Fototerapia en el tratamiento de la micosis fungoide. Revisión bibliográfica

7 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Irene Ibarbuen Diago. Graduada en Enfermería. Máster en Urgencias, Emergencias y Cuidados Críticos. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Adina Florentina Forgaci. Graduada en Enfermería. Máster en Urgencias y Emergencias de Enfermería. Atención Primaria CS San Pablo. Zaragoza.
  3. Cristina Olacia Pelegrin. Graduada en Enfermería. Máster en Atención de Enfermería en Urgencias y Emergencias. Máster en Cuidados Proactivos de Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Ionela Cornischi. Diplomada en Enfermería. Atención Primaria CS San Pablo. Zaragoza.
  5. Laura Royo Moreno. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Patricia Beltrán Fraga. Graduada en Enfermería. Experto en Atención de Enfermería al Paciente en la Unidad de Cuidados Críticos. Experto en el Manejo del Politraumatizado para Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

La micosis fungoide es un linfoma cutáneo primario frecuente, de buen pronóstico siempre que se trate en sus estadios iniciales. Por ello, es importante el desarrollo de terapias capaces de frenar e incluso involucrar el avance de la enfermedad, así como la terapia PUVA. El objetivo de este artículo es profundizar acerca del uso de la fototerapia y la terapia PUVA en el tratamiento de la micosis fungoide.

PALABRAS CLAVE

Atención de enfermería, fototerapia, micosis fungoide.

ABSTRACT

Mycosis fungoides is a common primary cutaneous lymphoma, with a good prognosis as long as it is treated in its initial stages. Therefore, it is important to develop therapies capable of slowing down and even reversing the progression of the disease, as well as PUVA therapy. The objective of this article is to delve deeper into the use of phototherapy and PUVA therapy in the treatment of mycosis fungoides.

KEY WORDS

Nursing care, phototherapy, mycosis fungoides.

INTRODUCCIÓN

La micosis fungoide es un linfoma de tipo no Hodgkin, representa el linfoma cutáneo primario de células T más frecuente. Su nombre se debe a la similitud en apariencia de los tumores con infecciones fúngicas.

Esta enfermedad se desarrolla principalmente en tres etapas diferenciadas: la fase en parches, fase en placas, y por último la fase tumoral1. Es de buen pronóstico en sus estadios iniciales2.

A día de hoy, uno de los tratamientos disponibles para varias patologías es la fototerapia, que consiste en la irradiación de las longitudes de onda correctas de la luz3.

OBJETIVO

El objetivo principal de este estudio es investigar acerca del uso de la fototerapia en el tratamiento de la micosis fungoide.

METODOLOGÍA

El presente trabajo consiste en una revisión bibliográfica de artículos relacionados con la micosis fungoide y la fototerapia como tratamiento de la misma.

A la hora de realizar la búsqueda de artículos se han utilizado diferentes bases de datos: PubMed, Scielo y Cinhal, además del buscador Google Académico.

Los criterios de inclusión establecidos para la selección de artículos han sido artículos publicados en los últimos 20 años, tanto en inglés como en español.

RESULTADOS

Una de las opciones más empleadas en el tratamiento de la micosis fungoide ha sido la Terapia PUVA, que consiste en la exposición a dosis concretas de radiación UVA posterior a la administración oral o tópica de psoralenos, normalmente el metoxaleno. Todo ello consigue la apoptosis de células T2,4.

El metoxaleno o 8-metoxipsoraleno (8-MOP) es el psoraleno más empleado en este tipo de tratamiento, aportando una acción fotosensibilizadora y fotoquimioterápica5.

La terapia con PUVA desencadena una respuesta inflamatoria, eritema fototóxico que aparece entre las 72 y las 96 horas posteriores y puede permanecer hasta una semana. La gravedad del eritema variará en función de la dosis empleada y el fototipo de piel del sujeto expuesto4.

Una exposición mayor a 350 sesiones a lo largo de toda la vida puede aumentar el riesgo de cáncer de piel y de daño actínico4.

El tratamiento completo consiste en una media de 15-30 sesiones, realizando una sesión cada 2-3 días a lo largo de 2 meses. La dosis de radiación UVA irá en aumento en función de la tolerancia del paciente, excepto en el caso de que el sujeto no acuda a terapia durante 7 días o más, momento en el que se deberá volver a la dosis inicial. El efecto de la terapia comienza a ser visible a partir de las 8-10 primeras sesiones5.

En la valoración de la respuesta al tratamiento se usan los siguientes términos4:

  • Respuesta completa. Recuperación del 100% de las lesiones. Entre el 74 y el 90% de los pacientes consiguen periodos libres de enfermedad de hasta 43 meses.
  • Respuesta parcial. Recuperación del 50 al 99% de las lesiones.
  • Respuesta estable. Aclaramiento del 25 al 50% de las lesiones.
  • Respuesta progresiva. Incremento de hasta el 25% de las lesiones.
  • Recaída. Cualquier recurrencia en aquellos sujetos en los que se había logrado la respuesta completa.

 

La principal limitación de la terapia PUVA son los efectos secundarios, tanto a corto como a largo plazo. Entre ellos se encuentra la fototoxicidad, dando lugar a eritema, ampollas o incluso necrosis cutánea. Otros efectos adversos son la hiperpigmentación, intolerancia al metoxaleno, prurito y sequedad o dolor cutáneo5,6.

En cuanto a efectos secundarios crónicos, este tipo de fototerapia es capaz de producir carcinogénesis, daño actínico, fototoxicidad ocular o fotoenvejecimiento. Con el fin de evitar en la medida de lo posible aquellos efectos negativos, se recomienda no sobrepasar las 150-200 sesiones a lo largo de la vida, ni las 30 sesiones anuales. También se deben proteger los genitales, hacer uso de cremas fotoprotectoras en aquellas áreas no afectadas y gafas con filtro de radiación UVA5,6.

La terapia PUVA no deberá emplearse en aquellos sujetos que padezcan de trastornos graves en los mecanismos de reparación del ADN, cuando haya elevado riesgo de aparición de neoplasia cutánea maligna o si la exposición a la radiación ultravioleta suponga un agravante de alguna enfermedad subyacente del individuo5.

La fototerapia no solo se limita al tratamiento de la micosis fungoide, sino que también se aplica en otras afecciones tales como la psoriasis, dermatitis atópica, erupción polimórfica lumínica, mastocitosis, enfermedad del injerto contra el huésped o la esclerodermia5.

 

CONCLUSIONES

Tras la revisión de la información pertinente, la conclusión obtenida es que la terapia PUVA es una buena opción de tratamiento ante la micosis fungoide en sus etapas más tempranas, siempre que no se superen las 150-200 sesiones a lo largo de la vida y se lleve un control clínico adecuado.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Muñoz González, H, Molina Ruiz, AM, Requena, L. Clinicopathologic Variants of Mycosis Fungoides. Actas Dermo-Sifiliográficas [Internet] 2017 [Consultado 24 Mar 2024]; 108(3), 192–208. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.adengl.2017.02.010
  2. Forero OL, Soto N, Jiménez AM, Hernández A, Zuluaga Á, Jiménez SB, Torres Y, Montoya L. Evaluación del resultado de la terapia con PUVA en pacientes con estadios tempranos de micosis fungoides: seguimiento a 8 años. CES Medicina [Internet]. 2009 [Consultado 24 Mar 2024]; 23(1):s59-s68. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=261120999006
  3. Vargas, F, Rivas, C. Las aplicaciones clínicas de fototerapia. Dermatología venezolana [Internet]. 2004 [Consultado 24 Mar 2024];42, 4–8. Disponible en: https://revista.svderma.org/index.php/ojs/article/viewFile/234/234
  4. Mariaca Flórez, CJ, Londono Garcia, AM, Valencia-Ocampo, OJ, Jaimes, N, Velásquez-Lopera, MM. Fototerapia en el tratamiento de la micosis fungoide. Dermatología Revista Mexicana [Internet]. 2004 [Consultado 24 Mar 2024] 61(2), 115–136. Disponible en: https://dermatologiarevistamexicana.org.mx/article/fototerapia-en-el-tratamiento-de-la-micosis-fungoide/
  5. Carrascosa, JM. Fototerapia y fotoquimioterapia. Actas Dermo-Sifiliográficas [Internet] 2004 [Consultado 24 Mar 2024]; 95(5), 259-284. Disponible en: https://doi.org/10.1016/S0001-7310(04)76817-9
  6. Carrascosa JM, Gardeazábal, J, Pérez Ferriols, A, Alomar, A, Manrique, P, Jones-Caballero, M, Lecha, M, Aguilera, J, de la Cuadra, J. Documento de consenso sobre fototerapia: terapias PUVA y UVB de banda estrecha. Actas Dermo-Sifiliográficas. [Internet]. 2005 [Consultado 24 Mar 2024]; 96(10), 635-658. Disponible en: https://doi.org/10.1016/S0001-7310(05)73153-7

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos