Abordaje de la progeria

27 abril 2024

 

AUTORES

  1. Marta Castillo Quílez. Enfermera en el CAMP, IASS, Zaragoza.
  2. Rebeca de Torres Martínez. Enfermera en UCI Pediátrica, Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Carlos Salvador Nieto. Enfermero en Planta de Traumatología, Hospital Marina Baixa, Villajoyosa, Alicante.
  4. José Ignacio Enjuto Sahún. TSID Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  5. Concepción Vidal Artal. Enfermera en Atención Primaria, Sector II, Zaragoza.
  6. Alejandra Planas Embid. Enfermera en Planta de Ortogeriatría en el Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.

 

RESUMEN

La progeria, más comúnmente llamada Síndrome de Hutchinson es síndrome caracterizado por una senilidad prematura y un envejecimiento celular.

La afección de la progeria surge en el gen LMNA. La progerina no madura correctamente y permanece farsenilada, provocando más cantidad de la habitual y produciendo este síndrome.

Los niños y las niñas que sufren progeria tienen unas características físicas comunes como disminución en el crecimiento, alteraciones craneoencefálicas, apilamiento de dientes, y daños cardiacos que es lo que comúnmente suele producir su fallecimiento a edades tempranas.

El diagnóstico es clínico, siendo importante diferenciarlo de otro tipo de síndromes progeroides.

El tratamiento más habitual es la administración de hormonas de crecimiento. En los últimos estudios, se destaca el fármaco lonafarnib, en combinación con un tipo de estatinas y ácido zoledrónico.

PALABRAS CLAVE

Progeria, enfermería, paciente, síndrome de Hutchinson.

ABSTRACT

Progeria, more commonly called Hutchinson Syndrome, is a syndrome characterized by premature senility and cellular aging. 

The progeria complaint arises in the LMNA gene. Progerin does not mature correctly and remains farsenylated, causing more than usual amounts and producing this illness. 

Children who suffer from progeria have common physical characteristics such as decreased growth, craniocerebral alterations, teeth crowding, and heart damage, which is what commonly causes their death at an early age. 

The diagnosis is clinical, and it is important to differentiate it from other types of progeroid syndromes. 

The most common treatment is the administration of growth hormone. In the latest studies, the medicine lonafarnib stands out, in combination with a type of statins and zoledronic acid.

KEY WORDS

Progeria, nursing, patient, Hutchinson syndrome.

INTRODUCCIÓN

La progeria es una enfermedad genética autosómica dominante extraña, que se caracteriza por un envejecimiento precoz que empieza en la infancia1,2.

Progeria procede del griego; ‘pro’ significa ‘hacia, a favor de’ y ‘geron o geras’ que significa ‘viejo’ 1.

Existen distintos síndromes progeroides, el más habitual es el síndrome de Hutchinson – Gilford, llamada así en honor a sus investigadores quienes describieron dicha enfermedad en 1886. Este síndrome tiene una incidencia estimada de 1:4 millones de nacidos. La incidencia de la enfermedad es muy baja, existen alrededor de unos 400 niños con esta enfermedad3,4.

Las características fenotípicas de este síndrome se deben a una alteración producida en la proteína de la lámina A, que participa en la estructuración del núcleo, y en la disposición de la cromatina. El gen afectado es el LMNA1.

Afecta tanto a sexo masculino como a sexo femenino, sin diferenciación en razas1.

El diagnóstico de esta enfermedad se detecta de manera promedio a los 2,9 años, con manifestaciones clínicas evidentes. Inicialmente se produce una disminución del crecimiento en el primer año de vida. Posteriormente muestran alteraciones en el tejido conectivo, dimorfismo craneofacial con venas craneales prominentes, ojos prominentes, nariz puntiaguda, labios delgados, alopecia, dentición anormal, inexistencia de lóbulos en las orejas, detrimento de la grasa subcutánea, cambios óseos, cutáneos. Algunas de estas características se encuentran de manera similar en el envejecimiento humano3.

Debido a esta enfermedad se producen numerosas complicaciones en la salud de las personas que la poseen: Cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares principalmente. La progeria produce una muerte temprana, alrededor de los 13 años2,4.

Los tratamientos de las personas que sufren progeria comienzan cuando el deterioro corporal es evidente, por lo que ya es tarde para enlentecer o retrasar el avance de la enfermedad5.

 

OBJETIVOS

  • PRIMARIO: Realizar un análisis sobre la información de la progeria desarrollando su etiología, fisiopatología, clínica, criterios diagnósticos y tratamiento.
  • SECUNDARIO: Examinar las actuaciones de enfermería en el desarrollo de los pacientes con progeria.

 

METODOLOGÍA

La búsqueda de información se lleva a cabo entre enero de 2024 y marzo de 2024. Se realiza dicha búsqueda de información en las siguientes bases de datos:

  • Scielo.
  • Dialnet.
  • Pubmed.
  • Scopus.

 

La búsqueda se realiza a través de los siguientes descriptores de ciencias de la salud (DeCS):

  • Progeria.
  • Síndrome de Hutchinson – Gilford.
  • Paciente.
  • Enfermería.

 

El operador booleano escogido ha sido AND. (En el anexo 1 se especifican los términos de búsqueda utilizados en cada base de datos).

Los limitadores de esta búsqueda han sido:

  • Acceso a artículos completos.
  • Idioma: Castellano e inglés.

 

RESULTADOS

  • ETIOLOGÍA Y FISIOPATOLOGÍA:

El Hutchinson-Gilford progeria syndrome (HGPS) tiene una herencia autosómica dominante. Aunque tiene un origen patológico, se ha relacionado con el envejecimiento normal2,6.

Las llamadas mutaciones no clásicas asociadas con fenotipos relacionados con la progeria se denominan ‘Laminopatías progeroides’ o ‘síndromes progeroides atípicos’ o ‘MADAS’: estos son dominantes o recesivos6.

La mayor parte de las laminopatías progeroides de tipo autosómico dominante provienen de la ‘mutación clásica’ en el gen LMNA. Esta mutación causa el HGPS1,2,4,6. El gen LMNA codifica la lámina proteica A/C. Se produce una transversión de una Citosina por una Tiamina. Este cambio activa un sitio de splicing que produce la supresión de 150 pares de bases en el extremo 3’ del exón 11; 50 aminoácidos son los que se pierden. Dentro de éstos 50 aminoácidos se encuentra el lugar de corte RSYLLG, el cuál reconoce la enzima ZMPSTE24, lo que significa la pérdida del lugar de corte de la endoproteasa ZMPSTE24. Con este proceso se produce una nueva mutación en la proteína. La nueva proteína mutante se llama ‘Progerina. Ésta, no realiza su proceso de maduración adecuadamente, y permanece farnesilada2,6. La progerina realiza numerosas alteraciones celulares que provocan envejecimiento celular y senilidad orgánica2.

En ciertas investigaciones se descubre que la progerina se encuentra en células normales. Su producción aumenta conforme vamos envejeciendo. En estos estudios se relaciona la progerina con un envejecimiento normal, abarcando la relación entre progerina y la inestabilidad genética, destacando la alteración de los telómeros en el proceso de envejecimiento. Se produce un desgaste de los telómeros durante la división celular; en el momento que hay un gran desgaste la célula no se divide y se produce la apoptosis o muerte celular. Estos telómeros cortos y no funcionales son los que producen la formación de la progerina, lo que se relaciona con el daño celular asociado con la edad. En el momento que los telómeros se acortatan debido a la división celular, se produce una mayor cantidad de progerina7.

Existen otras dos mutaciones en el gen LMNA que producen otro trastorno grave llamado dermopatía restrictiva (DR). La DR es un trastorno mortal de pronta aparición, normalmente intrauterina, que proviene de una mutación homocigótica inactivadora en el gen ZMPSTE24 o de una mutación homocigótica clásica en el gen LMNA2.

 

VALORACIÓN CLÍNICA DE UN PACIENTE CON SARCOPENIA:

Durante el desarrollo de la enfermedad los pacientes desarrollan características propias del envejecimiento. El envejecimiento se produce de 5 a 10 veces más rápido en personas que sufren en esta enfermedad. La mayor parte de niños con progeria mueren debido a enfermedad cardiacas aproximadamente sobre los 13 años, variando la ratio de edad desde los 8 a los 21 años. Cabe a destacar que las personas con progeria no sufren alteraciones neurológicas, mantienen la inteligencia conservada y el desarrollo cognitivo y emocional es proporcional a su edad biológica y no al envejecimiento que físicamente muestran1,2.

La apariencia física al nacer es normal.

Durante el primer año de vida se manifiestan:

  • Disminución notable en el crecimiento.
  • Esclerodermia en la piel.
  • Modificación craneofacial (mandíbula retraída, puente nasal estrecho, punta de la nariz estrecha, alopecia, lipoatrofia, retraso en el nacimiento de los dientes primarios).
  • Contracturas continuas de las articulaciones.
  • Neoplasia intraepitelial ósea.
  • Uñas distróficas.

 

En años posteriores se observan:

  • Pérdida del canal conductivo auditivo, ausencia de lóbulos auriculares:
  • Apilamiento de dientes.
  • Lagrimeo exagerado.
  • Fenómeno de Raynaud.
  • Resistencia a la insulina.
  • Problemas cardiacos (oclusión de vasos por formación de placas ateroescleróticas)2,7.

 

DIAGNÓSTICO:

La progeria es una enfermedad padecida por pocas personas; debido a ello el diagnóstico es básicamente clínico según los signos y los síntomas que presenta el paciente, mayoritariamente el fenotipo progeroide. El diagnóstico clínico en numerosas ocasiones puede realizarse en edades tempranas7,8.

En su mayoría no requiere el estudio de las mutaciones y genes involucrados en el desarrollo de la enfermedad. En el caso de que se precise conocer los mecanismos involucrados, se realiza a través de un panel multigenético. A día de hoy se conocen el genotipo clásico y la variante patógena que produce la progerina en el axón 11 o en el intrón 117,8.

Se debe distinguir de otros tipos de progeria o envejecimiento prematuro, donde la diferencia se visualiza en la edad que aparecen los síntomas como por ejemplo el Síndrome de Wiedeman-Rautenstrauch; la manifestación del fenotipo en este síndrome ocurre desde el nacimiento. O el síndrome de Werner donde los síntomas comienzan en la pubertad7,8.

Los resultados de las pruebas analíticas son la disminución de la concentración sérica de la leptina por inferior a valores que se puedan detectar (>90%) y la resistencia a la insulina (60%). El recuento de plaquetas está incrementado. Las concentraciones de HDL y de adiponectina disminuyen hasta llegar a valores menores a los normales. Los valores lipídicos, la proteína C reactiva, la bioquímica en sangre, las pruebas hepáticas y renales, las pruebas endocrinas, y las de coagulación son normales7.

 

TRATAMIENTO:

Como tratamiento la hormona de crecimiento por vía subcutánea en dosis aproximadas de 0,05 mg/kg/día, consigue que los pacientes ganen peso y estatura pero por debajo de lo que un niño sano lo hace. 1,7

Está recomendado tratamiento con ácido acetilsalicílico 2 mgr/kg peso corporal /día debido a el descenso del riesgo cardiovascular en adultos con factor de riesgo1,7.

Los ensayos terapéuticos se han basado en fármacos enfocados a la vía postraduccional de la progerina. La abstención de la farsenilación postraduccional de la progerina intentaba impedir que la proteína que genera la enfermedad se una a la membrana nuclear. Se realizan ensayos con el fármaco lonafarnib. Este fármaco tuvo buena tolerancia consiguiendo un incremento de peso, reducción de la rigidez vascular, mejoría de la función diastólica del ventrículo izquierdo, incremento de la rigidez del radio, mejoría de la hipoacusia neurosensorial y disminución de cefaleas; los efectos secundarios comunes como diarrea, náuseas pérdida de apetito1,7.

Se investiga la combinación de Inofarnib con pravastatina y ácido zoledrónico. La finalidad de la pravastatina es la inhibición de la enzima 3-hi-droxi-3-metilglutaril-coenzima A reductasa produciendo el bloqueo de la síntesis de farnesilo, y trabajando sobre el riesgo cardiovascular. Al ácido zoledrónico es un bifosfonato que se usa para la osteoporosis, ya que los niños con progeria tienen afectada la densidad ósea; inhibe la enzima farnesil-pirofosfato-sintetasa bloqueando la molécula farnesil. Hasta ahora la investigación de la combinación de estos fármacos mejoran e incrementan la esperanza de vida1,7.

 

CONCLUSIONES

La progeria es una enfermedad que afecta a niños produciendo un envejecimiento del cuerpo en la infancia y provocando una muerte prematura entre los 15 y 25 años.

La mutación principal de los síndromes progeroides se denomina laminopatía progeroide, que conforma la mutación en el gen LMNA. Se produce progerina farnesilada, la cual provoca senilidad y envejecimiento celular.

Esta enfermedad produce características físicas determinadas siendo las principales la disminución notable en el crecimiento, la modificación craneofacial, apilamiento de dientes y finalmente problemas cardiacos.

Es una enfermedad poco investigada por lo que el diagnóstico y el tratamiento es complicado.

Se precisa de más investigación para poder realizar más investigaciones sobre el funcionamiento, diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. González Morán MG. Síndrome de Progeria de Hutchinson-Gilford. Causas, investigación y tratamientos farmacológicos. Educ Quim[Internet]. 2014[consultado en febrero de 2024];25(4):432-9. Disponible en: https://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0187893X2014000400005&script=sci_abstract
  2. Monterrubio Ledezma E. Efecto de la modulación de la exportación nuclear sobre la función mitocondrial en el síndrome de progeria. Tesis doctoral. México. Centro de investigación y de estudios avanzados del instituto politécnico nacional.2021. Disponible en: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4
  3. Zambrano RM, Baquero Rodriguez R, Martinez Ariza L. Síndrome de progeria de Hutchinson-Gilford como causa de talla baja. An de pediatría [Internet]. 2009 [consultado en febrero de 2024]; 71(3): 273-275.Disponible en: https://www.analesdepediatria.org/es-pdf-S1695403309003506
  4. Del Río Apuntaté. R, Compais López E, Bona Garrido. CJ, Lores Torres A, Sesé IP, Mateo Hernando P. Síndrome de Hutchinson-Gilford. Rev Sanit Investig [Internet]. 2023 [consultado en febrero de 2024]; 4(8(:42. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=9229241&info=resumen&idioma=SPA
  5. Sánchez-López A, Espinós-Estévez C, González-Gómez C, Gonzalo P, Andrés-Manzano MJ, Fanjul V, et al. Cardiovascular Progerin Suppression and Lamin A Restoration Rescue Hutchinson-Gilford Progeria Syndrome. Circulation[Internet]. 2021[consultado en febrero de 2024];144(22):1777-94. Disponible en: https://www.ahajournals.org/doi/full/10.1161/CIRCULATIONAHA.121.055313
  6. Piekarowicz K, Machowska M, Dzianisava V, Rzepecki R. Hutchinson-gilford progeria syndrome-current status and prospects for gene therapy treatment. Cells [Internet]. 2019[consultado en febrero de 2024];8(2):1-22. Disponible en: https://www.mdpi.com/2073-4409/8/2/88
  7. Barroso Braojos G, Bueno Campaña MªM, De Manuel G D, Del Río Martínez P, López Neyra A, Mata Fernández C et al. Tratado de pediatría. Ed 21. Barcelona: Elsevier; 1959. 827-831.
  8. Pardo V. RA, Castillo T S. Progeria. Rev Chil pediatría [Internet]. 2002 [consultado en febrero de 2024];73(1):5-8. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S037041062002000100002&lng=es&nrm=iso&tlng=es

 

ANEXOS

ANEXO 1: Términos de búsqueda utilizados en cada Base de datos:

 

Bases de datos Perfil de búsqueda
Scielo
  • Progeria AND enfermería.
  • Síndrome de Hutchinson – Gilford AND enfermería.
  • Paciente AND Progeria.
Dialnet
  • Progeria AND enfermería.
  • Paciente AND síndrome de Hutchinson- Gilford.
  • Paciente AND Progeria AND enfermería.
Pubmed
  • Hutchinson-Gilford síndrome AND nursing.
  • Patient AND nursing AND progeria.
Scopus
  • Hutchinson-Gilford síndrome AND nursing.
  • Patient AND nursing AND progeria.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos