Proceso de atención de enfermería en paciente con síndrome de escaldadura estafilocócica. Caso clínico

24 abril 2024

 

AUTORES

  1. María del Pilar Sáez Ruiz. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Rosa Isabel Rodríguez Castillo. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Sara Allona López. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  4. África Borja Navarro. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Elvira María Gracia Esteve. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Marta Espona Vizán. Enfermera, Unidad Infecciosas, Hospital Infantil Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

El síndrome de escaldadura estafilocócica o Enfermedad de Ritter es una enfermedad causada por la bacteria Staphylococcus aureus, cuyas toxinas exfoliativas producen lesiones ampollosas y descamativas en la piel. También hay síntomas sistémicos como fiebre, malestar general e irritabilidad.

PALABRAS CLAVE

Síndrome estafilocócico de la piel escaldada, atención de enfermería, staphylococcus aureus.

ABSTRACT

Staphylococcal scald syndrome or Ritter’s disease is a disease caused by Staphylococcus aureus bacteria, whose exfoliative toxins produce blistering and scaling skin lesions. There are also systemic symptoms such as fever, malaise and irritability.

KEY WORDS

Staphylococcal scalded skin syndrome, nursing care, staphylococus aureus.

INTRODUCCIÓN

La piel es la barrera principal estructural del organismo y todo lo que conlleve una alteración en la misma, favorece la aparición de una infección. Las infecciones de la piel y tejidos blandos están entre las más frecuentes en niños, teniendo un amplio espectro de gravedad1.

El síndrome de piel escaldada estafilocócica (SPEE) o Enfermedad de Ritter fue descrita por primera vez en 18782.

Es una grave afección cutánea con repercusión sistémica como: fiebre, hiporexia, irritabilidad y malestar general. Su manifestación dermatológica consiste en una erupción eritematosa generalizada y aparición de ampollas en piel con superficie delgada, la cual se rompe fácilmente con poca presión. La fisiopatología se centra en la inactivación de la desmogleína 1 ubicada en los queratinocitos de la piel por las toxinas exfoliativas A y B del Staphylococcus aureus, provocando exfoliación de la piel3.

Con frecuencia existe una infección superficial (nasofaríngea, conjuntival, umbilical, urinaria), pero a veces no puede evidenciarse el foco inicial. Es característico el signo de Nikolsky (la suave fricción de la piel es suficiente para provocar la separación epidérmica, dejando una superficie roja, brillante y exudativa) que puede obtenerse incluso en la piel aparentemente no afectada4.

El SPEE parece ser más frecuente en los últimos años y aparece principalmente en los meses calurosos, afectando principalmente a niños menores de 5 años. También hay que prestar especial atención al período neonatal, ya que hay un menor aclaramiento de las toxinas de la bacteria por la inmadurez renal característica del lactante. Sin embargo, hay pocos datos clínicos y epidemiológicos en nuestro ámbito poblacional y siempre debe sospecharse en un niño con eriotredermia aguda y afectación conjuntival o peribucal2.

El tratamiento consiste en iniciar antibioterapia, siendo de elección las penicilinas resistentes a penicilinasa3. La cloxacilina consigue la curación sin secuelas, teniendo así un buen pronóstico con lesiones que evolucionan favorablemente sin dejar cicatriz2.

Los cuidados van encaminados a minimizar el riesgo de sobreinfección de la piel y deshidratación4.

 

PRESENTACIÓN CASO CLÍNICO

Niña de 6 años que acude a urgencias por empeoramiento de lesiones cutáneas generalizadas de 48h de evolución. Había sido previamente valorada hace 24h en el mismo servicio por lesiones eritematodescamativas, algunas de ellas ulceradas y otras con desprendimiento de epidermis en narina derecha, cara, pabellón auricular, región retroauricular, cuello y alguna aislada en tronco. Con impresión diagnóstica de impétigo contagioso, se pautó amoxicilina-clavulánico y ácido fusídico con la consiguiente alta. En triaje, se toman las siguientes constantes: Temperatura: 37´3ºC, frecuencia cardíaca de 101 pulsaciones por minuto y tensión arterial de 113/74 mmHg.

Afebril, no cuadro catarral asociado, no sintomatología gastrointestinal, orexia y diuresis conservada. Ambiente epidémico familiar negativo. Ampollas con signo de de Nikolsky positivo a nivel axilar bilateral, costal posterior izquierdo, espalda y pabellón auricular. No afectación mucosa ni palmoplantar. A nivel de orofaringe y ocular sin alteraciones. Ante evolución tórpida, se canaliza vía venosa periférica y se extrae analítica sanguínea (PCR 0,61 mg/dl y PCT 0,06 ng/dl) con hemocultivo (que resulta ser negativo). El frotis cutáneo de las heridas, exudado faringoamigdalar y frotis nasal dan positivo a Staphylococcus aureus (no resistencia a meticilina. Sensible a cloxacilina y ácido fusídico). Streptotest negativo. Se inicia tratamiento con cloxacilina. Ante sospecha de escaldadura estafilocócica se decide ingreso en planta para antibioterapia intravenosa y control clínico.

Una semana después se decide dar el alta a domicilio tras presentar buena evolución de las lesiones y desapareciendo casi por completo la eritrodermia generalizada. Presenta fiebre de 38,2ºC un día después tras el ingreso, manteniéndose afebril después. Refirió prurito intenso inicialmente a pesar de tratamiento con loratadina, por lo que se pautó de rescate hidroxicina y posteriormente dexclorfeniramina. Mejoría progresiva del prurito con ausencia de dolor. Se va de alta domiciliaria con antibiótico vía oral hasta completar 10 días y control por su pediatra.

 

VALORACIÓN DE LAS NECESIDADES BÁSICAS SEGÚN EL MODELO DE VIRGINIA HENDERSON

En este apartado organizamos la información recogida del paciente basándonos en las 14 necesidades de Virginia Henderson:

  1. Respirar normalmente: No se aprecian alteraciones.
  2. Comer y beber adecuadamente: No se aprecian alteraciones.
  3. Eliminar normalmente: Con heridas supurativas se observaban las sábanas manchadas del líquido excretado. Se recambiaban frecuentemente.
  4. Moverse y mantener posturas adecuadas: Por las lesiones generalizadas y la eritrodermia tiene miedo de moverse. Piel más sensible al dolor.
  5. Dormir y descansar: Presenta dolor y prurito intenso durante el ingreso precisando analgésicos y antihistamínicos.
  6. Escoger ropa adecuada, vestirse y desvestirse: No se aprecian alteraciones.
  7. Mantener temperatura corporal dentro de los límites adecuados: Presenta pico febril las primeras 24h y días después, febrícula de 37,6ºC como máximo.
  8. Mantener higiene corporal e integridad de la piel: Presenta eritrodermia generalizada con lesiones ampollosas y costrosas supurativas.
  9. Evitar peligros ambientales y evitar lesiones a otras personas: Precisa aislamiento de contacto por Staphylococcus aureus. Presenta riesgo de sobreinfección de heridas supurativas. Dolor presente sobre todo al principio del ingreso.
  10. Comunicarse con los demás expresando emociones, necesidades, temores u opiniones: Expresa que tiene prurito y dolor y muestra deseo de volver a casa y al colegio.
  11. Vivir de acuerdo con sus valores y creencias: No se aprecian alteraciones.
  12. Ocuparse de algo cuya labor le da un sentido de realización personal: No se aprecian alteraciones.
  13. Participar en actividades recreativas: Cuando el prurito mejora y el dolor está más controlado juega en la habitación con su familia.
  14. Necesidad de aprender, descubrir o satisfacer la curiosidad: No se aprecian alteraciones.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA, TAXONOMÍA NANDA, NIC, NOC5-7

00046 Deterioro de la integridad cutánea. Alteración de la epidermis y /o de la dermis.

NOC:

  • 0305. Autocuidados: Higiene.
  • 0301. Autocuidados: Baño.
  • 1103. Curación de la herida: por segunda intención.
  • 1101. Integridad tisular: piel y membranas mucosas.
  • 0601. Equilibrio hídrico.

 

NIC:

  • 1650. Cuidados de los ojos.
  • 3590. Vigilancia de la piel.
  • 6540. Control de infecciones.
  • 1410. Manejo del dolor: agudo.
  • 1801. Ayuda con el autocuidado: Baño/higiene.

 

ACTIVIDADES:

  • Observar si hay enrojecimiento, exudación o ulceración.
  • Aplicar un colirio lubricante, según corresponda.
  • Observar si hay enrojecimiento, calor extremo, edema o drenaje en la piel y las mucosas.
  • Vigilar el color y la temperatura de la piel.
  • Mantener técnicas de aislamiento apropiadas.
  • Limitar el número de las visitas, según corresponda.
  • Usar guantes según lo exigen las normas de precaución universal.
  • Asegurar una técnica de cuidados de heridas adecuada.

 

00007 Hipertermia. Temperatura corporal central superior al rango normal diurno a causa del fallo de la termorregulación.

NOC:

  • 0802. Signos vitales.
  • 1922. Control de riesgo: Hipertermia.
  • 0703. Severidad de la infección.

 

NIC:

  • 6680. Monitorización de los signos vitales.
  • 3786. Tratamiento de la hipertermia.
  • 3900. Regulación de la temperatura.
  • 3660. Cuidados de las heridas.
  • 3550. Manejo del prurito.

 

ACTIVIDADES:

  • Monitorizar la presión arterial, pulso, temperatura y estado respiratorio, según corresponda.
  • Monitorizar periódicamente el color, la temperatura y la humedad de la piel.
  • Colocar acceso iv.
  • Administrar medicamentos antipiréticos, si está indicado.
  • Monitorizar las características de la herida, incluyendo drenaje, color, tamaño y olor.
  • Limpiar con solución salina fisiológica o un limpiador no tóxico, según corresponda.
  • Aplicar una crema adecuada en la piel/lesión, según corresponda.
  • Fomentar la ingesta de líquidos, según corresponda.
  • Aplicar cremas y lociones medicamentosas, según sea conveniente.
  • Administrar antipruriginosos, según esté indicado.

 

00132 Dolor agudo. Experiencia sensitiva y emocional desagradable ocasionada por una lesión tisular real o potencial, o descrita en tales términos (International Association for the Study of Pain); inicio súbito o lento de cualquier intensidad de leve a grave con un final anticipado o previsible, y con una duración inferior a 3 meses.

NOC:

  • 2010. Estado de comodidad: Física.
  • 1605. Control del dolor.
  • 0004. Sueño.
  • 1014. Apetito.

 

NIC:

  • 1380. Aplicación de calor o frío.
  • 2210. Administración de analgésicos.
  • 4430. Terapia con juegos.
  • 1410. Manejo del dolor: Agudo.
  • 1850. Mejorar el sueño.
  • 1120. Terapia nutricional.

 

ACTIVIDADES:

  • Utilizar un paño humedecido junto a la piel para aumentar la sensación de calor/frío, cuando corresponda.
  • Animar al niño a que comparta sentimientos, conocimientos y percepciones.
  • Monitorizar el dolor utilizando una herramienta de medición válida y fiable apropiada a la edad y a la capacidad de comunicación.
  • Observar si hay indicios no verbales de incomodidad, especialmente en aquellos que no pueden comunicarse eficazmente.
  • Comprobar las órdenes médicas en cuanto al medicamento, dosis y frecuencia del analgésico prescrito.
  • Ajustar el ambiente (luz, ruido, temperatura, colchón y cama) para favorecer el sueño.
  • Determinar las preferencias de alimentos del paciente considerando las preferencias culturales y religiosas.

 

00195 Riesgo de desequilibrio electrolítico. Susceptible de cambios en los niveles de electrólitos séricos, que pueden comprometer la salud.

NOC:

  • 0602. Hidratación.
  • 0601. Equilibrio hídrico.
  • 0600. Equilibrio electrolítico y ácido-base.
  • 1103. Curación de la herida: por segunda intención.
  • 1902. Control del riesgo.

 

NIC:

  • 2316. Administración de medicación tópica.
  • 6540. Control de infecciones.
  • 2080. Manejo de líquidos/ electrólitos.
  • 3360. Cuidados de las heridas.
  • 3590. Vigilancia de la piel.

 

ACTIVIDADES:

  • Aplicar el fármaco tópico según esté prescrito.
  • Vigilar los signos vitales, según corresponda.
  • Observar si hay manifestaciones de desequilibrio electrolítico.
  • Monitorizar las características de la herida, incluyendo drenaje, color, tamaño y olor.
  • Fomentar la ingesta de líquidos, según corresponda.

 

00097 Disminución de la implicación en actividades recreativas. Definición: Reducción de la estimulación, interés o participación en las actividades recreativas o de tiempo libre.

NOC:

  • 0116. Participación en juegos.
  • 1301. Adaptación del niño a la hospitalización.
  • 1209. Motivación.

 

NIC:

  • 4430. Terapia con juegos.
  • 4640. Ayuda para el control del enfado.
  • 5900. Distracción.
  • 5320. Humor.

 

ACTIVIDADES:

  • Comunicar la aceptación de sentimientos, tanto positivos como negativos, expresados por medio del juego.
  • Determinar las expectativas de comportamiento adecuadas para la expresión del enfado, dado el nivel de funcionamiento cognitivo y físico del paciente.
  • Utilizar un acercamiento que sea sereno y que dé seguridad.
  • Animar al individuo a que elija la técnica de distracción deseada como música, participar en una conversación o contar detalladamente un suceso o cuento, recordar un suceso positivo, centrarse en una fotografía o un objeto neutro, imaginación dirigida o el humor, o bien ejercicios de respiración profunda.
  • Utilizar la distracción sola o junto con otras medidas o distracciones, según corresponda.
  • Determinar la hora del día en la que el paciente es más receptivo.
  • Fomentar las tonterías y guasas.

 

CONCLUSIONES

El SPEE parece que está siendo más frecuente en los últimos años y debe sospecharse en un niño pequeño con eritrodermia aguda y afectación conjuntival y peribucal. Es preciso el trabajo multidisciplinar entre el equipo médico y de enfermería para identificar signos y síntomas que pueden asociarse a posibles enfermedades, como es el caso del síndrome de escaldadura estafilocócica o Enfermedad de Ritter. Los cuidadores tienen el papel fundamental de acudir a profesionales para la realización de un diagnóstico precoz e instaurar tratamiento si es necesario para evitar posibles complicaciones.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Guía-ABE – infecciones-de-la-piel-y-partes-blandas-(i):-impetigo-celulitis-absceso- [Internet]. Guia-abe.es. [citado el 8 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.guia-abe.es/temas-clinicos-infecciones-de-la-piel-y-partes-blandas-(i):-impetigo-celulitis-absceso-.
  2. Nso Roca AP, Baquero-Artigao F, García- Miguel MJ, De José Gómez MI, Aracil Santos FJ, Del Castillo Martín F. Síndrome de escaldadura estafilocócica. An Pediatr (Barc). 2008; 68 (2): 124-7.
  3. Hernandez-Sarmiento R, Lozano –Jaramillo MI, Alvarez-Olmos MI. Síndrome de piel escaldada estafilocócica en lactante mayor: reporte de caso. Pediatr. 2019; 521): 15-18.
  4. Hernández López MA, Reina González A. Ruta de cuidados del niño con enfermedades exantemáticas. En: Ediciones E, editor. Rutas de cuidados al paciente pediátrico. Fuden; 2010. p. 137–9.
  5. NAND: North American Nursing Diagnosis Association. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificaciones. [Internet]. Madrid: Elsevier; 2018-2020. [Citado el 8 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/nanda
  6. Moorhead S, Johnson M, Mass M, Swanson E. Clasificación de resultados de enfermería NOC. 6ª edición. [Internet]. Madrid: Elsevier; 2018. [Citado el 8 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/noc
  7. Bulecheck G, Butcher H, Dochtermen J, Wagner M. Clasificación de intervenciones de enfermería NIC. 7ª edición. [Internet]. Madrid: Elsevier; 2018. [Citado el 8 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.nnnconsult.com/nic

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos