Atención de enfermería en urgencias en paciente con accidente cerebrovascular

10 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Vanessa Val Díaz. Graduada en Enfermería. Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  2. Ana Belén Araiz Marín. Graduada en Enfermería. Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  3. Luna Oliva Lafarga. Graduada en Enfermería. Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  4. Verónica Faura Cruz. Graduada en Enfermería. Enfermera C.S Épila, Zaragoza.
  5. Isabel Colás Elvira. Diplomada en Enfermería. Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  6. Rebeca Gonzalvo Bastardo. Graduada en Enfermería. Hospital Royo Villanova, Zaragoza.

 

RESUMEN

El accidente cerebrovascular (ACV) o ictus se define como un trastorno brusco de la circulación cerebral en el que se ve alterada de forma transitoria o permanente la función que se realiza en una determinada área del cerebro. Encontramos dos maneras en las que puede ocurrir: cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe repentinamente (ictus isquémico) o cuando se produce la ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro (ictus hemorrágico). Este trastorno constituye una de las principales causas de mortalidad e invalidez incrementando su incidencia con la edad además de ser una de las primeras causas de muerte en España.

El Ictus es una emergencia sanitaria que se codifica como «CÓDIGO ICTUS´´ y debe ser atendida en el menor tiempo posible. Por todo esto, es fundamental que el personal sanitario, en especial enfermería, está capacitado para una respuesta rápida y los cuidados de calidad en la primera atención en urgencias.

La enfermería juega un papel importante en la actuación en las primeras horas tras sufrir un ACV y en la atención temprana. En los servicios de urgencias es donde se comienza esta atención temprana.

Es clave para detectar y prevenir los problemas asociados, fomentar la recuperación y disminuir secuelas y posibles complicaciones. Para que el tiempo transcurrido entre la llegada a urgencias y la atención se vea reducido es imprescindible la detección precoz del ACV. Esto se ve influenciado por dos factores fundamentales: el reconocimiento de sintomatología en el Triaje por parte de enfermería y una posterior activación de Código Ictus. Una atención temprana y cuidados de enfermería disminuye potencialmente la aparición de secuelas y complicaciones.

PALABRAS CLAVE

Accidente cerebrovascular, triaje, atención de enfermería, urgencias médicas.

ABSTRACT

A cerebrovascular accident (CVA) or stroke is defined as a sudden disturbance of cerebral circulation in which the function of a particular area of the brain is temporarily or permanently altered. There are two ways in which it can occur: when the blood supply to a part of the brain is suddenly interrupted (ischaemic stroke) or when a blood vessel in the brain ruptures (haemorrhagic stroke). This disorder is one of the main causes of mortality and disability, increasing in incidence with age and is one of the leading causes of death in Spain.

Stroke is a health emergency that is coded as «ICCTUS CODE» and must be treated as quickly as possible. For all these reasons, it is essential that healthcare personnel, especially nurses, are trained for a rapid response and quality care in the first emergency care.

Nursing plays an important role in the first hours after a stroke and in early care. It is in the emergency department that this early care begins.

It is key to detecting and preventing associated problems, promoting recovery, and reducing sequelae and possible complications. Early detection of stroke is essential to reduce the time between arrival at the ED and care. This is influenced by two fundamental factors: the recognition of symptomatology in Triage by the nursing staff and subsequent activation of the Stroke Code. Early attention and nursing care potentially reduce the occurrence of sequelae and complications.

KEY WORDS

Stroke, triage, nursing care, emergencies.

INTRODUCCIÓN

En la antigüedad, el ACV se conocía como apoplejía, un término general que se aplicaba a cualquier persona afectada de manera repentina por parálisis. Debido a que muchas condiciones pueden conducir a una parálisis repentina, el término apoplejía no indicaba una causa específica o un diagnóstico. Era poca la información que se tenía acerca de esto y la única terapia establecida era alimentar y cuidar al paciente hasta que el mismo siguiera su curso1,2.

Hoy en día el término accidente cerebro vascular es empleado para definir el conjunto de enfermedades las cuales tienen como principal anomalía la alteración del riego sanguíneo cerebral y de otras estructuras del sistema nervioso2. Al hablar de ACV solemos utilizar la terminología más conocida como ictus.

Según la naturaleza de la lesión podemos encontrar dos formas de accidente cerebrovascular3:

  • Isquémico, que engloba el 85% de los casos y ocurre cuando hay un bloqueo de un vaso que suministra sangre al cerebro. La arteria queda bloqueada reduciendo el flujo de sangre y con el tiempo produciendo un infarto en el cerebro.
  • Hemorrágico, ocurre cuando hay un derrame en el cerebro o alrededor del mismo. Se rompe una arteria en el cerebro, la sangre pasa al tejido y se ve alterado el suministro de sangre y el equilibrio químico que las neuronas requieren para su correcta función. Representan el 20% de los ACV4.

 

OBJETIVOS

  • Generales: Conocer los cuidados de enfermería en la atención temprana de un paciente con ACV. Conocer la sintomatología neurológica para la detección temprana en zona de Triaje por enfermería. Describir el papel clave de la enfermería en la atención del paciente con ACV en un servicio de urgencias.
  • Específicos: Dar a conocer los síntomas de alarma de ACV. Detectar de manera temprana la sintomatología relacionada con ACV.

 

METODOLOGÍA

Este artículo se ha realizado mediante utilización de herramientas fundamentales de búsqueda, las principales bases de datos científicas Scielo, Google Académico, Pubmed, MEDES, empleando los siguientes términos de búsqueda: ictus, ACV, enfermedad cerebro vascular, código ictus, urgencias ictus, Triaje, stroke. Los criterios seleccionados de inclusión artículos que su contenido estuviera relacionado con el tema a tratar (ACV, ictus, Enfermería, urgencias). Publicaciones en inglés y castellano. Periodo de búsqueda de no más de 15 años. Y como criterios de exclusión fueron descartar publicaciones que no aportaban importante información acerca del tema tratado en cuanto a resultados. Descartar los artículos duplicados.

 

RESULTADOS

Todos los síntomas del ACV aparecen de repente y en la mayoría suele haber más de uno al mismo tiempo, lo que nos lleva a distinguir de otras causas como cefalea o mareos. Hay una serie de síntomas que pueden indicar que ha sufrido un ACV y la necesidad de atención temprana por el servicio de urgencias4,5,6.

Las manifestaciones clínicas más frecuentes en el desarrollo de un ACV son las siguientes:

  • Cefalea severa repentina sin causa conocida.
  • Alteraciones repentinas de la marcha.
  • Pérdida de visión o problemas en la visión repentinos.
  • Estado de confusión o comprensión.
  • Problemas para la articulación del habla, alteración del lenguaje o dificultad para hablar.
  • Debilidad repentina, entumecimiento de un lado del cuerpo. Pérdida de fuerza en brazo y/o pierna de un lado del cuerpo con inicio brusco. Pérdida de tono muscular en la cara.
  • Pérdida de equilibrio o coordinación repentina. Sensación de vértigo intenso e inestabilidad.

 

El diagnóstico del ictus se basa fundamentalmente en la clínica y en la realización de una adecuada historia clínica, anamnesis y exploración clínica que incluirá la valoración de signos vitales (FC, TA, FR, Tª, glucemia). Complementando con distintas escalas de valoración neurológicas como la Escala de Glasgow,Escala de Rankin, Escala NISHH (National Institute of Health Stroke Scale) y Escala Canadiense7,8.

En el servicio de urgencias el manejo del ACV se lleva a cabo en varios pasos9:

  1. Se realiza el Triaje del paciente valorando sintomatología y constantes vitales. El motivo de ingreso será FOCALIDAD NEUROLÓGICA y se realizará la valoración en un tiempo menor a 10 min y con una prioridad de 1-2.
  2. Se pasa a Box Vital, Críticos. Se realizará valoración ABCDE.
  3. Se pasa al paciente a camilla en decúbito supino y se realiza monitorización de constantes (TA, SatO2 FC, FR, Tª, glucemia).
  4. Anamnesis detallada por parte del propio paciente o familiar: hora de comienzo de sintomatología, antecedentes de riesgo y posibles circunstancias desencadenantes de la sintomatología.
  5. Exploración neurológica junto a escalas Rankin, Glasgow y NISHH. Exploración de abdomen y extremidades tanto inferiores como superiores.
  6. Canalización de vía venosa periférica y realización de pruebas complementarias como analítica de sangre (Bioquímica, hemograma, coagulación), ECG, Rx tórax, TAC craneal urgente.
  7. Valoración por parte del servicio de neurología.

 

CÓDIGO ICTUS:

Definimos como código ictus a los procedimientos que se llevan a cabo para el reconocimiento precoz de signos y síntomas compatible con un accidente cerebro vascular. Se prioriza el traslado inmediato al hospital más cercano con Unidad de Ictus10,11,12,14.

Para decidir si se activa un código ictus en un paciente hay una serie de criterios inclusión15,16:

  • El paciente presenta un déficit neurológico agudo iniciado en menos de 24 horas o si se desconoce la hora se considera que estamos dentro de las primeras 24 horas.
  • No existe límite de edad, paciente mayor de 18 años independiente para las actividades básicas de la vida diaria.
  • Déficit neurológico objetivo en el momento de la asistencia.

 

Por lo tanto, tenemos también unos criterios de exclusión:

  • Paciente con alto nivel de dependencia previa al ACV.
  • Más de 24 horas de evolución.
  • Demencia moderada o grave.
  • Paciente asintomático a la hora de la llegada.
  • Evidencia de hemorragia en prueba diagnóstica TAC.
  • Tratamientos con anticoagulantes o heparinas en días previos.

 

Enfermería juega un papel muy importante en el diagnóstico y tratamiento del ACV. La valoración de enfermería permite, mediante las escalas, valorar el alcance y la gravedad, así como también ir viendo la evolución si existe una mejoría o un empeoramiento del estado del paciente.

Se mantiene una valoración continua de constantes vitales: tensión arterial, frecuencia cardiaca, saturación oxígeno, glucemia capilar y temperatura. En ocasiones se produce elevación de las cifras tensionales en la fase aguda del ictus isquémico por lo que se mantendrán controlada y, si es preciso, se administrará como tratamiento de elección labetalol o urapidilo si las cifras superan 185/105 mmHg17,18.

La glucemia también cobra especial importancia y se debe mantener un control durante la primeras 48h tras el ictus; si se produce un aumento de la glucemia superior a 155 mg/dl puede suponer un empeoramiento del pronóstico17,18.

El tiempo de actuación en el paciente que ha sufrido un ACV desde el inicio de síntomas es clave para disminuir la morbimortalidad y la aparición de complicaciones y/o secuelas posteriores al ictus.

Los cuidados de enfermería son imprescindibles para conseguir mejorar la calidad de vida y evitar en la medida de lo posible que pueda desencadenar en alteraciones de la deglución, la perfusión cerebral, problemas de comunicación verbal, problemas en la eliminación intestinal y/o urinaria y problemas en la movilidad.

La enfermera educa al paciente y a su familia sobre los factores de riesgo modificables del ACV, los signos y síntomas de advertencia y la importancia del seguimiento médico y el cumplimiento del tratamiento.

Colabora en la planificación del alta del paciente, asegurándose de que se proporcionen los recursos y la información necesarios para facilitar la transición a casa o a un entorno de atención continuada.

 

CONCLUSIONES

La enfermería tiene un papel importante en la asistencia al paciente con ACV. La detección temprana desde la llegada del paciente por medio del Triaje aumenta la calidad de atención del paciente. Proporcionar a los pacientes cuidados directos y trabajar en contacto directo con el paciente mayor cantidad de tiempo es papel fundamental de enfermería. Por ello, la enfermería constituye un pilar fundamental en la asistencia, desde la identificación de síntomas hasta la aplicación de las medidas oportunas (control de constantes, monitorizar, avisar a especialista de guardia, etc.).

Enfermería adquiere un gran papel en el desarrollo correcto y prevención de complicaciones en aspectos principales de vital importancia como son alimentación, movilidad física, tensión arterial, termorregulación y comunicación en las primeras horas tras un ictus.

Con esto llegamos a la conclusión de que la enfermería juega un papel clave en la atención urgente al paciente con ACV y esto conlleva disminuir significativamente el tiempo de actuación y las posibles secuelas del paciente.

En resumen, la atención de enfermería en urgencias por ACV es integral y multidisciplinaria, centrada en la evaluación rápida, la monitorización continua, intervenciones específicas y la colaboración interdisciplinaria para optimizar los resultados del paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. National Institute of Healthy. Accidente cerebrovascular: Esperanza en la investigación. National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS), Bethesda,2004.
  2. Chamorro.A. El accidente vascular cerebral. En: Hospital Clinic de Barcelona/ Juan Rodes, Josep Maria Pique Antonio Trill / Fundación BBVA. Libro de la Salud. 1ª edición. Bilbao: Editorial Nerea; 2007. p. 249-256.
  3. Instituto Nacional de Estadística (INE). Notas de prensa [Internet]. Madrid: INE; 2013. Disponible en: http://www.ine.es/prensa/np896.pdf
  4. García Tovar. M, Guerrero Fuertes.P, Mora Fernández. M, Collados Pérez-Hiraldo .M, Alastrué Nuñez. E, Esteban Lezcano. A. Actuación de enfermería en urgencias ante un accidente cerebrovascular (ACV). Revista Sanitaria de Investigación. 2023. Recuperado de https://revistasanitariadeinvestigacion.com/actuacion-deenfermeria-en-urgencias-ante-un-accidente-cerebrovascular-acv/
  5. Alonso de Leciñana, M., Egido, J. A., Casado, I., Ribó, M., Dávalos, A., Masjuan, J., … Vivancos, J. (2014). Guía para el tratamiento del infarto cerebral agudo. Neurología, 29(2), 102–122. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.nrl.2011.09.012
  6. Arboix, A., Fabregas, M. G., & Martí-Vilalta, J. L. (2015). Los ictus a finales del siglo XIX y principios del siglo XX: una aproximación clínica y terapéutica. Neurosciences and History, 1(1), 6–11.
  7. Delgado Lista J, Pérez Caballero AI, Pérez Martínez P. Guía de atención rápida en clínicas médicas. Barcelona: Elsevier; 2014. p.115-119
  8. Cometto MC. Manejo de enfermería en el accidente cerebrovascular inicial. Enfermería global. 2005; 7: 1-16.
  9. Urgencias CHUB. Badajoz RRGS. MANEJO DEL ICTUS EN EL SERVICIO DE URGENCIAS [Internet] Disponible en: https://www.areasaludbadajoz.com/images/stories/ictus.pdf
  10. Plan de Actuación al Ictus en Aragón. Gobierno de Aragón. 2022. Disponible en :https://www.aragon.es/documents/20127/674325/Programa_Ictus_actualizacion2019.pdf/f164a068-544a-0248-af0d-ca2a2f7c5624
  11. Atlas del ictus en España. (2019). Recuperado el 6 mayo del 2023, a partir dehttps://www.fesemi.org/publicaciones/otras/atlas-ictus-espana-2019
  12. Jiménez Fábrega, X.,& Espila, J. L. (2010).Códigos de activación en urgencias y emergencias. La utilidad de priorizar. Anales Del Sistema Sanitario de Navarra,33(SUPP1), 77–88. Disponible en:https://doi.org/10.4321/s1137-66272010000200010
  13. Zweifler,R. M. Initial Assessment and Triageof the Stroke Patient. Progress inCardiovascular Diseases.2017. 59(6),p.527–533.Disponibleen:https://doi.org/10.1016/j.pcad.2017.04.004
  14. Hajoui, M.K., & Medina,P.M. ACV: Actuación de enfermería en código Ictus. A propósito de un caso.2018. P. 167-180
  15. Plan de atención a los pacientes con Ictus. Comunidad de Madrid.2021. Disponible en: https://www.madrid.org/bvirtual/BVCM050314.pdf
  16. Plan Andaluz de Ictus. Protocolo de Neurología Vascular. 2021. Disponible en: http://ictus-andalucia.com/protocolos/
  17. Durán Rosende, A.B. & García Sanz, M.T.Síndrome Confusional Agudo. BibianoGuillén, C. Manual de Urgencias. 4ª Edición. Hospital Universitario Infanta Sofía. Grupo Saned.2016. Capítulo 57(479-484).
  18. T. Molina Nieto,R. CalvoRodríguez, L. Jiménez Murillo, S. Castilla Camacho, F.J.Montero Pérez, F. Cañadillas Hidalgo. Accidente Cerebrovascular. En:Medicina de Urgencias y emergencias:Guía diagnóstica y protocolos de actuación. (4ª edición), Elsevier;2014. p. 1405-82.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos