Candidiasis vulvovaginal. Artículo monográfico

29 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Claudia Salete García. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Marina Becas Azagra. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Inés Blasco Lázaro. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Clínico Lozano Blesa de Zaragoza.
  4. María del Carmen Caballero Rodríguez. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Clínico Lozano Blesa de Zaragoza.
  5. Andrea Fernández Sancho. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Mónica Gregorio Jordán. Matrona en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

 

RESUMEN

La candidiasis vulvovaginal es una enfermedad infecciosa que afecta a mujeres en edad fértil y se caracteriza por una inflamación patológica en el tracto reproductor femenino. Su complejidad radica en factores como la microbiota vaginal, predisposición del huésped, genética y diversas cepas de Cándida. Es común entre mujeres de 20 a 40 años, con hasta el 75% experimentando un episodio. La candidiasis recurrente afecta al 9% de las mujeres, y durante el embarazo, la colonización vaginal por Cándida aumenta al 30%, asociándose con complicaciones obstétricas. Los síntomas incluyen inflamación, secreción y molestias, y las consecuencias no tratadas pueden ser graves. Los factores de riesgo principales para desarrollar esta afección incluyen el embarazo, la inmunosupresión, el VIH, la diabetes y el uso de antibióticos. Se precisa un diagnóstico preciso para adecuar el tratamiento y así evitar resistencia y efectos secundarios.

PALABRAS CLAVE

Candidiasis, candidiasis vulvovaginal, mujer, infecciones vaginales.

ABSTRACT

Vulvovaginal candidiasis is an infectious disease affecting women of childbearing age, characterized by pathological inflammation in the female reproductive tract. Its complexity is rooted in factors such as vaginal microbiota, host predisposition, genetics, and various strains of Candida. Common among women aged 20 to 40, with up to 75% experiencing an episode, recurrent candidiasis affects 9% of women. During pregnancy, Candida colonization in the vaginal area increases to 30%, correlating with obstetric complications. Symptoms include inflammation, discharge, and discomfort, with untreated consequences potentially severe. Primary risk factors for developing this condition include pregnancy, immunosuppression, HIV, diabetes, and antibiotic use. A precise diagnosis is necessary to tailor treatment and prevent resistance and side effects.

KEY WORDS

Candidiasis, vulvovaginal candidiasis, women, vaginal infections.

DESARROLLO DEL TEMA

La candidiasis vulvovaginal o vaginitis por Cándida se define como una enfermedad infecciosa del tracto reproductor femenino inferior que causa inflamación patológica. Afecta generalmente a mujeres inmunocompetentes, sanas y que se encuentran en edad fértil1. Se trata de un trastorno multifactorial, donde la presencia de una microbiota vaginal desequilibrada, factores predisponentes del huésped, factores genéticos y la influencia de diversas cepas de Cándida se combinan para propiciar el desarrollo de la enfermedad2.

Epidemiología:

La candidiasis vulvovaginal es un fenómeno frecuente entre las mujeres adultas, siendo más prevalente entre los 20 y 40 años. Se estima que, al llegar a los 25 años, aproximadamente el 50% de las mujeres habrán experimentado al menos un episodio de CVV. Además, entre las mujeres premenopáusicas, se espera que al menos el 75% haya enfrentado un episodio de CVV, mientras que el 45% había experimentado dos episodios o más. Además, se calcula que hasta el 9% de las mujeres sufren más de tres episodios por año, lo que se conoce como candidiasis vulvovaginal recurrente. Además, se estima que la colonización vaginal por Cándida aumenta alrededor del 30% durante el embarazo, especialmente en el último trimestre. Se trata de un problema significativo, ya que hay evidencia emergente que sugiere que la vulvovaginitis candidiásica se asocia con un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con el embarazo, como parto prematuro, ruptura prematura de membranas, candidiasis cutánea congénita y corioamnionitis2,3,4.

Clínica:

La característica distintiva de la enfermedad es una inflamación aguda en la vulva y la mucosa vaginal, causada y acompañada por un aumento excesivo de organismos de Cándida, que típicamente se encuentra en estado de comensalismo inactivo en la vagina. Los signos y síntomas de la candidiasis vulvovaginal generalmente incluyen una secreción blanca y grumosa, sensación de ardor, enrojecimiento e irritación en la vulva y la vagina, así como dispareunia. Las infecciones vulvovaginales no tratadas pueden ocasionar problemas tales como infertilidad, parto prematuro, abortos espontáneos y otras enfermedades infecciosas. Debido a estos impactos negativos en la salud reproductiva y el bienestar de las mujeres, las infecciones vaginales se han transformado en un significativo problema de salud pública a nivel global5,6.

Factores de riesgo:

La susceptibilidad a la candidiasis vulvovaginal se ve influenciada por diversos factores de riesgo, como el embarazo, la inmunosupresión, la infección por VIH, la diabetes, el uso de anticonceptivos y la administración de antibióticos. Además, ciertos cambios asociados al embarazo, como el incremento de los niveles de estrógeno, el aumento en la producción de glucógeno en la mucosa vaginal y la reducción de la inmunidad mediada por células, probablemente contribuyan tanto a la colonización asintomática como al aumento del riesgo de desarrollar candidiasis vulvovaginal durante el embarazo6. Por su parte, las niñas premenstruales y las mujeres posmenopáusicas en ausencia de terapia hormonal sustitutiva, tienen menos probabilidades de desarrollar colonización por Cándida debido a la disminución de estrógenos de la vagina7.

Tratamiento:

En la actualidad, aproximadamente el 80% de las personas optan por tratarse por sí mismas o recurren a tratamientos sin receta para la candidiasis vulvovaginal, utilizando medicamentos como el clotrimazol o el fluconazol. No obstante, parece que solo alrededor de un tercio de las mujeres que se han autoadministrado medicamentos antifúngicos realmente padecían esta afección. Esta situación sugiere que el tratamiento debería ser administrado únicamente después de un diagnóstico médico preciso y confirmado, con el fin de prevenir la resistencia innecesaria y los posibles efectos secundarios del tratamiento.

En pacientes con un sistema inmunológico competente y sin evidencia de enfermedades crónicas, la colonización vaginal asintomática no requiere tratamiento, incluso en casos con una carga fúngica significativa. En cambio, los pacientes que presentan síntomas requieren tratamiento, y existen diversas opciones disponibles para abordar sus necesidades.

La candidiasis vulvovaginal aguda se puede tratar localmente con derivados tópicos de imidazol (clotrimazol, econazol, isoconazol, fenticonazol, miconazol) en la primera manifestación. Existen también supositorios y cremas vaginales7,8.

En mujeres con candidiasis vulvovaginal recurrente se observa que el tratamiento con antimicóticos, ya sea por vía oral o tópica, podría disminuir las recurrencias clínicas sintomáticas. Es importante destacar que estos resultados no son extrapolables a mujeres embarazadas, inmunodeprimidas o con diabetes, ya que dichos grupos no fueron incluidos en los estudios y no se proporcionó información sobre ellos. Se requiere realizar más investigaciones para determinar la medicación más adecuada, así como la dosis y frecuencia óptimas del tratamiento en estos casos particulares9.

Por otro lado, una dieta adecuada y la ingesta de probióticos pueden influir en la microbiota intestinal, favoreciendo la integridad intestinal y contribuyendo al equilibrio y la recuperación de la microbiota vaginal normal. Las investigaciones y revisiones futuras que aborden el papel de la dieta y los probióticos en las alteraciones del microbioma intestinal y vaginal deberían centrarse en desentrañar los mecanismos de interacción de las bacterias huésped en la salud vulvovaginal10.

 

CONCLUSIONES

La candidiasis vulvovaginal es una enfermedad multifactorial, donde los síntomas son influenciados por la fisiología del individuo, la biología fúngica y la respuesta inmunológica. Actualmente, hay diversas opciones de tratamiento, que abarcan principalmente formulaciones orales, productos tópicos y supositorios vaginales. Las infecciones vulvovaginales recurrentes no solo representan un desafío desde el punto de vista epidemiológico y clínico, sino que también conllevan importantes implicaciones sociales y psicológicas. Es crucial comprender tanto los mecanismos del comensalismo como los de la patogénesis para poder desarrollar estrategias efectivas en el diagnóstico y tratamiento de estas enigmáticas infecciones vaginales.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Willems HME, Ahmed SS, Liu J, Xu Z, Peters BM. Vulvovaginal Candidiasis: A Current Understanding and Burning Questions. J Fungi (Basilea). 2020 Mar;6(1):27. doi: 10.3390/jof6010027.
  2. Rosati D, Bruno M, Jaeger M, Ten Oever J, Netea MG. Recurrent Vulvovaginal Candidiasis: An Immunological Perspective. Microorganisms. 2020 Feb;8(2):144. doi: 10.3390/microorganisms8020144.
  3. Cararach Tur M, Comino Delgado R, Davi Armengol E, Marimon García E, Martínez Escoriza JC, Palacios Gil-Antuñano S, Torres Rodríguez JM. Recurrent vulvovaginal candidiasis. Progresos de Obstetricia y Ginecología. 2013 feb;56(2):108-116. doi: 10.1016/j.pog.2012.05.014.
  4. Disha T, Haque F. Prevalence and Risk Factors of Vulvovaginal Candidosis during Pregnancy: A Review. Infect Dis Obstet Gynecol. 2022; 2022:6195712. DOI: 10.1155/2022/6195712.
  5. Yano J, Sobel JD, Nyirjesy P, Sobel R, Williams VL, Yu Q, Noverr MC, Fidel PL Jr. Current patient perspectives of vulvovaginal candidiasis: incidence, symptoms, management and post-treatment outcomes. BMC Womens Health. 2019 Mar 29;19(1):48. DOI: 10.1186/s12905-019-0748-8.
  6. Kalia N, Singh J, Kaur M. Microbiota in vaginal health and pathogenesis of recurrent vulvovaginal infections: a critical review. Ann Clin Microbiol Antimicrob. 2020 Jan 28;19(1):5. DOI: 10.1186/s12941-020-0347-4.
  7. Farr A, Effendy I, Frey Tirri B, et al. Guideline: Vulvovaginal candidosis (AWMF 015/072, level S2k). Mycoses. 2021;64(6):583-602. DOI: 10.1111/myc.13248.
  8. Neal CM, Martens MG. Clinical challenges in diagnosis and treatment of recurrent vulvovaginal candidiasis. SAGE Open Med. 2022; 10:20503121221115201. DOI: 10.1177/20503121221115201.
  9. Cooke G, Watson C, Deckx L, Pirotta M, Smith J, van Driel ML. Treatment for recurrent vulvovaginal candidiasis (thrush). Cochrane Database of Systematic Reviews. 2022, Issue 1. Art. No.: CD009151. DOI: 10.1002/14651858.CD009151.pub2.
  10. Mizgier M, Jarzabek-Bielecka G, Mruczyk K, Kedzia W. The role of diet and probiotics in prevention and treatment of bacterial vaginosis and vulvovaginal candidiasis in adolescent girls and non-pregnant women. Ginekol Pol. 2020;91(7):412-416. DOI: 10.5603/GP.2020.0070.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos