La importancia de la melatonina para la calidad del sueño

6 abril 2024

AUTORES

  1. Beatriz Vicente Serrano. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. España.
  2. Verónica Soriano Palacios. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. España.
  3. Sandra Sánchez Acero. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. España.
  4. Patricia Bintaned Lafuente. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. España.
  5. María Isabel Biescas Portero. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. España.
  6. Esther Bielsa Olleta. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. España.

 

RESUMEN

La melatonina es una hormona producida naturalmente por el cuerpo y que regula nuestro ritmo circadiano y aunque se descubrió hace poco más de 50 años y tiene un papel fundamental en el sueño, es una sustancia aún bastante desconocida. Dado que cada vez dormimos peor, debido a la falta de higiene en el sueño por nuestro estilo de vida, está aumentando la comercialización de suplementos de melatonina de venta libre, sin llegar a conocer del todo sus efectos sobre la salud a largo plazo. Así que considero útil conocer algunas recomendaciones que nos ayuden a alcanzar las etapas profundas de sueño para mejorar nuestro descanso y en definitiva nuestra calidad de vida.

PALABRAS CLAVE

Melatonina, hormona, sueño, vigilia.

ABSTRACT

Melatonin is a hormone produced naturally by the body that regulates our circadian rhythm, and although it was discovered just over 50 years ago and has a fundamental role in sleep, it is still an unknown substance. Given that we sleep increasingly worse due to the lack of sleep hygiene due to our lifestyle, the marketing of over-the-counter melatonin supplements is increasing, without fully understanding their effects on long-term health. So consider it useful to know some recommendations that help us reach the deep stages of sleep to improve our rest and ultimately our quality of life.

KEY WORDS

Melatonin, hormone, sleep, wakefulness.

DESARROLLO DEL TEMA

La melatonina, esa gran hormona aún desconocida, de la cual se han propuesto muchas teorías que la relacionan con numerosos beneficios para nuestro cuerpo, es producida por la glándula pineal, principalmente durante la noche y nos ayuda a regular el ritmo circadiano. La alteración del ritmo de la melatonina se ve gravemente comprometida con la exposición a la luz y contribuye al desfase horario y a la ineficiencia del sueño, lo que perjudica gravemente nuestra salud.

La alta eficacia de la melatonina, la seguridad en su uso por la falta de toxicidad conocida hasta la fecha, la hacen de interés en la medicina clínica.

SÍNTESIS DE LA MELATONINA, METABOLISMO Y MECANISMO DE ACCCIÓN:

La melatonina se produce en la glándula pineal, o epífisis. Ésta es una glándula impar, esférica, situada en el centro del cerebro, sobre el techo del tercer ventrículo cerebral. Aunque también es sintetizada por el resto del cuerpo, como en la retina, la glándula harderiana, el intestino, la piel, el hígado, los riñones, las glándulas adrenales, la glándula tiroides, el timo, el epitelio pulmonar, las células inmunes, los testículos, el páncreas, el cuerpo carotídeo, los ovarios, la placenta, el endometrio y el cerebro1.

La melatonina sintetizada en la glándula pineal actúa como una sustancia endocrina y está implicada en la inducción y mantenimiento del sueño, mientras que la producida en los tejidos extrapineales funciona como una sustancia endocrina, autocrina, paracrina y luminal y actúa localmente. Tiene funciones antiinflamatorias y antioxidantes y se encuentra en una concentración mayor que la producida por la glándula pineal. Pese a ser la misma hormona tiene funciones diferentes1.

En el cerebro se inicia la síntesis de melatonina en la oscuridad. Se produce unos cuarenta y cinco minutos tras apagar las luces blancas. Comienza con la captación del aminoácido triptófano (un aminoácido esencial que proviene de los alimentos) procedente del torrente circulatorio. El triptófano es hidroxilado en la mitocondria mediante la enzima triptófanohidroxilasa y se convierte en 5-hidroxitriptófano. Luego, este compuesto mediante la acción de otra enzima, la descarboxilasa, se convierte en serotonina (parte de esa serotonina nos producirá sensación de bienestar, calma y felicidad, pero otra parte pasará a convertirse en melatonina)2.

La serotonina se convierte en N-acetilserotonina por acción de la N-acetiltransferasa, que después es metilada, en una reacción catalizada por la enzima hydroxilindol-O-metiltransferasa, para dar lugar a la melatonina3.

La melatonina es muy soluble en lípidos y es ampliamente biodisponible. Así que atraviesa las células con mucha facilidad y llega a nuestras mitocondrias. No existen barreras morfológicas para esta molécula. Puede absorberse rápidamente a través de la mucosa nasal, oral o gastrointestinal y distribuirse intracelularmente en todos los órganos2.

Una vez sintetizada, la melatonina se libera al sistema vascular por un mecanismo de difusión simple y se dirige al cerebro y a todos los fluidos corporales, como a la saliva, a la orina, a los folículos preovulatorios, al semen, al líquido amniótico y a la leche materna. Se metaboliza muy deprisa, y llega a todos los tejidos en un periodo muy corto de tiempo. Circula en plasma unida a la albúmina (80%) y el resto en forma libre. La mayor parte se metaboliza fundamentalmente en el hígado y sus metabolitos se excretan en orina y heces4.

Su secreción sigue un ritmo circadiano que responde al ciclo luz/oscuridad. En los seres humanos la mayor secreción de melatonina se produce durante la noche y disminuye en los primeros 30 minutos de exposición a la luz del día. El estímulo para la producción de melatonina es la ausencia de luz5.

Cuando la retina recibe la ausencia de luz, ésta es conducida hacia el núcleo supraquiasmático (NSQ) a través del tracto retinohipotalámico. El trayecto posterior es a través de fibras que descienden por el tallo cerebral hasta la cadena ganglionar cervical superior. Luego, las fibras ganglionares simpáticas alcanzan la glándula pineal, donde se libera norepinefrina que al unirse a los receptores beta adrenérgicos regulará la síntesis de melatonina5.

La melatonina, una vez producida, no se almacena, sino que pasa a la circulación sanguínea cerebral y el líquido cerebroespinal. Tiene una vida media inicial de 2 minutos y otra más de 20 minutos. La acción sobre cada uno de los receptores produce resultados distintos:

  • La unión de la melatonina a los receptores MT1 en el NSQ al inhibir la actividad de éste: efecto promotor del sueño.
  • La unión de la melatonina a los receptores MT2: propiedades cronobióticas (es capaz de modificar la fase y/o el periodo del reloj circadiano). Tienen una distribución más restringida5.
  • La unión de la melatonina a los receptores MT3 o quinona reductasa 2, participan en procesos de detoxificación, de regulación de procesos inflamatorios y de la presión intraocular6.

 

FUENTES DE MELATONINA:

Fuentes endógenas: sintetizada por el propio organismo6.

Fuentes exógenas:

  • Fuentes naturales: se encuentra en los alimentos de origen animal, sobre todo en los huevos y pescados, más que en la carne. Mientras que en los de origen vegetal, se encuentra en los cereales, legumbres y semillas, sobre todo en los pimientos y tomates. También se han observado elevadas cantidades de melatonina en algunos frutos secos, en el café, en algunos tipos de vino, e incluso en plantas medicinales utilizadas en la medicina tradicional china, como la Huang-qin (Scutellaria biacalensis)6.
  • Fuentes artificiales: la suplementación. La Agencia Europea de Evaluación del Medicamentos (EMA) autorizó en 2007 la comercialización de melatonina como fármaco para el tratamiento de trastornos del sueño. En España se introdujo en el 2008 a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Además, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, Consumo y Alimentación (AECOSAN) han autorizado su comercialización como suplemento alimenticio siempre que la cantidad de melatonina no supere los dos miligramos al día6.

 

RECOMENDACIONES CON RESPECTO A LA ADMINISTRACION DE MELATONINA EXÓGENA:

En cuanto a las recomendaciones sobre la melatonina administrada de forma exógena hay que tener en cuenta que una administración en un momento temporal inadecuado puede empeorar la situación del paciente7.

Se ha demostrado que la exposición aguda a concentraciones altas de melatonina o de liberación inmediata promueve una desensibilización e internalización de los receptores MT1 y MT2, lo que no ocurre cuando la exposición se produce imitando el ritmo fisiológico de secreción de melatonina, con melatoninas de liberación prolongada. Por tanto, dosis más altas de melatonina o de liberación inmediata pueden resultar menos eficaces para inducir el sueño8.

Con una dosis oral de melatonina de liberación inmediata, se alcanza en pocos minutos un pico, que ejerce su efecto hipnótico. Es rápidamente metabolizada y se elimina en 3-4 h. Así cuando la melatonina fisiológica debería estar en su máxima concentración, lo que hay es una depresión en los niveles, ya que la secreción endógena se inhibe, y por tanto sufrirás de despertares precoces. Las formas de liberación prolongada tienen una absorción más lenta y sostenida, con lo que el pico de dosis se retrasa y es de menor magnitud, y los niveles se mantienen durante 8-10 h, de una forma similar a la curva fisiológica de secreción de la melatonina endógena y por tanto habrá mejor calidad de sueño8.

Para inducir el sueño se recomienda la administración sublingual frente a la oral. Mientras que para su uso como antioxidante se recomienda su administración oral8.

POSIBLES APLICACIONES TERAPÉUTICAS DE LA MELATONINA:

En la actualidad todavía se están investigando las posibles aplicaciones terapéuticas de la melatonina. La mayoría de los estudios se han realizado en animales de experimentación y todavía se requieren más datos en seres humanos, sobre todo de su uso a largo plazo, ya que la melatonina se comercializa como suplemento de manera indiscriminada sin conocer sus efectos colaterales a largo plazo. Sus posibles aplicaciones terapéuticas, todavía algunas de ellas en estudio son9:

Regulador del sueño:

  • Se ha demostrado que la melatonina ejerce un efecto hipotermizante central moderado, que se asocia con la señal fisiológica que desencadena el sueño.
  • Aminorar los efectos psicológicos y fisiológicos del jet lag.
  • Para personas con turnos rotarios, para que puedan dormir durante el día si trabajan de noche.
  • Persona ciega con problemas de sueño por la falta de visión, para que puedan sincronizar el ritmo circadiano, ayudándose de la melatonina.
  • En personas mayores de 60 años, la administración de melatonina en dosis de 2 a 5mg de 30 a 60 minutos antes de dormir, aumenta positivamente la duración del sueño. Como consecuencia mejora también su alerta durante el día que no se ve afectada como con otros medicamentos como las benzodiacepinas9.

 

Agente oncostático:

  • Especialmente en los tumores hormono-dependientes.
  • En numerosos tipos de tumores, como el de próstata, sarcomas, colorrectal, hepatocarcinoma, melanoma, tumores neurales, carcinomas laríngeos, cáncer de ovarios, de mama, de piel y de cérvix. En ellos, la melatonina inhibe la proliferación in vitro de células tumorales y su capacidad invasora10.

 

Agente antioxidante:

La melatonina, al ser muy soluble en lípidos, llega a todos los compartimentos de las células y atraviesa las membranas celulares y la barrera hematoencefalica y placentaria:

  • Tiene una función neutralizante directa de los radicales libres.
  • Estimula la actividad de enzimas antioxidantes.
  • Incrementa la eficiencia de la fosforilación oxidativa mitocondrial y reduce el escape de electrones.
  • Aumenta la eficiencia de otros antioxidantes11.

 

Regulador del sistema inmune:

  • Existe una interrelación entre el sistema neuroendocrino e inmune y comparten un lenguaje bioquímico común y bidireccional de comunicación (neurotransmisores, hormonas neuroendocrinas, citoquinas y sus respectivos receptores)12.

 

Otras posibles indicaciones terapéuticas de la melatonina:

  • Rejuvenecedor.
  • Modulador de la hematopoyesis.
  • Analgésico o hipnótico.
  • Regulador de la función cardiovascular13.

 

¿QUE SON LOS TRANSTORNOS DEL SUEÑO?:

Los trastornos del sueño son enfermedades que producen un impacto negativo en:

  • La calidad de vida del paciente.
  • La productividad laboral.
  • El desempeño del rol familiar.
  • En la utilización de recursos sanitarios.
  • En la arquitectura del sueño.
  • Es un factor de riesgo para desarrollar síndrome metabólico, síndrome coronario agudo, hipertensión, aumenta las tasas de morbilidad, de hospitalización y de accidentes.
  • Es un factor de riesgo para desarrollar trastornos mentales como depresión, ansiedad, y alcoholismo14.

 

Se dividen en:

  • Primarios: o no asociados a condiciones médicas, psicológicas o sustancias.
  • Secundarios: por trastornos neurológicos, psiquiátricos o por mal estilo de vida14.

 

El sueño se regula a través de dos grupos de sustancias, además de la melatonina:

  • Sustancias con función inhibidora, inactivan neuronas encargadas del mantenimiento de la vigilia: el GABA es el principal neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central.
  • Sustancias con función moduladora, la adenosina es un neuromodulador del sistema nervioso central con importantes efectos sobre la regulación del sueño, ya que tanto a la propia adenosina como a sus agonistas selectivos se les han atribuido propiedades hipnogénicas15.

 

El tratamiento no farmacológico para ambos tipos se basa en seguir unas normas básicas de higiene de sueño que se detallan a continuación14.

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL SUEÑO:

Seguir unas normas básicas de higiene de sueño:

  • Evitar el uso de dispositivos electrónicos de luz azul o verde, al menos dos horas antes del horario de sueño habitual o en su defecto utilizar programas que cambien el espectro de luz hacia el amarillo de los dispositivos.
  • Dormir en oscuridad, no dejando la luz o la televisión encendidas.
  • Utilizar un antifaz en el caso de que no pueda evitarse la contaminación lumínica de la calle.
  • Asegurar un ambiente para dormir silencioso. Si es necesario, se puede insonorizar con un buen aislante acústico.
  • Mantener la temperatura de la habitación entre 18-21°C.
  • Elegir un colchón de firmeza media: ni demasiado blando ni demasiado duro. Probar el colchón antes de comprarlo. Evitar las almohadas muy altas y las de plumas.
  • Mantener la habitación limpia y ordenada.
  • Procurar pintar el dormitorio con tonos pastel (azul, verde, amarillo, lila) o en tonos neutros. Evitar los colores intensos y excitantes.
  • Evitar televisores, ordenadores, radio en la habitación.
  • Utilizar la habitación únicamente para dormir y para relaciones sexuales. No como área de trabajo.
  • Apagar el móvil o dejarlo fuera de la habitación durante la noche.
  • Dormir las horas necesarias recomendadas para cada etapa vital: recién nacidos (0-3 meses) de 14 a 17 h; lactantes (4-11 meses) de 12 a 15 h; niños pequeños (1-2 años) de 11 a 14h; niños en edad preescolar (3-5 años) de 10 a 13 h; niños en edad escolar (6-13 años) de 9 a 11h; adolescentes de 8 a 10 h; adultos (18-64 años) de 7 a 9 h y ancianos (> 65 años) de 7 a 8 h. Tanto el exceso como la privación de sueño son perjudiciales para el sistema metabólico, endocrino e inmunológico.
  • Llevar horarios regulares de sueño- vigilia. No más de dos horas de diferencia entre días de trabajo y días libres.
  • Mayor exposición a la luz solar.
  • Mayor grado de actividad física durante el día.
  • Administración facultativa de suplementos de melatonina si se precisa.
  • Conocer cuál es el cronotipo individual con el fin de armonizar, si fuera posible, los horarios de trabajo con la tendencia que marca el reloj biológico.
  • Evitar el ejercicio físico intenso al menos dos horas antes de acostarse.
  • Limitar la siesta a un máximo de 20-30 min tras la comida. En el caso de estar muy privado de sueño, dormir durante unos 90 min seguidos, para despertar al final de un ciclo completo de sueño. Pero se debe evitar la siesta si se tiene mayor dificultad para dormir por la noche.
  • Evitar comidas copiosas antes de acostarse. Así como evitar los alimentos que producen flatulencia, acidez o reflujo.
  • Evitar ingerir líquidos antes de ir a dormir durante el día, para no tener despertares nocturnos.
  • Reproducir ciertas rutinas de desconexión y relajación: técnicas de relajación, ducha caliente, bebida caliente, lectura monótona. Se puede tener un ritual que le indique al cuerpo que llega la hora de irse a la cama.
  • Ingerir alimentos ricos en triptófano (precursor de melatonina y serotonina) por la tarde, como lácteos, plátanos, carne, pescado azul o frutos secos (nueces), así como hidratos de carbono de absorción lenta, como la miel en pequeña cantidad y el pan integral.
  • Moderar el consumo de bebidas ricas en metilxantinas, como el café, el té y el chocolate, y los alimentos con alto contenido en aminas biógenas (tiamina e histamina) como quesos curados y vino. Tener en consideración la susceptibilidad individual de cada persona.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol16.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Matheus N, Mendoza C, Gutiérrez JEM, Alcalde A. La melatonina, un potente inmunomodulador. Revista del Colegio de Médicos Veterinarios del Estado Lara [Internet]. 2012 [citado el 12 de enero de 2024];2(3):10–9. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3953555
  2. Illnait-Ferrer J. Melatonina: actualidad de una hormona olvidada. Rev CENIC [Internet]. 2012;43(3). Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=181226874007
  3. Melatonina en los trastornos de sueño [Internet]. Elsevier.es. [citado el 16 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-295-avance-resumen-melatonina-los-trastornos-sueno-S0213485318302007
  4. Lobato Poncela A. La Melatonina más allá del Ritmo Circadiano. Universidad de Valladolid; 2015.
  5. Jiménez-Genchi A, Guarneros-Roniger DD, Barrera-Medina A, et al. Actualidades en las aplicaciones clínicas de la melatonina en trastornos del sueño. Rev Mex Neuroci. 2013;14(1):39-43.
  6. Alonso Martín M. La melatonina, novedosa biomolécula con propiedades anticancerígenas: mecanismos de acción antitumorales. Revisión narrativa. Universidad de Valladolid; 2020.
  7. Capdevila ÒS. Melatonina. Su uso en pediatria [Internet]. Scpediatria.cat. [citado el 12 de enero de 2024]. Disponible en: http://www.scpediatria.cat/docs/ciap/2014/pdf/19OSans_2-CIAP2014.pdf
  8. Poza JJ, Pujol M, Ortega-Albás JJ, Romero O. Melatonina en los trastornos de sueño. Neurologia [Internet]. 2022;37(7):575–85. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0213485318302007
  9. Oviedo NJ, Camejo MI. La melatonina: ¿un posible agente terapéutico? Interciencia [Internet]. 2001;26(3):103–7. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33905403
  10. Berasategui Criado A. Acciones antiestrogénicas de la melatonina y cáncer de mama. UCrea Repositorio abierto de la Universidad de Cantabria; 2020
  11. De C, Galván T, Guisado Barrilao R, García MC, Ochoa J, Ocaña Wilhelmi J, et al. Antioxidantes y ejercicio físico: funciones de la melatonina [Internet]. Redalyc.org. [citado el 17 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/3233/323327655004.pdf
  12. Carrillo-Vico A. Melatonina exógena y endógena en el sistema inmune: Efecto biológicos y mecanismos de acción. Universidad de Sevilla; 2005.
  13. Researchgate.net. [citado el 17 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/Maria-Camejo-2/publication/298933304_Melatonin_A_possible_therapeutic_agent/links/5730d81408ae08415e6a8039/Melatonin-A-possible-therapeutic-agent.pdf
  14. Edu.co. [citado el 12 de enero de 2024]. Disponible en: https://repository.urosario.edu.co/server/api/core/bitstreams/e70fe9dd-6aa3-4437-9236-578514925f65/content
  15. Uib.es. [citado el 12 de enero de 2024]. Disponible en: https://dspace.uib.es/xmlui/bitstream/handle/11201/1737/TFG_GBIO_LuciaLoubetOliver.pdf?sequence=1
  16. Andréu MM, Madrid Pérez JA, Ángeles Martínez M, Javier F, Cuesta P, Romero O, et al. Revista de Neurología [Internet]. Org.es. [citado el 12 de enero de 2024]. Disponible en: https://ses.org.es/wp-content/uploads/2016/12/rev-neurologia2016.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos