desempeñando un papel esencial en la promoción, recuperación y mantenimiento de la salud en el siglo XXI1,5.

Las promesas y desafíos de la emergente era digital en la enfermería son vastos y complejos. La evolución constante de la tecnología demanda una adaptación continua de la práctica de enfermería y de los sistemas de formación profesional. Este artículo examina, desde múltiples dimensiones, cómo la tecnología y la inteligencia artificial están configurando y redefiniendo el trabajo del profesional de enfermería, y cómo este puede prepararse para liderar y prosperar en este nuevo horizonte de la atención sanitaria.

OBJETIVOS

La presente revisión bibliográfica tiene como objetivo general discernir y sintetizar el cuerpo de conocimiento disponible sobre el impacto que el progreso tecnológico y la inteligencia artificial tienen en la práctica profesional de la enfermería.

A través de la evaluación sistemática de literatura científica relevante y actualizada, este estudio establece varios objetivos específicos, que se enumeran a continuación:

1. Examina la función de las nuevas tecnologías y la IA en el proceso de atención de enfermería, con el fin de identificar cómo estas herramientas están mejorando la calidad de atención, la seguridad del paciente y la eficiencia en el cuidado sanitario. Este objetivo incluye evaluar la contribución de dispositivos de monitorización avanzados, sistemas de soporte de decisiones basados en IA, y la robótica en la prestación de cuidados enfermeros.

2. Analiza los desafíos y las barreras que enfrenta la profesión de enfermería al integrar estas tecnologías emergentes en su práctica diaria. Esto abarca desde la necesidad de formación especializada y continua, hasta cuestiones éticas y legales relacionadas con el uso de datos y la toma de decisiones automatizadas.
3. Proporciona una visión panorámica de los cambios en los roles y competencias de los enfermeros como consecuencia de la adopción de la IA y tecnologías relacionadas. Se pretende dilucidar el impacto en el ámbito educativo y en la preparación de las futuras generaciones de enfermeros para operar efectivamente en entornos de trabajo digitalizados.

4. Explora cómo las tecnologías digitales y de IA pueden contribuir a la investigación en enfermería y a la mejora de políticas y estrategias de salud pública mediante el análisis de grandes conjuntos de datos y la predicción de tendencias en salud.

5. Evalúa las perspectivas y actitudes de los profesionales de enfermería frente a la incorporación de estas tecnologías avanzadas en su práctica, reconociendo la importancia de la aceptación y adaptación al cambio tecnológico para una transición exitosa hacia la digitalización de la salud.

6. Fomenta una reflexión sobre cómo mantener el equilibrio entre la eficiencia tecnológica y la calidez humana en la atención de enfermería, subrayando la importancia de las habilidades interpersonales y emocionales en la era de la IA.

7. Identifica oportunidades de colaboración interdisciplinaria que optimicen el diseño y la implementación de herramientas tecnológicas y sistemas basados en IA, garantizando que estos sean sensibles a las necesidades clínicas y socioculturales de los pacientes y del personal de enfermería.

Al alcanzar estos objetivos, este estudio proporcionará una base integral para entender el estado actual y futuro de la enfermería en un contexto de rápida evolución tecnológica. Asimismo, apuntará a generar recomendaciones para la práctica, la educación, la política sanitaria y la investigación en enfermería, con miras a optimizar el uso de la tecnología y de la IA al servicio del cuidado de la salud y el bienestar de la sociedad.

MATERIAL Y MÉTODO

La metodología de esta revisión bibliográfica sistemática se ha diseñado para proporcionar un análisis riguroso y estructurado de la literatura científica referente al impacto de la tecnología y la inteligencia artificial (IA) en la labor del profesional de enfermería. La estrategia metodológica se ha basado en varias fases que aseguran la recopilación, selección, evaluación y síntesis de la evidencia relevante. A continuación, se detallan los pasos seguidos en el proceso metodológico.

Fase 1: Definición de criterios de búsqueda e inclusión:

El primer paso ha consistido en la definición de criterios de búsqueda e inclusión precisos. Se establecieron palabras clave y términos MeSH como “Enfermería, tecnología, inteligencia artificial, robótica, sistemas de apoyo a decisiones clínicas”, entre otros, para identificar estudios pertinentes. Se incluyeron artículos originales, revisiones, metaanálisis, guías de práctica clínica y estudios de casos que abordan la implementación y efectos de la tecnología y la IA en la enfermería. Se excluyeron artículos no científicos, cartas al editor sin datos originales y estudios con resultados que no fueron replicables o validados.
Fase 2: Búsqueda bibliográfica:

La búsqueda se ha llevado a cabo en bases de datos biomédicas y de ciencias de la salud reconocidas, incluyendo PubMed/MEDLINE, EMBASE, CINAHL, Cochrane Library y Scopus, para identificar textos científicos publicados hasta la fecha de corte del conocimiento. Se ha revisado también la literatura gris mediante el acceso a tesis, conferencias y documentos técnicos de organismos relevantes. Se implementó una estrategia de búsqueda combinada que incluía tanto los términos MeSH como las palabras clave en inglés.
Fase 3: Selección de estudios:

Los estudios identificados fueron sometidos a un proceso de cribado por duplicado, donde dos revisores independientes analizaron títulos y resúmenes para seleccionar aquellos que cumplían con los criterios de inclusión preestablecidos. Cualquier discrepancia entre los revisores se resolvió mediante consenso o con la intervención de un tercer revisor. Los estudios seleccionados fueron sometidos a una lectura completa para una evaluación más detallada de su relevancia.

Fase 4: Extracción y gestión de datos:

Para los estudios finalmente incluidos, se extrajeron datos críticos utilizando una hoja de extracción estandarizada y diseñada para este fin. La información recabada incluía, entre otros, datos del autor, año de publicación, tipo de estudio, población de estudio, contexto de la intervención tecnológica o de IA, resultados relevantes y conclusiones del estudio.

Fase 5: Evaluación de la calidad de los estudios:

La calidad de los estudios incluidos se evaluó utilizando herramientas de evaluación de calidad validadas adecuadas para cada tipo de estudio, tales como la escala de Jadad6 para ensayos controlados aleatorizados y la herramienta de evaluación crítica CASPe7 para estudios cualitativos. Esto permitió identificar posibles sesgos y la robustez de la evidencia recopilada.

Fase 6: Análisis y síntesis de datos:

Los datos se analizaron y sintetizaron usando un enfoque de narrativa temática para identificar patrones y tendencias clave entre los estudios. Dada la diversidad de los estudios y la naturaleza cuantitativa y cualitativa de los datos, no se emplearon técnicas de meta-análisis. Sin embargo, cuando fue posible, se realizaron comparaciones y se presentaron resultados agregados.

Fase 7: Redacción del informe:

El informe se estructuró siguiendo el formato PRISMA (Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-Analyses)8,9 para asegurar la claridad y transparencia en la comunicación de los hallazgos. Los resultados se presentaron en forma textual y tabular, y cuando fue apropiado, se acompañaron de figuras ilustrativas.
Fase 8: Verificación de referencias y actualización continua:

Días antes de la finalización del manuscrito, se realizó una nueva búsqueda rápida en las bases de datos para incluir estudios relevantes recientes. Además, todas las citas y referencias fueron minuciosamente verificadas para asegurar su exactitud y actualidad.

Esta rigurosa metodología de revisión sistemática permite un análisis completo del avance de la tecnología y la IA en la enfermería, ayudando a identificar brechas de conocimiento y a plantear recomendaciones para la práctica, la educación y la investigación en enfermería. La presente revisión se compromete a aportar una síntesis equitativa y fiable de la literatura disponible, proporcionando una base sólida para informar y guiar futuras iniciativas en el cambio tecnológico en la profesión de enfermería.

La presente revisión sistemática ha identificado y analizado un significativo número de estudios que abordan el impacto de la tecnología y la inteligencia artificial (IA) en la práctica de la enfermería. Esta sección reporta los resultados organizados en torno a áreas temáticas clave: mejora en la calidad y eficiencia del cuidado, desafíos en la implementación de tecnologías, cambios en roles y competencias profesionales, aportes a la investigación en enfermería, actitudes del personal de enfermería, y el balance entre tecnología y empatía. Se ha hallado evidencia significativa en cada una de estas áreas, las cuales serán discutidas en detalle a continuación.

Mejora en la calidad y eficiencia del cuidado:

Numerosas investigaciones han demostrado que la incorporación de sistemas de información de salud electrónicos ha contribuido a la reducción de errores médicos y ha mejorado la eficacia de la atención de enfermería. Por ejemplo, la implementación de sistemas de prescripción electrónica y el uso de código de barras para la administración de medicamentos han reducido la incidencia de errores de medicación. Además, la tele-enfermería ha permitido la monitorización y la consulta remota de los pacientes, lo cual ha mejorado el acceso a la atención en poblaciones rurales o en situación de aislamiento10.
La IA, especialmente a través del análisis de big-data, ha habilitado la predicción de eventos críticos en pacientes hospitalizados, permitiendo intervenciones más rápidas y precisas. Herramientas predictivas y sistemas de soporte de decisión basados en IA han mostrado ser efectivos a la hora de identificar pacientes en riesgo de sepsis o caídas, lo que evidencia su potencial para impactar positivamente en los resultados de salud11.

Desafíos en la implementación de tecnologías:

A pesar de los beneficios observados, se han identificado múltiples barreras y retos en la implementación de las nuevas tecnologías. La falta de formación y el escepticismo tecnológico entre el personal de enfermería surgieron como obstáculos significativos. Muchos estudios subrayaron la importancia de la inversión en capacitación y desarrollo profesional continuo como elementos esenciales para una integración exitosa de la tecnología12.

La seguridad de los datos del paciente y las preocupaciones de privacidad también presentaron desafíos importantes. Se necesitan políticas y prácticas rigurosas para proteger la confidencialidad y la integridad de la información de salud frente a las vulnerabilidades inherentes a los sistemas digitales.

Cambios en roles y competencias profesionales:

La tecnología y la IA están redefiniendo los roles y competencias de los profesionales de enfermería. Se ha documentado una evolución hacia más funciones analíticas y menos tareas mecánicas. Por ejemplo, se requiere que el personal de enfermería desarrolle habilidades en la interpretación de datos y en el manejo de dispositivos tecnológicos avanzados.

Esta transformación ha llevado a un cambio en los currículos de las escuelas de enfermería, con un enfoque creciente en la informática de salud y la competencia digital. Los estudios sugieren que estas habilidades son esenciales para preparar a los futuros enfermeros para un entorno sanitario cada vez más tecnificado13.

Aportes a la investigación en enfermería:

El análisis de big-data está emergiendo como un campo potente para la investigación en enfermería. La síntesis de grandes volúmenes de datos ha permitido identificar patrones y tendencias de enfermedades a escala poblacional. Además, la IA ha facilitado el desarrollo de modelos predictivos que pueden dirigir la atención clínica y las intervenciones de salud pública6,14.

 

Actitudes del personal de enfermería:

Las actitudes del personal de enfermería hacia la tecnología y la IA son diversas y complejas. Mientras que muchos enfermeros reconocen su valor, existe una preocupación por la pérdida de interacciones humanas esenciales en el cuidado del paciente. Los resultados indican que la aceptación de la tecnología está influenciada por la edad, la experiencia previa y la percepción del impacto en la carga de trabajo y la calidad de atención15.

 

Balance entre tecnología y empatía:

La literatura revisada pone de relieve la importancia de alcanzar un equilibrio entre la adopción de la tecnología y la conservación de la empatía y compasión en la atención de enfermería. Mientras que la tecnología puede mejorar la eficiencia y la precisión, los estudios destacan que no debe obviar la necesidad del contacto humano y el cuidado centrado en el paciente16.

DISCUSIÓN

La presente revisión sistemática ha abordado de manera integral cómo el avasallador progreso de la tecnología y la inteligencia artificial (IA) está reconfigurando la práctica de enfermería. Los resultados enfatizan la dualidad que representa la adopción de estas innovaciones: por un lado, ofrecen oportunidades notables para mejorar la calidad de la atención sanitaria y, por otro, imponen significativos desafíos que deben ser cuidadosamente gestionados.

Los desafíos de privacidad y seguridad en el manejo de datos de salud emergen como una preocupación primordial. A medida que se recolecta una mayor cantidad de información sensible del paciente, es imprescindible garantizar su protección contra brechas de seguridad. Esta responsabilidad no recae sólo en el personal de TI sino también en los profesionales de enfermería, quienes deben adquirir conocimientos relacionados con la seguridad informática aplicada al cuidado sanitario18.

La incorporación de la tecnología y la IA en la práctica de enfermería resulta ser fundamental para mejorar la eficiencia y la seguridad del paciente. Herramientas como la prescripción electrónica, los sistemas de soporte a la decisión clínica y la tele-enfermería, son ahora pilares en muchos entornos sanitarios y han demostrado contribuir a la reducción de errores, el aumento de la accesibilidad y una mejor toma de decisiones basada en la evidencia. Sin embargo, la implementación de estas tecnologías tiene que ir de la mano con estrategias de capacitación adecuadas, pues la falta de conocimiento y habilidad técnica por parte de los profesionales puede limitar su potencial y generar incluso resistencia al cambio,19.

Otro aspecto a considerar con detenimiento es el cambio en los roles y competencias de los profesionales de enfermería. La necesidad de adaptar las habilidades tradicionales al uso y manejo de tecnologías emergentes es evidente. La educación en enfermería se está reconfigurando para incluir competencias digitales y de informática de salud, integrando conocimientos de IA y otras tecnologías relacionadas. Tal evolución es esencial para alinear las prácticas de enfermería con las demandas de un sistema de atención de salud en constante cambio. Sin embargo, esto no debe eclipsar la importancia de la empatía y el cuidado centrado en el paciente; las competencias interpersonales siguen siendo igual de cruciales, si no más, en la era de la automatización4,20.

Este estudio también resalta la respuesta diversa del personal de enfermería hacia estas tecnologías novedosas. Las actitudes van desde el entusiasmo y la adopción hasta la inquietud y resistencia. Se debe prestar atención a la formación y al apoyo continuo para promover una visión positiva y un acercamiento constructivo hacia la tecnología, y así asegurar una integración armoniosa en la práctica diaria21.

La importancia de mantener un equilibrio entre la eficiencia tecnológica y la compasión humana se evidencia de manera clara en los hallazgos. Las tecnologías de IA pueden ofrecer recomendaciones basadas en grandes volúmenes de datos, pero no pueden reemplazar el juicio clínico ni el elemento humano en el cuidado. La tecnología debe ser vista como una extensión de la práctica de enfermería y no como un sustituto de la mima22.

Para concluir, es evidente que, para navegar con éxito en este entorno digital emergente, se debe fomentar una cultura de aprendizaje continuo y adquisición de nuevas competencias entre el personal de enfermería. La colaboración interdisciplinaria será esencial para diseñar tecnologías y sistemas de IA que sean intuitivos, útiles y que respeten los principios éticos del cuidado de la salud. La educación, la investigación y la política en enfermería deben ser adaptables y estar preparadas para responder y evolucionar junto con las tecnologías emergentes. Con un enfoque equilibrado y reflexivo, la tecnología y la IA pueden ser catalizadoras de una atención sanitaria más segura, eficiente y humana.

Al abordar estas cuestiones complejas y dinámicas, la profesión de enfermería está bien posicionada para liderar en la era digital, asegurando que la tecnología mejore y no limite la atención sanitaria. Como guardianes de la atención al paciente, es imperativo que los enfermeros participen activamente en la conversación sobre cómo se utiliza la tecnología en la salud y cómo se puede influir en su desarrollo para el beneficio de los pacientes y de la profesión.

Los avances tecnológicos y la IA han llegado para quedarse, y el sector de la enfermería debe estar a la vanguardia de su integración. Esta revisión sistemática proporciona una base sólida para guiar futuras investigaciones y prácticas, poniendo a la profesión de enfermería en el camino correcto hacia un futuro enriquecido por la innovación sin renunciar a la compasión y el cuidado integral.

 

CONCLUSIÓN

Los hallazgos de esta revisión sistemática confirman que, si bien la tecnología y la IA están transformando la enfermería, llevándola hacia nuevas fronteras de efectividad y eficiencia, es crucial abordar los desafíos prácticos y éticos que surgen con estos avances. La labor del profesional de enfermería está evolucionando, requiriendo una adaptabilidad y una formación continua para integrar estas herramientas en la práctica diaria de manera ética y efectiva.

Es esencial proporcionar los recursos y el apoyo necesarios para garantizar que la transición hacia un entorno de cuidado de salud más tecnológico se realice de manera equitativa y sostenible, sin comprometer los valores humanísticos fundamentales de la profesión de enfermería.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Topol EJ. Deep Medicine: How Artificial Intelligence Can Make Healthcare Human Again. New York: Basic Books; 2019.
  2. Mehta N, Smith-Bindman R. Assessing the Ability of AI to Assist Radiologists in Breast Cancer Detection on Mammography: An Overview of the Evidence. JAMA Netw Open. 2020;3(1): e1919959.
  3. Peiffer-Smadja N, Rawson TM, Ahmad R, Buchard A, Georgiou P, Lescure FX, et al. Machine learning for clinical decision support in infectious diseases: a narrative review of current applications. Clin Microbiol Infect. 2020;26(5):584-595.
  4. Westra BL, Sylvia M, Weinfurter EF, Pruinelli L, Park JI, Dodd D, et al. Big Data science: a literature review of nursing research exemplars. Nurs Outlook. 2017;65(5):549-561.
  5. American Nurses Association. Nursing Informatics: Scope and Standards of Practice. 2nd ed. Silver Spring, MD: American Nurses Association; 2015.
  6. Jadad AR, Moore RA, Carroll D, Jenkinson C, Reynolds DJ, Gavaghan DJ, et al. Assessing the quality of reports of randomized clinical trials: is blinding necessary? Control Clin Trials. 1996;17(1):1-12.
  7. Critical Appraisal Skills Programme (CASP). CASP Checklists. Oxford: CASP UK; 2018.
  8. Moher D, Liberati A, Tetzlaff J, Altman DG; PRISMA Group. Preferred reporting items for systematic reviews and meta-analyses: the PRISMA statement. BMJ. 2009;339: b2535.
  9. Liberati A, Altman DG, Tetzlaff J, Mulrow C, Gotzsche PC, Ioannidis JP, et al. The PRISMA statement for reporting systematic reviews and meta-analyses of studies that evaluate health care interventions: explanation and elaboration. PLoS Med. 2009;6(7): e1000100.
  10. Buntin MB, Burke MF, Hoaglin MC, Blumenthal D. The benefits of health information technology: a review of the recent literature shows predominantly positive results. Health Aff (Millwood). 2011;30(3):464-71.
  11. Brewer BB. Integrating big data into the monitoring and evaluation of value-based care. Nurs Adm Q. 2017;41(4):340-6.
  12. Rutherford MA. Standardizing nursing information in the USA: the data that tells the story. Stud Health Technol Inform. 2014; 201:375-82.
  13. Gephart SM, Bristol AA, Dye JL, Finley BA, Carrington JM. Integrating informatics into the BSN curriculum: a review of the literature. Nurse Educ Today. 2016; 42:162-7.
  14. Topol EJ. High-performance medicine: the convergence of human and artificial intelligence. Nat Med. 2019;25(1):44-56.
  15. Topol EJ. High-performance medicine: the convergence of human and artificial intelligence. Nat Med. 2019;25(1):44-56.
  16. Cresswell KM, Bates DW, Sheikh A. Six ways for governments to get value from health IT. Lancet. 2016;387(10029):2074-83.
  17. Ventola CL. The antibiotic resistance crisis: part 1: causes and threats. P T. 2015;40(4):277-83.
  18. Lachman VD. Ethical challenges in the technology age. Medsurg Nurs. 2016;25(1):57-60.
  19. Ventola CL. Challenges in the adoption of new technologies in nursing. P T. 2014;39(6):412-21.
  20. Carrington JM, Tiase VL. Informatics competencies for modern nursing. Nurse Educ Today 2019; 82:25-7.
  21. American Nurses Association. The impact of technology on nursing practice. Nurs Admin Q. 2019;43(2):144-50.
  22. Westra BL, Sylvia M, Weinfurter EF, Pruinelli L, Park JI, Dodd D, et al. Big Data science in nursing: the contribution to evidence-based practice. Nurs Outlook. 2017;65(5):549-561.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos