Caso clínico: paciente sometido a intervención quirúrgica tras fractura tibial diafisaria. Plan de cuidados enfermeros

11 abril 2024

AUTORES

  1. Gloria Bescós Silano. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital de Barbastro. Huesca.
  2. Lorena Ciutad Sopena. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital de Barbastro. Huesca.
  3. Marina Torres Álvarez. Enfermera del Centro de Salud de Aínsa. Huesca.
  4. Marta Morales Collada. Enfermera Atención Continuada Centro de Salud de Graus. Huesca.
  5. Beatriz Arrazola Ciutad. Residente Enfermería Familiar y Comunitaria en Lleida.
  6. Elsa Maria Garanto Palacín. Enfermera del Servicio de Pool del Hospital de Barbastro. Huesca.

 

RESUMEN

Las fracturas tibiales son las más frecuentes de las producidas en los huesos largos. Estos pacientes deben ser tratados como pacientes politraumatizados, ya que pueden tener lesiones asociadas. Este tipo de fracturas son más habituales en la población joven y el sexo masculino. Dentro de todos los tratamientos posibles (férulas, inmovilización, fijación externa, placas, tornillos), la elección de uno u otro dependerá de si el hueso está comprometido, de la localización de la fractura o del estado del paciente.

Paciente de 37 años que sufre fractura de tibia diafisaria tras accidente deportivo, es intervenido de urgencia para la colocación de clavos intramedulares. Se utilizó la metodología NANDA, NIC, NOC para elaborar un plan de cuidados enfermeros.

PALABRAS CLAVE

Fracturas de la tibia, diagnóstico de enfermería, enfermería.

ABSTRACT

Tibial fractures are the most frequent of those produced in long bones. These patients should be treated as multiple trauma patients, since they may have associated injuries. These types of fractures are more common in the young population and the male sex. Among all the possible treatments (splints, immobilization, external fixation, plates, screws), the choice of one or another will depend on whether the bone is compromised, the location of the fracture, or the patient’s condition.

A 37-year-old patient who suffered a fracture of the diaphyseal tibia after a sports accident underwent emergency surgery for the placement of intramedullary nails. The NANDA, NIC, NOC methodology was used to develop a nursing care plan.

KEY WORDS

Tibial fractures, nursing diagnosis, nursing.

INTRODUCCIÓN

Dentro de las fracturas de los huesos largos, las producidas en la tibia son las que se producen con mayor frecuencia. Gran parte de estos pacientes pueden tener alguna lesión asociada, por lo que deben ser tratados como pacientes politraumatizados, y cuidar los aspectos vitales1.

La población que más sufre este tipo de fracturas son los jóvenes, del sexo masculino, siendo los accidentes de tránsito la causa más común. En las mujeres son más frecuentes las fracturas por estrés, mientras que en los hombres predomina la causa traumática2,3.

Para la estabilización de las fracturas expuestas existen varios tratamientos como la colocación de férulas, inmovilización con yeso o tracción, fijación externa, placas y tornillos, o el enclavamiento medular. La elección de un tratamiento u otro dependerá de si el hueso está comprometido, de donde se encuentra la fractura, o el estado del paciente4.

Factores como el tipo de fractura, la edad, los hábitos tóxicos, o el buen control rehabilitador y traumatológicos, contribuyen a la mejor recuperación del hueso3.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

MOTIVO DE INGRESO:

Paciente ingresado en planta de traumatología tras ser intervenido de una fractura de tibia diafisaria. Esta mañana el paciente ha tenido una caída mientras practicaba snowboard, sufriendo una fractura en la tibia.

 

HISTORIA DE ENFERMERÍA:

Hombre, de 37 años, vive con su mujer y sus dos hijos. Se dedica al sector del comercio.

Es una persona autónoma y activa, le gusta realizar mucho deporte. Practica CrossFit y sale a correr tres o cuatro días por semana. Hace bastante vida social con su mujer.

En cuanto al patrón del sueño, duerme unas 7-8 horas diarias.

No tiene alergias alimentarias, ni a ningún medicamento, es intolerante a la lactosa. Realiza unas 4 comidas al día. No fuma ni bebe.

En lo que respecta a la eliminación; hace 6‐7 micciones al día, y defeca cada 4‐5 veces a la semana; no tiene problemas para ir al baño.

Tras la valoración del traumatólogo de guardia en el Servicio de Urgencias es diagnosticado de fractura tibial diafisaria, se decide intervenir quirúrgicamente al paciente para la colocación de clavos intramedulares.

 

ANTECEDENTES:

Intervenciones quirúrgicas: apendicectomía (año 2001).

Tratamiento médico: no presenta.

 

EXPLORACIÓN FÍSICA:

Tensión arterial: 131/73 mmHg.

Frecuencia cardiaca: 71 lpm.

Frecuencia respiratoria: 16 rpm.

Saturación de oxígeno: 98 % de O2.

Temperatura: 35.9 ºC.

Peso: 70 kg.

Talla: 1,78 m.

IMC: 22.1 (Peso Normal).

En estado de alerta y orientado. Normo coloreado y normohidratado.

 

TRATAMIENTO MÉDICO:

PREQUIRÚRGICO: no presenta.

 

POSQUIRÚRGICO:

  • Cefazolina i.v.: 1 gr cada 8 horas.
  • Paracetamol i.v.: 1 gr cada 8 horas.
  • Metamizol i.v.: 2 gr cada 8 horas (si más dolor, alterno con paracetamol).
  • Elastómero: tramadol (400 mg), metoclopramida (40 mg), dexketoprofeno (300 mg).
  • Enoxaparina 40 mg, sc: cada 24h (iniciar 12 horas después de la IQ).

 

VALORACIÓN DE LAS NECESIDADES BÁSICAS DE ENFERMERÍA SEGÚN EL MODELO DE VIRGINIA HENDERSON

  1. Oxigenación. Presenta buena oxigenación (98%).
  2. Nutrición e hidratación. Realiza cuatro comidas al día, no hay alergias alimentarias, es intolerante a la lactosa. Normohidratado.
  3. Eliminación. Continente, hace 6‐7 micciones al día y 4‐5 defecaciones a la semana.
  4. Movimiento y posición. Persona activa y deportista antes de la IQ. Tras la intervención permanecerá encamado hasta comenzar la rehabilitación.
  5. Sueño y descanso. Presenta buen patrón, no precisa medicación para conciliar el sueño.
  6. Vestimenta. Adecuada. Tras la intervención necesitará ayuda para vestirse.
  7. Termorregulación. Adecuada, afebril.
  8. Higiene. Necesitará ayuda parcial después de la intervención.
  9. Peligros. No existen.
  10. Comunicación. Comprende todas las explicaciones con respecto a la intervención y sus cuidados.
  11. Valores y creencias. Es creyente, no practicante.
  12. Trabajar. Se dedica al sector del comercio.
  13. Actividades recreativas. Practica CrossFit y sale a correr 3-4 días por semana.
  14. Aprender. Interesado en aprender los cuidados adecuados para recuperarse lo antes posible.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA POR TAXONOMÍA NANDA, NIC, NOC5,6,7

NANDA: Dolor agudo (00132) r/c fractura de tibia y proceso quirúrgico (colocación clavos intramedulares) m/p verbalización y expresión facial.

NOC: Control del dolor (1605).

NIC: Administración de medicación: intravenosa (i.v) (2304).

Actividades:

  • Seguir las cinco reglas de la administración correcta de medicación.
  • Administrar analgesia pautada (paracetamol, metamizol) por vía intravenosa.

 

NOC: Nivel de dolor (2102).

NIC: Manejo del dolor (1400).

Actividades:

  • Valoración del dolor, para ello utilizar la escala E.V.A.
  • Asegurarse que el paciente reciba los cuidados analgésicos correspondiente.
  • Evaluar si los métodos utilizados para aliviar el dolor han sido eficaces.

 

NANDA: Riesgo de infección (00004) r/c procedimiento invasivos (herida quirúrgica y/o catéter venoso) m/p fiebre, dolor, inflamación, calentamiento o enrojecimiento de la zona.

NOC: Control del riesgo: proceso infeccioso (1924).

NIC: Terapia intravenosa (i.v.) (4200)

Actividades:

  • Verificar la orden médica de la terapia intravenosa.
  • Administrar Paracetamol 1g intravenoso, en caso de que haya fiebre (más de 38ºC) y observar los resultados del tratamiento. Observar las cinco reglas de administración correcta (fármaco, paciente, dosis, vía y frecuencia).
  • Administrar antibiótico (cefazolina 1g).

 

NIC: Control de infecciones (6540).

Actividades:

  • Lavado de manos del personal antes y después del contacto con la paciente.
  • Asegurar una técnica de cuidados de herida quirúrgica adecuada, mediante técnica estéril.
  • Manipulación aséptica de la vía intravenosa.

 

NOC: Detección del riesgo (1908).

NIC: Identificación de los riesgos (6610).

Actividades:

  • Planificar para reducir el riesgo: curación de la herida, control de la vía periférica y cambio si precisa.
  • Observar si hay signos y síntomas de infección en la herida: fiebre (más de 38ºC), dolor, inflamación, calentamiento o enrojecimiento de la zona, o aparición de mal olor o sangre.
  • Observar si hay signos y síntomas de flebitis: dolor, sensibilidad, enrojecimiento o abultamiento de la vena. En caso de flebitis, cambiar vía e insertar una nueva en otro lugar.
  • Control de constantes vitales indicadores de infección: fiebre y frecuencia cardiaca.

 

NANDA: Deterioro de la integridad tisular (00044) r/c procedimiento quirúrgico m/p incisión quirúrgica de la tibia.

NOC: Integridad tisular: piel y membranas mucosas (1101).

NIC: Cuidado del sitio de incisión (3440).

Actividades:

  • Observar las características del drenaje, y cambiarlo cada día, anotando la cantidad de líquido expulsado.
  • Retirar las grapas de la herida y puntos del drenaje a los 2-3 semanas tras la intervención.
  • Explicarle a la paciente que debe protegerse de la incisión durante el baño, y evitar que se produzcan golpes o daños.
  • Registrar cualquier cambio en la herida quirúrgica y sus características: color, tamaño, y olor, para detectar una posible infección.
  • Realizar curación de la herida quirúrgica y de los puntos del drenaje cada 48 horas si no hay complicaciones.

 

CONCLUSIONES

Dentro de las fracturas de los huesos, las que se producen en la tibial son las más frecuentes. Se realiza un plan de cuidados enfermeros dirigido al postoperatorio de un paciente intervenido de fractura de tibia diafisiaria.

Es importante que el personal de enfermería conozca los cuidados enfermeros, estos irán dirigidos al control del dolor, control de la infección y el deterioro de la integridad tisular.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Álvarez López A, García Lorenzo Y, Gutiérrez Blanco M, Puentes Álvarez A. Fractura abierta de tibia: aspectos básicos. AMC. [internet]. 2011 [citado 12 de febrero 2024]; 15(2): 388-399. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-02552011000200018&lang=es
  2. Rotella PS, Valero Barg FR, Vittar MD, D´urso Villar MA. Resultados funcionales y utilización del enclavado endomedular bloqueado en fracturas diafisarias de tibia. Rev. Asoc. Argent. Ortop. Traumatol. [internet]. 2013 [citado 15 de febrero de 2024]; 78(3): 120-128. Disponible: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1852-74342013000300004
  3. Azaharez Rodríguez M. La rehabilitación de la base comunitaria de una paciente con fractura de tibia. CCM. [internet]. 2018 [citado 15 de febrero 2024]; 22(3): 530-536. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1560-43812018000300014&lang=es
  4. Pérez-Rivera OM, Palanco-Domínguez LE, Ortiz-Rivera T, Ortiz-Estanque EB, Ceruto-Naranjo M. Fijación interna y externa en fractura expuesta de tibia. Presentación de un caso. Acta Ortopédica Mexicana. [internet]. 2013 [citado 12 de febrero 2024]; 27(4): 256-259. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2013/or134g.pdf
  5. Hermand TH, Kamitsuru S. NANDA Internacional. Diagnósticos enfermeros. Definiciones y clasificaciones 2015-2017. Barcelona: Elsevier; 2015.
  6. Moorhead S. Johnson M. Maas M.L. Swanson E. Clasificación de Resultados de Enfermería (NOC). 5ª ed. Barcelona. Elsevier; 2014.
  7. Bulechek G.M. Butcher H.K. McCloskey Dochterman J. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC). 6ª ed. Barcelona: Elsevier; 2014.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos