Tratamiento en la enfermedad de Parkinson.

17 enero 2024

AUTORES

  1. Cristina de la Fuente Utrilla. Terapeuta Ocupacional y Fisioterapeuta. Instituto Aragonés de Servicios Sociales.
  2. Bárbara Fatás Cuevas. Terapeuta Ocupacional. Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva, es la segunda enfermedad más prevalente en la actualidad y la incidencia aumenta con la edad. Las características clínicas incluyen tanto síntomas motores como síntomas no motores y pueden aparecer gradualmente a lo largo de los años. El programa de rehabilitación consistirá en una intervención multidisciplinar en el que se llevará a cabo un plan para detener o retardar la progresión de la enfermedad, así como de tratar los diferentes síntomas y limitaciones. El objetivo final del tratamiento es apoyar a las personas con enfermedad de Parkinson en su capacidad para participar en actividades que sean significativas para ellas y apoyarlas en su autocuidado.

OBJETIVO: Conocer la eficacia de la terapia ocupacional en la enfermedad de Parkinson y las diferentes opciones de tratamiento y sus beneficios.

METODOLOGÍA: Se realiza una búsqueda bibliográfica en PubMed, Google Académico, Dialnet y Sciencedirect.

RESULTADOS: Los resultados encontrados resaltan la eficacia de la terapia ocupacional en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, exponen resultados positivos para mejorar el desempeño y la participación en actividades básicas e instrumentales de la vida diaria, mejoras en la calidad de vida de estas personas y que las intervenciones a corto plazo y de alta intensidad mejoran la función y movilidad de extremidades superiores. Se recomienda una intervención multidisciplinaria, personalizada y orientada a objetivos.

CONCLUSIÓN: La terapia ocupacional es efectiva para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson dentro de equipo multidisciplinar, tanto en el medio hospitalario como en domicilio, manteniendo o mejorando su desempeño ocupacional, pero la evidencia es escasa y hay que seguir investigando.

PALABRAS CLAVE

Enfermedad de Parkinson, terapia ocupacional, tratamiento.

ABSTRACT

Parkinson’s disease is a neurodegenerative disorder that affects the nervous system in a chronic and progressive manner. It is the second most prevalent disease today and the incidence increases with age. Clinical features include both motor symptoms and non-motor symptoms and may appear gradually over years. The rehabilitation program will consist of a multidisciplinary intervention in which a plan will be carried out to stop or slow the progression of the disease, as well as treat the different symptoms and limitations. The ultimate goal of treatment is to support people with Parkinson’s disease in their ability to participate in activities that are meaningful to them and to support them in their self-care.

OBJECTIVE: Learn about the effectiveness of occupational therapy in Parkinson’s disease and the different treatment options and their benefits.

METHODOLOGY: A bibliographic search was carried out in PubMed, Google Scholar, Dialnet and Sciencedirect.

RESULTS: The results found highlight the effectiveness of occupational therapy in the treatment of Parkisnon’s disease, show positive results to improve performance and participation in basic and instrumental activities of daily living, improvements in the quality of life of these people and that short-term and high-intensity interventions improve the function and mobility of the upper extremities. A multidisciplinary, personalized and goal-oriented intervention is recommended.

CONCLUSION: Occupational therapy is effective for the treatment of Parkinson’s disease within a multidisciplinary team, either in the hospital environment and at home, maintaining or improving occupational performance, but the evidence is scarce and further research is needed.

KEY WORDS

Parkinson’s disease, occupational therapy, treatment.

INTRODUCCIÓN

La enfermedad de Parkinson (EP), descrita por primera vez en 1817 por el doctor James Parkinson, es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva1. Se caracteriza principalmente por la pérdida de neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra2. Esta pérdida provoca una falta de dopamina en el organismo, la falta de esta sustancia hace que el control del movimiento se vea alterado, dando así lugar a los síntomas motores1.

Es la segunda enfermedad más prevalente en la actualidad después del Alzhéimer y pertenece a los llamados trastornos del movimiento1. La prevalencia de la EP se ha duplicado en los últimos 25 años3, aumentando de forma rápida a medida que la población envejece y la esperanza de vida aumenta. Los hombres tienen aproximadamente 1,5 veces más probabilidades de ser diagnosticados con EP que las mujeres. La incidencia de la EP aumenta con la edad, siendo actualmente la edad promedio en el momento del diagnóstico alrededor de los 60 años4, aunque existe también el término de EP de inicio joven para referirse a las personas que presenta la enfermedad antes de los 50 años, los cuales supondrían entre el 5 y el 10% de los afectados5.

La causa de la enfermedad de Parkinson es desconocida, aunque existen diferentes factores de riesgo que pueden predisponer a la aparición de la enfermedad, entre ellos destaca el componente genético, varios factores ambientales (pesticidas, contaminantes del agua…) y factores de conducta o comportamiento (tabaco, café, vida sedentaria, traumatismos craneoencefálicos…)6.

Las características clínicas de la EP incluyen tanto síntomas motores como síntomas no motores. Entre los síntomas motores los más comunes son el temblor en reposo, la rigidez, la bradicinesia e inestabilidad postural, también pueden aparecer otros síntomas como la hipomimia, la hipofonía, la disartria y la sialorrea. La serie de síntomas no motores que pueden experimentar son trastornos neuropsiquiátricos (alteraciones cognitivas, trastornos afectivos, demencia, delirios, trastorno de control de impulsos), trastornos del sueño (insomnio, somnolencia diurna, pesadillas, síndrome de piernas inquietas), trastornos autonómicos (alteraciones urinarias, disfunción sexual, seborrea, hipotensión ortostática), trastornos digestivos (disfagia, estreñimiento) y trastornos sensoriales (dolor, parestesias, hiposmia, alteraciones visuales)1.  Los síntomas suelen aparecer gradualmente a lo largo de varios años, lo que dificulta el diagnóstico7.

La EP es un trastorno complicado, debido a la heterogeneidad de las causas y de la presentación5, ya que cada persona puede tener síntomas diferentes, evolución variada y probablemente pueda seguir diferentes estrategias de tratamiento, a pesar del mismo diagnóstico7. Por lo que los diferentes tratamientos (farmacológico, neurocirugía y rehabilitación) deben adaptarse individualmente a las prioridades y necesidades de cada persona5.

El enfoque tradicional para el tratamiento de la EP generalmente comienza con una estrategia farmacológica de reemplazo de dopamina. Esta estrategia de tratamiento se complementa con un programa de rehabilitación para evaluar y abordar cuidadosamente la EP, el programa de rehabilitación consistirá en una intervención multidisciplinar, con médicos rehabilitadores, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y logopedas, para elaborar un plan para detener o retardar la progresión de la EP, así como de tratar los diferentes síntomas y limitaciones7.

El objetivo final del tratamiento es apoyar a las personas con enfermedad de Parkinson en su capacidad para participar en actividades que sean significativas para ellas y apoyarlas en su autocuidado5, ya que la diferente sintomatología clínica provoca una discapacidad progresiva con deterioro de las actividades de la vida diaria y reducción de la calidad de vida6.

Es primordial la intervención de la terapia ocupacional para conseguir este objetivo final, ya que la terapia ocupacional es definida según Marco de Trabajo para la práctica de Terapia Ocupacional: dominio y proceso (4ª edición), como “el uso terapéutico de las ocupaciones de la vida diaria con personas, grupos o poblaciones (es decir, el cliente) con el propósito de mejorar o permitir la participación. Los profesionales de la terapia ocupacional utilizan su conocimiento de la relación transaccional entre el cliente, la participación del cliente en ocupaciones valiosas y el contexto para diseñar planes de intervención basados en la ocupación. Los servicios de terapia ocupacional se proporcionan para la habilitación, rehabilitación y promoción de la salud y el bienestar de los clientes con necesidades relacionadas y no relacionadas con la discapacidad”8.

La intervención de terapia ocupacional puede incluir educación y estrategias de afrontamiento para el individuo y sus familias, programas de ejercicios, particularmente para las extremidades superiores, proporcionar equipo de asistencia, crear rutinas diarias funcionales y de apoyo y sugerir y practicar estrategias compensatorias (de movimiento y cognitivas) para llevar a cabo tareas4.

OBJETIVO

Conocer la eficacia del tratamiento desde terapia ocupacional en la enfermedad de Parkinson dentro del equipo de rehabilitación multidisciplinar y las diferentes opciones de tratamiento que se pueden llevar a cabo y sus beneficios.

METODOLOGÍA

Se ha llevado a cabo una búsqueda bibliográfica en las siguientes bases de datos: PubMed, Google Académico, Dialnet y Sciencedirect, para ellos se han utilizado los siguientes términos: enfermedad de Parkinson, tratamiento y terapia ocupacional, y se han filtrado los artículos publicados en los últimos 10 años.

RESULTADOS

Los resultados encontrados tras la búsqueda y análisis bibliográfico ponen de manifiesto la eficacia de la intervención desde terapia ocupacional en personas con enfermedad de Parkinson4,9,10,11.

En la revisión sistemática de Foster ER et al, se muestra que el tratamiento de terapia ocupacional consiguió resultados positivos para mejorar y/o mantener el desempeño en la gestión y el mantenimiento de la salud, la escritura a mano y la participación en diferentes actividades instrumentales de la vida diaria de las personas con EP, mediante intervenciones individualizadas de terapia ocupacional, intervenciones dirigidas a la escritura, a la adherencia a la medicación, de actividad física e intervenciones cognitivo-conductuales9.

En otra revisión sistemática y metanálisis, en la de Tofani M et al, se pone de manifiesto que diferentes intervenciones de terapia ocupacional (cognitivas de memoria y atención e intervenciones específicas de movilidad de extremidades superiores) dieron lugar a resultados positivos en la movilidad, equilibrio e independencia en actividades cotidianas de la vida diaria y por consiguiente a mejoras en la calidad de vida de los pacientes con EP tanto en el seguimiento a corto como a medio plazo, cabe destacar, que en la mayoría de los estudios las mejoras en la calidad de vida mediante intervenciones de terapia ocupacional fueron evaluadas dentro de un programa de rehabilitación multidisciplinario10. Por el contrario, en la revisión de Welsby E, Berrigan S y Laver K, solo en un estudio se observó mejoras en la calidad de vida11.

Los resultados de la revisión sistemática de Welsby E, Berrigan S y Laver K, sugieren que existen beneficios a corto plazo de las intervenciones de terapia ocupacional, específicamente la participación en un programa de 10 sesiones centrada en terapia domiciliaria y actividades significativas reportó una mejor percepción en el desempeño ocupacional, medido a través de la Medida Canadiense de desempeño ocupacional. Esta revisión también apunta que las intervenciones intermitentes, a corto plazo y de alta intensidad son efectivas para mejorar la función y movilidad en extremidades superiores11.

Por último, en el artículo de Wood J, Henderson W y Foster ER, sobre recomendaciones clínicas según la evidencia, se recomienda una intervención multidisciplinaria, personalizada y orientada a objetivos para las personas con EP tanto en el medio hospitalario como en el domicilio. Se evidencia la utilización de diversas formas de ejercicio para mejorar las actividades de la vida diaria, las actividades instrumentales de la vida diaria, el desempeño y la participación social (entrenamiento y ejercicios de mano con tuercas, arcilla, baile en la comunidad, entrenamiento del vestido, comida y aseo, ejercicio con realidad virtual…), las intervenciones deben incorporar técnicas compensatorias, de cambio de comportamiento de salud para apoyar niveles adecuados de actividad física en la vida diaria. La meditación y ejercicios cognitivos de atención se recomienda para favorecer el sueño, y el entrenamiento orientado a tareas se recomienda para mejorar el desempeño de tareas específicas4.

 

CONCLUSIÓN

Con todo lo expuesto anteriormente se puede concluir que la terapia ocupacional puede contribuir eficazmente al tratamiento general de las personas con EP y puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de estas personas.

Se recomienda una intervención, personalizada y orientada a objetivos tanto en el medio hospitalario como en el domicilio, para así mejorar o mantener el desempeño y la participación en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria en personas con EP.

Tras la bibliografía se evidencia que las intervenciones intermitentes, a corto plazo y de alta intensidad son beneficiosas para mejorar la función y movilidad en extremidades superiores.

Como se ha observado en la literatura la terapia ocupacional tiene que formar parte del equipo multidisciplinar encargado de la rehabilitación de las personas con EP, aunque sería necesario realizar estudios en los que se evidenciaría solo el tratamiento de terapia ocupacional, ya que en la mayoría esté combinado con otros tratamientos farmacológicos, de fisioterapia y de logopedia.

Cabe destacar el número limitado de estudios con evidencia que hay publicados, por lo que la solidez de la evidencia debe considerarse de forma moderada y sería necesario seguir investigando y comprobando sus beneficios.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Federación Española de Parkinson. 2017. Madrid. [Internet]. [3 octubre 2023]. Disponible en: https://www.esparkinson.es/espacio-parkinson/conocer-la-enfermedad/
  2. Marcelo Merello, MD. International Parkinson and Movement Disorder Society. Parkinson’s Disease & Parkinsonism. Milwaukee USA. [Internet]. [3 octubre 2023]. Disponible en: https://www.movementdisorders.org/MDS/About/Movement-Disorder-Overviews/Parkinsons-Disease–Parkinsonism.htm
  3. Parkinson disease: a public health approach. Technical brief. Geneva:
    World Health Organization; 2022. Licence: CC BY-NC-SA 3.0 IGO. [Internet]. [3 octubre 2023]. Disponible en: https://www.who.int/publications/i/item/9789240050983
  4. Wood J, Henderson W, Foster ER. Occupational Therapy Practice Guidelines for People With Parkinson’s Disease. Am J Occup Ther. [Internet]. 2022 [7 octubre 2023]; 76(3). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35648119/
  5. Bloem BR, Okun MS, Klein C. Parkinson’s disease. Lancet. [Internet]. 2021 [7 octubre 2023];397(10291):2284-2303. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33848468/
  6. Tolosa E, Garrido A, Scholz SW, Poewe W. Challenges in the diagnosis of Parkinson’s disease. Lancet Neurol. [Internet]. 2021 [8 octubre 2023]; 20(5):385-397. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33894193/
  7. Church FC. Treatment Options for Motor and Non-Motor Symptoms of Parkinson’s Disease. Biomolecules. [Internet]. 2021 [8 octubre 2023]; 11(4):612. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8074325/
  8. AOTA. Marco de trabajo para la práctica de Terapia Ocupacional: Dominio y proceso. 4 edición. Santiago de Chile: 2020. [Internet] [8 octubre 2023]. Disponible en: https://www.studocu.com/es/document/universidad-de-burgos/la-terapia-ocupacional-en-los-trastornos-cognitivos/aota-2020-cuarta-edicion/17349125
  9. Foster ER, Carson LG, Archer J, Hunter EG. Occupational Therapy Interventions for Instrumental Activities of Daily Living for Adults With Parkinson’s Disease: A Systematic Review. Am J Occup Ther. [Internet]. 2021 [9 octubre 2023]; 75(3). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8095707/
  10. Tofani M, Ranieri A, Fabbrini G, Berardi A, Pelosin E, Valente D, Fabbrini A, Costanzo M, Galeoto G. Efficacy of Occupational Therapy Interventions on Quality of Life in Patients with Parkinson’s Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis. Mov Disord Clin Pract. [Internet]. 2020 [9 octubre 2023]; 7(8). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7604677/
  11. Welsby E, Berrigan S, Laver K. Effectiveness of occupational therapy intervention for people with Parkinson’s disease: Systematic review. Aust Occup Ther J. [Internet]. 2019 [9 octubre 2023]; 66(6). Disponible en: https://onlinelibrary-wiley-com.ar-bvsalud.a17.csinet.es/doi/10.1111/1440-1630.12615

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos