Tipos de terapia compresiva en el tratamiento de las úlceras venosas

25 abril 2024

 

AUTORES

  1. Beatriz Arrazola Ciutad. Enfermera en el Centro de Salud de Graus. Huesca.
  2. Elsa María Garanto Palacín. Enfermera Pool del Hospital de Barbastro. Huesca.
  3. Gloria Bescós Silano. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital de Barbastro. Huesca.
  4. Lorena Ciutad Sopena. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital de Barbastro. Huesca.
  5. Marina Torres Álvarez. Enfermera del Centro de Salud de Aínsa. Huesca.
  6. Marta Morales Collada. Enfermera Atención Continuada en el Centro de Salud de Graus. Huesca.

 

RESUMEN

Las úlceras venosas son lesiones que resultan a causa de la insuficiencia venosa crónica. Son relativamente habituales y producen un importante impacto en la vida de los pacientes. La terapia compresiva es fundamental para su tratamiento. Existen diversos tipos de vendajes (vendaje de tracción corta, inelástico, multicapa y compresión elástica monocapa). Cada uno presenta diferentes características y se deben adaptar a las necesidades de cada paciente.

PALABRAS CLAVE

Terapia compresiva, compresión terapéutica, vendaje, úlcera venosa.

ABSTRACT

Venous ulcers are lesions that result from chronic venous insufficiency. They are relatively common and have a significant impact on patients’ lives. Compression therapy is essential for its treatment. There are several types of bandages (short traction bandage, inelastic, multilayer and single-layer elastic compression). Each one has different characteristics and must be adapted to the needs of each patient.

KEY WORDS

Compressive therapy, therapeutics compression, bandages, venous ulcer.

DESARROLLO DEL TEMA

Las úlceras se definen como la pérdida de continuidad dermoepidérmica, por más de seis semanas, que no cicatriza espontáneamente. Según la etiología pueden ser venosas o arteriales. Las úlceras venosas (UV), también conocidas como úlceras varicosas, son lesiones cutáneas abiertas que se suelen presentar en el lado medial de la parte inferior de la pierna, entre el tobillo y la rodilla, como resultado de la insuficiencia venosa crónica1. Las úlceras venosas suponen entre el 75-80% del total de lesiones crónicas2.

Estas lesiones producen un importante impacto en la calidad de vida de los pacientes debido al dolor, la limitación de la movilidad, las curas periódicas y las hospitalizaciones por complicaciones, entre otras3.

CLÍNICA:

Las UV son superficiales, de forma irregular, presentan un lecho de granulación húmedo, con bordes irregulares y frecuentemente con dermatitis asociada. El dolor se presenta si está infectada y disminuye con la elevación del miembro. La pierna puede presentar hiperpigmentación por hemosiderosis4.

FACTORES DE RIESGO:

Se han estudiado diversos factores de riesgo. Estos incluyen la edad (el riesgo aumenta con la edad), el sexo (predomina en mujeres), antecedentes de insuficiencia venosa y comorbilidades (obesidad, hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, dislipemia, enfermedad cardiovascular y tabaquismo)5.

CLASIFICACIÓN:

El Foro Venoso Americano (American Venous Forum) creó la escala “CEAP” por sus siglas en inglés: “Clinical, Etiology, Anatomy, Pathology” que se traduce al español como “Clínica, Etiología, Anatomía, y Fisiopatología” para la insuficiencia venosa crónica en extremidades inferiores.

  • Clínica. C0: signos visibles de insuficiencia venosa; C1: telangiectasias o venas tortuosas; C2: venas varicosas; C3: edema; C4: cambios en la piel (eccema, atrofia blanca, corona flebectásica); C5: úlcera ya cicatrizada; C6: úlcera venosa activa.
  • Etiología. Ep: causa primaria; Es: causa secundaria; Esi: causa secundaria intravenosa; Ese: causa secundaria es extravenosa; Ec: causa congénita y En: causa no es identificada.
  • Anatomía. Se utiliza la letra “s” cuando se trata de venas superficiales, “d” en venas profundas, “p” en venas perforantes y “n” si la localización anatómica no logra ser identificada.
  • Fisiopatología. Reflujo (r), obstrucción (o)6.

 

TERAPIA COMPRESIVA:

La terapia compresiva es un pilar fundamental en el tratamiento de las úlceras venosas. Su uso no solo disminuye el edema y favorece la cicatrización, también disminuye la recurrencia de las úlceras venosas. Se ha visto que esta terapia llega a cerrar de un 60% a un 70% de las úlceras en aproximadamente tres a cuatro meses7.

Es necesario conocer las contraindicaciones de la terapia compresiva:

– Enfermedad arterial periférica, si el índice tobillo brazo (ITB) es inferior a 0,5.

– Insuficiencia cardíaca crónica avanzada o descompensada.

– Neuropatía periférica avanzada.

– Celulitis o infecciones dérmicas importantes6.

Los factores que determinan la presión en la terapia compresiva son:

  • Ley de Laplace: P=T/r; donde a igual tensión (T), el incremento progresivo del radio (r) de la extremidad hace que la presión (P) disminuya progresivamente de modo inversamente proporcional.
  • Ley de Einarsson: P=Tn/rA; donde en los vendajes con varias capas habría que considerar el número de capas y la anchura de la venda que se aplique, ya que a mayor número de capas y mayor superposición de las mismas aumentará la presión8.

 

Para elegir el tipo de compresión más adecuada a cada paciente se debe tener en cuenta las diferencias entre presión de reposo (presión que ejerce el vendaje al paciente sin deambular) y presión de trabajo (presión que se produce durante la marcha).

Así pues, existen diversos tipos de terapia compresiva. Los más comunes son:

  • Vendaje con vendas de tracción corta:

 

Son fáciles de aplicar y se usan comúnmente para la prevención y tratamiento de la insuficiencia venosa y las venas varicosas. Baja presión en reposo y alta en movimiento. Baja extensibilidad, cuando se estiran incrementa la longitud menos del 100%. Está indicado para pacientes que se movilizan y aquellos con necesidad de cambios de vendaje frecuentes, dado que, al reducir el edema, cae el vendaje. Hay diversas tallas de anchura. Son lavables y reutilizables.

  • Vendaje inelástico:

 

Los vendajes inelásticos son los materiales de compresión más rígidos y son adecuados para pacientes con poca movilidad, donde predomine el reposo. El vendaje está impregnado con óxido de zinc y glicerina, lo que favorece la curación de heridas superficiales y el eccema de estasis ya que el óxido de zinc es antiinflamatorio. El cambio de vendaje debe ser relativamente frecuente, ya que cuando disminuye el edema éste deja de ser efectivo. Se debe evitar si las prominencias óseas están muy marcadas o hay zonas de riesgo de hiperpresión.

  • Vendaje de componentes múltiples (multicapa):

 

Los vendajes multicapa son efectivos en reposo y en movimiento. Producen presiones más altas en bipedestación y presiones más bajas en reposo que los sistemas con bajo índice de rigidez estática. Estos vendajes tienen una rigidez elevada y se toleran bien durante los periodos de reposo. Además, reducen el calibre de las venas superficiales y profundas, favorecen el flujo venoso, reducen el edema y la presión venosa al mejorar el funcionamiento valvular. También ayudan a controlar el exudado de las lesiones. Están indicados en pacientes con posibilidad de espaciar los cambios de vendaje (hasta aproximadamente una semana) manteniendo una adecuada presión durante este tiempo. Los vendajes multicapa han demostrado mejores resultados y efectividad en el tratamiento de las úlceras.

  • Vendajes de compresión elástica monocapa:

 

Mantienen niveles de presión media (15-20 mmHg a nivel de tobillo) durante una hora. No permiten gestionar el exudado. Únicamente están indicados como vendaje de fijación9-12.

Es fundamental que antes de colocar una terapia compresiva se aplique un almohadillado retromaleolar, se protejan las protuberancias y se unifiquen los perímetros. La técnica de vendaje puede ser circular o en espiga, teniendo en cuenta que la aplicación en espiga puede suponer una presión 1,5-2 veces mayor que si se aplica en circular al 50% del ancho de la venda4.

 

CONCLUSIONES

Las úlceras venosas son lesiones que perduran en el tiempo y afectan a la calidad de vida de los pacientes. La terapia compresiva es el pilar fundamental para su tratamiento. Diversos estudios indican que el vendaje compresivo multicapa ofrece mejores resultados.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Harding K, Dowsett C, Fias L, Jelnes R, Mosti G, Oien R, et al. Simplifying venous leg ulcer management. 2015 [citado el 5 de marzo de 2024]. Disponible en: https://www.woundsinternational.com/resources/details/simplifying-venous-leg-ulcermanagement-consensus-recommendations
  2. Marinelo Roura J, Verdú Soriano J. Conferencia nacional de consenso sobre las úlceras de la extremidad inferior (C.O.N.U.E.I.). Documento de consenso 2018. 2ª ed. Madrid: Ergon; 2018.
  3. Folguera-Álvarez C, Garrido-Elustondo S, Rico-Blázquez MM, Esparza-Garrido MI, Verdú-Soriano J, Antelo Brioso C, et al. Efectividad de la terapia compresiva de doble capa frente al vendaje de crepé en la cicatrización de úlceras venosas en atención primaria. Ensayo clínico aleatorizado. Aten Primaria [Internet]. 2020;52(10):712–21. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.aprim.2020.01.010
  4. Consenso sobre Úlceras Vasculares y Pie Diabético de la Asociación Española de Enfermería Vascular y Heridas (AEEVH) [Internet]. Aeevh.org. [citado el 14 de marzo de 2024]. Disponible en: https://aeevh.org/wp-content/uploads/2020/04/Guia-de-Practica-Clinica-web.pdf
  5. Fumero Mora X, Moreno Arroyo F, Ordóñez Conejo N. Abordaje inicial en pacientes con úlcera venosa. Revista Ciencia y Salud Integrando Conocimientos [Internet]. 2023;7(2):123–33. Disponible en: http://dx.doi.org/10.34192/cienciaysalud.v7i2.650
  6. Fumero Mora X, Moreno Arroyo F, Ordóñez Conejo N. Abordaje inicial en pacientes con úlcera venosa. Revista Ciencia y Salud Integrando Conocimientos [Internet]. 2023;7(2):123–33. Disponible en: http://dx.doi.org/10.34192/cienciaysalud.v7i2.650
  7. Marston W. Venous Ulcers. En: Atlas of Endovascular Venous Surgery [Internet]. Elsevier; 2019 [citado el 28 de febrero de 2024]. p. 547–65. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/B9780323511391000206
  8. Conde Montero E, Serra Perrucho N, de la Cueva Dobao P. Principios teórico-prácticos de la terapia compresiva para el tratamiento y prevención de la úlcera venosa. Actas Dermo-Sifiliográficas. diciembre de 2020;111(10):829–34.
  9. Bonkemeyer Millan S, Gan R, Townsend PE. Venous Ulcers: Diagnosis and Treatment. Am Fam Physician. 100(5):298–305.
  10. Marinel-lo J. Úlceras de extremidad inferior. Barcelona. Editorial Glosa. 2005.
  11. Australian and New Zealand Clinical Practice Guideline for Prevention and Management of Venous Leg Ulcers. 2011.
  12. Asociación Profesional de Enfermeras de Ontario (Registeren Nurses Association of Ontario, 2007). Valoración y manejo de las úlceras venosas en la pierna. Toronto, Canadá. Asociación Profesional de Enfermeras de Ontario.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos