Artículo monográfico. Rescates de montaña: desafíos y éxitos de la enfermería.

28 enero 2024

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2024.57.79.001

 

AUTORES

  1. María Corral Fernández. Enfermera. Hospital de Jaca. Jaca (Huesca).   
  2. Marina Piñana Quesada. Enfermera. Hospital de Jaca. Jaca (Huesca).  
  3. Virginia Hernández Estallo. Enfermera. Hospital de Jaca. Jaca (Huesca).  
  4. Judit Pilar Martínez Capablo. Enfermera. Hospital de Jaca. Jaca (Huesca).  
  5. Llara Soteras López. Enfermera. Hospital de Jaca. Jaca (Huesca). 
  6. María Castro Peña. Enfermera. CAP Ainsa. Ainsa (Huesca).

 

RESUMEN

El montañismo mejora la salud física y mental de las personas que los practican, pero como todos los deportes de riesgo, tienen efectos colaterales no deseados: accidentes y lesiones1.

Las operaciones de rescate en montaña implican dificultades logísticas y ambientales exponiendo a numerosos e importantes riesgos tanto a los rescatadores como a los accidentados. Por lo que se han incorporado sanitarios en estas operaciones de rescate para acortar los tiempos de intervención médica y el tratamiento apropiado in situ disminuyendo la morbimortalidad de los accidentados2.

En España, hoy en día, hay muchas Comunidades Autónomas (CCAA) sin un equipo medicalizado de rescate en montaña. En el medio natural y la montaña las urgencias se convierten en emergencias que necesitan de medios y procedimientos especiales para su resolución, donde la asistencia por parte de un equipo multidisciplinar, con participación enfermera, resulta fundamental3,4.

PALABRAS CLAVE

Medicina de emergencia, atención de enfermería, búsqueda y rescate, accidentes, personal de rescate.

ABSTRACT

Mountaineering improves the physical and mental health of the people who practice it, but like all risky sports, it has unwanted side effects: accidents and injuries. 

Mountain rescue operations involve logistical and environmental difficulties, exposing both the rescuers and the injured to numerous and important risks. Therefore, health workers have been incorporated into these rescue operations to shorten the times of medical intervention and appropriate on-site treatment, reducing the morbidity and mortality of those injured. 

In Spain, today, there are many Autonomous Communities (CCAA) without a medicalized mountain rescue team. In the natural environment and in the mountains, emergencies become emergencies that require special means and procedures for their resolution, where assistance from a multidisciplinary team, with nursing participation, is essential. 

KEY WORDS

Emergency medicine, nursing care, search and rescue, accidents, rescue personnel.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El turismo de montaña, genera anualmente un importante consumo de recursos, cuyos efectos colaterales, entre los que se encuentran los accidentes de montaña no deberían pasar desapercibidos.

Los equipos de rescate en montaña son un componente crítico de la seguridad en actividades de alpinismo. La topografía y las condiciones climáticas impredecibles, ofrecen oportunidades únicas para la aventura, pero también pueden crear situaciones de peligro para quienes disfrutan de estos entornos. Los alpinistas pueden enfrentarse a tormentas repentinas, avalanchas, desprendimientos y lesiones debido a la altitud extrema1,4. Además, la topografía a menudo dificulta el acceso a zonas donde se necesita ayuda, por lo que esta monografía se enfocará en explorar los métodos, desafíos y éxitos relacionados con los rescates en montaña, resaltando la importancia de las habilidades y la cooperación entre profesionales y voluntarios en este campo5. Es en este contexto, donde los equipos de rescate de montaña desempeñan un papel esencial en la seguridad y la vida de aquellos que se aventuran en estas “tierras salvajes”.

 

ENTRENAMIENTO Y PREPARACIÓN:

Cuando hablamos sobre “la medicalización del rescate”, no nos referimos a un rescatador profesional, nos referimos a que un sanitario (médico o enfermero) específicamente formado en Medicina de Urgencias en Montaña que acude al lugar del accidente junto con el equipo de rescate en montaña y atiende al accidentado in situ, ya sea una pared de escalada, la cima de una montaña, un barranco, una cueva, o una ladera de nieve (1,2). Por lo que los sanitarios deben estar preparados (física y mentalmente) para intervenir en rescates de dificultad, ya que estos se relacionan con una mayor duración y gravedad, para ello, estos individuos pasan por rigurosos programas de entrenamiento que garantizan que podrán enfrentar los desafíos únicos de la montaña, sentirse cómodos en situaciones expuestas, ser conscientes de su propia seguridad y ser capaces de trabajar bajo condiciones extremas5,6. Manejando con soltura:

  • Técnicas de escalada y rappel: Los rescatadores deben ser hábiles en el uso de cuerdas, arneses y sistemas de anclaje para acceder a áreas inaccesibles de manera segura.
  • Primeros auxilios avanzados y atención médica de emergencia: La atención médica en la montaña debe ser rápida y efectiva. Los equipos de rescate están capacitados en la estabilización de heridas y la evacuación de personas heridas en condiciones adversas.
  • Vida y movimiento en terrenos difíciles: La orientación precisa es fundamental en la montaña. Los rescatadores utilizan mapas topográficos, brújulas y GPS para encontrar a las personas extraviadas, pernoctando con ellas si fuera necesario.
  • Uso de equipos especializados: Los equipos de rescate utilizan una gran variedad de material y deben de ser hábiles en su manejo para adecuarlo a la situación, estos incluyen esquís, piolet, crampones, mosquetones, cuerdas, etc.

 

La toma de decisiones en situaciones de alta tensión es otro de los aspectos más desafiantes del rescate de montaña. Los líderes de los equipos deben evaluar constantemente la situación y adaptar sus estrategias en función de los cambios en el clima, la salud de los rescatados y otros factores2,4.

Para la práctica de una medicina de urgencia de calidad a realizar en un medio totalmente ajeno al sanitario habitual que podemos definir como difícil, hostil y aislado, la capacidad física y los conocimientos técnicos son imprescindibles para poder acceder, por difícil que sea hasta el lugar donde se encuentra el accidentado, para prestarle asistencia sanitaria y, finalmente, la formación necesaria para colaborar con los equipos de rescate, plenamente integrado en ellos, haciéndose cargo al completo de los aspectos médicos y colaborando eficazmente en las tareas de rescate, sin suponer un estorbo, ni un peligro añadido para sus operativos. Es decir, que estos sanitarios deben ser buenos especialistas en medicina de urgencia, acreditados y que puedan aceptables rescatadores en los operativos de rescate2,4,7. Algo que no es fácil de conseguir, pero que es necesario si pretendemos asumir con garantías el reto de la medicalización del rescate en montaña1.

 

LOS COSTES Y BENEFICIOS DEL RESCATE EN MONTAÑA:

En España hay 5,4 muertos por cada 100 rescatados en montaña. En Aragón, se contabilizan 3,5 muertos/100 accidentados rescatados. El 11,3% de los rescatados en Aragón entre 1999 y 2008 presentaba un índice Glasgow entre 13 y 9 y el 12,9% tenían un Glasgow < 9 (grave). Un 6,3% de los pacientes rescatados sufrieron politraumatismos. Un 63,7% de los rescatados requieren asistencia médica en el lugar del accidente. Existen claras diferencias entre las prestaciones que establecen unas CCAA y otras. La “medicalización del rescate” supone un médico o enfermera específicamente formado en Medicina de Urgencias en Montaña integrado en los equipos de rescate. En Aragón se medicaliza el rescate en montaña desde 1998. También están medicalizados estos rescates en Asturias, Cantabria y Castilla-León1,8.

Esto mejora la eficacia del primer tratamiento en el lugar del accidente, por difícil que sea el acceso, mejorando la supervivencia y disminuyendo la morbilidad. En Aragón, la tasa de mortalidad media ha pasado del 9,32% antes de la medicalización del rescate al 3,45% en los 15 años de rescate medicalizado con médicos y enfermeras, lo que supone una disminución del 62%. Mientras que la tasa de mortalidad media en España en el mismo periodo ha pasado del 8,8% al 6,8%; lo que supone una disminución del 12,5%2,4,7.

Además, los rescates en montaña tienen una repercusión económica importante, se calcula que en España cuestan más de 375 millones € al año. En Aragón se estima que superan los 50 millones € al año. La disminución de la tasa de mortalidad en un 62% ha supuesto un ahorro de más de 175 millones €1,3,8.

 

CONCLUSIÓN

En resumen, los rescates de montaña son operaciones altamente especializadas que requieren un nivel excepcional de habilidad, preparación y coordinación. Siendo los equipos de rescate de montaña héroes anónimos que arriesgan sus vidas para salvar a quienes se aventuran en entornos montañosos peligrosos. A través de una preparación rigurosa, bien equipados y tecnología avanzada, estos rescatadores han logrado salvar numerosas vidas a lo largo de los años. Existe una bibliografía muy limitada que se centra en el papel de la enfermería dentro de los equipos de rescate de montaña. Sería necesario potenciar las investigaciones en dicho ámbito para mejorar la asistencia de los equipos de rescate. La importancia de una buena organización del rescate, la preparación física y la preparación técnica del personal sanitario como la buena adaptación de todo el personal que va a conformar el equipo de rescate, resultan fundamentales. Ya que se ha demostrado que la asistencia médica in situ disminuye la morbimortalidad y el gasto público.

La seguridad en la montaña es una responsabilidad compartida que implica a todos, desde los excursionistas y alpinistas hasta los profesionales de rescate por lo que la educación pública y la conciencia de los riesgos son esenciales para prevenir accidentes en la montaña.

En última instancia, los rescates de montaña son un recordatorio de la increíble capacidad de las personas para superar desafíos en los entornos más hostiles. La pasión por la montaña y el espíritu de ayuda son fuerzas motivadoras que impulsan a los equipos de rescate a hacer lo imposible por salvar vidas en uno de los escenarios más desafiantes de la naturaleza.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Nerín MA, Soteras I, Sanz I, Egea P. Medicalizar los equipos de rescate en montaña: justificación socio-económica en base a la evolución de la mortalidad en el Pirineo Central [Internet]. Archivosdemedicinadeldeporte.com. [citado el 14 de noviembre de 2023]. Disponible en: http://archivosdemedicinadeldeporte.com/articulos/upload/rev01_nerin.pdf
  2. Cid Dorribo A, Javea de Isla E, Martínez Macia J, García Gallego O, Rubio Sánchez P. Medicalización del espeleosocorro. Paciente politraumatizado en espeleología. Puesta día urgencias emerg. catastr. 2009;9,(2):67-77.
  3. Soteras I. Rescate Aéreo Medicalizado en Montaña. Análisis clínico-epidemiológico retrospectivo durante 9 años de actividad. Modelo Aragonés. Tesis Doctoral. Universitat de Girona. 2012.
  4. Hernández AFS. Accidentes de montaña. Siniestros, rescates y acciones preventivas de los deportes de montaña en España. Universidad de Zaragoza; 2016
  5. Küpper T, Hillebrandt D, Steffgen J, Schöffl V. Safety in Alpine Helicopter Rescue Operations – Minimal Requirements of Alpine Skills for Rescue Personnel. Ann Occup Hyg. 2013;57(9):1180–8.
  6. Rammlmair G, Zafren K, Elsensohn F. Qualifications for emergency doctors in mountain rescue operations. En: Elsensohn F (ed.). Consensus Guidelines on Mountain Emergency Medicine and Risk Reduction. Lecco: Casa Editrice Stefanoni; 2001. p. 65-70.
  7. Míguez A, Muñoz D, Tello S. La Enfermería en un DCCU. Componente esencial de un equipo asistencial. Revista electrónica de portales médicos. [internet].2010
  8. Aragonés MT, Clemente MT, Fernández Navarro P, Ley V. Actividad física y prevalencia de patologías en la población española. Publicaciones Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Madrid, 2016.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos