A propósito de un caso: plan de cuidados de enfermería en un paciente con traqueotomía percutánea en unidad de cuidados intensivos.

23 agosto 2022

AUTORES

  1. María Mairal Soriano. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Cristina Artaso Lapeña. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. Laura Marín Abolafia. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Sigrid Bretón Torrecilla. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Sarai Zaher Sánchez. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La técnica de traqueostomía percutánea fue descrita por primera vez por Cialglia en 1985 y ha tomado auge en las unidades de cuidados intensivos. Durante años fue una técnica temida, asociada frecuentemente a complicaciones graves e incluso mortales por lo que los médicos intentaban evitarla y los pacientes permanecían intubados durante semanas e incluso meses

Podemos diferenciar dos procedimientos distintos, la Traqueostomía Quirúrgica (TQ) o convencional y la Traqueostomía Percutánea (TP). Antiguamente podía ser considerada como única indicación de este procedimiento los procesos inflamatorios o tumorales, pero con el avance en el campo de la cirugía, de los cuidados críticos y de la ventilación mecánica, surge una nueva indicación: la ventilación mecánica prolongada.

El personal de enfermería tiene una participación activa en la preparación, colocación, mantenimiento y vigilancia de todo el proceso debiendo conocer tanto el procedimiento, como sus ventajas e inconvenientes, las indicaciones, contraindicaciones y complicaciones, para poder actuar de forma adecuada y coordinada con el resto del equipo y dar respuesta a las necesidades del paciente en cada momento.

 

PALABRAS CLAVE

Traqueostomía, enfermería, cuidados de enfermería, unidad de cuidados intensivos, NANDA-I, NOC, NIC.

 

ABSTRACT

The percutaneous tracheostomy technique was first described by Cialgia in 1985 nad it has gained popularity in intensive care units. For years it was a feared technique, frequently associated with serious and even fatal complications, which is why doctors tried to avoid it and patients remained intubated for weeks and even months.

We can differenciate between two different procedures, the surgical Traqueostomy or conventional and the Percutaneous Tracheostomy. In the past, inflammatory tumor processes could be considered the only indication for this procedure, but with advances in the field of surgery, critical care and mechanical ventilation, a new indication has emerged: prolonged mechanical ventilation.

Nursing staff have an active participation in the preparation, placement, maintenance and surveillance of the entire process, having to know both, the procedure andits advantages and disadvantages, its indications, contraindications and complications, ir order to act appropiately and in coordination with the rest of the team and respond to the needs of the patient at every moment.

 

KEY WORDS

Tracheostomy, nursing, nursing care, intensive care unit, NANDA-I, NOC, NIC

 

INTRODUCCIÓN

La técnica de traqueostomía percutánea fue descrita por primera vez por Cialglia en 1985 y ha tomado auge en las unidades de cuidados intensivos. Durante años fue una técnica temida, asociada frecuentemente a complicaciones graves e incluso mortales por lo que los médicos intentaban evitarla y los pacientes permanecían intubados durante semanas e incluso meses1, 6.

La traqueotomía se define como la apertura quirúrgica de la pared anterior de la tráquea para comunicarse con el exterior; y hablamos de traqueostomía cuando se lleva a cabo la creación de una apertura similar pero seguida de la fijación de la tráquea a la piel del cuello. Ambos términos, se utilizan indistintamente3, 7.

Podemos diferenciar dos procedimientos distintos, la Traqueostomía Quirúrgica (TQ) o convencional y la Traqueostomía Percutánea (TP). La primera consiste en la disección de los tejidos pretraqueales e inserción de una cánula de traqueostomía bajo visión directa de la tráquea; y la segunda es una técnica en la que se introduce una cánula traqueal mediante disección roma de los tejidos pretraqueales, en el que el abordaje traqueal se efectúa usando el método o técnica Seldinger. Este método consiste en introducir una guía o alambre flexible entre el cartílago cricoides y el primer cartílago traqueal, o entre el primer y segundo cartílago traqueal, a través de una aguja introducida de forma percutánea con ayuda de una pequeña incisión de 1-2cm a este nivel2,3.

La traqueostomía percutánea (TP) ha ido imponiéndose como técnica de primera elección en muchos países, calculándose que se realiza en más del 15% de los pacientes críticos5,6.

Antiguamente podía ser considerada como única indicación de este procedimiento los procesos inflamatorios o tumorales, pero con el avance en el campo de la cirugía, de los cuidados críticos y de la ventilación mecánica, surge una nueva indicación: la ventilación mecánica prolongada. En las unidades de cuidados intensivos un número importante de pacientes requiere soporte ventilatorio durante largos períodos de tiempo, haciendo que sea necesario la realización de una traqueotomía percutánea que permita el correcto manejo de la vía aérea. Es un procedimiento mínimamente invasivo, poco cruento y uno de los más frecuentemente realizados en las Unidades de Cuidados Intensivos1,2,3,7.

Entre las indicaciones de esta técnica podemos destacar la permeabilidad de la vía aérea; situaciones en las que haya dificultad para el aclaramiento de secreciones abundantes que justifiquen un acceso más rápido y fácil para su aspirado. Indicada también en la prevención del daño laringotraqueal por intubación prolongada; ventilación mecánica prolongada, mantenimiento de una adecuada higiene del árbol traqueo bronquial; obstrucción de la vía aérea superior por tumor, cirugía, trauma, cuerpo extraño o proceso infeccioso; y cuando se observe fallo en el proceso de destete1,3,5,6.

La traqueostomía percutánea (TP) aporta numerosas ventajas con respecto a la traqueostomía convencional en los pacientes ingresados en la UCI, pero no por ello está exenta de riesgos. Es una técnica segura y rápida por requerir menor tiempo quirúrgico; es económica y sencilla, necesitando poco instrumental; y puede ser realizada en las unidades de cuidados intensivos a pie de cama, por personal capacitado, evitando el uso del quirófano y el traslado al mismo, disminuyendo la morbilidad del paciente por el traslado. Además, se observa una mejoría en la ventilación al disminuir el espacio muerto y la resistencia en la vía aérea; reduce el trabajo respiratorio mejorando la mecánica respiratoria del paciente. Y requiere menor cantidad de fármacos sedantes acortando el tiempo de estancia en UCI y de hospitalización2,3,5,6.

Desde el punto de vista del paciente, les va a ayudar en su movilidad consiguiendo una autonomía más precoz, les va a aportar mayor confort y una mejor comunicación con el equipo multidisciplinar5.

Por parte del personal de Enfermería, hace más fácil el acceso a la vía aérea favoreciendo el aclaramiento de secreciones, impidiendo la aspiración de las mismas y reduciendo así la Neumonía asociada a Ventilación Mecánica5, 6.

 

El momento óptimo para la realización de la traqueostomía en el paciente ventilado sigue siendo objeto de debate. Atendiendo a la gravedad del paciente y a su pronóstico, será decisión del equipo médico quién determine cuándo realizar el procedimiento. Aunque no existe un consenso claro, hay una marcada tendencia a realizar una traqueostomía precoz o temprana en aquellos pacientes que se prevé que van a necesitar soporte ventilatorio durante un largo periodo de tiempo, debido principalmente al mejor manejo de la vía aérea y a la reducción del número de infecciones con respecto al tubo endotraqueal. Se entiende por traqueostomía precoz o temprana aquella que se realiza entre los primeros 7 días tras el inicio de la ventilación mecánica o ingreso en UCI, diferenciándose de la traqueostomía tardía con un promedio de 14 días. Una traqueostomía más allá de los 21 días no está recomendada1,2,3,,5,6.

Está contraindicado de manera absoluta en pacientes con edad inferior a 15 años; aquellos que presentan infección activa o malignidad preexistente en el área de la intervención; cuando existe imposibilidad de identificar las referencias anatómicas o cirugía de emergencia para el control de la vía aérea, entre otras. Como contraindicaciones relativas, destacamos las coagulopatías, hipertrofia de la glándula tiroides, cirugía previa en el área de la traqueostomía, hematomas o pacientes obesos o con cuello corto donde los puntos de referencia no puedan ser identificados, pacientes que hayan recibido radioterapia cervical previa y aquellos que presenten quemaduras extensas en región cervical, entre otras2,5,6.

La tasa de complicaciones de este procedimiento es de entre un 4 y un 31%. La hipotensión relacionada con los fármacos anestésicos administrados y la extubación accidental son las principales complicaciones preoperatorias. La hemorragia, riesgo de neumotórax, neumonía, broncoespasmo, obstrucción de la cánula, dificultad de la inserción de la cánula de traqueotomía y la creación de falsa vía, son algunas de las complicaciones que podemos encontrar en la fase intraoperatoria o post-operatorio inmediato, entre otras. Como complicaciones tardías, se deberá vigilar la formación de fístulas traqueoesofágicas, fístula de arteria innominada, traqueomalacia, edema laríngeo, infección, broncoaspiración y traqueítis. Otras de carácter menos grave, pero con repercusión a nivel biopsicosocial del paciente son la ronquera y/o cambios de voz o cambios estéticos1,2,4,5,7.

Desde la realización de la traqueostomía hasta el alta del paciente o la decanulación del mismo, el equipo multidisciplinar compuesto por cirujanos, enfermeros, fisioterapeutas y logopedas, se encargará de otorgar al paciente de una máxima seguridad y calidad en los cuidados relacionados con el paciente traqueostomizado7.

Previo al procedimiento, los cuidados de Enfermería irán encaminados principalmente a colocar al paciente en decúbito supino con la cabeza perfectamente alineada, situando una almohada debajo de los hombros para lograr hiperextensión del cuello lo que permitirá aumentar la distancia entre los anillos traqueales y mejorar la referencia anatómica facilitando el desarrollo de la traqueotomía. Además, deberán controlarse los parámetros respiratorios (frecuencia respiratoria y SatO2), y los ventilatorios (parámetros del respirador), se procederá a la aspiración de secreciones de la zona faríngea, así como a la extracción de sangre para la realización de una gasometría de cara al control de la oxigenación y la ventilación. Si el paciente se encuentra con nutrición enteral por sonda nasogástrica, se suspenderá su administración 8 horas antes, conectándose la sonda a una bolsa para el vaciado gástrico, a fin de prevenir una posible broncoaspiración durante la realización de la traqueostomía2,4.

La enfermera deberá controlar las constantes vitales, así como los parámetros respiratorios durante todo el proceso e informará al equipo médico de los cambios observados4.

Los cuidados de enfermería, una vez realizada la traqueotomía, irán encaminados a fijar la cánula de traqueotomía con una cinta alrededor del cuello para evitar la decanulación accidental y se colocarán gasas estériles alrededor del estoma para la protección cutánea; se deberán vigilar signos de hemorragia, así como detectar la presencia de fuga de aire, y vigilar presiones altas en la vía aérea que puedan indicar la presencia de un posible neumotórax o taponamiento del lumen de la cánula por un coágulo de sangre2,4,7.

Otros cuidados generales serán: realizar la cura del estoma, cambiar la cinta de fijación y colocar un apósito absorbente cada 8 horas y siempre que se precise; sujetar con los dedos la zona pivotante de la cánula en todas las maniobras para evitar el desplazamiento de ésta; comprobar la presión del neumotaponamiento con valores comprendidos entre 15 y 22mmHg y no siendo superior a 30mmHg de presión; comprobar que el tamaño de la cánula es el adecuado para el paciente, siendo recomendable tener cerca una cánula del número que use el paciente y otra del número inferior para casos de urgencia; colocar la cama en la posición de Fowler entre 30 y 35 grados de inclinación; realizar una higiene bucal adecuada cada 8 horas así como aspirar las secreciones cuando sea necesario y registrar las características de las mismas2,4,7.

En función de la evolución clínica del paciente, la sedación podrá o no ser retirada. En esta situación, la enfermera hará una valoración del nivel de conciencia del paciente, y observará la aparición de signos de ansiedad y/o agitación que influyen en el despertar del paciente y repercutirán favorablemente en su evolución4,7.

 

MÉTODO

Se elabora un Plan de Cuidados de Enfermería para un paciente que, en el contexto de haber sido intervenido de urgencia por un hematoma cerebeloso fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos para la recuperación postoperatoria. Atendiendo a la evolución clínica de su proceso patológico, precisó de una larga estancia hospitalaria en la UCI para conseguir la recuperación total del paciente.

Para la realización del plan de cuidados se ha utilizado la taxonomía NANDA, NIC, NOC.

 

OBJETIVO

Garantizar unos cuidados integrales para prevenir o disminuir la aparición de complicaciones, así como conseguir una adecuada evolución del paciente.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Enfermedad actual:

Varón de 72 años que es trasladado en ambulancia del 061 desde su domicilio al Servicio de Urgencias del Hospital Miguel Servet donde se procede al ingreso del paciente por focalidad neurológica.

Desde Urgencias se realiza entrevista telefónica con su hija, quien refiere que se ha levantado con normalidad por la mañana, ha desayunado correctamente y se ha ido al baño donde cree que se ha mareado y ha caído al suelo con TCE y ha vomitado; ha ido por sus propios medios a la cama, donde ha continuado con vómitos y una progresiva bradipsiquia con hipotonía generalizada.

Antecedentes personales:

Datos clínicos:

  • Hipertensión arterial.
  • Cardiopatía con hipertrofia ventricular izquierda.
  • Hematuria macroscópica con PSA de 4,6 con biopsia en noviembre de 2021 sin malignidad.
  • Fractura de tibia y peroné en 2011.

Medicación Habitual:

  • Adiro 100 mg 0-1-0
  • Amlodipino 5 mg 1-0-0
  • Losartan 50 mg 1-0-0
  • Omeprazol 20 mg 1-0-0
  • Lorazepam 1 mg 0-0-1
  • Paracetamol 1gr si precisa por dolor.

Hábitos tóxicos:

  • Ex fumador de 20 cigarrillos/día.

Alergias:

  • No alergias medicamentosas conocidas hasta la fecha actual.

Exploración general:

Constantes vitales

  • Tensión Arterial: 165/70 mmHg.
  • Frecuencia Cardíaca: 98 l.p.m.
  • Temperatura Axilar: 36.4ºC.
  • Saturación de Oxígeno: 97% con gafas nasales a 2 litros de O2.
  • Normoglucémico.

Exploración física:

Paciente consciente y orientado al ingreso, con bradipsiquia y ligera disartria. En una valoración inicial del paciente, se obtiene un resultado en la Escala de Glasgow (GCS) de 12 puntos. Con tendencia al sueño, mantiene los ojos cerrados y se observa apertura ocular cuando se le llama.

Neurológicamente, obedece órdenes sencillas y moviliza contra gravedad las cuatro extremidades. Se observan pupilas isocóricas y normorreactivas.

El paciente refiere sensación de mareo y cefaleas. No se observa alteración de los pares craneales.

Auscultación cardiaca: ruidos rítmicos a 98 lpm Sin soplos audibles.

Se cursa TAC cerebral, que tras los resultados evidencia hematoma cerebeloso hemisférico, siendo valorado por el Servicio de Neurocirugía. Tras la valoración, se informa al paciente de los hallazgos encontrados y se le explica la necesidad de realizar una intervención quirúrgica urgente. Entiende las explicaciones dadas por el equipo y acepta la intervención. Posteriormente se informa a la familia del diagnóstico e intervención a realizar.

Pruebas complementarias:

Test Ag COVID-19: Negativo.

Analítica de sangre: hemograma, bioquímica y coagulación.

Electrocardiograma.

Radiografía de tórax: AP y lateral.

Tratamiento recibido en Urgencias:

Se canaliza una vía periférica en mano izquierda y una vía central de acceso periférico en extremidad superior derecha (ESD) para la administración de fármacos y fluidoterapia intravenosa y así atender a las necesidades clínicas del paciente de manera óptima y segura.

Se administra:

  • Paracetamol IV para las cefaleas.
  • Cloruro Mórfico IV.
  • Ondansetron 4 mg IV para tratamiento de las náuseas.
  • Profilaxis antibiótica.

Se traslada al paciente al Quirófano donde la intervención quirúrgica se lleva a cabo sin incidencias. No se observa sangrado activo durante el procedimiento. Se le coloca un Drenaje Ventricular Externo (DVE).

Tras la cirugía, el paciente es trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos donde a su llegada ingresa intubado y analgesiado con Midazolam, Propofol y Cloruro Mórfico. Respiratoriamente el paciente está bien adaptado a la ventilación mecánica (VM) manteniendo saturaciones de Oxígeno del 97%. Neurológicamente, pupilas mióticas, poco reactivas. Hemodinámicamente, paciente con tendencia a la HTA, por lo que precisa comenzar con perfusión continua de Labetalol para lograr TAS en torno a 140 mmHg. Paciente bien perfundido.

Tras la larga estancia del paciente en la Unidad de Cuidados intensivos, el costoso destete del paciente y la presencia de numerosas secreciones bronquiales que dificultan el óptimo manejo de las mismas, se indica la realización de una Traqueostomía Percutánea.

Plan:

Se indica colocación de sonda nasogástrica y sondaje vesical para el control de la diuresis y balance hídrico.

Se comenta el caso con el equipo médico para la realización de Traqueostomía Percutánea por la larga estancia en la Unidad de Cuidados intensivos, el costoso destete del paciente y la presencia de numerosas secreciones bronquiales que dificultan el óptimo manejo de estas.

Se informa a la familia de la situación del paciente.

 

VALORACIÓN ENFERMERA SEGÚN LAS 14 NECESIDADES BÁSICAS DE VIRGINIA HENDERSON

Esta valoración se realiza una vez el paciente ingresa en la unidad de cuidados intensivos:

  • NECESIDAD DE RESPIRACIÓN:

Paciente que al estar conectado a ventilación mecánica es dependiente del respirador para mantener los niveles óptimos de oxigenación.

Mantiene saturaciones de oxígeno en sangre en torno a 91- 93% por la presencia de secreciones respiratorias, lo que dificulta el mantenimiento de una oxigenación óptima, siendo candidato para la realización de una Traqueostomía Percutánea.

  • NECESIDAD DE ALIMENTACIÓN E HIDRATACIÓN:

Dieta absoluta por vía oral. En relación a su estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos, el método a llevar a cabo para mantener un estado nutricional adecuado del paciente va a ser a través de la alimentación enteral administrada por la sonda nasogástrica colocada cuando ingresó en la unidad

El soporte hídrico se llevará a cabo mediante fluidoterapia intravenosa.

  • NECESIDAD DE ELIMINACIÓN:

Al ser portador de sondaje vesical no puede considerarse al paciente continente. Así, conseguiremos un adecuado control horario del balance hídrico del paciente.

  • NECESIDAD DE MOVILIZACIÓN Y MANTENIMIENTO DE UNA POSTURA ADECUADA:

Dependiente. Por su situación de coma inducido relacionado con la intervención neurológica, la movilización del paciente será realizada por el personal sanitario cada 4 horas para contribuir a un buen cuidado de la piel y prevenir la aparición de úlceras por presión. La movilización se realizará lateralizando al paciente.

El cabecero de la cama se mantendrá elevado a una altura de 45º de acuerdo a los cuidados que deben llevarse a cabo en pacientes con inserción de drenaje ventricular externo, además de mantener una posición del cuerpo alineada. El drenaje deberá permanecer cerrado durante la movilización del paciente.

  • NECESIDAD DE REPOSO Y SUEÑO:

No se ve alterada debido a la inducción farmacológica con la sedación.

  • NECESIDAD DE VESTIRSE Y DESVESTIRSE:

Necesidad que no se ve alterada durante su estancia en la UCI.

El personal sanitario se encargará de preservar la intimidad del paciente en todo momento, tanto a la hora de ser explorado por el equipo multidisciplinar como a la hora de las visitas de los familiares a la unidad.

  • NECESIDAD DE TERMORREGULACIÓN:

Necesidad que será vigilada y tratada por el personal sanitario en caso de verse alterada durante el ingreso del paciente en la UCI y durante el transcurso de su proceso patológico.

Al ser portador de SV, nos permitirá llevar a cabo un control continuo de la temperatura central gracias al sensor de temperatura que posee el sondaje vesical utilizado en el paciente.

  • NECESIDAD DE HIGIENE Y PROTECCIÓN DE LA PIEL:

Dependiente. Paciente correctamente aseado. Higiene realizada en la cama todas las mañanas por el personal de la Unidad de Cuidados Intensivos.

Para prevenir la aparición de úlceras por presión (UPP), aplicamos aceite corporal en toda la superficie corporal para mantener una piel hidratada, así como ácidos grasos sobre las prominencias óseas. Además, se hace uso de colchón antiescaras.

  • NECESIDAD DE SEGURIDAD Y EVITAR PELIGROS:

Durante la estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos, mantendremos las barandillas de la cama subidas para asegurar la seguridad del paciente y evitar caídas.

  • NECESIDAD DE COMUNICACIÓN:

Al estar bajo los efectos sedantes, el paciente no va a disponer de la capacidad para comunicarse verbalmente.

  • NECESIDAD DE VIVIR SEGÚN SUS CREENCIAS Y VALORES:

Datos desconocidos.

  • NECESIDAD DE TRABAJAR Y SENTIRSE REALIZADO:

Datos desconocidos.

  • NECESIDAD DE PARTICIPAR EN ACTIVIDADES RECREATIVAS:

A la hora de las visitas, su hija nos cuenta que tenían un viaje organizado para realizar en verano con toda la familia a Perú. Le gustaba viajar.

  •  NECESIDAD DE APRENDIZAJE:

Independiente antes de ocurrir el episodio en su domicilio.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA (NANDA), INTERVENCIONES (NIC) Y RESULTADOS (NOC)

[00266] Riesgo de infección de la herida quirúrgica r/c manejo ineficaz del drenaje ventricular externo.

Objetivos (NOC): Severidad de la infección (0703).

Indicadores:

  • 070305 Drenaje purulento.
  • 070307 Fiebre.
  • 070322 Colonización del cultivo del líquido cefalorraquídeo.

Intervenciones (NIC): Control de infecciones (6540).

Actividades:

  • Asegurar una técnica de cuidados de heridas adecuada.
  • Usar guantes según lo exigen las normas de precaución universal.

Intervenciones (NIC): Protección contra las infecciones (6550).

Actividades:

  • Observar los signos y síntomas de infección sistémica y localizada.
  • Mantener la asepsia para el paciente de riesgo.
  • Inspeccionar el estado de cualquier incisión/herida quirúrgica.

Intervenciones (NIC): Cuidados del catéter de drenaje de ventriculostomía/lumbar (1878).

Actividades:

  • Controlar periódicamente la cantidad/frecuencia del drenaje de líquido cefalorraquídeo (LCR).
  • Monitorizar las características del drenaje de LCR: color, claridad y consistencia.
  • Observar si hay infección en el sitio de inserción.

Intervenciones (NIC): Cuidados del drenaje (1870).

Actividades:

  • Mantener una higiene correcta de las manos antes, durante y después de la inserción o manipulación del drenaje.
  • Mantener el recipiente de drenaje al nivel adecuado.
  • Monitorizar la permeabilidad del catéter y del dispositivo o sistema de drenaje, anotando cualquier dificultad de drenaje.
  • Asegurar el funcionamiento del tubo y del equipo correspondiente.

 

[00206] Riesgo de sangrado r/c posibles complicaciones postoperatorias.

Objetivos (NOC): Recuperación postoperatorio inmediato (2305).

Indicadores:

  • Integridad tisular (230518).
  • Sangrado (230521).

Intervenciones (NIC): Cuidados del sitio de incisión (3440).

Actividades:

  • Inspeccionar el sitio de incisión por si hubiera eritema, inflamación o signos de dehiscencia o evisceración.
  • Vigilar el proceso de curación en el sitio de la incisión.
  • Limpiar la zona que rodea la incisión con una solución antiséptica apropiada.

 

[00031] Limpieza ineficaz de las vías aéreas r/c retención de secreciones m/p cantidad excesiva de esputo y tos inefectiva.

Objetivos (NOC): Estado respiratorio: permeabilidad de las vías respiratorias (0410).

Indicadores:

  • Acumulación de esputos (41020).
  • Capacidad para eliminar secreciones (41012).
  • Ansiedad (41002).

Intervenciones (NIC): Aspiración de las vías aéreas (3160).

Actividades:

  • Determinar la necesidad de la aspiración oral y/o traqueal.
  • Seleccionar una sonda de aspiración que sea la mitad del diámetro interior de la cánula de traqueostomía.
  • Controlar y observar el color, cantidad y consistencia de las secreciones.
  • Basar la duración de cada pasada de aspiración traqueal en la necesidad de extraer secreciones y en la respuesta del paciente a la aspiración.
  • Limpiar la zona alrededor del estoma traqueal después de terminar la aspiración traqueal, según corresponda.

 

[00046] Deterioro de la integridad cutánea r/c secreciones y humedad excesiva de la zona periestomal m/p maceración de la piel.

Objetivos (NOC): Integridad tisular: piel y membranas mucosas (1101).

Indicadores:

  • Temperatura de la piel (110101).
  • Integridad de la piel (110113).
  • Pigmentación anormal (110105).
  • Lesiones cutáneas (110115).

Intervenciones (NIC): Vigilancia de la piel (3590).

Actividades:

  • Observar si hay excesiva humedad en la piel.
  • Observar si hay zonas de presión y fricción.
  • Instaurar medidas para evitar mayor deterioro (mantener la zona limpia y seca, colocación correcta de babero, etc.).
  • Aplicar cremas o pomadas que favorezcan la regeneración de la piel.

 

CONCLUSIÓN

El profesional de enfermería es responsable directo de los cuidados del paciente portador de traqueotomía y drenaje ventricular externo, por lo que es importante actualizar los conocimientos sobre éstos, así como saber identificar, evaluar y responder con eficacia ante cualquier suceso que pueda suponer un riesgo para el paciente. La utilización de planes de cuidados garantiza un fomento de las aptitudes del profesional, así como un aumento de la seguridad del paciente y una mejora de su calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Añón J.M, Araujo J.B, Escuela M.P y González-Higueras E. Traqueotomía percutánea en el paciente ventilado. Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Virgen de la Luz, Cuenca, España. Abril 2014; 38(3):181-193
  2. Gálvez González M.A. Procedimiento de traqueostomía percutánea: control y seguimiento de enfermería. Enfermería Intensiva. Abril 2009; 20(2):69-75.
  3. Raimondi N, Vial M.R, Calleja J, Quintero A, Cortés Alban A, Celis E, Pacheco C, Ugarte S, Añón J.M, Hernández G, Vidal E, Chiappero G, Ríos F, Castilleja F, Matos A, Rodríguez E, Antoniazzi P, Teles J.M, Dueñas C, Sinclair J, Martínez L, Von der Osten I, Vergara J, Jiménez E, Arroyo M, Rodríguez C, Torres T, Fernandez-Bussy S Y Nates J.L. Guías basadas en la evidencia para el uso de traqueostomía en el paciente crítico. Artículo Especial Medicina Intensiva. Marzo 2017; 41(2):94-115.
  4. Serrano Calvache J.A, López Tesón N, López Tesón A.M y Cazorle López P. Cuidados de Enfermería en los pacientes con Traqueotomía Percutánea de Griggs. Enfermería Clínica. 2003;13(2):122-29.
  5. Martí­nez Hurtado E, Olivas Garcí­a E, Paula Martí­nez F, Bernardino Santos M, Garcí­a del Valle y Manzano S. Traqueotomí­a Percutánea en Reanimación (I): Historia, indicaciones, complicaciones. AnestesiaR.Críticos, Vía Aérea. Noviembre 2017.
  6. González Toribio R.A, Trejo Osornio D.A, Gallardo Soberanis J.R, González Perales K, Flores Ramírez R, Cardoso Ramírez M.A, Argüello Bolaños J, Hernández Velázquez N.N, Soriano Orozco R, Zamarrón López E.I, Deloya Tomas E y Pérez O.R. Traqueostomía percutánea en la unidad de cuidados intensivos: Técnica y revisión. Revista EMIVA News. Febrero-marzo 2019;12 (2): 314-436.
  7. Rubio Gómez M.R y Rojas Álvarez, A. Traqueotomía: complicaciones y cuidados enfermeros. Ocronos-Revista Médica y de Enfermería. Julio 2018.
  8. Nanda International, Herdman TH ed, Kamitsuru S ed. Diagnósticos Enfermeros. Definiciones y Clasificación. 2015-2017. Edición española. Barcelona: Elsevier; 2015.
  9. Moorhead S, Johnson M, Maas ML, Swanson E. Clasificación de Resultados de Enfermería (NOC). 5ª Edición. Barcelona:Elsevier; 2014.
  10. Bulecheck GM, Butcher HK, Dochterman JM, Wagner CM. Clasificaciones de intervenciones de Enfermería (NIC). 6ª Edición. Barcelona: Elsevier; 2014.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos