Identificación y respuesta ante la parada cardiorrespiratoria: importancia de la reanimación cardiopulmonar y desfibrilación precoz

10 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Rubén Garza Casado. Graduado en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermero del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
  2. Ignacio Ortillés Loras. Graduado en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermero del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
  3. Carla Jiménez Herrera. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
  4. Lidia Hernández Gil. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital de Barbastro. Huesca, España.
  5. Andrea Moya Moreno. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital Universitario San Jorge. Huesca, España.
  6. Elena Loscertales Aineto. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.

 

RESUMEN

Una parada cardiorrespiratoria se define como la interrupción brusca de la circulación y la respiración espontáneas. Se trata de un problema de interés público, pues en España se producen unas 50.000 paradas al año. Este artículo monográfico busca explicar cómo identificar una parada cardiorrespiratoria rápidamente y la manera de la que se debe actuar mediante las maniobras de reanimación cardiopulmonar y desfibrilación precoz.

Se ha observado que tanto la realización de la RCP de manera rápida y la desfibrilación precoz, suponen las mejores herramientas disponibles para la supervivencia de la persona que sufre una parada cardiaca extrahospitalaria.

El retraso en la realización de maniobras RCP supone una disminución de las posibilidades de supervivencia de alrededor del 12% por cada minuto que transcurre. Asimismo, la desfibrilación precoz conlleva mayor posibilidad de sobrevivir con menores secuelas. Por ello hay que resaltar la importancia de disponer de desfibriladores externos automáticos en sitios con mucha afluencia de gente y espacios públicos.

PALABRAS CLAVE

Desfibrilador externo automático, desfibrilación, parada cardiaca extrahospitalaria, reanimación.

ABSTRACT

Cardiorespiratory arrest is defined as the sudden interruption of spontaneous circulation and breathing. It is a problem of public interest, since in Spain there are about 50,000 arrests per year. This monographic article seeks to explain how to identify cardiorespiratory arrest quickly and how to act by means of cardiopulmonary resuscitation and early defibrillation maneuvers.

It has been observed that both rapid CPR and early defibrillation are the best tools available for the survival of the person who suffers an out-of-hospital cardiac arrest.

Delay in performing CPR maneuvers reduces the chances of survival by about 12% for each minute that elapses. Likewise, early defibrillation leads to a greater chance of survival with fewer sequelae. Therefore, the importance of having automatic external defibrillators available in crowded places and public spaces should be emphasized.

KEY WORDS

Automatic external defibrillator, defibrillation, out-of-hospital cardiac arrest, resuscitation.

DESARROLLO DEL TEMA

Una parada cardiorrespiratoria (PCR) es la interrupción brusca, inesperada y potencialmente reversible de la circulación y la respiración espontáneas, que se manifiesta clínicamente por la presencia de inconsciencia, apnea y ausencia de pulso, y si persiste durante unos minutos puede llevar a la muerte biológica de la persona.

La resucitación cardiopulmonar (RCP) se define como el conjunto de medidas secuenciales encaminadas a revertir la PCR sustituyendo primero las funciones circulatorias y respiratorias e intentando restaurarlas posteriormente. La RCP es el resultado final de la cadena de supervivencia, un conjunto de eslabones interrelacionados de cuya adecuada aplicación depende el éxito de la reanimación del paciente1.

Alrededor de 3 millones de personas mueren al año por parada cardíaca extrahospitalaria en el mundo. En Europa se producen unas 625.000 paradas anuales. En España, se calculan unas 50.000 paradas cardíacas al año, de las cuales 30.000 se producirían en medio extrahospitalario y 20.000 dentro de los hospitales, con un número de fallecimientos de más o menos de 45.000 personas2.

Los principales factores que incrementan el riesgo de sufrir una PCR incluyen: antecedentes familiares de arteriopatía coronaria (enfermedades como la hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, diabetes…), hábitos insalubres como el sedentarismo, tabaquismo, consumo excesivo de alcohol además de la edad3.

ETIOPATOGENIA:

La etiopatogenia de la PCR es muy variada. Entre las principales causas encontramos las siguientes:

  • Cardiovasculares: Infarto agudo de miocardio, arritmias, embolismo pulmonar, taponamiento cardiaco.
  • Respiratorias: obstrucción de la vía aérea, depresión del centro respiratorio, broncoaspiración, ahogamiento, neumotórax a tensión, insuficiencia respiratoria.
  • Metabólicas: hiperpotasemia e hipopotasemia.
  • Traumatismos: craneoencefálico, torácico, lesión de grandes vasos, hemorragias…
  • Shock.
  • Hipotermia4.

 

La mayoría de personas no presentan síntomas con mucha anterioridad a que se produzca el paro cardiaco, aunque en algunos casos se puede objetivar una hora antes de la parada la aparición de taquicardia, mareo, falta de aire, náuseas o vómitos y en especial dolor en el pecho5.

El diagnóstico de la parada cardiorrespiratoria es mayormente clínico y se manifiesta con la pérdida de consciencia, ausencia de pulsos centrales, cianosis, apnea o respiraciones a bocanadas y midriasis4.

Normalmente, los paros cardiacos repentinos son provocados por un problema en el sistema de conducción eléctrica del corazón, que puede ser provocado a su vez por una cardiopatía previa3. Según el diagnóstico eléctrico, existen tres modalidades de PCR:

  • Fibrilación ventricular (FV): También denominada taquicardia ventricular sin pulso (TVSP), es el ritmo electrocardiográfico más común en pacientes que presentan PCR secundaria a una enfermedad coronaria. La FV suele evolucionar a asistolia de forma rápida si no se trata de forma inmediata.
  • Asistolia. Se encuentra con frecuencia como la evolución natural de la FV no tratada precozmente. Presenta una supervivencia menor al 5%.
  • Actividad eléctrica sin pulso. Se define como la presencia de actividad eléctrica cardiaca sin llegar a traducirse en actividad mecánica, de tal forma que la tensión arterial sistólica no supera los 60 mmHg4.

 

IDENTIFICACIÓN DE LA PARADA CARDIORRESPIRATORIA:

En la gran mayoría de las veces en las que estemos ante una PCR, nos encontraremos con una persona inconsciente. Lo primero y no menos importante que se debe hacer es evaluar que el entorno es seguro para evitar el llamado efecto túnel (poner nuestra vida en peligro por querer prestar ayuda velozmente)6. Se deberá evaluar el nivel de consciencia llamando al paciente y estimulando sus hombros, mediante pequeños pellizcos, para observar si responde ante estímulos dolorosos.

  • En caso de que no responda, pero sí respire con normalidad se colocará en posición lateral de seguridad (PLS), siempre y cuando no se sospeche lesión medular. Se procederá a llamar a los servicios de urgencias, de tal forma que no lo dejaremos solo en ningún momento.
  • Si el paciente no responde a estímulos y tampoco respira, estamos ante una parada cardiorrespiratoria, por lo que habrá que iniciar la reanimación cardiopulmonar lo antes posible.

 

Para valorar el proceso respiratorio habrá que realizar la maniobra frente mentón, la cual consiste en colocar al paciente en decúbito supino y realizar una hiperextensión del cuello colocando una mano en la frente y otra en la mandíbula para así mantener la vía aérea abierta. Comprobaremos si la persona respira mirando si asciende y desciende el tórax y escuchando su respiración. Si consideramos que la persona tras esta pequeña valoración, no respira, habrá que avisar al 112, preferiblemente con la función de manos libres e iniciar la RCP rápidamente7.

 

REALIZACIÓN DE LA RCP Y DESFIBRILACIÓN PRECOZ:

La valoración previa a la RCP debe de realizarse en unos 10 segundos, ya que el tiempo es un factor clave en la supervivencia del paciente8. Además, es importante que, si disponemos de un rescatador secundario, este se encargue de conseguir un desfibrilador automático (DEA) cuanto antes. En caso de no disponer de este reanimador, es preferible no abandonar a la víctima y comenzar con la reanimación hasta la llegada de los servicios de emergencias.

Para realizar una RCP de calidad habrá que seguir los pasos descritos a continuación:

  1. Arrodillarse al lado de la víctima y colocar el talón de las manos con los dedos entrelazados en el centro del pecho (en el tercio inferior del esternón).
  2. Mantener los brazos rectos y colocarse verticalmente encima de la víctima, hundiendo el esternón alrededor de 5 centímetros. Tras cada compresión se debe liberar la fuerza ejercida en el pecho, pero sin perder el contacto de las manos con la víctima.
  3. Realizar un total de 100-120 compresiones torácicas por minuto.
  4. Si el reanimador está capacitado y/o entrenado para estas situaciones, es recomendable combinar las compresiones con respiraciones de rescate abriendo la vía área en una proporción 30:2. En caso de no estar entrenado, es mejor limitarse a realizar las 100-120 compresiones por minuto.

 

Cuando se disponga del DEA, se deberá de encender y colocar los electrodos en el pecho desnudo del paciente. Si hay más de un reanimador, los electrodos se colocarán a la vez que se continúe la RCP7.

Para poder realizar una desfibrilación precoz correctamente hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Encender el desfibrilador y colocar los parches en el pecho.
  2. Detener la RCP y asegurarse de que nadie toca al paciente mientras el DEA analiza su ritmo cardíaco.
  3. Llegados a este punto, se pueden dar dos circunstancias:
    1. Que la descarga esté indicada. En este momento todo el mundo se aleja de la víctima y se pulsa el botón de descarga cuando esté indicado. Después de la descarga se continúa realizando la RCP hasta que el DEA dé nuevas instrucciones (2 minutos más tarde).
    2. Que la descarga NO esté indicada. En este caso se continúa con la RCP y se siguen las nuevas instrucciones que vaya dando el DEA.

Además de con la llegada del desfibrilador automático y la posterior desfibrilación, la RCP no se debe de interrumpir hasta que: llegue el servicio de emergencias y este tome el relevo, el paciente comience a respirar con normalidad o el reanimador quede exhausto y no pueda continuar con las maniobras de reanimación9.

 

IMPORTANCIA DE LA RCP Y DE LA DESFIBRILACIÓN PRECOZ:

Iniciar la reanimación cardiopulmonar lo antes posible resulta clave para la supervivencia de la persona. Se calcula que por cada minuto que pasa sin recibir la RCP, las posibilidades de supervivencia disminuyen un 8-10% y, pasados 10 minutos desde el inicio de la parada, es muy complicado que la reanimación tenga un resultado exitoso.

La muerte cerebral y el fallecimiento de la víctima puede llegar a ocurrir en tan solo 4-6 minutos tras la parada no asistida, pero esta se puede llegar a revertir si se pone en marcha la cadena de supervivencia de manera inminente10.

El desfibrilador externo automático también desempeña un papel fundamental durante las paradas cardiorrespiratorias extrahospitalarias, ya que aproximadamente el 60% de las PCR son desfibrilables. La desfibrilación precoz realizada por testigos antes de la llegada de los servicios de emergencias garantiza un mejor pronóstico para los pacientes que sufren una parada cardíaca11.

El retraso de la desfibrilación supone una disminución de las posibilidades de supervivencia de alrededor un 10-12% por cada minuto que transcurre. Los beneficios que esta produce son innegables, ya que se ha asociado una supervivencia a PCR neurológicamente intactas con el uso temprano del desfibrilador antes de la llegada de los servicios de emergencias12.

Aun así, el pronóstico de los pacientes que sufren una parada extrahospitalaria sigue siendo malo. Incluso en pacientes que reciben resucitación temprana, solo sobreviven sin secuelas alrededor del 25%, pues es habitual que tras el retorno de la circulación espontánea los pacientes presenten condiciones sistémicas inestables como la hipovolemia, shock cardiogénico o vasodilatador13.

 

CONCLUSIONES

Cualquier persona puede presenciar en un momento determinado una parada cardiorrespiratoria, por lo que es necesario que todos tengamos una serie de conocimientos mínimos para saber actuar ante esta situación mediante la puesta en marcha de la RCP. Es igual de importante saber realizar la RCP como saber identificar cuando nos encontramos ante una PCR, pues dependiendo de esto hay que actuar de una manera o de otra.

Además, la identificación precoz de una parada va a tener una importancia vital en el pronóstico de la persona que la está sufriendo, pues está demostrado que cuanto antes se active la cadena de supervivencia y se realice la desfibrilación precoz, mayor posibilidad de sobrevivir (y con mayor calidad de vida) va a tener la víctima.

El factor clave en la supervivencia es el uso temprano de un desfibrilador automático, por lo que podemos concluir que para ello se hace imprescindible la disposición de estos aparatos en sitios con mucha afluencia de gente como pueden ser aeropuertos, estaciones, centros comerciales, recintos deportivos, etc.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Prieto Valderrey F, García Fernández A, Parias, Ángel N, Villegas del Ojo J, Moreno Millán E, Carbajal Guerrero J, et al. Plan Hospitalario de Asistencia a la Parada Cardiorrespiratoria y la Emergencia Vital. ScMicyuc. 2011;1:1–82.
  2. Europeo P. El CGCOM y CERCP echan ‘dos manos’ para ayudar a concienciar sobre la parada cardíaca y salvar vidas. CGCOM. 2021
  3. Boston Scientific. Paro cardiaco repentino: causas y factores de riesgo [Internet]. 2020 [citado 19 enero 2024]. Disponible en: https://www.bostonscientific.com/es-MX/health-conditions/sudden-cardiac-arrest/Causes-and-Risk-Factors.html
  4. Nodal Leyva PE, López Héctor JG, Domínguez GDLL. Paro cardiorrespiratorio (PCR). Etiología. Diagnóstico. Tratamiento. Rev Cuba Cir. 2006;45(3–4).
  5. Chen M. Electrocardiograma: MedlinePlus enciclopedia médica [Internet]. ADAM. 2016 [citado 19 enero 2024]. p. 5. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007640.htm
  6. Fundación io. Parada cardiorrespiratoria PCR – Fundación iO [Internet]. 2018 [citado 21 de enero de 2024]. Disponible en: https://fundacionio.com/parada-cardiorespiratoria-pcr/
  7. Plaza Moreno E. Algoritmos RCP ERC 2021. European Resuscitation council [Internet].2021 [citado 21 de enero 2024];16.Disponible en: https://www.urgenciasyemergen.com/sdm_downloads/algoritmos-erc-2021-adultos-y-pediatria/
  8. Cómo actuar ante una parada cardíaca | Asociación Española de Enfermería en Cardiología (AEEC) [Internet]. [citado 22 de marzo 2024].Disponible en: https://www.enfermeriaencardiologia.com/como-actuar-ante-una-parada-cardiaca/
  9. Consejo Europeo de Resucitación. Guía de Soporte Vital Básico Y Dea Edición 2018. Inst Form en emergencias [Internet]. 2018;1–35. [citado 22 de enero 2024]. Disponible en: https://www.eiaf.unileon.es/files/2018/12/pdf_guia-soporte-vital-basico.2016.pdf
  10. SEC. Cada minuto de retraso en el inicio de las maniobras de RCP disminuye hasta un 10 por ciento las posibilidades de supervivencia – Sociedad Española de Cardiología [Internet]. [citado 23 de enero de 2024]. Disponible en: https://secardiologia.es/185-clinica-extrahospitalaria/noticias/927-cada-minuto-de-retraso-en-el-inicio-de-las-maniobras-de-rcp-disminuye-hasta-un-10-por-ciento-las-posibilidades-de-supervivencia
  11. Salvador Montañés O. Beneficios del desfibrilador externo automático en la parada cardiaca presenciada – Sociedad Española de Cardiología [Internet]. Sociedad Española de Cardiología. 2018 [citado 23 de enero de 2024]. Disponible en: https://secardiologia.es/images/publicaciones/libros/cardiologia-hoy-2018.pdf#page=840
  12. Delhomme C, Njeim M, Varlet E, Pechmajou L, Benameur N, Cassan P, et al. Automated external defibrillator use in out-of-hospital cardiac arrest: Current limitations and solutions. Arch Cardiovasc Dis [Internet]. 2019 Mar 1 [citado 24 de enero 2024];112(3):217–22. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.acvd.2018.11.001
  13. Matsuda J, Kato S, Yano H, Nitta G, Kono T, Ikenouchi T, et al. The Sequential Organ Failure Assessment (SOFA) score predicts mortality and neurological outcome in patients with post-cardiac arrest syndrome. J Cardiol [Internet]. 2020;76(3):295–302. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jjcc.2020.03.007

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos