Proceso de enfermería en embarazada con hipertensión gestacional. Caso clínico

20 abril 2024

 

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2024.35.39.001

 

 

AUTORES

  1. Dra. Ilsia Vinalay Carrillo. (Universidad Veracruzana, Minatitlán Veracruz). México.
  2. Litzi Martínez Hernández. Estudiante de Enfermería. (Universidad Veracruzana, Minatitlán Veracruz). México.
  3. Dr. Leoncio Miguel Rodríguez Guzmán. (Universidad Veracruzana, Minatitlán Veracruz). México.
  4. Dra. Cristina Lugo Mijangos. Médico (Hospital General de Zona con Unidad de Medicina Familiar N°32, Instituto Mexicano del Seguro Social). México.

 

RESUMEN

Introducción. Actualmente los padecimientos hipertensivos son cada vez más frecuentes en el embarazo y en el puerperio, generando complicaciones que provocan una mayor frecuencia de complicaciones y defunciones maternas y perinatales; por lo que el control prenatal y la aplicación del proceso enfermero, son de suma importancia para identificar cualquier dato de alarma que permita al profesional de salud atender de manera inmediata y así prevenir futuras complicaciones.

Objetivo. Elaborar un plan de cuidados de enfermería de una paciente con diagnóstico de hipertensión gestacional con 32 semanas de gestación.

Método. Caso clínico de mujer embarazada que ingresa a la unidad de tococirugía. La valoración que se realizó fue fundamentada en los patrones funcionales de Marjory Gordon; los diagnósticos en la NANDA (North American Nursing Diagnosis Association), los resultados esperados en el NOC (Nursing Outcomes Classification) y las intervenciones en el NIC (Nursing Interventions Classification).

Resultados. Se identificaron alteraciones en tres patrones funcionales y se generaron tres diagnósticos enfermeros: riesgo de deterioro de la función cardiovascular, riesgo de alteración de la diada materno/fetal, y exceso de volumen de líquidos.

Conclusión. La aplicación del proceso de atención de enfermería permite al profesional valorar, identificar, jerarquizar y sistematizar los cuidados, lo que lo convierte en una herramienta metodológica eficiente, desde la parte asistencial y educativa, con una visión holística.

PALABRAS CLAVE

Caso clínico, hipertensión gestacional, proceso de atención de enfermería (PAE).

ABSTRACT

Introduction: Hypertensive conditions are frequent in pregnancy and the puerperium, generating complications that cause maternal and perinatal morbimortality; therefore, prenatal control and the application of the nursing process is of utmost importance to identify any alarming data that allows the health professional to immediately attend and thus prevent future complications.Objective: To present a nursing care plan to a woman with a 32-week pregnancy diagnosis of gestational hypertension.

Objective: Develop a nursing care plan for a patient diagnosed with gestational hypertension at 32 weeks of gestation.

Method: clinical case of a patient admitted to the toco-surgery unit. The assessment is based on Marjory Gordon’s functional patterns; the diagnoses in the NANDA (North American Nursing Diagnosis Association), the expected results in the NOC (Nursing Outcomes Classification) and the Interventions in the NIC (Nursing Interventions Classification).

Results: alterations were identified in three functional patterns, which generated three nursing diagnoses: risk of deterioration of cardiovascular function, risk of alteration of the maternal/fetal dyad, and excess fluid volume.

Conclusion: the application of the Nursing Care Process (PAE) allows the professional to assess, identify, prioritize and systematize care, which makes it an efficient methodological tool, from the care and educational aspects, with a holistic vision.

KEY WORDS

Clinical case, gestational hypertension, nursing care process (NCP).

INTRODUCCIÓN

Actualmente, las enfermedades hipertensivas del embarazo (EHE) son una de las principales causas de morbilidad y mortalidad materno-fetal. De acuerdo al reporte de la Organización Mundial de la Salud refiere que más del 20% de las muertes maternas son originadas por problemas hipertensivos1. Por otra parte, la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) en mayo de 2019, dio a conocer que 76.000 mujeres y 500.000 recién nacidos fallecen anualmente como consecuencia de la hipertensión arterial en el embarazo o propiamente la preeclampsia, por lo que han hecho un llamado a los países, para que se implementen estrategias de prevención y detección oportuna durante el primer trimestre de embarazo2.

En América Latina y el Caribe, es preocupante el impacto que tiene esta patología en la salud materna y neonatal, por lo que uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se ha establecido para la agenda 2030, es la de salud y bienestar, donde una de las metas es disminuir la mortalidad materna. Sin embargo, es un gran reto para el sector salud, en donde serán necesarias estrategias multidisciplinares3.

En México, la Secretaría de Salud en el año 2022, dio a conocer que existe un 30% de mortalidad materna por cada 100 mil nacimientos. Teniendo como principales causas, la hemorragia obstétrica (17.4%), y estableciendo nuevamente a la enfermedad hipertensiva en el embarazo, parto y puerperio con el 17.2% 4.

Se conoce que durante el embarazo ocurren diversos cambios fisiológicos en el cuerpo de la mujer, entre ellos las modificaciones de la presión arterial, ya que puede disminuir o aumentar, sin embargo, una constante presión arterial alta, puede ser indicio de una de las patologías que más han causado morbimortalidad materna y neonatal durante décadas, la hipertensión gestacional5.

Actualmente, las EHE se han clasificado de acuerdo al Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG), como: hipertensión gestacional, hipertensión crónica, hipertensión crónica con preeclampsia sobreañadida y preeclampsia6. Con relación a esta clasificación, es importante que durante la valoración se identifiquen a las gestantes con riesgo de desarrollar trastornos hipertensivos, por lo que se deben tomar en cuenta ciertos factores de riesgo. Será un riesgo moderado si la paciente es mayor de 39 años, antecedente de ser primigesta o multigesta, periodo intergestacional mayor a diez años, índice de masa corporal mayor a 34.99 kg/m2 o bien si tiene antecedentes familiares de primer grado con preeclampsia. Mientras que un riesgo alto serán las pacientes con hipertensión crónica, trastornos hipertensivos en gestación previa, enfermedad renal crónica, enfermedad autoinmune o diabetes mellitus7.

Específicamente, hablando de la hipertensión gestacional, esta se define como la aparición de hipertensión sin proteinuria ni otros signos o síntomas de preeclampsia después de las 20 semanas de gestación y que desaparece antes de la doceava semana posparto, teniendo una presión arterial sostenida de ≥ 140/90 mmHg al menos en dos tomas, con una diferencia de cuatro horas. Siendo una hipertensión severa cuando las cifras sobrepasan los 160/110 mmHg7. La preeclampsia no tiene una etiología establecida, por lo que se han generado diversas hipótesis, como la isquemia útero placentaria, inmunosupresión, toxicidad de la lipoproteína de baja densidad, alteración del patrón genético como la apoptosis, necrosis celular o respuesta inflamatoria exagerada8.

El diagnóstico puede realizarse desde el primer nivel de atención, y es mediante la toma de la presión arterial, complementándolo con estudios de laboratorio como examen general de orina, hematocrito, enzimas hepáticas, lactato deshidrogenasa, creatinina sérica y ácido úrico. Aunque otros exámenes de relevancia pueden ser la ecografía renal y abdominal, ecografía doppler de las arterias uterinas, o las de bienestar fetal8.

El tratamiento consta en primer lugar de identificar los factores de riesgo latente y en caso de sospecha realizar un cribado con el factor de crecimiento placentario. En cuanto a la medicación, es la misma que se lleva a cabo con la hipertensión crónica, como por ejemplo el labetalol, nifedipino y alfametildopa. Si no hay un control, se utiliza la hidralacina. Aunque en casos de hipertensión grave, es necesario ingresar a la paciente, e iniciar neuroprotección materna con sulfato de magnesio y maduración pulmonar fetal con esteroides, con edad gestacional <34 semanas. Si a pesar de ello sigue habiendo un control inadecuado, o bien si se desarrolla una preeclampsia grave, será necesario inducir el parto7.

Para el tratamiento posparto, este se iniciará si la presión arterial es igual o mayor a 150/100 mmHg, siendo necesario saber si la paciente va a optar por la lactancia materna o no. De ser así se le debe informar que los antihipertensivos pueden pasar por la leche, pero en niveles muy bajos, por lo que es poco probable que se tenga efectos adversos en los recién nacidos. Para el caso de prematuros, al alta, será necesario vigilar efectos secundarios como somnolencia, palidez y frialdad distal. Entre estos fármacos se encuentra la enalapril y nifedipino/amlodipino, y si no hay control adecuado se puede emplear el atenolol/labetalol. No se aconseja el uso de ARA-II, diuréticos, o alfametildopa por riesgo de depresión materna7.

Además, el pronóstico materno estará condicionado por alteraciones del sistema nervioso central, renal o hepático; mientras que el pronóstico neonatal dependerá de la edad gestacional en la que se interrumpa el embarazo y de la existencia o no del crecimiento intrauterino retardado9.

Existen diversas complicaciones, tanto inmediatas como a largo plazo puesto que la hipertensión gestacional aumenta entre 2 y 4 veces el riesgo de presentar morbilidad cardiovascular en un futuro, y 2 veces mortalidad cardiovascular en comparación con mujeres que no han tenido ningún trastorno hipertensivo. Los inmediatos suelen ser infarto agudo al miocardio, accidente cerebrovascular y miocardiopatía periparto. Mientras que a largo plazo se puede desarrollar hipertensión arterial crónica, diabetes, dislipidemias, cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca, fibrilación auricular o tromboembolia venosa. A nivel fetal, las complicaciones suelen ser bajo peso para la edad gestacional, parto pretérmino, o desprendimiento placentario con muerte fetal10.

Por lo anterior, es primordial brindar educación para la salud, que se basa en una alimentación saludable (normocalórica, normoproteica y normosódica) para tener control sobre el peso. Además de evitar tener hábitos tóxicos, como el tabaquismo, ya que esto provoca alteraciones en la resistencia vascular sistémica, lo que agrava aún más la hipertensión gestacional7.

Entonces, dado que esta patología resulta un problema de salud que impacta en la calidad de vida de las gestantes resulta esencial conocer las estrategias de prevención para comenzar a disminuir cada vez más el riesgo de padecerlo, o en su caso, brindar intervenciones oportunas para evitar la severidad de las complicaciones. Para ello, es necesaria la participación del personal de enfermería, pues su papel en las gestantes con trastornos hipertensivos no solo es de prevención, sino de promoción, educación y por supuesto de fortalecimiento en el autocuidado, para poder generar un cambio.

El cuidado es considerado un arte que se define como una relación y proceso en donde el objetivo se centra en algo más allá de una enfermedad para alcanzar niveles óptimos de salud. Para enfermería, el cuidado es la esencia, el objetivo principal en la que gira la disciplina, y en donde la participación no solo es de quien otorga sino también de quién lo recibe11, 12. De hecho, ciertos autores mencionan que, el otorgar cuidados favorece la sensación de bienestar y satisfacción personal, profesional y social, permitiendo una mejor percepción del cuidado a los pacientes, e incrementando las relaciones interpersonales13.

Y para que sea significativo, debe haber un acuerdo entre el cuidador y la persona cuidada, integrado por acciones transpersonales e intersubjetivas, de esta manera el paciente encontrará un significado ante la enfermedad y su existencia, para lograr un autocontrol, autoconocimiento y autocuración sobre la enfermedad14.

Para lograr dichos objetivos es que el cuidado debe ser holístico, personalizado y enfocado en resolver las necesidades del paciente. Se crea mediante el Proceso de Atención de Enfermería (PAE), el cual nos ayuda a sistematizar las necesidades, siendo entonces nuestra guía profesional y humanista, que nos refleja los avances y cambios en el estado de salud de la persona, familia y/o grupo15.

Dicho de otra manera, el PAE es una herramienta metodológica que está constituida por cinco etapas íntimamente relacionadas que son: valoración, diagnóstico, planeación, ejecución y evaluación. En cada etapa, a su vez, es necesario utilizar métodos complementarios como la Asociación Norteamericana de Diagnósticos Enfermeros (NANDA), la Clasificación de Resultados de Enfermería (NOC) y la Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC).

Para realizar la valoración, existen diferentes modelos de atención que se pueden implementar para conocer la respuesta del individuo ante los problemas reales o potenciales. Uno de esos modelos es el de Marjory Gordon, una teórica y profesora en el Boston College; quien estructura una valoración de enfermería conocida como los 11 Patrones Funcionales, la cual consiste en un proceso sistemático para obtener información, para a partir de ello interpretar los datos16.

Un Patrón Funcional de Salud (PFS) se entiende como una estructura de comportamiento común a todas las personas que contribuyen a mantener o recuperar su salud y calidad de vida, y por supuesto al logro de su potencial humano desde un punto de vista holístico16.Cabe mencionar que existen patrones funcionales o eficaces y, disfuncionales o potencialmente disfuncionales. El primero de ellos describe un nivel óptimo de funcionamiento, e implica salud y bienestar. El segundo describe situaciones que no responden a las normas, y que es conocido como un problema de salud que limita la autonomía del individuo, la familia y/o comunidad16.

Además, se recogen dos tipos de datos, los patrones previos y los patrones actuales para sustentar que se ha producido un cambio. Con dicho patrón alterado se parte para elaborar el diagnóstico enfermero, para posteriormente estructurar e implementar el plan de cuidados de enfermería (PLACE), mismo será evaluado para determinar el progreso del individuo16.

OBJETIVOS

Objetivo principal:

Elaborar de manera conjunta con un equipo multidisciplinar un plan de cuidados a paciente con hipertensión gestacional utilizando los 11 patrones funcionales de Marjory Gordon, aplicando la terminología de la North American Nursing Diagnosis Association (NANDA) y la taxonomía Nursing Outcomes Classification, (NOC), y a la Nursing Interventions Classification (NIC).

Objetivos específicos:

Realizar la exploración física e historia clínica.

Identificar los patrones alterados de acuerdo al modelo de Marjory Gordon.

Estructuración de los diagnósticos de enfermería.

Elaborar la planeación de los cuidados acorde a los patrones alterados.

Implementar los cuidados de enfermería de manera individualizada.

Evaluar las respuestas a partir de la aplicación de los cuidados.

Diseñar un plan de cuidados con la participación de un equipo multidisciplinar.

METODOLOGÍA

Para la realización del caso se trabajó con una paciente con 32 semanas de gestación quien acude al servicio de urgencias con diagnóstico médico de hipertensión gestacional. Previo consentimiento informado, y tomando en cuenta la declaración de Helsinki se siguió la metodología del PAE. La valoración se realizó de acuerdo con el Modelo de Marjory Gordon, el cual consta de 11 patrones funcionales estos son: percepción y control de salud; nutricional – metabólico; eliminación; actividad / ejercicio; sueño – descanso; cognitivo – perceptivo; autopercepción – autoconcepto; sexualidad y reproducción; adaptación – tolerancia al estrés; y por último valores y creencias. Así mismo, se consideró la exploración física, la entrevista, la información del expediente clínico y la colaboración de los familiares y del equipo multidisciplinario.

La elaboración de los diagnósticos se basó en la terminología de la North American Nursing Diagnosis Association (NANDA), el plan de cuidados se estructuró de acuerdo con la taxonomía Nursing Outcomes Classification, que hace referencia a la clasificación de resultados de enfermería (NOC), y a la Nursing Interventions Classification (NIC), que se refiere las intervenciones o cuidados que se realizan.

Primeramente, se realizó la valoración y el examen físico, mismo que permitió identificar los patrones funcionales que se encontraban alterados, estos se jerarquizaron para estructurar los diagnósticos, y con base a ello se elaboró el plan de cuidados de enfermería de acuerdo a la taxonomía antes mencionada, finalmente se llevó a cabo la evaluación, tomando en cuenta cada uno de los indicadores del resultado esperado.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Mujer de 29 años con 32 semanas de gestación, ingresa al servicio de urgencias por referir cefalea, a la exploración se encontró una frecuencia cardiaca fetal (FCF) de 132 latidos por minuto. Presenta edema en extremidades inferiores con signo de Godet positivo a dos cruces, y reflejos osteotendinosos normales. Menciona que en otras ocasiones ya había presentado cefalea y lo relacionaba con el estrés de su trabajo, y refiere no acudir a su control prenatal con frecuencia por sus horarios laborales.

PRIMERA ETAPA: VALORACIÓN:

Signos Vitales:

Presión arterial de 130/90 mmHg en brazo derecho y 140/90 mmHg en brazo izquierdo.

Frecuencia cardiaca 63 latidos por minuto.

Frecuencia respiratoria 20 por minuto.

Temperatura de 36.7°C.

Saturación de oxígeno del 98%.

Valoración de Enfermería acorde a los 11 Patrones Funcionales de Salud de Marjory Gordon:

La valoración por parte de enfermería se realizó basada en los once patrones funcionales de salud de Marjory Gordon, de los cuales se encontraron alteraciones en los patrones actividad, sexualidad y eliminación.

1.- Patrón percepción- manejo de la salud: Refiere que lleva conductas saludables como hábitos higiénicos, vacunaciones, etc.

2.- Patrón nutricional-metabólico: La paciente menciona que cumple con el plan de alimentación que le indicó su médico familiar. Presenta un IMC de 22 kg/m2.

3.- Eliminación: Durante la valoración también se logró observar la existencia de edema en miembros inferiores.

4.- Patrón actividad – ejercicio: La paciente presenta cefalea a su ingreso y señala que había presentado cefaleas con anterioridad pero que no le dio importancia porque consideraba que era por estrés laboral.

5.- Sueño-descanso: Indica que duermen ocho horas al día y que solo en sus días de descanso del trabajo duerme siesta.

6.- Cognitivo-perceptual: Menciona cefalea la cual relaciona con estrés laboral.

7.- Autopercepción-autoconcepto: Sin alteraciones.

8.- Rol- relaciones: Presenta estrés laboral

9.- Patrón sexualidad: Menciona que no acude con frecuencia a sus citas de control prenatal porque interfieren con sus horarios laborales, además señala que su clínica queda lejos de su domicilio.

Patrón eliminación: al ingreso se encontró que las cifras de la presión arterial fueron las siguientes, brazo derecho 130/90 mmHg y brazo izquierdo 140/90 mmHg, posterior al ingreso las cifras de presión arterial que se reportaron fueron, brazo izquierdo 135/90 mmHg y brazo derecho 128/ 90 mmHg.

10.- Adaptación-tolerancia al estrés: Señala que se estresa en su trabajo por el exceso de trabajo.

11.- Valores-creencias: Comenta que cree en Dios, aunque no acude con frecuencia a la iglesia.

 

SEGUNDA ETAPA: DIAGNÓSTICO:

La elaboración de los diagnósticos se realizó con base a la taxonomía North American Nursing Diagnosis Association (NANDA). Y se jerarquizaron las necesidades, con los patrones funcionales alterados (tabla 1) véase en anexos.

TERCERA ETAPA: PLANIFICACIÓN:

Para estructurar la etapa de planeación se consideró la Nursing Outcomes Classification (NOC), en donde los resultados se relacionaron con el diagnóstico enfermero previo, seleccionando indicadores que permitieron evaluar la respuesta de la atención de enfermería.

CUARTA ETAPA: EJECUCIÓN:

Para la aplicación de los cuidados de enfermería se retomaron las intervenciones y actividades plasmadas en el Nursing Interventions Classification (NIC), de donde se seleccionaron acorde a las necesidades detectadas.

QUINTA ETAPA: EVALUACIÓN:

Para la evaluación se consideraron los indicadores establecidos en el Nursing Outcomes Classification (NOC), los cuales permitieron evaluar la efectividad de cada una de los cuidados de enfermería que se realizaron.

Diagnóstico: Riesgo de deterioro de la función cardiovascular relacionado con conocimiento inadecuado sobre los factores modificables (00311).

Población de riesgo: precariedad económica.

Condición asociada: Hipertensión.

Patrón Funcional: Actividad-ejercicio (4).

Dominio: actividad/reposo (4).

Clase: respuestas cardiovasculares/pulmonares (4).

Resultado NOC: Conocimiento: estilo de vida saludable (1855).

Dominio: Conocimiento y conducta de salud (IV).

Clase: Conocimiento sobre salud (S).

Indicadores:

185519 Factores personales que afectan a las conductas sanitarias.

185520 Factores ambientales que afectan a las conductas sanitarias.

185536 Cuando contactar con un profesional sanitario.

Escala de medición

1.- Ningún conocimiento.

2.-Conocimiento escaso.

3.-Conocimiento moderado.

4.- Conocimiento sustancial.

5.- Conocimiento extenso.

 

Intervención NIC: Educación para la salud (5510).

Actividades:

  • Identificar los factores internos y externos que puedan mejorar o disminuir la motivación para seguir conductas saludables.
  • Determinar el conocimiento sanitario actual y las conductas de estilo de vida de los individuos, familia o grupo diana.
  • Priorizar las necesidades de aprendizaje identificadas en función de las preferencias del paciente, habilidades de la enfermera, recursos disponibles y probabilidades de éxito en la consecución de las metas.

 

Véase tabla 2 en anexos.

Diagnóstico: Riesgo de alteración de la diada materno/fetal relacionado con cuidado prenatal inadecuado (00209).

Condiciones asociadas. Transporte de oxígeno fetal comprometido. Complicaciones del embarazo.

Patrón Funcional: sexualidad-reproducción (9).

Dominio: Sexualidad (8).

Clase: Reproducción (3).

Resultado NOC: Conducta sanitaria prenatal (1607).

Dominio: Conocimiento y conducta de salud (IV).

Clase: Conducta de salud (Q).

Indicadores:

160703 Mantiene las visitas de asistencia prenatal.

160704 Mantiene un patrón de aumento de peso saludable.

160710 Mantiene una ingestión de nutrientes adecuada para la gestación.

Escala de medición:

  1. Nunca demostrado.
  2. Raramente demostrado.
  3. A veces demostrado.
  4. Frecuentemente demostrado.
  5. Siempre demostrado.

 

Intervención NIC: cuidados del embarazo de alto riesgo (6800).

Actividades:

  • Determinar el conocimiento de la paciente de los factores de riesgo identificados.
  • Instruir a la paciente sobre el uso de fármacos prescritos (insulina, tocolÍticos, antihipertensivos, antibióticos, anticoagulantes y anticomiciales).
  • Instruir a la paciente sobre técnicas de automonitorización (signos vitales, prueba de glicemia, monitorización de la actividad uterina y administración de medicación subcutánea continua), según corresponda.
  • Escribir guías sobre signos y síntomas que requieran atención médica inmediata (hemorragia vaginal roja brillante, cambios en el líquido amniótico, disminución del movimiento fetal,
  • Establecer un plan de seguimiento clínico.
  • Monitorizar el estado físico y psicosocial muy atentamente.

 

Véase tabla 3 en anexos.

Diagnóstico: Exceso de volumen de líquidos relacionado con Ingesta excesiva de sodio manifestado por presión arterial alterada, edema. (00026).

Condición asociada: Desviaciones que afectan la eliminación de líquidos.

Patrón Funcional: eliminación (3).

Dominio: Nutrición (2).

Clase: Hidratación (5).

Resultados NOC: Perfusión tisular: celular (0416).

Dominio: Salud fisiológica (II).

Clase: Cardiopulmonar.

Indicadores

041601 Presión arterial sistólica.

041602 Presión arterial diastólica.

041604 Saturación de oxígeno.

041605 Equilibrio de líquidos.

041610 Gasto urinario.

Escala de medición

  1. Desviación grave del rango normal.
  2. Desviación sustancial del rango normal.
  3. Desviación moderada del rango normal.
  4. Desviación leve del rango normal.
  5. Sin desviación del rango normal.

 

Intervención NIC: Manejo de líquidos (4120).

Actividades:

  • Realizar un registro de entradas y salidas.
  • Realizar sondaje vesical si es preciso.
  • Monitorizar los signos vitales, según corresponda.
  • Observar si hay indicios de sobrecarga/ retención de líquidos según corresponda.

 

Intervención NIC: Monitorización de signos vitales (6680).

Actividades:

  • Monitorizar la presión arterial, pulso, temperatura y estado respiratorio, según corresponda.
  • Observar las tendencias y fluctuaciones de la presión arterial.
  • Monitorizar la presión arterial después de que el paciente tome las medicaciones, si es posible.
  • Auscultar la presión arterial en ambos brazos y comparar, según corresponda.

 

Véase tabla 4 en anexos.

EVOLUCIÓN:

Ingresa a la unidad de tococirugía para ser valorada por el equipo de obstetricia, quien reporta que el embarazo actual es confirmado por prueba de gonadotropina coriónica humana positiva, y que inició su control prenatal en la semana 20, refiriendo contar con solo tres consultas. Niega datos de cervicovaginitis, cuenta con la vacuna de toxoide tetánico y diftérico, así como vacuna contra la influenza. Las pruebas de detección para VIH y VDRL fueron no reactivas. Se coloca a la paciente en posición decúbito lateral izquierdo y con reposo durante 10 minutos para tomar nuevamente signos vitales los cuales reportan una presión arterial de 135/90 mmHg en brazo izquierdo y 128/90 mmHg en brazo derecho. Asimismo, se reporta una frecuencia cardiaca fetal de 142 latidos por minuto, y se monitoriza presión arterial horaria, con toma de perfil preeclamptico para descartar presencia de proteinuria, los cuales resultan negativos. Se egresa y se le explican los datos de alarma obstétricos y en caso de presentarlo acudir al servicio de urgencias, además se le insiste en la importancia de acudir a su control prenatal, así como de llevar a cabo cada una de las recomendaciones.

DISCUSIÓN

En la actualidad cada tres minutos muere una mujer a causa de problemas hipertensivos en el embarazo, por lo que anualmente causa aproximadamente 50.000 defunciones, asimismo, la Organización Mundial de la Salud reportó que la incidencia oscila entre el 5 y 8% del total de embarazos, mientras que su prevalencia resulta ser siete veces mayor en los países en vías de desarrollo (2.4%), que en los países desarrollados (0.4%)17.

Por lo anterior, la capacitación y vigilancia que debe tener la embarazada es de suma importancia, como lo señala la OMS, la educación para la salud es la encargada de orientar y organizar procesos educativos para poder influir de manera positiva respecto a conocimientos, prácticas y costumbres, no solo del individuo sino también de la comunidad y del entorno respecto a la salud18.

En ese mismo sentido, los profesionales de enfermería tienen como principal función brindar cuidados, sin embargo, la educación para la salud es otra de sus funciones que se encuentran relacionadas con su actuar, esto se considera un proceso dinámico y continuo, lo que permite al paciente desarrollar capacidades de autocuidado no solo con relación a su persona si no también con su entorno social y familiar, como también lo afirma el Consejo Internacional de Enfermeras19,20,21.

El personal de enfermería mantiene mayor contacto con los pacientes y los familiares; esta vinculación le permite proporcionarles educación para la salud, en donde se deben de tener en consideración todas las variables que puedan influir en el proceso enseñanza-aprendizaje y apego estricto a los principios educativos21.

La herramienta metodológica para otorgar cuidados del profesional de enfermería es el proceso enfermero, mediante el cual se sistematizan esos cuidados y se brinda atención profesional cubriendo las necesidades que requiere el individuo, familia o comunidad, lo anterior coincide con Martínez quien menciona que el proceso enfermero es una herramienta que le permite a enfermería brindar un cuidado eficaz y sistemático que sustenta su actuar profesional22.

Además, el Proceso Enfermero se caracteriza por contar con una base teórica que permite plantear y organizar las acciones del profesional de enfermería y así poder cumplir con el objetivo planteado con la participación del individuo familia y comunidad. Con la particularidad de que se realiza la evaluación al finalizar cada una de las etapas, lo que permite la reestructuración del plan de cuidados acorde a la evolución del individuo, familia o comunidad22.

Por lo que es necesario que los profesionales de enfermería conozcan y apliquen el Proceso Enfermero, así mismo en el caso particular de la mujer obstétrica identificar los datos de alarma con relación a las alteraciones hipertensivas para poder otorgar cuidados oportunos y de atención inmediatos para prevenir posibles complicaciones.

El modelo de los patrones funcionales permite estructurar y sistematizar el cuidado identificando las alteraciones mediante la valoración para poder establecer los diagnósticos enfermero y la planeación de los cuidados. Los patrones funcionales de salud fueron creados por Marjory Gordon con el propósito de sistematizar la valoración mediante una clasificación de 11 patrones funcionales de salud, que describen las áreas que comprende el ser humano, donde se valora la conducta disfuncional o alteración de salud de cada uno de ellos23.

Asimismo, se coincide con Anderson y Schmella24, quienes señalan la importancia del papel de la enfermería en la educación acerca de las señales de alarma en el embarazo; mismas que pueden ser identificadas desde la primera mitad del embarazo, aunque pueden presentarse también durante el parto o durante el puerperio; las cuales puede ir desde cefalea intensa, dolor epigástrico en el cuadrante superior derecho, náuseas, alteraciones visuales. Por lo anterior la educación en las embarazadas acerca de estos signos de alarma es esencial para atender de manera inmediata; por lo que la participación de los profesionales de enfermería en la educación de la gestante contribuye a la reducción de los riesgos a futuro.

Finalmente se concuerda con De Oliveira et al.25, quien menciona que la asistencia de enfermería en el trastorno hipertensivo gestacional radica en la educación continuada, sin olvidar los aspectos emocionales26. Principalmente porque el personal de enfermería, en la mayoría de los casos, es el primero en tener contacto con las mujeres embarazadas en situaciones de urgencia o emergencia obstétrica, Por ese motivo, los enfermeros/as deben adquirir una formación tanto teórica como práctica adecuada y actualizada, la cual debe ser guiada por la evidencia científica actual27.

 

CONCLUSIÓN

Las alteraciones hipertensivas en el embarazo presentan una prevalencia mundial que por las complicaciones que genera al binomio madre-hijo, se convierte en uno de los motivos de mayor ingreso a la terapia intensiva. Por lo que es de suma importancia la participación multidisciplinar desde la concepción hasta el puerperio. El personal de enfermería proporciona cuidados asistenciales y educativos que permiten llevar un adecuado control del embarazo; mediante la aplicación del Proceso Enfermero, el cual le permite al profesional valorar, identificar, jerarquizar y sistematizar cada uno de los cuidados que debe de otorgar partiendo de las necesidades detectadas, para poder lograr un bienestar materno fetal.

En el caso clínico se puede evidenciar que es importante proporcionar por parte del personal médico y enfermería orientación, acompañamiento y vigilancia durante el proceso del embarazo como lo señala en México la NOM-007-SSA2-1993 y el Artículo 61 Bis de la Ley General de Salud, que menciona sobre las consultas de control prenatal para la vigilancia del embarazo con el apoyo y asesoramiento de diversos profesionales de salud ( nutriólogo, psicólogo, odontólogo, trabajador social etc.) así como la corresponsabilidad de la embarazada tomando en cuenta los factores físicos, económicos, sociales, psicológicos, entre otros más que pudieran influir en el desarrollo de alguna alteración; mismos que pueden ser identificados previamente.

Por lo anterior es necesario determinar el conocimiento sanitario actual y las conductas de estilo de vida de la madre; principalmente porque se ha evidenciado que la falta de un adecuado control prenatal puede retrasar la identificación de factores de riesgo que condicionen problemas de hipertensión, metabólicos, infecciones de vías urinarias, amenazas de aborto o parto pretérmino, etc. en la gestante, mientras que en el recién nacido se puede manifestar con presencia de órganos inmaduros, asfixia neonatal, hemorragia cerebral, retinopatías, insuficiencias respiratorias, etc. De esta manera resulta importante tener estilos de vida saludables y por supuesto evitando hábitos tóxicos. Así como instruir a la paciente sobre los signos y síntomas de alarma obstétrica.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Organización Panamericana de la Salud [Internet]. Día de Concientización sobre la Preeclampsia; 1 de agosto de 2019 [consultado el 7 de abril de 2023]. Disponible en: https://www.paho.org/es/noticias/1-8-2019-dia-concientizacion-sobre-preeclampsia
  2. International Federation of Gynicology and Obstetrics. FIGO [Internet]. Preeclampsia: un problema de salud mundial; 22 de mayo de 2019 [consultado el 8 de abril de 2023]. Disponible en: https://www.figo.org/sites/default/files/2020-02/22.05.19%20-%20FIGO%20releases%20new%20Guidelines%20to%20combat%20pre-eclampsia%20ES.pdf
  3. Bárcena A, Prado A. Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible Una oportunidad para América Latina y el Caribe [Internet]. Santiago: Naciones Unidas; 2016 [consultado el 8 de abril de 2023]. Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/311197/agenda-2030-y-los-objetivos-de-desarrollo-sostenible.pdf
  4. Secretaria de salud [Internet]. Informe semanal de notificación inmediata de muerte materna; 1 de julio de 2022 [consultado el 8 de abril de 2023]. Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/788958/MM_2022_SE52.pdf#:~:text=La%20razón%20de%20mortalidad%20materna%20calculada%20es%20de,razón%20con%20la%20misma%20fecha%20del%20año%20pasado.
  5. Gary F, Leveno K, Bloom S, Dashe J, Hoffman B, Casey B, Spong C. Williams obstetricia [Internet]. 25a ed. Mexico: McGraw-Hill interamericana editores S.A de C.V; 2019 [consultado el 8 de abril de 2023]. 1346 p. Disponible en: https://booksmedicos.org/williams-obstetricia-25a-edicion/.
  6. Velumani V, Durán C, Hernández L. Preeclampsia: una mirada a una enfermedad mortal. Rev Fac Medicina UNAM [Internet]. 2021 [consultado el 8 de abril de 2023];64(5):7-18. Disponible en: https://www.scielo.org.mx/pdf/facmed/v64n5/2448-4865-facmed-64-05-7.pdf
  7. Rodríguez M. Guías NICE 2019 sobre tratamiento de los trastornos hipertensivos del embarazo. La visión del nefrólogo. NefroPlus [Internet]. 2020 [consultado el 4 de octubre de 2023];12(1):15-9. Disponible en: https://semst.org/wp-content/uploads/2022/02/Guias-NICE2019-nefrologo.pdf
  8. Salas B, Montero F, Alfaro G. Trastornos hipertensivos del embarazo: comparación entre la guía de la Caja Costarricense del Seguro Social del 2009 y las recomendaciones de la Asociación de Ginecología Obstetricia del 2019. Rev Medica Sinerg [Internet]. 2020 [consultado el 4 de octubre de 2023];5(7):1-15. Disponible en: https://revistamedicasinergia.com/index.php/rms/article/view/532/887
  9. López B, Maestre R, Valdrés A, Bruna I, Martínez L. Revista Sanitaria de Investigación [Internet]. Trastornos hipertensivos en el embarazo; 4 de mayo de 2021 [consultado el 8 de abril de 2023]. Disponible en: https://revistasanitariadeinvestigacion.com/trastornos-hipertensivos-en-el-embarazo-articulo-monografico/.
  10. Litwak N. Sociedad Argentina de Cardiología [Internet]. Hipertensión en el embarazo: diagnostico, objetivos de presión arterial y farmacoterapia. Declaración científica de la American Heart Association; 7 de junio de 2022 [consultado el 4 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.sac.org.ar/corazon-y-mujer/hipertension-en-el-embarazo-diagnostico-objetivos-de-presion-arterial-y-farmacoterapia-declaracion-cientifica-de-la-american-heart-association/#:~:text=sac.org.ar/wp-content/uploads/2022/05/articulo-mujer-hta-embarazo-original.pdf%20(abre%20en%20una%20nueva%20pestaña)%20El%20seguimiento,eventos%20adversos%20en%20el%20intermedio%20y%20largo%20plazo.
  11. Watson J. Nursing: the Philosophy and Science of caring. Boston: Little Brown and Company; 1979. p. 320.
  12. Cárdenas, B. L., Arana, G. B., Monroy, R. A & García, H. M. L. (2010). Sociología de la enfermería. 1ed. Reimpreso Cuidado profesional de enfermería, Federación Mexicana de Asociaciones de Facultades y Escuelas de Enfermería, A.C. (FEMAFEE). México.
  13. Ramírez, P. C. A., & Parra, V. M. (2011). Percepción de los comportamientos del cuidado de enfermería en la unidad de cuidados intensivos. Avances en enfermería, 29(1), 97-108. Recuperado de: http://www.scielo.org.co/pdf/aven/v29n1/v29n1a10.pdf
  14. Murrain, K. (2009). Tracender en el cuidado de enfermería, una oportunidad desde la aplicación de la teoría de cuidado cultural, algunas reflexiones. Recuperado de 38 https://www.bing.com/ck/a?!&&p=b6741b94c49dd469JmltdHM9MTcxMjEwMjQwMCZpZ3VpZD0xM2U2ZmRkMy03YzAzLTZkODQtMDFhMC1lZjhmN2Q0MjZjYzYmaW5zaWQ9NTE5Mw&ptn=3&ver=2&hsh=3&fclid=13e6fdd3-7c03-6d84-01a0-ef8f7d426cc6&psq=14.+Murrain%2c+K.+(2009).+Tracender+en+el+cuidado+de+enfermer%c3%ada%2c+una+oportunidad+desde+la+aplicaci%c3%b3n+de+la+teor%c3%ada+de+cuidado+cultural%2c+algunas+reflexiones.+Recuperado+de&u=a1aHR0cHM6Ly9zM2UxNDgxZjM2NGU5MmI1Ni5qaW1jb250ZW50LmNvbS9kb3dubG9hZC92ZXJzaW9uLzEzMTUwMDQyNTYvbW9kdWxlLzUxOTE0MjQ4NTkvbmFtZS9sZWluaW5nZXIlMjB0cmFzY2VuZGVyJTIwYXRlbmNpbyUyMG5lbmZlcm1lcmlhLnBkZg&ntb=1
  15. Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social Instituto Nacional de Educación Permanente en Enfermería y Obstetricia. Proceso de Atención de Enfermería (PAE) [Internet] 2013 [consultado 17 Sep 2023], 3 (1), disponible en: https://docs.bvsalud.org/biblioref/2018/11/964686/41-48.pdf
  16. Enfermería actual [Internet]. 11 patrones funcionales; 1 de octubre de 2022 [consultado el 9 de abril de 2023]. Disponible en: https://enfermeriaactual.com/patrones-funcionales/
  17. De Jesús García A, Jiménez Baez M, González Ortiz D, De la Cruz Toledo P, Sandoval Jurado L, Kuc Peña L. Características clínicas, epidemiológicas y riesgo obstétrico de pacientes con preeclampsia-eclampsia. Rev Enfermería Del Inst Mex Del Seguro Soc [Internet]. 2018 [consultado el 7 de abril de 2023];1(4):256-62. Disponible en: http://revistaenfermeria.imss.gob.mx/editorial/index.php/revista_enfermeria/article/view/468/922
  18. Díaz-Brito Y, Pérez-Rivero JL, Báez-Pupo F, Conde-Martín M. Generalidades sobre promoción y educación para la salud. Rev Cubana Med Gen Integr 2012; 28(3):299-308.
  19. International Council of Nurses. Definition of Nursing. 2014 [Internet] Disponible en:  https://www.icn.ch/resources/nursing-definitions#:~:text=Nursing%20encompasses%20autonomous%20and%20collaborative%20care%20of%20individuals,the%20care%20of%20ill%2C%20disabled%20and%20dying%20people.
  20. Consejo internacional de enfermeras (CIE) 2003 Marco de competencias del CIE para la enfermera generalista. Informe del proceso de elaboración y de las consultas [Internet] Disponible en: https://cnde.es/contenido/ficheros/Marco_Competencias_CIE_Enfermera_Generalista.pdf
  21. Karimi Moonaghi H, Emami Zeydi A, Mirhaghi A. Patient education among nurses: bringing evidence into clinical applicability in Iran. Invest Educ Enferm. 2016 Apr;34(1):137-151. doi: 10.17533/udea.iee.v34n1a16. PMID: 28569983.
  22. Martínez-Olivares MV, Cegueda-Benítez BE, Romero-Quechol G, et al. Competencia laboral de la enfermera en la valoración por patrones funcionales de salud. Rev Enferm IMSS. 2015;23(1):3-8.
  23. Modelo y teorías de enfermería: características generales de los modelos y principales teóricas. (s.f.). Obtenido de: https://www.berri.es/pdf/MANUAL%20CTO%20OPOSICIONES%20DE%20 ENFERMERIA%20%20PAIS%20VASCO‚%20Volúmen%201/9788417470050.
  24. Anderson CM, Schmella M. Preeclampsia: Current Approaches to Nursing Management. AJN, American Journal of Nursing. 2017;117(11):30-38. Disponible en: https://journals.lww.com/ajnonline/Fulltext/2017/11000/CE___Preeclampsia_Current_Approa ches_to_Nursing.26.aspx
  25. De Oliveira GS, Do Nascimento GP, De Sena CD, Dos Santos MKR, Andrade MS. Assistência de enfermeiros na síndrome hipertensiva gestacional em hospital de baixo risco obstétrico. Revista Cuidarte. 2017;8(2):1561-72. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/3595/359550872002.pdf
  26. Guarnizo M, Olmedillas H, Vicente G. Evidencia del aporte proporcionado desde el cuidado de enfermería a la salud materna. Revista Cubana Salud Pública. 2018;44(2):381-397. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/rcsp/v44n2/1561-3127-rcsp-44-02-381.pdf
  27. Lagunes AL, Ríos B, Peralta ML, Cruz PDR, Sánchez S, Sánchez JR, et al. Guía de práctica clínica. Enfermedades hipertensivas del embarazo. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social. 2011;49(2):213-224. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/imss/im-2011/im112t.pdf

 

ANEXOS

Tabla 1. Valoración por patrones funcionales:

Patrones

alterados

Categoría

diagnóstica

Factores

relacionados

características

Definitorias

Factores de riesgo Población en riesgo Condiciones asociadas
Actividad – ejercicio Conocimiento inadecuado sobre los factores modificables Riesgo de deterioro de la función cardiovascular
Sexualidad Cuidado prenatal inadecuado Riesgo de alteración de la diada materno/fetal Transporte de oxígeno fetal comprometido.

Complicaciones del embarazo

Eliminación Exceso de volumen de líquidos Ingesta excesiva de sodio Presión arterial alterada

Edema

 

Tabla 2. Evaluación:

Indicadores Escala de medición
Detectado en la valoración Planeado Resultado posterior a las intervenciones de enfermería
185519 Factores personales que afectan a las conductas sanitarias Conocimiento

escaso (2)

Conocimiento extenso (5) Conocimiento sustancial (4)
185520 Factores ambientales que afectan a las conductas sanitarias Conocimiento

escaso (2)

Conocimiento extenso (5) Conocimiento sustancial (4)
185536 Cuando contactar con un profesional sanitario Conocimiento

escaso (2)

Conocimiento extenso (5) Conocimiento sustancial (4)

 

Tabla 3. Evaluación:

Indicadores Escala de medición
Detectado en la valoración Planeado Resultado posterior a las intervenciones de enfermería
160703 Mantiene las visitas de asistencia prenatal Raramente demostrado (2) Siempre demostrado (5) Frecuentemente demostrado (4)
160704 Mantiene un patrón de aumento de peso saludable Raramente demostrado (2) Siempre demostrado (5) Frecuentemente demostrado (4)
160710 Mantiene una ingestión de nutrientes adecuada para la gestación Raramente demostrado (2) Siempre demostrado (5) Frecuentemente demostrado (4)

 

Tabla 4. Evaluación:

Indicadores Escala de medición
Detectado en la valoración Planeado Resultado posterior a las intervenciones de enfermería
041601 Presión arterial sistólica Desviación sustancial del rango normal (2) Desviación leve del rango normal Desviación leve del rango normal
041602 Presión arterial diastólica Desviación sustancial del rango normal (2) Desviación leve del rango normal Desviación leve del rango normal
041604 Saturación de oxígeno Desviación leve del rango normal (4) Sin desviación del rango normal (5) Sin desviación del rango normal (5)
041605 Equilibrio de líquidos Sin desviación del rango normal (5) Sin desviación del rango normal (5) Sin desviación del rango normal (5)
041610 Gasto urinario Sin desviación del rango normal (5) Sin desviación del rango normal (5) Sin desviación del rango normal (5)

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos