Anquiloglosia

13 julio 2023

AUTORES

  1. Patricia Aurora Vela Soria. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  2. Ana Camelia Al Nitei. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  3. Sonia Rivera De La Torre. Enfermera Especialista en Pediatría del Servicio Aragonés de Salud.
  4. Mª Virginia Cardiel Chaparro. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  5. Inmaculada Vicente Rodado. Enfermera Especialista en Pediatría del Servicio Aragonés de Salud.
  6. Alba Torres Ortega. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

La anquiloglosia es un trastorno presente en el nacimiento que se define como un frenillo corto que restringe o limita los movimientos de la lengua produciendo trastornos en el lenguaje y dificultando la amamantación.

En la anquiloglosia, existe un frenillo lingual corto, grueso y denso de tejido que une la parte inferior de la punta de la lengua a la base de la boca, por lo que puede interferir en la lactancia materna, habiendo dificultad para sacar la lengua y afectar la forma en que un niño come, habla y traga.

En ocasiones, no causa problemas, pero algunos casos pueden requerir intervención mediante un procedimiento quirúrgico simple.

PALABRAS CLAVE

Anquiloglosia, frenillo lingual, lactancia materna, lengua anclada.

ABSTRACT

Tongue tie is a disorder present at birth that is defined as a short frenulum that restricts or limits the movements of the tongue producing language disorders and making breastfeeding difficult.

In tongue tie, there is a short, thick and dense lingual frenulum of tissue that attaches the lower part of the tip of the tongue to the base of the mouth, so it can interfere with breastfeeding, having difficulty sticking out the tongue and affecting the way a child eats, speaks and swallows.

Sometimes, it does not cause problems, but some cases may require intervention through a simple surgical procedure.

KEY WORDS

Tongue tie, lingual frenulum, breastfeeding, tethered tongue.

INTRODUCCIÓN

La lengua anclada o anquiloglosia, es una afección congénita en la cual el frenillo lingual que es la membrana de tejido que sujeta la parte inferior de la lengua a la parte inferior de la boca, es anormalmente corto y grueso, lo que impide que la lengua se mueva libremente.
En algunos bebés no produce complicaciones, pero en otros, puede dificultar la lactancia materna, y es aquí a menudo cuando se diagnostica la afección. Aproximadamente la anquiloglosia afecta al 4-11% de los recién nacidos y siendo más común en los niños que en las niñas.
Un síntoma clave es la membrana corta y gruesa que sostiene la lengua hasta el fondo de la boca, la cual hace que la lengua tenga una forma particular de corazón1.

Esta dificultad para mover o sacar la lengua puede ocasionar diferentes signos y síntomas que pueden ser de ayuda para diagnosticar esta afección:

  • Dificultad para agarrarse al pezón o para mantenerse pegado cuando está amamantando.
  • Estar por debajo de su peso o no aumentar de peso tan rápido como se espera.
  • Tener hambre todo el tiempo.
  • Un sonido de clic cuando el bebé se alimenta. ​

 

Si el bebé tiene la lengua anclada, esto también puede afectar al pecho de la madre. Puede sufrir dolor y grietas en los pezones e incluso mastitis (inflamación de los senos), incluso la producción de leche puede ser menor de lo que debería ser.

En los niños mayores, la lengua puede impedir el habla y causar dificultad para comer ciertos alimentos.

No se conoce la causa de por qué el frenillo lingual no se separa antes del nacimiento, pero se piensa que los factores genéticos pueden estar involucrados, y parece ser hereditario.

El tratamiento estándar es un pequeño procedimiento quirúrgico, llamado frenectomía, que consiste en cortar el frenillo lingual. Es rápido, simple y no suele causar dolor ya que en los recién nacidos hay muy pocas terminaciones nerviosas donde se localiza el frenillo lingual, por lo que el procedimiento se suele hacer sin anestesia.

En cambio, en los bebés más mayores que ya tienen dientes, se necesitará anestesia general.

El procedimiento lo realizan médicos especialmente capacitados. Algunos profesionales usan tijeras estériles, mientras que otros usan tecnología láser para cortar la membrana.

En ocasiones, es posible que la anquiloglosia no se trate en absoluto porque al bebé no parece molestarle y es capaz de alimentarse sin problemas. La tensión en el frenillo lingual puede resolverse por sí sola, con el tiempo.

Sin embargo, si en niños mayores y adultos causa problemas en el habla todavía se podría llevar a cabo la frenectomía, siempre bajo a anestesia general y con puntos de sutura.2

OBJETIVO

Profundizar conocimientos sobre el concepto de «Anquiloglosia», así como sus posibles repercusiones en el niño, su tratamiento y su relación con la lactancia materna.

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica sobre el tema, utilizando las bases de datos de Pubmed, Cuiden y Medline.

Como descriptores se han usado «Anquiloglosia», «frenillo lingual», «lactancia materna “y «lengua anclada» con sus múltiples asociaciones y combinadas con los operadores booleanos “AND” y “OR”.

También se ha consultado la Guía de Práctica Clínica sobre Lactancia Materna

RESULTADOS

El sistema bucal del recién nacido se mantiene bastante activo. Las funciones bucales del recién nacido, la succión, la amamantación y la deglución están íntimamente relacionadas con la lengua1.

El mantenimiento de la posición de la lengua, así como los movimientos ondulares linguales en el proceso de deglución, mantienen una relación funcional con todos los huesos y músculos faciales, y de manera particular, con el frenillo lingual3,4.

El frenillo lingual es un pliegue que surge en la línea media, como unión entre la superficie ventral de la lengua y el piso de la cavidad bucal. Algunas veces se observa un frenillo lingual más corto y grueso de lo norma, lo que hace más difícil los movimientos de la lengua limitando que esta se proyecte hacia afuera de la boca y haga contacto con el paladar duro La deglución y el amamantamiento se perjudica cuando ocurre esta anormalidad, precisando de la intervención quirúrgica “frenectomía”1.

En los bebés está indicada cuando se dificulta la lactancia materna. Para su realización no es necesario el uso de anestesia En recién nacidos, lactantes, en los cuales el pliegue de la mucosa es delgado y transparente un simple corte horizontal puede resolver el problema sin precisar ningún tipo de anestesia ni suturas5.

Normalmente el frenillo de la lengua se separa antes del nacimiento haciendo que la lengua tenga un rango de movimiento libre. Cuando el frenillo es más corto, el frenillo de la lengua permanece adherido al fondo de la lengua.

Aunque la anquiloglosia puede afectar a cualquier persona, es más frecuente en los niños que en las niñas. En algunos casos, es hereditaria.

Síntomas:

  • Dificultad para levantar la lengua hasta el paladar duro o moverla de un lado a otro.
  • Problemas para sacar la lengua.
  • Una lengua que, cuando se saca, muestra una hendidura o tiene forma de corazón.

 

Consultar a los profesionales en los siguientes casos.

  • Si el bebé tiene signos de frenillo corto que causan problemas en los momentos de amamantar.
  • Si se cree que el niño tiene problemas del lenguaje a causa del frenillo corto.
  • Si el niño ya mayor se queja acerca de problemas que interfieren con su alimentación, habla o posición de las muelas.

 

Complicaciones:

La lengua anclada o anquiloglosia puede afectar el desarrollo bucal del bebé, además de la manera en que come, habla y traga.

Puede producir lo siguiente:

  • Problemas para mamar. Al mamar, el bebé, mientras succiona, debe mantener la lengua sobre la encía inferior. Al no poder mover la lengua ni mantenerla en la posición correcta, el bebé va a masticar en lugar de succionar el pezón. Esto puede causar dolor en el pezón e interferir en la capacidad del bebé para obtener la leche materna, esto ocasiona una lactancia deficiente provocando una alimentación inadecuada y estancamiento ponderal.
  • Dificultades del habla. La anquiloglosia puede interferir en la capacidad de emitir determinados sonidos, como son: «t», «d», «z», «s», «th», «r» y «l».
  • Mala higiene bucal. En los niños mayores o los adultos, puede hacer que resulte más difícil quitar los restos de comida de los dientes. Esto puede contribuir a la inflamación de las encías (gingivitis)y a la aparición de caries. La lengua anclada o anquiloglosia también puede causar la formación de un espacio o brecha entre los dientes delanteros inferiores.
  • Dificultades con otras actividades orales. La lengua anclada puede interferir en otras actividades como por ejemplo lamer un cono de helado, chuparse los labios, besar o tocar un instrumento de viento6.

 

CONCLUSIONES

Los bebés cuando están mamando necesitan hacer determinados movimientos con la lengua. El pezón de la madre quedará al final del paladar y con la lengua se realizan los movimientos de succión, siendo de vital importancia que esta tenga una buena movilidad.

Se estima que casi 1 bebe de cada 10 tienen frenillo lingual corto, pero cuando no interfiere con el movimiento de la lengua o cuando no ocasiona problemas al mamar y gana peso adecuadamente, no requieren de intervención quirúrgica.

Es importante que sea diagnosticado de forma temprana por un médico profesional cualificado y con experiencia.

Para un buen diagnóstico la palpación es fundamental en la exploración.

Además, es importante recalcar que un correcto asesoramiento de la lactancia es capaz de resolver la situación en un alto porcentaje de diagnósticos de frenillos cortos.

En el caso de que haya grietas en los pezones a pesar de un buen agarre y posición o que el bebe no gane peso, En estas situaciones se requiere cirugía.

La cirugía debe realizarse por un profesional, correctamente formado y capacitado. Es muy poco frecuente la aparición de complicaciones, pero pueden darse y hay que estar capacitados para poder resolverlas.

Puede realizarse una frenectomía, que, en este caso, se hace en consulta y sin anestesia, aunque hay casos en los que reaparece. Por este motivo, se debe reevaluar al niño al cabo de un año.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Messner AH, Walsh J, Rosenfeld RM, Schwartz SR, Ishman SL, Baldassari C, Brietzke SE, Darrow DH, Goldstein N, Levi J, Meyer AK, Parikh S, Simons JP, Wohl DL, Lambie E, Satterfield L. Clinical Consensus Statement: Ankyloglossia in Children. Otolaryngol Head Neck Surg. 2020 May;162(5):597-611. doi: 10.1177/0194599820915457. Epub 2020 Apr 14. PMID: 32283998.
  2. Isaacson GC. Ankyloglossia (tongue-tie) in infants and children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 14, 2018.
  3. Chinnadurai S, et al. Treatment of ankyloglossia for reasons other than breastfeeding: A systemic review. Pediatrics. 2015;135:e1467.
  4. Baker AR, et al. Surgical treatment of ankyloglossia. Operative Techniques in Otolaryngology. 2015;26:28.
  5. Walsh J, et al. Diagnosis and treatment of ankyloglossia in newborns and infants. JAMA Otolaryngology-Head and Neck Surgery. 2017;143:1032.
  6. O’Shea JE, et al. Frenotomy for tongue-tie in newborn infants. Cochrane Database of Systemic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD011065.pub2/abstract. Accessed Feb. 14, 2018.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos