Artículo monográfico. Materiales y técnicas en el mantenimiento de la vía aérea y ventilación en medio extrahospitalario.

7 marzo 2024

AUTORES

  1. Alexandra Alarcón Maza. Graduada en Enfermería. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza).
  2. María Julia Anadón Alcaine. Graduada en Enfermería. Enfermera en Manger Heimetenesta (Alver, Noruega).
  3. María del Moral Anadón. Graduada en Enfermería. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza).
  4. Marta Legua Alcalde. Graduada en Enfermería. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza).
  5. Noelia Soria Villanueva. Diplomada en Enfermería. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza).
  6. Lucía Vicente González. Graduada en Enfermería. Enfermera Urgencias y Emergencias 061 Aragón (Zaragoza).

 

RESUMEN

El mantenimiento de la vía aérea y la ventilación son los primeros pasos a seguir para solventar emergencias vitales, por ello en este trabajo se realiza una descripción de los materiales disponibles en las unidades de soporte vital básico y soporte vital avanzado para tratar problemas respiratorios, así como algunas de las técnicas que se realizan en el medio extrahospitalario.

PALABRAS CLAVE

Urgencia, emergencia, soporte vital, vía aérea, ventilación, respiración.

ABSTRACT

The maintenance of the airway and ventilation are the first steps to follow to solve vital emergencies, therefore in this work a description of the materials available in basic life support and advanced life support units is made to treat respiratory problems, as well as as some of the techniques that are carried out in the extra-hospital environment.

KEY WORDS

Emergency, urgency, life support, airway, ventilation, breathing.

DESARROLLO DEL TEMA

Urgencia médica es toda situación que lleva a una persona a solicitar asistencia médica sin demora1. Emergencia médica, o urgencia médica vital, es una situación en la que la víctima se encuentra en peligro vital (fracaso en funciones vitales respiratorias, circulatorias o cerebrales) y que precisa tratamiento inmediato para restituir las funciones vitales.

La atención a una emergencia tiene como objetivo evitar la muerte y/o disminuir las posibles secuelas. El pronóstico de las emergencias está directamente relacionado con el tiempo transcurrido desde que se producen hasta que son atendidas.

En la emergencia ha de primar la llegada rápida al lugar del accidente, con los recursos más adecuados disponibles, así como la capacidad para discernir la evolución prevista de los pacientes en los próximos minutos.

Una vez en el lugar de la emergencia, la atención inicial a un paciente crítico es común en todas las situaciones de riesgo vital, ya que en todas ellas se debe hacer una valoración inicial basada en una valoración sistemática, estableciendo prioridades a la hora del tratamiento. Tras diagnosticar y solventar la urgencia vital se realiza una valoración más pormenorizada o detallada.

El objetivo de la valoración inicial es diagnosticar, valorar y tratar una urgencia vital. Se realiza de forma secuencial en escalones, de los cuales no se pasa de un escalón al siguiente hasta solucionar el primero:

  • Permeabilización de la vía.
  • Control de la respiración o ventilación.
  • Control del estado circulatorio.
  • Valoración neurológica y exposición y sondaje.

 

MATERIALES PARA EL MANTENIMIENTO DE LA VÍA AÉREA Y VENTILACIÓN:

Dispositivos de apertura de la vía aérea:

  • Cánula orofaríngea: También llamada Tubo de Guedel. Tubo cilíndrico y curvo de plástico semirrígido, hueco en su interior, utilizado para mantener abierta la vía aérea, con el cual se impide que la lengua obstruya el paso de aire, posibilitando una adecuada ventilación y facilitando la aspiración de secreciones2. Existen distintas medidas en función de la edad y tamaño del paciente.
  • Abrebocas: Instrumento utilizado para abrir la boca del paciente para evitar que se obstruya la vía aérea, evitando también la posibilidad de que al abrir la boca con las manos el paciente pueda morder la mano.

 

Dispositivos de medición:

  • Pulsioxímetro portátil: Dispositivo con forma de pinza o sensor pediátrico (tira adhesiva) que se utiliza para medir la saturación de oxígeno y la frecuencia cardiaca mediante un haz de luz3. Se coloca en un dedo del paciente, procurando que no esté muy fría la mano, y a ser posible que no lleve esmalte de uñas o uñas postizas, lo que interferiría en la medición
  • Capnógrafo: Dispositivo utilizado para medir la concentración de dióxido de carbono expirado. Se utiliza para determinar una buena colocación del tubo endotraqueal. También contabiliza el número de expiraciones.

 

Dispositivos de administración de oxígeno no invasivos:

  • Sistemas de alto flujo:
  • Mascarillas efecto Venturi: Mascarilla de plástico diseñada para aportar alto flujo de oxígeno a una concentración más fija4. Se puede regular la FiO2 que se quiere aportar gracias al conector de su base. Existen unas mascarillas que se regulan haciendo girar la base a la concentración deseada y otras en las que cambiando la base se consiguen las diferentes concentraciones de oxígeno. Los litros de oxígeno necesarios para conseguir la FiO2 deseada vienen indicados por el fabricante. Las mascarillas poseen unos orificios laterales que permiten la salida del aire expirado.
  • Sistemas de bajo flujo:
  • Gafas nasales: Tubos de plástico flexibles que constan de dos pequeñas cánulas que se introducen en ambos orificios nasales. Con este dispositivo solo se puede administrar de 1 a 3 litros de oxígeno por minuto.
  • Mascarilla facial simple: Mascarilla con orificio adaptado para conectar el respirador manual, Debe adaptarse perfectamente alrededor del puente de la nariz, a las mejillas y a la boca para permitir una óptima ventilación del paciente, por ello tienen una cámara hinchable y las hay de distintos tamaños. Debe ser transparente para controlar posibles secreciones.
  • Mascarillas faciales de bolsillo: Mascarilla que dispone de una válvula unidireccional de baja resistencia, con un filtro hidrofóbico desechable. Se utiliza para la realización de la ventilación boca-mascarilla.
  • Mascarillas con bolsa reservorio: Mascarillas que disponen de una bolsa reservorio a la que llega un flujo constante de oxígeno que aporta al paciente una elevada concentración de oxígeno. Antes de colocar la mascarilla debe estar llena de oxígeno la bolsa reservorio.
  • Mascarillas de nebulización: Mascarillas que disponen de un compartimento en su base para la administración de medicación nebulizada. Se conectan al caudalímetro de oxígeno, consiguiendo una nebulización de la medicación con un flujo de 6-7 litros por minuto.
  • Tubo en T: Adaptador con forma de T para el tubo endotraqueal, utilizado para pasar al paciente de respiración mecánica a respiración espontánea.

 

Dispositivos de aislamiento de la vía aérea:

  • Tubo endotraqueal: Se trata de un tubo de polivinilo o silicona, con un balón o globo de hinchado para que se sujete a la tráquea y no se salga, y una toma para hinchar el balón, que dispone de un indicador de presión. Se utiliza para mantener permeable la vía aérea superior, impidiendo que la lengua la obstruya, proporcionando al paciente una adecuada oxigenación y ventilación. Es el único método que aísla en su totalidad la vía aérea, evitando así la broncoaspiración. El tamaño del tubo está determinado por la edad y/o sexo del paciente.
  • Laringoscopio: Instrumento médico utilizado para examinar la laringe y para realizar la intubación endotraqueal. Se compone de un mango, donde se colocan las pilas, y una hoja o pala para apartar la lengua de la epiglotis. La pala puede ser recta o curva, y está compuesta por la espátula (parte principal), guía o escalón (proyectada hacia arriba desde la espátula), pestaña (proyectada en sentido lateral desde la guía), pico (para elevar la epiglotis) y foco de iluminación.
  • Inmovilizador de tubo endotraqueal: Dispositivo de plástico que se adapta al tubo endotraqueal inmovilizándolo e impidiendo que se salga. Tiene una correa para fijarlo alrededor de la cabeza/cuello del paciente.
  • Dispositivo Airtraq®: Se trata de un laringoscopio con un sistema óptico que permite realizar una intubación endotraqueal difícil, de un solo uso. Permite la visualización de la glotis sin necesitar la hiperextensión cervical.
  • Set Cricotirotomía: Consta de una hoja de bisturí con mango, una cánula de traqueotomía del nº 4, un fiador, una sonda de aspiración del nº 10 y un conector para el TET (tubo endotraqueal5).

 

Dispositivos alternativos a la intubación:

  • Mascarilla laríngea: Dispositivo para el manejo de la vía aérea, que se coloca en la hipofaringe, entre el tracto respiratorio y el tracto digestivo, sellando la glotis6. Se compone de un tubo plástico curvo en cuya porción distal posee una mascarilla ovalada rodeada de un manguito hinchable. En su porción proximal tiene una conexión estándar para el sistema de ventilación. Actualmente existen varios modelos, y uno de ellos no tiene manguito hinchable, si no que se dilata con la temperatura, ajustándose al contorno.
  • Mascarilla laríngea Fastrach: Es una mascarilla más avanzada a la mascarilla laríngea, la cual se puede utilizar como vía aérea definitiva o para introducir a través de ella un tubo endotraqueal. En este caso, el tubo de la mascarilla es metálico, igualmente curvado, que también dispone de una mascarilla en su extremo distal. Este dispositivo dispone de un asa proximal que ayuda en la inserción de la mascarilla. A través de este dispositivo podemos intubar al paciente introduciendo el tubo (bien lubricado) a través del orificio de la mascarilla. Este dispositivo está muy valorado en casos de intubación difícil.

 

Dispositivos de limpieza y desobstrucción de la vía aérea:

  • Aspirador de secreciones: Dispositivo que, mediante succión por presión negativa, a través de una sonda, aspira y limpia de secreciones, sangre u otros materiales las vías respiratorias altas, que se recogen en frascos reservorios. Pueden estar conectados a una fuente de vacío o ser eléctricos.
  • Sondas de aspiración: Tubo flexible de plástico con orificios en un extremo que conectado a un aspirador extraer las secreciones existentes en vía aérea oral y traqueal del paciente.
  • Sonda de Yankauer: Tubo rígido de plástico con punta acodada utilizado para aspiración de secreciones. Se conecta a una alargadera que a su vez va conectada al aspirador de secreciones.
  • Pinzas de Magill: Material de exploración quirúrgica utilizado para ayudar a dirigir y controlar el tubo endotraqueal hacia la laringe en la técnica de intubación. Se trata de una pinza con las puntas articuladas con un orificio al final de éstas. Se utilizan también para extraer cuerpos extraños.

 

Dispositivos de drenaje:

  • Pleurocath: Equipo de drenaje pleural consistente en: una aguja de punción protegida, un catéter radiopaco protegido por una vaina estéril, una llave de tres pasos con conector metálico, conector cónico para recipiente aspirador, tubo no colapsable, conexiones transparentes, válvula de conexión Luer-lock® para recipiente aspirador y aguja tribiselada de paredes finas.
  • Válvula Heimlich: Válvula mecánica de caucho compuesta por dos valvas aplanadas en uno de sus extremos que sólo permite el flujo unidireccional de aire, lo que evita el retorno de la colección drenada.
  • Pleur-evac: Se trata de un sistema de drenaje torácico con sello de agua. El sistema se conecta al tubo de toracotomía y se utiliza para extraer aire o líquido que haya fuera del espacio pleural, impidiendo su retorno. El sistema dispone de una cámara de recolección de drenaje, una cámara de sello de agua y una cámara de control de aspiración, así como una válvula de presión positiva que se conecta al sistema de aspiración y una válvula boya en el extremo superior de la cámara de sello de agua.

 

Dispositivos respiradores:

  • Respirador manual de bolsa reservorio: Los hay de diferentes tamaños, dependiendo de la edad del paciente. Se trata de un balón autohinchable que conectado a una mascarilla permite la ventilación del paciente. En el balón existe una toma para conectar el oxígeno si fuera necesario y una bolsa reservorio, en la que se almacenaría el oxígeno.
  • Respirador mecánico extrahospitalario: Se trata de un ventilador de emergencia, utilizado tanto en las unidades de SVA como en el servicio de urgencias7. Adecuado para pacientes de más de un año, proporcionando soporte ventilatorio. Dispone de un manómetro de presión y de ruletas para regular la frecuencia respiratoria, ajustar el volumen corriente, ajustar la relación inspiración/espiración, seleccionar el límite de presión, controlar el PEEP (presión positiva al final de la espiración), un interruptor de encendido/apagado, una pantalla para ver la información, una conexión para la toma de oxígeno, una conexión para la tubuladura, y una conexión para la red eléctrica. Se transporta fácilmente en la camilla y es de manejo sencillo.

 

Dispositivos resucitadores:

  • Desfibrilador manual: Dispositivo que dispone de una pantalla donde se muestra el registro del ritmo cardiaco, utilizado para la administración de una descarga eléctrica de manera controlada y programada con el fin de recobrar un ritmo cardíaco sinusal8. Dispone de dos palas o electrodos para aplicar la corriente al paciente, que se deben colocar una en la parte alta del hemitórax derecho, cubriendo la mitad derecha del manubrio del esternón, y la otra en la línea axilar media izquierda. En el momento de aplicar la descarga nadie debe tocar al paciente. Se utiliza en paradas cardiacas, donde hay una fibrilación ventricular (desfibrilación), o en el tratamiento de arritmias, tratándose entonces de una cardioversión. Son dispositivos que se utilizan en situaciones críticas, por lo que debe estar siempre calibrado y listo para su uso.
  • DEA (desfibrilador externo automático): Se trata de un dispositivo electrónico portátil que incorpora un ordenador que permite el análisis del ritmo cardíaco y la emisión de una descarga al corazón, ayudándolo a funcionar bien de nuevo9. El dispositivo calcula si es necesario realizar una descarga y avisa de cuándo hay que aplicarla. En el momento de aplicar la descarga nadie debe tocar a la víctima. Dispone de dos parches o electrodos que se colocan en el pecho del paciente según el diagrama que incorporan. Son dispositivos fáciles de usar, ya que nos va indicando los pasos a seguir en la pantalla y por voz.

 

TÉCNICAS PARA EL MANTENIMIENTO DE LA VÍA AÉREA Y VENTILACIÓN:

  • Medición de saturación de oxígeno y pulso (pulsioximetría): Antes de medir la saturación de oxígeno se ha de limpiar bien la zona elegida para la medición. Se coloca el sensor en la zona escogida, se enciende el aparato, se comprueba que se capta bien y es correcta la lectura de frecuencia cardiaca y saturación de oxígeno. Hay que tener en cuenta que un esmalte de uñas, así como uñas postizas pueden interferir en la medición de estos aparatos.
  • Permeabilización vía aérea: Se debe realizar cuando una persona pierde la consciencia o cuando es incapaz de mantener una adecuada ventilación10:
  • Maniobra frente-mentón: Con una mano se echa la frente del paciente hacia atrás mientras que con la otra mano traccionamos de la mandíbula elevando el mentón hacia arriba. Esta maniobra no se debe hacer en pacientes con sospecha de lesión cervical ni en lactantes.
  • Maniobra de tracción mandibular11: Consiste en levantar la mandíbula con los dedos índices, mientras que con los dedos pulgares se ejerce presión contra los arcos cigomáticos, lo que impide el movimiento de la cabeza con la elevación de la mandíbula. Esta maniobra se realiza en pacientes con sospecha de lesión de la columna cervical.
  • Maniobra de elevación del mentón: Se fija la cabeza en la posición en la que se encuentra colocando una mano en la frente mientras que con los dedos pulgar e índice de la otra mano se eleva el mentón desplazando la mandíbula hacia delante. Esta maniobra se realiza en pacientes con sospecha de lesión de la columna cervical.
  • Colocación cánula orofaríngea: Existen cánulas de diferentes medidas, por lo que lo primero que hay que hacer es escoger una cánula de la medida adecuada al tamaño del paciente. Para ello se tomará como referencia la medida entre el lóbulo de la oreja del paciente hasta la comisura de la boca, o entre los incisivos y el ángulo de la mandíbula. Abrimos la boca del paciente e introducimos la cánula apuntando hacia arriba y una vez que tocamos el paladar con ésta la giramos introduciéndose hacia la faringe.
  • Ventilación artificial: Ventilación con aire espirado o ambiental que permite mantener el aporte de oxígeno de la víctima hasta que sea posible un aporte de oxígeno a mayor concentración12. Existen diversas técnicas de ventilación artificial:
  • Boca-boca: Consiste en la aplicación de ventilaciones sellando con los labios la boca del paciente a la vez que se pinza la nariz, evitando así la fuga de aire. Debemos fijarnos en el pecho del paciente para ver si sube con cada ventilación.
  • Boca-nariz: Consiste en la aplicación de ventilaciones a través de la nariz del paciente en los casos en los que exista una imposibilidad de abrir la boca de éste o si el sellado es ineficaz.
  • Boca-estoma: Se realizan las ventilaciones directamente en el estoma laríngeo del paciente en el caso de que esté traqueotomizado.
  • Boca-mascarilla facial de bolsillo: Se coloca la mascarilla procurando ajustarla bien a la cara del paciente y se realizan las ventilaciones. Las mascarillas faciales de bolsillo constan de una válvula unidireccional y un filtro hidrofóbico que permite la entrada de aire a los pulmones del paciente, minimizando el riesgo de transmisión de enfermedades.
  • Ventilación con mascarilla y bolsa autohinchable o balón resucitador: se realizan insuflaciones de aire mediante una mascarilla facial a la que se conecta una bolsa autohinchable o balón resucitador que al ser presionado introduce el aire en los pulmones del paciente. Dispone de un sistema de válvulas que evita que se mezcle el aire inspirado con el expirado. La mascarilla debe ajustarse a la cara del paciente y debe ser transparente para poder ver si el paciente regurgita. Es preferible que se conecte el balón autohinchable a una fuente de oxígeno con una concentración superior al 40%.
  • Ventilación con sistemas supraglóticos: Se trata de la ventilación a través de dispositivos de aislamiento de la vía aérea como son el tubo endotraqueal o la mascarilla laríngea. Estos dispositivos disponen de una conexión universal a la que se conecta el balón autohinchable o un respirador mecánico.
  • Ventilación con respirador mecánico extra-hospitalario: Una vez colocado un dispositivo de aislamiento de la vía aérea se procede a la conexión al respirador mecánico mediante las tubuladuras. Una vez conectado al respirador, se ajustan los parámetros deseados de frecuencia respiratoria, volumen corriente, relación inspiración / espiración, límite de presión…
  • Maniobra de Sellick o Compresión cricoidea: Consiste en ejercer presión sobre el cartílago cricoides para empujar la tráquea y comprimir así el esófago contra las vértebras cervicales (18). Esta maniobra puede prevenir la distensión gástrica y reducir el riesgo de regurgitación. Para realizarla se localiza el cartílago tiroideo (nuez de Adán) con el dedo índice, una vez localizado se desliza hacia abajo el dedo hasta encontrar el cartílago cricoides y con las yemas de los dedos pulgar e índice se comprime con firmeza, desplazando hacia atrás el cartílago cricoides.
  • Aspiración de secreciones: Consiste en la succión, mediante un aspirador conectado a una fuente de vacío o un dispositivo eléctrico, de las secreciones bronquiales, sangre o contenido gástrico, que puedan encontrarse en la vía aérea (boca, nariz, laringe o tramos más distales). Esto permite una limpieza y permeabilidad de la vía aérea, favoreciendo la ventilación y oxigenación del paciente. Para la realización se debe escoger la sonda de aspiración adecuada, conectarla al aspirador de secreciones, encenderlo e introducir la sonda en la zona que se desee limpiar de secreciones. Se retira la sonda manteniendo la succión hasta que salga por completo la zona distal. El tiempo de aspiración no debe sobrepasar los 10 segundos.
  • Desobstrucción manual de vía aérea: Extracción de cuerpo extraño de la vía aérea de forma directa. Si se observa el cuerpo extraño en la boca o faringe del paciente se intentará su retirada manual introduciendo el dedo índice en forma de gancho y realizando un movimiento de barrido por la boca. Si el cuerpo extraño no se alcanza con el dedo no se debe forzar su extracción manual.
  • Maniobra de Heimlich: Maniobra utilizada para la expulsión de un objeto en vías respiratorias, aplicando un aumento de la presión pulmonar por medio de compresiones en el abdomen, tratando de desplazar el diafragma hacia arriba. La técnica es diferente en función del paciente:
  • Adulto de pie: Situado detrás del paciente, se rodea su cintura con los brazos, se pone un puño cerrado con el pulgar hacia adentro en el abdomen por encima del ombligo y con la otra mano se agarra el puño y se empuja hacia adentro y hacia arriba con un movimiento rápido.
  • Adulto inconsciente: Actualmente, la maniobra de Heimlich en el adulto inconsciente se realiza mediante compresiones torácicas, al igual que en la reanimación cardiopulmonar. Para ello el reanimador se colocará al lado del paciente, colocará el talón de una mano en el tercio inferior del esternón y con la otra mano encima de la primera. Las compresiones se realizan con los brazos estirados perpendicularmente al paciente, para realizar las compresiones con la fuerza de los hombros, sin doblar los brazos en cada compresión.
  • Embarazada: En estos casos no se puede realizar la maniobra Heimlich de adultos por posibles daños al feto. La maniobra se sustituye por compresiones torácicas, como en la RCP.
  • Persona obesa: En estos casos el rescatador tiene la dificultad de no abarcar el perímetro abdominal del paciente, por lo que al igual que en el caso de las embarazadas se sustituye la maniobra por compresiones torácicas.
  • Lactante: la maniobra se realiza cogiendo al niño en brazos con la cabeza inclinada hacia abajo ligeramente sujetándolo con seguridad (sujetando la cabeza del lactante poniendo el pulgar de una mano en el ángulo de la mandíbula y dos dedos de la misma mano en el ángulo contrario de la mandíbula13). Sujetamos al lactante boca abajo y se realizan 5 golpes secos entre las escápulas. Si no se expulsa el cuerpo extraño se coloca al lactante boca arriba con la cabeza algo inclinada sujetándolo de forma segura (situando el brazo no dominante a lo largo de la espalda, sujetando la cabeza con la mano) y se realizan 5 compresiones torácicas, similares a las de la RCP pero con menor frecuencia.
  • Colocación en posición lateral de seguridad: Cuando una persona está inconsciente, pero respira y tiene pulso se debe colocar en posición lateral de seguridad para evitar broncoaspiraciones en caso de vómito. Esta posición se consigue colocando al paciente en posición lateral. Para ello le levantaremos un brazo para que apoye la cabeza al girar, el otro brazo lo pasamos por encima del cuerpo y la pierna del mismo lado la flexionamos por encima de la otra y hacemos girar al paciente. En el caso en que se sospeche una lesión de columna en pacientes politraumatizados no se debe utilizar esta posición para así evitar mayores lesiones, dejando al paciente en la posición en la que se encuentra.
  • RCP (reanimación cardiopulmonar): Se trata de una técnica de resucitación que comprende dos principios: compresiones, que provocan el bombeo de la sangre, y ventilaciones, que introducen aire en los pulmones. La RCP en adultos se realiza en ciclos de 30 compresiones y 2 ventilaciones.
  • Las compresiones son quizá el paso más importante, por ello deben realizarse correctamente, con la fuerza y velocidad adecuada. Para la realización de las compresiones el reanimador debe colocar el talón de una mano en el tercio inferior del esternón, y la otra mano encima de la primera, con los brazos estirados perpendicularmente al paciente, para realizar las compresiones con la fuerza de los hombros, sin doblar los brazos en cada compresión. Las compresiones deben hacer descender al menos 5 cm el tórax del paciente, a una frecuencia mínima de 100 compresiones por minuto, dejando tras cada compresión que el tórax vuelva a su posición normal.
  • Las ventilaciones son también importantes para la reanimación de una víctima. Para la realización de las ventilaciones lo primero que hay que hacer es abrir la vía aérea, para ello se realiza la técnica frente-mentón, con la cual poniendo una mano en la frente y la otra en el mentón echamos la cabeza hacia atrás en hiperextensión. Una vez abierta la vía aérea se realiza el boca-boca, para lo cual se debe tapar la nariz del paciente y colocar la boca sobre la boca de la víctima sellándola bien. Realizar las ventilaciones comprobando que el tórax se eleva. Se pueden realizar también con una mascarilla facial de bolsillo.
  • RCP pediátrica: La RCP en niños se diferencia de la de los adultos en la realización de las compresiones y el ciclo de compresiones-ventilaciones. En el caso de niños a partir de 1 año las compresiones se realizan con una sola mano en ciclos de 30-2 con una ligera extensión del cuello, pudiendo realizarse en ciclos de 15-2 en el caso de ser dos reanimadores. En el caso de neonatos las compresiones se realizan con los dedos índice y corazón en la línea intermamilar, no se debe realizar hiperextensión del cuello y se realizan ciclos de 3-1.
  • Uso DEA: Solo debe usarse en caso de parada cardiorrespiratoria. Lo primero es encender el DEA y conectar los electrodos. Una vez conectados, los electrodos se colocan en el pecho descubierto del paciente, según el diagrama que aparece en ellos, y se deben seguir las instrucciones verbales o visuales del aparato. Mientras el dispositivo analiza el ritmo cardíaco del paciente nadie debe tocarlo. Si es recomendable una descarga, primero nos aseguraremos de que nadie toque al paciente y después pulsaremos el botón de descarga, siguiendo las instrucciones siguientes. Si la descarga no está indicada, seguir con la RCP.
  • Colocación mascarilla laríngea: Se coloca con facilidad, sin necesidad de utilizar instrumentos para la visualización de la vía aérea. Antes de introducir la mascarilla debemos asegurarnos de que está completamente deshinchada. Se lubrica la porción distal, sin taponar con el lubricante los orificios, y se introduce por la boca con la abertura hacia abajo, apoyándola contra el paladar óseo. A continuación, se desplaza hacia abajo hasta que hace resistencia, y se hincha el manguito (los volúmenes de hinchado vienen determinados por el fabricante). Una vez hinchado el manguito podemos conectar el balón resucitador u otro respirador y comprobar que el aire entra sin dificultad en los pulmones (viendo movimientos torácicos). Finalmente se debe fijar la mascarilla al paciente con una tira de esparadrapo o con una venda de gasa.
  • Intubación endotraqueal: Previamente a la intubación debe realizarse una oxigenación previa. Importante es la elección del tamaño de tubo adecuado. Debe colocarse al paciente con la cabeza correctamente alineada para poder visualizar la laringe, hiperextendiendo el cuello ligeramente. Primero se introduce el laringoscopio por el lado derecho de la boca, desplazando la lengua hacia el otro lado. Una vez que se visualizan las cuerdas vocales, se desliza el tubo entre ellas. A continuación, se infla el globo del tubo y conecta el al balón de ventilación para comprobar la correcta colocación del tubo, auscultando el pecho para oír el murmullo vesicular. Una vez que el tubo está bien colocado se procede a la fijación del mismo con venda, esparadrapo o un fijador de Thomas®, para evitar la extubación accidental del paciente.
  • Cricotiroidotomía: Se considera un procedimiento de oxigenación de emergencia, mientras se intenta controlar la vía aérea mediante otra técnica. Se debe colocar al paciente en decúbito supino. Consiste en la punción o incisión en la mitad inferior de la membrana cricotiroidea. Se debe fijar el cartílago tiroides con una mano y realizar una incisión longitudinal hasta la membrana cricotiroidea, y una vez allí se hace una incisión transversal. Con una pinza hemostática se abre la incisión y se introduce la cánula con el fiador en dirección a la tráquea. Una vez introducida hasta la tráquea se debe fijar con cinta de sujeción.
  • Toracotomía por punción: Indicada en neumotórax. Se realiza una punción en el 2º espacio intercostal en la línea media clavicular o en el 4º espacio intercostal en la línea media axilar con un abbocath del nº14. Hay que comprobar la presencia de aire en la cavidad pleural (se forma un burbujeo al introducir suero con una jeringa). Se conecta una válvula de Heimlich a la aguja para que salga el aire y evitar que entre de nuevo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Briñas Freire MJ, Serrano Moraza A, Pacheco Rodríguez A, Pérez Belleboni A. Servicios de emergencias y centros de coordinación. En: Fernández Ayuso D, Aparicio Santos J, Pérez Olmo JL, Serrano Moraza A, editores. Manual de enfermería en emergencia prehospitalaria y rescate. Madrid: Arán Ediciones SL, 2002. P. 25-38.
  2. Carrasco Jiménez MS, Ayuso Baptista F. Fundamentos de anestesia y reanimación en medicina de urgencias, emergencias y catástrofes. Vol 1. Madrid: Arán Ediciones; 2007.
  3. Pérez Salvador P, Campuzano Fernández-Colina JA. Manual de técnicos de transporte sanitario. 3ª edición. Madrid: Arán Ediciones; 2009.
  4. Torres A, Ortiz I. Cuidados intensivos respiratorios para enfermería. Barcelona: Springer-Verlag Ibérica; 1997.
  5. Vázquez García MI, Gómez-Mascaraque Pérez FJ. Resucitación cardiopulmonar avanzada. Manejo avanzado de la vía aérea. RCP en situaciones especiales: embarazo, intoxicaciones y causas ambientales (sumersión hipotermia y electrocución). En: González Jurado MA, director. Actuación de enfermería en urgencias y emergencias. Madrid: Arán Ediciones SL, 2010.
  6. Aguaviva Bascuñana JJ. Soporte vital en la edad pediátrica. Zaragoza: Prensas universitarias de Zaragoza, 2009.
  7. Ochoa Gómez FJ. Guía para el uso del ventilador Oxylog 2000 Dräger. Logroño: Guías de uso de equipos e instrumental del Servicio de Urgencias Hospital San Pedro, 2010.
  8. Orozco Murillo W, Cardona Montoya E. Cartilla técnica del desfibrilador. Medellín: Instituto Tecnológico Metropolitano, 2008.
  9. Gonzales L, Lynch MW. Heartsaver® Primeros auxilios con RCP y DEA. Libro del estudiante. Estados Unidos: American Heart Association, 2011.
  10. Acebedo Esteban FJ, Barrado Muñoz L, Morillo Rodríguez J. Soporte Vital. En: Morillo Rodríguez J, editor. Manual de enfermería de asistencia prehospitalaria urgente. Madrid: Elsevier, 2007.
  11. Proehl JA. Enfermería de urgencias. Técnicas y procedimientos. 3ª edición. Madrid: Elsevier, 2005.
  12. Marco Aguilar P, Teja Ruiz B, Ochoa Gómez J, Lisa Catón V. Curso de desfibrilación externa semiautomática. La Rioja: Servicio Riojano de Salud, 2011.
  13. Fernández Castro A. Urgencias pediátricas más habituales: convulsiones, problemas respiratorios. En: González Jurado MA, director. Actuación de enfermería en urgencias y emergencias. Madrid: Arán Ediciones SL, 2010.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos