Plan de cuidados de enfermería en una artroplastia total de cadera. Un caso clínico

10 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Rubén Garza Casado. Graduado en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermero del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
  2. Ignacio Ortillés Loras. Graduado en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermero del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
  3. Carla Jiménez Herrera. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
  4. Lidia Hernández Gil. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital de Barbastro. Huesca, España.
  5. Andrea Moya Moreno. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital Universitario San Jorge. Huesca, España.
  6. Elena Loscertales Aineto. Graduada en Enfermería en la Universidad Pública de Zaragoza. Enfermera del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.

 

RESUMEN

La prótesis total de cadera o artroplastia total de cadera es la intervención quirúrgica que va dirigida a reemplazar la articulación de la cadera bien por el estado deteriorado de esta, generalmente por artrosis u otras enfermedades reumáticas, o por traumatismos que han provocado en ella una fractura, normalmente a la altura del cuello del fémur. La intervención consiste en cambiar tanto la cabeza del fémur como el acetábulo de la pelvis. Esta nueva articulación sirve principalmente para aliviar el dolor, disminuir la rigidez y mejorar la movilidad del paciente.

Desde enfermería, resulta imprescindible realizar un plan de cuidados individualizado para cada paciente, donde podamos atender y tratar todos los problemas que aparecen a raíz de la intervención quirúrgica. Asimismo, también es importante conocer las principales complicaciones con las que nos podemos encontrar y saber detectarlas y resolverlas de manera inmediata.

PALABRAS CLAVE

Artroplastia de cadera, artritis, complicaciones.

ABSTRACT

Total hip replacement or total hip arthroplasty is the surgical intervention aimed at replacing the hip joint either due to its deteriorated state, generally due to osteoarthritis or other rheumatic diseases, or due to trauma that has caused a fracture, normally at the level of the neck of the femur. The operation consists of replacing both the head of the femur and the acetabulum of the pelvis. This new joint serves mainly to relieve pain, reduce stiffness and improve the patient’s mobility.

In nursing, it is essential to draw up an individualized care plan for each patient, where we can attend to and treat all the problems that appear because of the surgery. It is also important to be aware of the main complications that we may encounter and to know how to detect and resolve them immediately.

KEY WORDS

Hip arthroplasty, arthritis, complications.

INTRODUCCIÓN

La prótesis total de cadera (artroplastia total de cadera) es una operación dirigida a reemplazar la articulación de la cadera que está deteriorada, generalmente por una artrosis o tras una fractura del cuello del fémur.

La articulación de la cadera es una articulación esférica, formada por la cabeza del fémur y articulada perfectamente con una cavidad que hay en el hueso de la pelvis llamada acetábulo. La superficie de estos dos huesos está recubierta por una zona más suave y algo depresible llamada cartílago articular. Cuando hay artrosis, este cartílago sufre un proceso de desgaste, dejando sin protección el hueso subyacente, con lo que se produce aspereza y deformidad de la articulación, lo que se traduce en dolor y limitación del movimiento. Por ello es probable que haya cojera en la pierna y esta quede algo más corta.

La operación de sustitución total de la cadera consiste en reemplazar ambas superficies: tanto la cabeza del fémur como el acetábulo de la pelvis. Esta nueva articulación va destinada a aliviar el dolor, disminuir la rigidez y, en muchos casos, restablecer la longitud de la pierna, ayudando así a mejorar la movilidad.

Generalmente la operación se realiza en gente mayor (a partir de los 65-70) años que sufren artrosis, pero también en gente más joven como consecuencia de fracturas de cadera u otros problemas como necrosis de la cabeza del fémur, displasia de cadera o artritis reumatoide1.

PREOPERATORIO:

Es probable que antes de la operación sean necesarias varias pruebas, como análisis de sangre y orina, un electrocardiograma (ECG) y radiografías para ayudar a planificar con mayor exactitud la cirugía. También es necesario preparar adecuadamente la piel, ya que esta no debe tener ninguna infección ni irritación antes de la operación.

INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA:

En el reemplazo de la cadera en su totalidad, se quita el hueso y el cartílago dañados y se los reemplaza por componentes protésicos. En primer lugar, se quita la cabeza femoral dañada y esta es cambiada por un vástago de metal que se coloca en el centro ahuecado del fémur. El vástago femoral puede cementarse o fijarse a presión en el fémur. En la parte superior del vástago, se coloca una esfera de metal o de cerámica, la cual reemplaza a la cabeza femoral dañada que se quitó con anterioridad.

Además, se quita la superficie del cartílago dañado de la cavidad y se cambia por una cavidad de metal. En ocasiones se emplean tornillos o cemento para mantener la cavidad en su lugar. Se introduce un espaciador de plástico, cerámica o metal entre la esfera nueva y la cavidad de metal para crear una superficie de deslizamiento suave que permita el movimiento. Por lo general, el procedimiento quirúrgico suele durar entre 1-2 horas.

POSTOPERATORIO:

Entre los principales cuidados postoperatorios que hay que tener los días siguientes a la intervención quirúrgica podemos destacar los siguientes:

  • Control del dolor. Existen varios tipos de medicamentos que se utilizan para controlar el dolor como los opioides, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), el paracetamol y los anestésicos locales. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con el grupo de los opioides, pues además del efecto analgésico también tienen efectos narcóticos y pueden ser muy adictivos, por lo que solo se podrán consumir por orden médica.
  • Cuidado de la herida. El paciente llevará puntos de sutura o grapas a lo largo de la herida quirúrgica. Estos puntos se quitarán unas dos semanas después de la intervención. Mientras tanto, habrá que evitar mojar la herida, mantenerla seca, limpia y desinfectada.
  • Dieta. Una dieta equilibrada, a menudo con un suplemento de hierro es importante para favorecer la cicatrización adecuada de los tejidos y para recuperar la fuerza de los músculos. Es importante además ingerir abundantes líquidos.
  • Actividad. El ejercicio es una parte fundamental, sobre todo durante las primeras semanas después de la cirugía. Es de gran importancia incluir un programa de caminata gradual para aumentar la movilidad poco a poco, la reanudación de otras actividades domésticas habituales (sentarse, ponerse de pie, subir escaleras) y la realización de ejercicios específicos varias veces al día para recuperar el movimiento y fortalecer la cadera.

 

POSIBLES COMPLICACIONES POSTQUIRÚRGICAS:

La tasa de complicaciones postquirúrgicas en las prótesis de caderas es baja. Las complicaciones graves como la infección de la articulación ocurren en menos del 2%. Sin embargo, tener enfermedades crónicas puede aumentar el riesgo de sufrir estas complicaciones. Cuando estas ocurren, suponen una prolongación o limitación en la recuperación completa de la intervención quirúrgica. Entre las principales complicaciones encontramos:

  • Infección. Puede ocurrir una infección superficial en la herida quirúrgica o también puede ser profunda alrededor de la prótesis. Por lo general, las infecciones leves se tratan con antibióticos. Las infecciones graves o profundas a veces requieren otra cirugía y la extracción y recambio de la prótesis. Si hay una infección previa a la operación, es posible que esta se propague a la articulación reemplazada.
  • Coágulos sanguíneos. Se trata de una de las complicaciones más frecuentes en la artroplastia de cadera completa. Estos coágulos que se forman en la pierna inmovilizada pueden poner en peligro la vida del paciente si se liberan y se trasladan a los pulmones (embolia pulmonar). Por ello es importante incluir en el tratamiento el uso de medicamentos anticoagulantes, medias de compresión y ejercicios de movilización precoz.
  • Desigualdad del largo de las piernas. En ocasiones, el paciente puede sentir que tiene una pierna más larga o corta que la otra. A veces, se requiere del uso de un alza después de la cirugía para sentirse más cómodo.
  • Luxación. Esto ocurre cuando la esfera protésica sale de la cavidad de metal. El riesgo de luxación es más alto en los primeros meses postcirugía, cuando los tejidos aún están cicatrizando. Por lo general, una reducción cerrada reubica la esfera en su lugar, pero hay casos en los que es necesario operar de nuevo.
  • Otras complicaciones. Entre ellas caben destacar lesiones en los vasos sanguíneos y los nervios, sangrado, rigidez, dolor mal controlado.

 

CÓMO EVITAR COMPLICACIONES POSTQUIRÚRGICAS:

Reconocer los signos de un coágulo de sangre:

Durante las siguientes semanas a la cirugía, es posible que se siga recomendando tomar los medicamentos anticoagulantes para evitar la formación de coágulos sanguíneos. Saber detectar los signos de advertencia resulta fundamental. Estos signos son principalmente un dolor en la pierna que no se relaciona con la herida quirúrgica, sensibilidad o enrojecimiento en la pantorrilla y aparición o aumento de la hinchazón en el muslo, pierna, tobillo o pie.

Si desafortunadamente el coágulo se ha formado y ya se ha expulsado al resto de la circulación, llegando así a los pulmones, estaremos ante una embolia pulmonar. Los signos de que se está produciendo son: falta de aire repentina o sensación de ahogo, aparición repentina de dolor en el pecho que se puede acompañar o no con la tos.

Prevenir las infecciones:

Una causa frecuente de infección postquirúrgica es el ingreso de bacterias al torrente sanguíneo durante los procedimientos dentales, o cuando hay infecciones en las vías urinarias o en la piel. Por eso es frecuente la toma de antibióticos los días siguientes a la intervención. Los principales signos de alarma ante una posible infección son: fiebre persistente, escalofríos, aumento del enrojecimiento, sensibilidad o hinchazón de la herida, supuración de la herida quirúrgica y aumento notable del dolor de la cadera con la actividad y el reposo.

Evitar caídas:

Una caída fortuita durante las primeras semanas después de la cirugía puede dañar la nueva cadera y requerir de otra intervención. Es recomendable el uso de bastón, muletas, andador o tener a alguien que ayude hasta que mejore el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza2.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Hombre de 64 que ingresa en el servicio de traumatología tras intervención quirúrgica en la que se le realiza una artroplastia total de cadera.

Como antecedentes personales presenta gastroenteritis infecciosa (2008), neumonía (2012), dislipemia (2018) y osteoporosis (2021). Antecedente quirúrgico de prótesis total de rodilla izquierda en 2015. Como enfermedad actual presenta prótesis total de cadera derecha tras fractura cerrada de cuello de fémur.

A su llegada a planta tras la intervención quirúrgica objetivamos los siguientes datos: TA (126/77 mmHg), FC 85 ppm, Sat. O2 99% basal, temperatura de 36,4ºC y Glasgow de 15. Paciente normocoloreado y normohidratado, consciente y orientado en espacio-tiempo, colaborador en la entrevista, acompañado por su mujer. Niega dolor a la llegada (EVA 2). Portador de vía periférica de calibre 18G en el antebrazo izquierdo.

Refiere que ayer por la mañana mientras trabajaba en el campo con su tractor sufrió una caída, precisando de traslado al Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa en ambulancia. Comenta que él siempre ha sido autónomo para la realización de las actividades básicas de la vida diaria, pero reconoce que ahora va a estar un tiempo en el que va a necesitar ayuda.

Paciente exfumador de medio paquete de cigarrillos al día desde hace ya 10 años. Nos indica que en su domicilio suele llevar una dieta equilibrada y variada, baja en grasas e hiposódica. Comenta que reparte todas sus comidas en dos o tres tomas (comida, cena y a veces merienda), ya que por las mañanas se levanta con el estómago “cerrado” y solamente desayuna un café cortado. El paciente suele beber unos dos litros de agua al día.

Refiere orinar en su domicilio 5-6 veces al día y suele hacer de vientre todos los días de 2-3 veces. Explica que las heces suelen ser blandas, de aspecto normal y bien formadas.

Comenta que es una persona que le encanta pasar el día en el campo y en su huerto. Dice estar preocupado por el tiempo que va a estar sin poder salir al monte. Él suele dormir en casa unas seis horas y a menudo se despierta por las noches, reconoce que eso a veces le provoca estar más cansado durante el día. También nos explica que esta noche previa a la intervención ha dormido muy mal por el dolor en la zona de la cadera, por lo que ha precisado de medicación analgésica. El paciente suele ser válido para vestirse y desvestirse por sí mismo, aunque es consciente de que ahora necesitará ayuda para colocarse algunas prendas.

Observamos buen aspecto general en el paciente, piel limpia y cuidada. Presencia de herida quirúrgica en la zona de la cadera derecha con buen aspecto, apósito limpio, apenas un poco de restos hemáticos en él. Comenta que ahora necesitará ayuda parcial para la realización de algunas actividades de higiene personal.

La mujer recalca que el paciente suele estar un poco despistado con la medicación habitual que toma en su domicilio, pero ella se acuerda y controla que la vaya tomando adecuadamente. Además, ambos comentan que tienen un hijo de 30 años independizado que trabaja en Alemania y que lo echan mucho de menos.

VALORACIÓN DE ENFERMERÍA SEGÚN LAS 14 NECESIDADES DE VIRGNIA HENDERSON

Una vez ingresado el paciente en la unidad de traumatología y realizada la entrevista, se procede a realizar la valoración de enfermería conforme a las 14 necesidades de Virginia Henderson.

  1. Necesidad de oxigenación: Sin alteraciones. Exfumador de medio paquete de cigarrillos al día desde hace 10 años. Saturación de 99% basal.
  2. Necesidad de nutrición e hidratación: Sin alteraciones. Consume una dieta variada y equilibrada, baja en grasas e hiposódica. Normohidratado.
  3. Necesidad de eliminación: Suele orinar 5-6 veces al día y hacer de vientre 2-3 por día. Sin alteraciones encontradas.
  4. Necesidad de moverse y mantener posturas adecuadas: Le gusta caminar y mantenerse activo por el campo y su huerto. Desde la intervención de esta mañana, precisa de ayuda para la movilización.
  5. Necesidad de dormir y descansar: En su domicilio suele dormir 6 horas y a veces se despierta por la noche, lo que le hace estar más cansado durante el día. Esta noche ha requerido de medicación analgésica por el dolor.
  6. Necesidad de vestirse y desvestirse: siempre ha sido autónomo para vestirse y desvestirse. Reconoce que va a necesitar ayuda parcial durante un tiempo para colocarse algunas prendas.
  7. Necesidad de mantener la temperatura corporal: Sin alteraciones. En planta temperatura de 36,4ºC; normotermia.
  8. Necesidad de mantener la higiene corporal y la integridad de la piel: Buen aspecto general, piel limpia. Tiene una herida quirúrgica reciente con buen aspecto en la cadera derecha. Necesita ayuda parcial para el aseo personal.
  9. Necesidad de evitar peligros y entorno: Paciente consciente y orientado. No dolor a su llegada. La mujer reconoce que tiene que ir recordándole la medicación que tiene que tomar de manera habitual.
  10. Necesidad de comunicarse: Muestra preocupación por la evolución que pueda tener su cadera.
  11. Necesidad de vivir según sus creencias y valores: Sin alteraciones observadas.
  12. Necesidad de trabajar y sentirse realizado: Se dedica a la agricultura. Sin alteraciones observadas.
  13. Necesidad de participar en actividades recreativas: No se observan alteraciones.
  14. Necesidad de aprendizaje: No se observan alteraciones.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA SEGÚN LA TAXONOMÍA NANDA, NOC Y NIC3,4

DIAGNÓSTICOS ENFERMEROS DE AUTONOMÍA:

Movilización y mantenimiento de una buena postura (suplencia parcial).

  • Objetivo: Facilitar la movilización corporal y conservar en todo momento una postura corporal adecuada y la fuerza y tono muscular.
  • Intervención: Ayuda para moverse, adoptar posturas adecuadas y mantener el tono y la fuerza muscular.
  • Actividades:
    • Adaptar el medio de tal forma que facilitemos al paciente su movilización, dentro de sus limitaciones.
    • Movilizar al paciente en aquellas situaciones que así lo requieran, imitando el movimiento del cuerpo humano y sin mover todo el cuerpo a la vez.
    • Desaconsejamos al paciente que levante pesos.
    • Reflejar en el plan de cuidados las condiciones de movilización, el personal necesario y posición en la que debe quedar el paciente.

 

Vestido y arreglo personal (suplencia parcial).

  • Objetivo: Procurar el uso adecuado de las prendas de vestir y de los objetos de arreglo personal.
  • Intervención: Ayuda para vestirse y desvestirse.
  • Actividades:
    • Valorar el grado de autonomía del paciente para vestirse y desvestirse.
    • Proporcionar al paciente intimidad.
    • Favorecer que el paciente se coloque por sí mismo todas las prendas de vestir que él pueda, dejándole el tiempo que le sea necesario.
    • Aconsejar al paciente la utilización de ropa cómoda y fácil de poner, como puede ser el pijama o el chándal.
    • Facilitar dispositivos (o ayuda personal, en caso de que así se requiera) que puedan resultar de ayuda al paciente para vestirse y desvestirse.

 

Higiene y cuidado de la piel, mucosas y faneras (suplencia parcial).

  • Objetivo: Mantener en todo momento la piel, mucosas y faneras limpias y cuidadas.
  • Intervención: Ayuda para la higiene y cuidado de la piel, mucosas y faneras.
  • Actividades:
    • Garantizar la intimidad del paciente durante el aseo en todo momento.
    • Explicar al paciente o cuidador: cómo realizar la higiene durante su estancia en el hospital, cómo utilizar los dispositivos de seguridad para prevenir caídas y accidentes en el baño y la importancia de avisar ante la aparición de incidencias y de no bloquear la puerta del baño.
    • Secar minuciosamente con las toallas, teniendo especial cuidado en los pliegues cutáneos y espacios interdigitales.
    • Aplicar crema hidratante por todo el cuerpo con un ligero masaje hasta su total absorción, si esta no está contraindicada.

 

DIAGNÓSTICOS ENFERMEROS DE INDEPENDENCIA:

[00095] Insomnio r/c patrón del sueño insuficiente e ineficaz m/p cansancio durante el día y dormir 6 horas.

DEFINICIÓN: Trastorno de la cantidad y calidad del sueño que deteriora el funcionamiento.

  • Objetivo principal: El paciente corregirá su patrón de sueño, de tal forma que lo aumentará hasta llegar a las 8 horas de sueño diarias sin despertarse durante su ingreso.
  • Objetivo específico: El paciente aprenderá la importancia de descansar las horas necesarias mientras esté ingresado.

 

NOC:

  • [0004] Sueño. Indicadores:
    • [000401] Horas de sueño.
    • [000404] Calidad del sueño.
    • [000406] Sueño interrumpido.

NIC:

  • [1850] Mejorar el sueño. Actividades:
    • Fomentar el aumento de las horas de sueño.
    • Observar y registrar el patrón y número de horas de sueño del paciente.
    • Ajustar el ambiente (luz, ruido, temperatura…) para favorecer el sueño.
    • Animar al paciente a que establezca una rutina a la hora de irse a la cama para facilitar la transición del estado de vigilia al de sueño.

 

[00155] Riesgo de caídas r/c intervención quirúrgica m/p trastorno de la movilidad reciente.

DEFINICIÓN: Susceptible de sufrir un aumento de la vulnerabilidad a las caídas, que puede causar daño físico y comprometer la salud.

  • Objetivo principal: El paciente mantendrá la integridad física durante su estancia en el hospital.
  • Objetivo específico: El paciente mejorará el equilibrio y aprenderá a desplazarse con dispositivos que faciliten su movilidad durante el ingreso.

 

NOC:

  • [0918] Atención al lado afecto. Indicadores:
    • [091803] Protege el lado afecto cuando se coloca.
    • [091813] Mantiene el control postural.

NIC:

  • [6490] Prevención de caídas. Actividades:
    • Mantener los dispositivos de ayuda en buen estado de uso.
    • Bloquear las ruedas de las sillas, camas o camillas en la transferencia del paciente.
    • Proporcionar al paciente dependiente medios de solicitud de ayuda (timbre o luz de llamada) cuando el cuidador esté ausente.
    • Evitar la presencia de objetos desordenados en la superficie del suelo.

 

[00148] Temor r/c preocupación por la evolución de la intervención m/p verbalización del paciente.

DEFINICIÓN: Respuesta a la percepción de una amenaza que se reconoce conscientemente como un peligro.

  • Objetivo principal: El paciente conseguirá eliminar el temor que le produce la lesión en el tiempo que esté en la unidad.
  • Objetivo específico: El paciente aprenderá la evolución que debe seguir su herida quirúrgica y los plazos de rehabilitación en los próximos días.

 

NOC:

  • [1302] Afrontamiento de problemas. Indicadores:
    • [130205] Verbaliza aceptación de la situación.
    • [130223] Obtiene ayuda de un profesional sanitario.
  • [1704] Creencias sobre la salud: percepción de amenaza. Indicadores:
    • [170404] Preocupación sobre enfermedad o lesión.
    • [170405] Preocupación sobre posibles complicaciones.
    • [170412] Impacto percibido sobre el estado funcional.

NIC:

  • [5230] Mejorar el afrontamiento. Actividades:
    • Ayudar al paciente a identificar los objetivos apropiados a corto y largo plazo.
    • Ayudar al paciente a evaluar los recursos disponibles para lograr los objetivos.
    • Ayudar al paciente a desarrollar una valoración objetiva del acontecimiento.
    • Alentar una actitud de esperanza realista como forma de manejar los sentimientos de impotencia.

 

COMPLICACIONES POTENCIALES (CP):

CP: Dolor secundario a intervención quirúrgica reciente.

  • Objetivos:
    • Instaurar medidas preventivas para evitar la aparición del dolor.
    • Instaurar medidas para la detección precoz de dolor.
  • Intervenciones:
    • Valorar diariamente el dolor del paciente mediante la escala EVA.
    • Aplicar el tratamiento analgésico prescrito por orden médica para evitar la aparición de dolor.

 

CP: Flebitis y/o extravasación secundaria a catéter venoso periférico.

  • Objetivos:
    • Instaurar medidas preventivas para evitar la flebitis y/o extravasación.
    • Instaurar medidas para detectar precozmente signos y síntomas indicadores de flebitis y/o extravasación en el punto de inserción de la vía periférica.
  • Intervenciones:
    • Vigilar el estado de la vía periférica a diario y cambiar el apósito fijador máximo cada dos días.

 

CP: Infección secundaria a herida quirúrgica.

  • Objetivos:
    • Instaurar medidas preventivas para evitar la aparición de infección en la herida quirúrgica.
    • Instaurar medidas para la detección precoz de signos y síntomas indicadores de infección.
  • Intervenciones:
    • Revisión diaria del estado de la herida quirúrgica.
    • Cura de herida quirúrgica en ambiente estéril máximo cada dos días.

 

CP: Embolia pulmonar secundaria a intervención quirúrgica en miembro inferior.

  • Objetivos:
    • Instaurar medidas preventivas para evitar la aparición de embolia pulmonar.
    • Instaurar medidas para detectar precozmente la aparición de signos y síntomas indicadores de embolismo pulmonar.
  • Intervenciones:
    • Aplicar el tratamiento anticoagulante prescrito por orden médica para prevenir la formación de coágulos sanguíneos en la zona de la intervención.
    • Vigilar que no aparezcan síntomas indicadores de coágulos sanguíneos (dolor en la pierna no relacionado con la IQ, sensibilidad o enrojecimiento de la pantorrilla, hinchazón…) y embolia pulmonar (sensación de ahogo, dolor en el pecho repentino…).

 

CONCLUSIONES

La elaboración de un plan de cuidados personalizado para cada paciente nos permite ajustarnos a las necesidades de este de forma individualizada, lo cual se traduce en unos cuidados de mayor calidad, un acortamiento de la estancia hospitalaria y, por encima de todo, una mayor satisfacción por parte del mismo paciente. Es de gran importancia que, desde enfermería, no solo se trate la patología del enfermo, sino a la persona en su conjunto, tratando de solucionar los problemas derivados de la enfermedad y previniendo la aparición de posibles complicaciones.

En el caso de los pacientes que son intervenidos para colocarles prótesis de cadera, cabe destacar la limitación que ello les supone en sus necesidades de autonomía, las cuales deberemos de prestar especial atención para suplirlas mientras estén ingresados en el hospital.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Delgado Torné E. Prótesis total de cadera [Internet]. Castellón: DELGADOTRAUMA; 2018 [23 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.delgadotrauma.com/protesis-total-de-cadera-delgado/
  2. Bolanos A. Reemplazo total de cadera (Total Hip Replacement) – OrthoInfo – AAOS [Internet]. Aaos.org; 2021 [23 de febrero de 2024]. Disponible en: https://orthoinfo.aaos.org/es/treatment/reemplazo-total-de-cadera-total-hip-replacement/
  3. Luis Rodrigo Mª T. Los diagnósticos enfermeros. 9ª edición. Barcelona: Elsevier Masson; 2013.
  4. NNNConsult [internet] Relx Group. NANDA internacional, NOC, NIC. [24 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.nnnconsult.com.roble.unizar.es:9443/index.php

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos