Aplicación de una sesión de preparación al nacimiento. Atención y cuidados al recién nacido

23 marzo 2024

AUTORES

  1. Ana María García-Belenguer Montón. Matrona Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  2. Sara Gimeno Sanjuan. Matrona Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  3. Ana del Valle Rodríguez Delgado. Matrona Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Celia Sánchez Álvarez. Matrona Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Adela Villarreal Pellegero Matrona Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Carlota Enguita Guinovart. Matrona Hospital Miguel Servet. Zaragoza.

 

RESUMEN

El objetivo es que las usuarias puedan obtener toda la información acerca del proceso que están viviendo y conseguir alcanzar una educación maternal lo más completa y óptima posible por parte de las profesionales de cada centro. De esta manera se logra aumentar la seguridad y disminuir la ansiedad de los padres, además de clarificar las dudas que se puedan generar durante el taller ya que se resuelven a demanda.

Uno de los temas que tratamos en los talleres de preparación al nacimiento es el cuidado del recién nacido, características fisiológicas.

La educación para la salud en el embarazo, parto y puerperio, tanto a nivel individual como grupal, contribuye a la preparación física y psicológica de la mujer y su pareja, para afrontar el embarazo, el parto y la recuperación en el puerperio. Así mismo favorece la crianza integral de su hijo o hija, y que la vivencia de todo el proceso sea lo más armoniosa posible.

PALABRAS CLAVE

Recién nacido, preparación al nacimiento, embarazo.

ABSTRACT

The objective is that the users can obtain all the information about the process they are undergoing and achieve the most complete and optimal maternal education possible from the professionals at each center. In this way, it is possible to increase security and reduce the anxiety of the parents, as well as clarify any doubts that may arise during the workshop, as they are resolved on demand.

One of the topics we deal with in the birth preparation workshops is the care of the newborn, physiological characteristics.

Health education for pregnancy, childbirth and the postpartum period, both at an individual and group level, contributes to the physical and psychological preparation of the woman and her partner to face pregnancy, childbirth and recovery in the postpartum period. It also favors the integral upbringing of her son or daughter, and that the experience of the whole process is as harmonious as possible.

KEY WORDS

Newborn, birth preparation, pregnancy.

INTRODUCCIÓN

Para que las embarazadas puedan ser las protagonistas de sus propios partos han de estar bien informadas, sentirse seguras de sus posibilidades, y tener la oportunidad de tomar decisiones sobre estos procesos. La información proporcionada por el personal sanitario supone una ayuda en el proceso de toma de decisiones para las gestantes y sus parejas o acompañantes, favoreciendo su autonomía.

El recién nacido es un ser lleno de necesidades físicas y afectivas con un alto grado de dependencia, pero a la vez, también está dotado de multitud de capacidades y reflejos para adaptarse a la nueva vida 1.

DESCRIPCIÓN DE LA POBLACIÓN:

Usuarias pertenecientes al Centro de Salud de Torrero.

DESCRIPCIÓN DE LOS RECURSOS:

  • Pizarra y rotuladores.
  • Sala del centro de salud.
  • Proyector y ordenador portátil con reproductor de CD/DVD.
  • Papel y bolígrafos.
  • Papeles adhesivos (“Post-it”). 7 cartulinas DIN-4.

 

OBJETIVOS:

  • Integrar positivamente el nuevo rol de maternidad y paternidad.
  • Conocer las principales necesidades del recién nacido.
  • Adquirir habilidades para el cuidado del recién nacido.
  • Valorar el curso de formación.

 

METODOLOGÍA

Para la elaboración de los contenidos se han tenido en cuenta las recomendaciones de la Guía profesional para la educación maternal-paternal del embarazo y parto elaborada de acuerdo con las leyes y estrategias sanitarias, así como los cambios de paradigma en la atención sanitaria; el paso de un modelo biologicista a otro de atención biopsicosocial con perspectiva de género.

También se han consultado diferentes protocolos y artículos para conocer diferentes métodos en educación maternal y adecuar los contenidos: Educación maternal: Preparación al nacimiento. Guía de Práctica para padres. Características anatómicas y fisiológicas del recién nacido. Cuidados iniciales del recién nacido. Guía de Práctica Clínica en embarazo y puerperio. Protocol de seguiment de l’embaràs a Catalunya.

DESCRIPCIÓN DE CÓMO LLEVAREIS A CABO LA ACTIVIDAD:

Se realizará una sesión de preparación al nacimiento en el centro de salud junto con las asistentes donde se mostrará en formato power point el tema de atención al RN en un proyector. El contenido de la sesión se expondrá en un lenguaje fácil de comprensión y se adecuará al tiempo de las sesiones de educación maternal. Finalizado el tema propuesto se dispondrá de un periodo de tiempo para resolver dudas que puedan surgir a los asistentes.

Al finalizar la sesión se procederá a la valoración de la sesión.

1) ¿Qué es lo que más te ha gustado del curso?

2) ¿Qué es lo que menos te ha gustado del curso?

3) ¿Cuál crees que ha sido el hecho más destacable del curso?

4) ¿Te ha ayudado el curso a sentirte más preparado o preparada? Si es así, ¿cómo?

5) ¿Sobre qué temas crees que necesitas más información?

6) ¿Qué conclusiones has obtenido sobre la preparación para el nacimiento?

CONTENIDOS

Actividad 1: Como nos comunicamos con el recién nacido:

Para su desarrollo, el recién nacido requiere el establecimiento de vínculos emocionales, vínculos que, principalmente, establece con el entorno familiar. Se puede decir que en el seno de la familia es donde se crean los lazos emocionales más intensos. El cuidado que ofrece la familia al recién nacido durante los primeros años de su vida, satisfaciendo sus necesidades biológicas primarias y proporcionándole un ambiente adecuado, es elemental para la evolución de sus capacidades físicas, psíquicas y sociales.

En este entorno, el recién nacido buscará una relación emocional especial con las personas que lo cuidan. Paulatinamente, el recién nacido irá desarrollando un sistema de conductas que mantendrá una sincronización e interacción con las conductas de la madre o de la persona que la sustituya.

De los diferentes sistemas de conducta de “vínculo” que manifiesta el recién nacido, unos van dirigidos a la búsqueda de contacto corporal, otros, a una preferencia perceptiva por los estímulos sociales y los restantes persiguen la proximidad del adulto y expresan un deseo de intercomunicación.

Entre las conductas del recién nacido que buscan un contacto corporal se pueden distinguir:

  • La prensión: Se manifiesta como el reflejo prensor y establece un contacto cuando se toca al recién nacido en el centro de la palma de la mano.
  • El reflejo de Moro: Extensión y abducción de los brazos frente a estímulos fuertes e inesperados. Desaparece a los 6 meses.
  • El reflejo de búsqueda y succión: Se desencadena un movimiento rítmico de succión al acercar a los labios del bebe cualquier objeto, desaparece a los 4 meses.
  • Reflejo plantar o Babinski: cuando al niño se le toca el borde externo de la planta del pie no encoge los dedos, sino que los estiran en forma de abanico.
  • Reflejo de apoyo y marcha: si se mantiene al niño de pie, en contacto con el suelo, sosteniéndolo firmemente con los brazos, se observa cómo se endereza y apoya los pies. Desaparece a los 3 meses.
  • Reflejo de Galant: con el recién nacido boca abajo, si le estimulas con el dedo longitudinalmente y en paralelo a la columna vertebral, el cuerpo se arquea ligeramente hacia el lado estimulado.

 

El vínculo seguro se construye cada día con:

  • La mirada atenta.
  • La escucha activa.
  • El contacto amoroso.
  • El respeto.
  • La paciencia.
  • La compasión.
  • La ternura.

 

Otras actuaciones están encaminadas a una preferencia perceptiva por los estímulos sociales. Desde pequeño, el bebé es muy sensible a la cantidad de información que recibe, demostrando preferencia por estímulos sociales, como la voz y el rostro humanos. Otros comportamientos del recién nacido buscan la proximidad de la madre e indican un deseo de intercomunicación con las personas de su alrededor. El recién nacido utiliza expresiones emocionales como la sonrisa, el llanto o los gestos, para atraer la atención de la madre y establecer con ella una comunicación mutua. La sonrisa es una expresión emocional que va evolucionando; las primeras semanas es muy fugaz y espontánea, pero, a finales de la quinta semana, ya es una sonrisa social no selectiva que responde a estímulos del rostro y de la voz. El llanto del recién nacido tiene el propósito de que las figuras con las que quiere establecer el “vínculo” se aproximen y respondan a sus necesidades.

Ahora bien, en esta interrelación adulto-recién nacido, no sólo son importantes las conductas de “vínculo” del niño o niña, sino también las tendencias complementarias de los adultos a responder a todas las señales que el bebé emite. Según diversos teóricos del vínculo, los recién nacidos instauran lazos con la gente que responde consistente y repetidamente de una manera apropiada a sus señales; es decir, con las personas con las cuáles siente que

puede contar cuando necesita cuidados y seguridad.

Por ello, la manera en que el adulto responde al recién nacido repercutirá en la relación que tenga con él2.

Actividad 2: Conocemos al RN:

A los recién nacidos les cuesta regular la temperatura y, puesto que pierden calor con facilidad, es preciso secarlos muy bien. La mejor forma de mantener la temperatura es mediante el contacto piel con piel con su madre. La primera hora de vida del recién nacido implica un estado de máxima alerta. Estará bastante receptivo y muy atento a los estímulos y a la información sensorial que reciba de sus padres. Es una fase mágica que hay que aprovechar para impulsar la creación del vínculo madre-hijo o hija y el inicio de la lactancia.

Es importante remarcar las siguientes ideas relativas a los recién nacidos:

  • Reflejo de succión: es muy intenso durante la primera hora de vida.
  • Oído: al nacer, reconocen la voz de la madre y les incomodan los ruidos.
  • Tacto: tienen muy desarrollado este sentido y es una buena herramienta de comunicación con las madres y padres o parejas.
  • Vista: son muy sensibles a los cambios de luz.
  • Olfato: son capaces de identificar el olor que desprende su madre4.

 

Todos los RN nacen con los mismos reflejos, capacidades y necesidades. Ahora bien, en función de cada cultura, varía la manera de satisfacer sus exigencias.

A pesar de que cada persona deberá adaptar el modo en que cuidará de su hijo o hija a su carácter, es conveniente que se tengan en cuenta algunas medidas comunes de atención hacia el recién nacido, que favorecerán su pleno desarrollo.

Las principales características del RN:

Peso: 2.500-4000 gr pérdida normal del 5-10% en los primeros días.

Talla: 45-55 cm.

Perímetro craneal: 31-38 cm.

Perímetro torácico: 31-36 cm.

Piel:

Características habituales:

  • Acrocianosis:
  • Cutis marmorata (reticular): moteado transitorio de la piel, se produce por la inestabilidad vasomotora.
  • Fenómeno de arlequín: presencia de eritema en la zona de apoyo del RN y palidez en la contra lateral. Dura alrededor de 20’’.
  • Vérmix caseosa: sustancia que cubre al feto, contiene células de descamación y grasa secretada por las células sebáceas, la función es nutriente y protectora.
  • Lanugo: vello muy fino que cubre la piel del RN, aparece a partir de la 15sg. Desaparece en las primeras semanas de vida.

 

Variables de normalidad:

  • Ictericia (>24 h. de vida).
  • Millium: quistes epiteliales llenos de queratina, desaparecen en las primeras semanas.
  • Mancha de Baltz (mongólica): mancha localizada en la región lumbosacra que puede extenderse a glúteos y hombros de color azul, suele desaparecer en los primeros años de vida.
  • Angiomas: tumor benigno de los vasos sanguíneos por proliferación de sus células, suelen desaparecer los primeros años de vida.
  • Exantema toxoalérgico: se inicia 24-48h de vida y desaparece 7-10 días. No precisa tratamiento. Es un exantema benigno y autolimitado3.
  • Costra láctea: placa descamativa en el cuero cabelludo, prurito débil o inexistente, aparece a partir de la 1-2 semana de vida. Tratamiento con vaselina o aceite de almendra.
  • Intumescencia mamaria.
  • Mamilas supernumerarias.

 

Signos de alarma:

  • Palidez o color grisáceo en la piel.
  • Ictericia precoz < 24 h de vida.
  • Eritrosis o poliglobulia.
  • Petequias u otras hemorragias.
  • Exantemas, pústulas o ampollas.

 

Cráneo:

Fontanelas.

Suturas.

Caput sucedaneum:

Protuberancia edematosa de tejido blando del cuero cabelludo.

Es producida por la presión prolongada del occipucio en el cuello uterino materno durante el parto.

Desaparece a los pocos días y no precisa tratamiento3.

Cefalohematoma:

Hemorragia subperióstica de uno de los huesos craneales. La masa blanda está claramente localizada, no se absorbe hasta alrededor de los tres meses.

No hay tratamiento.

Ojos:

Fisiológico:

  • Ptosis palpebral.
  • Hemorragias conjuntivales.
  • Pupilas reactivas.
  • Cierto grado de estrabismo.
  • Parpado edematoso.

 

Signos de alarma:

  • Secreción purulenta.
  • Escleróticas amarillas.
  • Ausencia de reflejo pupilar y corneal.
  • Ptosis palpebral persistente.
  • Opacidad de la córnea3.

 

Boca:

Variables de normalidad:

  • Diente congénito: si no molestan hay que mantener una conducta expectante, si molestias se indicará la extracción.
  • Perlas de Epstein: distribuidas en la zona de unión entre el paladar duro y blando, son restos de tejido epitelial, no causan síntomas y desaparecen al cabo de unas semanas.
  • Callo de succión.
  • Quiste de inclusión: elevación en la cresta del reborde, pueden presentar molestias y pueden relacionarse con la pieza dentaria3.

 

Tórax:

  • Congestión mamaria: aumento del tamaño de las mamas por influencia hormonal materna, aparece en bebés a término. Puede haber secreción como respuesta a la elevación de estrógenos maternos, tiende a desaparecer tras dos semanas. No se debe manipular3.

 

Genitales:

Femeninos:

  • Sinequia vulvar: el 80% se resuelven solas.
  • Pseudomenstruación: se ocasiona tras los primeros días, debido al paso de estrógenos maternos.

 

Masculinos:

  • Hidrocele: Líquido del abdomen drena a través de un conducto abierto hacia el escroto, como consecuencia se hincha.

 

La mayoría desaparecen en unos meses tras el nacimiento.

  • Criptorquidia: la mayoría se resuelve espontáneamente el primer año de vida.
  • Espina bífida: malformación del tubo neural, ocurre por deficiencia del ácido fólico durante los meses previos al embarazo y los tres primeros meses de gestación3.

 

La comunicación: El llanto es el primer lenguaje del recién nacido. Es su seguro de vida, le sirve para expresar y comunicar diferentes sensaciones y emociones (apetito, sueño, incomodidad, dolor, exceso de estímulos, miedo, necesidad de calor y de afecto…).

El recién nacido necesita seguridad, confianza, no sentirse sólo, sentirse querido y estar en contacto con la madre y la pareja. A menudo, los RN que están más en contacto con la madre y la pareja lloran menos y no sienten soledad.

Es preciso tener en cuenta que cuando un niño/a llora y calla cuando la madre lo coge en brazos, quizá no sufre cólicos, sino que sólo pide contacto. De la misma manera, cuando un bebé llora y calla cuando la madre se lo pone en el pecho, puede suceder que no padezca cólicos, sino que necesite mamar.

Muchas veces, las madres o parejas pueden calmar y consolar a un bebé que llora, sencillamente cogiéndolo en brazos, poniéndoselo en el pecho, meciéndolo o acariciándolo.

Lo deben hacer serenamente porque, si ellos están nerviosos, es difícil que el recién nacido pueda percibir la tranquilidad y sosiego que desean transmitirle.

Estas muestras de afecto y de contacto madre-hijo o hija varían según las diversas culturas, pero es importante subrayar que lo que no cambia es que, en todas ellas, durante sus primeros meses de vida, el recién nacido necesita un contacto físico estrecho y muestras de afecto con la madre1.

En cuanto al primer paseo con el recién nacido, no hay restricciones, en el sentido de que se puede salir a dar una vuelta cuando la madre lo desee y se encuentre animada. De hecho, la luz del sol es beneficiosa porque proporciona vitamina D que, a su vez, favorece la absorción de calcio. Además, el paseo supone un rato de relajación para deleitarse con la nueva familia y para romper con la rutina diaria.

La distracción también constituye un aspecto importante dentro del conjunto de necesidades del recién nacido. Necesita relacionarse con personas de su entorno más cercano. Mediante la actividad, descubre el mundo que le rodea.

El sueño y el reposo: Dormir es un proceso evolutivo que se adapta a las necesidades del ser humano. No es igual el sueño del recién nacido que el sueño del adulto o del anciano, ya que cada edad reclama unas necesidades diferentes. Los recién nacidos necesitan estar en contacto con los padres y madres, con luz natural, en habitaciones que se puedan ventilar bien y sin corriente de aire. Es preciso saber dónde permanecerá el recién nacido durante el día y durante la noche, procurando integrarlo dentro del ritmo familiar. En las primeras semanas, no acostumbra a tener horarios, pero se deberán respetar, ya que, poco a poco, él mismo los regulará. Los brazos de una madre o de una pareja con ganas de escuchar y comprender al recién nacido pueden ser un buen instrumento para proporcionarle confianza y seguridad; su calor, olor y tacto constituyen su punto de referencia. Los recién nacidos son muy sensibles al estado de ánimo de sus madres y padres, de modo que, si éstos respiran lentamente y se relajan, podrán tranquilizarlos más fácilmente. El llanto de los bebés no siempre debe preocuparles; hay RN con demandas especiales1.

Cada bebé tiene unas necesidades y un ritmo de sueño diferente. Los recién nacidos pasan la mayor parte del día y de la noche durmiendo. La forma de dormir se explica en gran parte por su temperamento y su alimentación, pues los bebés de biberón suelen tardar menos en dormir toda la noche “de un tirón” pero los bebés alimentados con pecho tardan menos en volverse a dormir después de una toma. No debemos forzar los ritmos de sueño y vigilia del bebe durante los primeros meses, aunque si es recomendable establecer ciertos horarios y rutinas2.

Es normal que a lo largo de la noche necesite mamar a menudo; ello posibilita que la madre no sienta los pechos demasiado llenos, que aumente su producción de leche y que el niño o niña suba de peso fácilmente. Cuando el recién nacido está en el pecho de la madre se siente seguro, acompañado y amado y, de esta forma, va madurando su personalidad. A medida que vaya madurando y sintiéndose seguro, irá prolongando el tiempo de sueño. Nadie puede enseñarle a dormir; ya sabe hacerlo antes de nacer porque es una necesidad vital. Los RN alimentados de forma natural suelen presentar patrones de sueño más cortos que los alimentados con leche artificial1.

En definitiva, hay que subrayar que el pecho de la madre no sólo supone el medio de nutrición para el recién nacido, sino que también significa calor, contacto físico, caricias, seguridad, analgesia, relax… para el bebé. El recién nacido, más que la leche de la madre necesita su atención2.

Colecho:

Cuando la madre y el recién nacido comparten una superficie continua sin barreras entre los dos, durante las 24 horas los primeros días de vida, facilita la creación del vínculo, la instauración y el mantenimiento de la lactancia.

  • Generalmente, los recién nacidos lloran menos a menudo que si duermen en la cuna.
  • Presenta la ventaja práctica de que, si el recién nacido quiere mamar durante la noche, no hace falta que la madre se levante de la cama, contribuyendo así al aumento de la calidad de su descanso.
  • Es difícil que el recién nacido se caiga de la cama si se toman las medidas de seguridad adecuadas. Por contra, si la madre amamanta a su hijo o hija en una silla durante la noche, corre el riesgo de caerse si ella se queda dormida1.

 

Cohabitación:

Se recomienda que los recién nacidos permanezcan en la habitación de los padres durante los 6 primeros meses de vida, ya que de esta manera:

  • Se conoce mejor al recién nacido; los padres sabrán cuando tiene hambre y quiere comer.
  • Desde el punto de vista práctico, el amamantamiento es más cómodo.
  • Los recién nacidos descansan y duermen mejor.
  • Las madres y los padres se sienten más seguros si tienen al recién nacido cerca1.

 

Situaciones en las que no son aconsejables el colecho o la cohabitación:

  • Cuando alguno de los adultos fuma (aunque no lo haga dentro de la habitación), ha bebido alcohol, toma alguna medicación que puede provocar somnolencia (tranquilizantes, somníferos o drogas), está más fatigado que de costumbre o está enfermo.
  • Cuando en la cama duerme un hermano o hermana mayor, no debe dormir al lado del pequeño1.

 

Indicadores de normalidad:

  • Lanugo (pelusa fina y suave) en la cara, la frente, la espalda y los hombros.
  • Vérnix (sustancia grasienta y blanca que recubre la piel).
  • Estornudos por el estímulo de los reflejos generados por el polvo ambiental, ya que el feto vivía en un medio líquido.
  • Hipo (reflejo que el feto ya tenía dentro del útero materno).
  • Exantema (pequeñas erupciones cutáneas rojizas), que es transitorio y puede aparecer en diferentes lugares.
  • Ictericia fisiológica, que aparece aproximadamente en el 50 % de los recién nacidos a término y después de las primeras 24 horas.
  • Regurgitación después de las tomas de leche, atendida la inmadurez del cardias.
  • Pérdida de peso durante los primeros 5 días de vida (en este periodo, puede llegar a perder hasta un 10% del peso que tenía al nacer).
  • Deposiciones meconiales al principio y deposiciones semilíquidas en recién nacidos alimentados con leche materna.
  • Orina oscura (va cambiando a medida que va tomando líquidos, 4-6 pañales).
  • Ingurgitación o ligera inflamación en los pezones con salida de líquido blanquecino por influencia de los estrógenos maternos. No se tiene que exprimir nunca.
  • Pequeña pérdida de sangre a través de los genitales de las niñas por influencia de los estrógenos maternos.
  • Moco en los genitales de las niñas1,2.

 

Muerte súbita del recién nacido:

El SD. De muerte súbita es la producida en un bebe menor de 1 año de forma repentina e inesperada.

Algunas recomendaciones para evitarlo:

  • Es preciso colocarlo en la cuna boca arriba o de lado.
  • Debe descansar sobre una superficie firme, no es aconsejable usar almohadas.
  • La cuna debe estar libre de cojines, muñecos o ropa enrollada. El RN debe de estar cerca de la cama de los padres hasta los 4-5 meses.
  • Debería vestir ropa sin pelusa. No se deben abrigar en exceso, la temperatura de la habitación debe de ser entre 20-22 ºC.
  • Es preciso que esté en una atmósfera libre de tabaco.
  • Dar el pecho al bebe es un factor adicional de protección frente a la muerte súbita1,2.

 

Recomendaciones de l’AEP (Asociación Española de Pediatría) para la prevención de la deformación craneal del recién nacido:

Un efecto colateral negativo de la posición supina en que duermen los lactantes es la plagiocefalia o deformidad craneal causada por la presión constante en la parte posterior del cráneo. Se aconseja que:

  • El recién nacido no permanezca siempre en posición supina.
  • Se cambie frecuentemente de posición cuando descanse en la cuna.
  • El recién nacido esté en posición prono, siempre y cuando se pueda vigilar.
  • Se coja al recién nacido en brazos o en bandolera varias veces al día.

 

Actividad 3: Cuidemos del RN.

Evitar la pérdida de calor.

Ambiente térmico neutro, es la situación terminal en la que el recién nacido puede mantener una temperatura corporal normal con el mínimo consumo de energía4.

Mecanismos de perdida de calor:

  • Evaporación: secar al RN y proteger la cuna.
  • Conducción: calentar las superficies.
  • Convección: control de la temperatura ambiental.
  • Radiación: proteger las superficies frías.

 

Actividades:

  • Contacto piel con piel.
  • Secar con toalla precalentada.
  • Proteger la cabeza con un gorro.
  • Control de la temperatura ambiental 22-25ºC.
  • Calentar superficies.
  • Vestir al RN con ropa precalentada.

 

Contacto piel con piel.

Es el contacto precoz tras el nacimiento, el RN se coloca en decúbito prono sobre el abdomen materno.

El intervalo de tiempo recomendado es entre 50-120 minutos, para aprovechar al máximo el tiempo de alerta normal (periodo sensitivo)4.

Procedimiento:

  • El niño desnudo se colocará en el pecho o en el abdomen materno.
  • Se secará sobre la madre con toallas precalentadas. Se le pondrá un gorrito y se dará opción a pañal.
  • Test de Apgar al minuto y a los 5min. Pesar al niño y el resto de las maniobras preventivas, son acciones que se pueden posponer.
  • Las narinas del RN han de quedar libres.
  • Valoración materna, la madre ha de estar despierta visualizando el color y actividad del RN.
  • Si la madre está muy cansada, el contacto piel con piel se podrá realizar con la pareja.

 

Higiene:

La higiene constituye uno de los aspectos fundamentales para el bienestar del recién nacido. Se debe realizar el baño con jabón o gel neutro y con una esponja específica para ello. La temperatura del agua debe rondar los 35 ºC. La cura umbilical, el cambio de pañales, una buena limpieza de los genitales o un baño adecuado pueden evitar problemas de salud e infecciones en el bebé 2.

Cura umbilical:

El ombligo es una potencial puerta de entrada para las infecciones, es por ello que hay que cuidar su higiene en cada muda. Es importante mantener la zona limpia y seca, aunque el cordón umbilical no se haya desprendido (puede tardar entre 5 y 10 días). Es necesario lavarse las manos previamente. No precisa más que la colocación de una gasa limpia y seca y su cambio, especialmente cuando se cambie el pañal en caso de micción y/o deposición, con un lavado de agua y jabón, secando posteriormente.

El uso de soluciones antisépticas puede retardar la caída del ombligo y no aporta ningún beneficio, salvo en condiciones de baja higiene en el ambiente del recién nacido. En caso de aplicar solución antiséptica, se recomienda el uso de la clorhexidina al 4% (Asociación Española de Pediatría, 2009). No será necesario aplicar antisépticos, si la zona se mantiene seca y limpia. No son normales las secreciones purulentas ni el enrojecimiento alrededor del ombligo, hechos que deben hacer sospechar una infección2,4.

Las deposiciones:

El número y el aspecto de las deposiciones es muy variable; las primeras deposiciones (meconio) son oscuras y pegajosas y después, a medida que el recién nacido toma la leche materna, las deposiciones se volverán amarillentas y de consistencia blanda.

Ritmo de las deposiciones:

Los recién nacidos pueden hacer una deposición cada vez que mamen, dado el reflejo gastrocólico.

Es posible que las deposiciones sigan un ritmo irregular (incluso pueden permanecer unos cuantos días sin hacer ninguna). En el supuesto de que el recién nacido presenta estreñimiento o se muestra intranquilo, se le puede ayudar con un suave masaje en el abdomen, siguiendo la dirección de las agujas del reloj, doblándose las piernas hacia arriba. En casos extremos, habrá que consultar al especialista.

El cambio de pañales (7 o 8 veces al día durante 2 años) debería realizarse sobre una superficie alta, a la altura de los codos, para prevenir malas posturas. También es recomendable tener a mano todo lo que sea necesario para no tener que dejar solo al RN.

En caso de observar zonas enrojecidas, hay que cambiar a menudo los pañales, dejar las zonas afectadas al aire y aplicar cremas de protección. La zona genital debe estar limpia y seca y, en el caso de las niñas, la limpieza de los genitales debe hacerse de vulva a ano. No se recomienda el uso continuado de toallitas higiénicas comerciales, ya que contienen productos demasiado irritantes para la delicada piel de los bebés.

El baño:

El baño del recién nacido puede ser diario o en días alternos. Se pueden seguir las siguientes.

Indicaciones:

  • Es aconsejable preparar todo lo que sea necesario antes de comenzar.
  • La habitación debe estar caldeada y sin corriente de aire.
  • Es recomendable que el baño sea previo a la toma de leche para evitar que el recién nacido vomite.
  • Observar al recién nacido desnudarlo (piel, color, etc.).
  • Comprobar siempre la temperatura del agua con el codo antes de poner al recién nacido.
  • Bañar al recién nacido poco a poco, debe ser un momento relajante.
  • Usar poco jabón o nada. En caso de utilizarlo, enjuagar bien al bebé (abusar del jabón, puede resecar la piel del recién nacido).
  • Secar bien al recién nacido después del baño, sobre todo los pliegues cutáneos.
  • No es conveniente aplicar cremas de forma sistemática (la descamación de la piel de los recién nacidos es un proceso natural), especialmente, en la zona genital, ya que fácilmente provocan irritaciones. Para hidratar la piel, se pueden utilizar leches o aceites naturales (no usar talco).
  • El recién nacido percibe su propio olor e identifica el de su madre y el del pecho. No es adecuado el uso de colonias o productos perfumados, que pueden confundir su olfato.
  • No introducir nunca bastoncillos o utensilios similares dentro de las orejas del bebé.
  • En los primeros días, no deben cortarse las uñas del recién nacido, para evitar lesiones innecesarias. Si las tiene largas, se pueden doblar y se romperán solas fácilmente. No se aconseja el uso de manoplas, ya que el recién nacido necesita ponerse continuamente las manos en la boca (signo de bienestar).
  • El recién nacido se puede bañar con la madre y/o padre.

 

Cólico del recién nacido:

El dolor de estómago es una molestia habitual en los recién nacidos, puesto que sus intestinos son inmaduros y eso puede provocarles espasmos. En caso de que persistan, se puede intentar calmar al recién nacido con las siguientes orientaciones:

  • Cogerlo con el brazo en su abdomen, boca abajo, balanceándose suavemente.
  • Hacerle masajes abdominales suaves siguiendo la dirección de las agujas del reloj.
  • Colocarlo dentro de una bañera con agua tibia, en posición fetal.
  • Darle el pecho, ya que se ha demostrado que mamar produce un efecto analgésico.
  • Comprobar si la ingesta de lácteos de la madre afecta la leche materna que toma el recién nacido. Puede probar de eliminar durante unos días todos los lácteos de la dieta, sustituyendo la leche de vaca por leche de soja o de almendra.
  • Probar de eliminar la ingesta de cítricos (pueden ocasionar una contracción de la vejiga biliar y un aumento de la descarga de bilis), de espinacas y de coliflor.

 

CONCLUSIONES

La madre y su pareja son los que día a día irán conociendo mejor a su hijo o hija y, por lo tanto, estarán cualificados para tomar las decisiones más acertadas sobre cuestiones que les afecten.

No obstante, en esta materia no es fundamental adquirir conocimientos, sino disponer de las herramientas adecuadas: seguridad, autoconfianza, capacidad para tomar decisiones, etc. Estos factores les ayudarán a actuar siguiendo su instinto con un razonamiento adecuado.

Cuando las familias son autónomas y poseen capacidad para solucionar las situaciones que se les presentan, reduce la utilización de los servicios sanitarios, así como las visitas a los servicios de urgencias.

Por ello es de vital importancia que los profesionales sanitarios estemos actualizados, así podremos dar la mejor educación para la salud.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Checa MJ, Coll RP, Taradach AP. Educació maternal: preparació per al naixement [Internet]. Generalitat de Catalunya. Departament de salut. 2009. [citado el 22 de enero de 2024]. Disponible en: https://salutpublica.gencat.cat/web/.content/minisite/aspcat/promocio_salut/embaras_part_puerperi/protocol_seguiment_embaras/recursos_relacionats/protocol_deducacio_maternal_preparacio_per_al_naixement.pdf
  2. Díaz JA, et al. GUÍA PRÁCTICA PARA PADRES [Internet]. Aeped.es. [citado el 22 de enero de 2024]. Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/guia_practica_padres_aep_1.pdf
  3. Saliba E, López E, Storme L, Tourneux P, Favrais G. Fisiología del feto y del recién nacido. Adaptación a la vida extrauterina. EMC-Pediatr [Internet]. 2018;53(2):1-29. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1245178918908620
  4. Doménech E, González N, Rodríguez-Alarcón y. J. Cuidados generales del recién nacido sano [Internet]. Aeped.es. Actualizado 2023 [citado el 22 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/2_2.pdf
  5. Sanidad MDE, Igualdad SSE. Guía de práctica clínica de atención al embarazo y puerperio. [Internet]. 2014. Gob.es. [citado el 22 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/Guia_practica_AEP.pdf
  6. Protocol de seguiment de l’embaràs a Catalunya. 3a ed. Barcelona: Departament de Salut; 2018. [citado el 22 de enero de 2024]. Disponible en: https://salutpublica.gencat.cat/web/.content/minisite/aspcat/promocio_salut/embaras_part_puerperi/protocol_seguiment_embaras/protocol-seguiment-embaras-2018.pdf

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos