Desgarros cutáneos y dermatoporosis.

6 diciembre 2023

AUTORES

  1. Arturo Miravet Gómez. Enfermero Residente en Enfermería Familiar y Comunitaria. CAP Rubí. Mútua Terrassa.
  2. Marina Lázaro Gimeno. Enfermera. Centro de Salud José Ramón Muñoz Fernández. Zaragoza. Técnico Superior de Higiene Bucodental. Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.
  3. María José Gil Mosteo. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Miralbueno-Garrapinillos. Zaragoza.
  4. Natalia Vaquero Calleja. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Miralbueno-Garrapinillos. Zaragoza.
  5. Natalia Lázaro Gimeno. Enfermera Especialista en Pediatría. Centro de Salud Romareda-Seminario. Zaragoza.
  6. María Belén Torres Trasobares. Enfermera. Centro de Salud Delicias Norte. Zaragoza.

 

RESUMEN

Hasta hace poco los desgarros cutáneos eran una herida subestimada que recibía muy poca atención e investigación. A pesar de que son heridas agudas tienen alto riesgo de convertirse en heridas crónicas complejas debido a la interacción entre los cambios fisiológicos de la piel y los traumatismos del entorno externo.

En la bibliografía se indica que sus tasas de prevalencia son iguales o superiores que la de las úlceras por presión.

El síndrome de dermatoporosis es un nuevo concepto clínico utilizado para describir los signos clínicos y consecuencias funcionales de atrofia cutánea extrema y fragilidad cutánea relacionada con la edad.

La dermatoporosis debilita la piel y reduce su tolerancia a las fuerzas de fricción y cizallamiento, aumentando el riesgo de desgarros cutáneos.

Los desgarros originan dolor y disminución de la calidad de vida de los pacientes, por lo que implementar estrategias de prevención y reconocimiento del riesgo resultan fundamentales, así como realizar una clasificación y tratamiento correcto de los mismos, cuando aparecen.

 

PALABRAS CLAVE

Desgarros cutáneos, dermatoporosis, prevención, manejo, tratamiento.

 

ABSTRACT

Until recently skin tears were an underestimated wound that received very little attention and research. Although they are acute wounds they are at high risk of developing into complex chronic wounds due to the interaction between physiological changes in the skin and trauma from the external environment. The literature indicates that their prevalence rates are equal to or higher than that of pressure ulcers.

Dermatoporosis syndrome is a new clinical concept used to describe the clinical signs and functional consequences of extreme skin atrophy and age-related skin fragility.

Dermatoporosis weakens the skin and reduces its tolerance to friction and shear forces, increasing the risk of skin tears.

Tears cause pain and decrease the quality of life of patients, so implementing prevention strategies and risk recognition are essential, as well as correct classification and treatment of them, when they appear.

 

KEY WORDS

Skin tears, dermatoporosis, prevention, management, treatment.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Desgarros cutáneos:

Los desgarros cutáneos de la piel o Skin Tear, fueron definidos por primera vez por Payne y Martín y por posteriores estudios, como ¨heridas traumáticas producidas como resultado de la fricción o fuerzas de cizallamiento y fricción¨. Separan la epidermis de la hipodermis (heridas de espesor parcial) o que separan tanto la dermis como la epidermis de las estructuras subyacentes (heridas de espesor total).

Estas heridas son comunes en personas de piel frágil como es el caso de personas de edad avanzada, discapacitados y recién nacidos. La localización más frecuente son las extremidades, pero pueden aparecer en todo el cuerpo. También son comunes en personas hospitalizadas e institucionalizadas en centros de mayores1.

Los factores de riesgo asociados a este tipo de lesión son:

  • Edad.
  • Deshidratación.
  • Desnutrición (disminución del nivel sérico de albúmina).
  • Fármacos (anticoagulantes y corticoides).
  • Deterioro de la movilidad.
  • Factores mecánicos asociados a la asistencia sanitaria.
  • Pacientes con antecedentes de desgarros cutáneos en los últimos 12 meses.
  • Púrpura y elastosis.

 

Se han descrito en la literatura dos sistemas de clasificación validados: La Investigación de Auditoría de Desgarros de la Piel (STAR) y el Panel Asesor Internacional de Desgarros de la Piel (ISTAP).

START fue desarrollado por un grupo australiano, incluye 5 tipos de desgarros asociados con fotografías además de una guía de tratamiento y un glosario. La ISTAP creó, tras un consenso un nuevo sistema de clasificación más práctico y objetivo; compuesto por la descripción de 3 tipos de lesiones asociados a fotografías2.

En la literatura aparecen prevalencias muy variables según el entorno asistencial y son más elevadas en los centros de larga estancia. En España, en el último Estudio Nacional de Prevalencia de las Lesiones Cutáneas Relacionadas con la Dependencia (LCRD) se establece en un 0,9% para población adulta en hospitales, un 1,31% para centros sociosanitarios y un 1,05% para atención primaria.

En noviembre de 2021, el Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP) anunció la inclusión de esta lesión dentro del marco conceptual de LCRD.

En la 3ª edición del documento técnico GNEAUPP N.º II ¨Clasificación-categorización de las lesiones cutáneas relacionadas con la dependencia¨, se definen los desgarros cutáneos como ¨la lesión localizada de la piel (no suele afectar a tejidos subyacentes) de origen traumático causada por fuerzas mecánicas, incluidas las originadas por la retirada de adhesivos potentes. La gravedad puede variar según la profundidad, pero con carácter general no se extiende más allá de la dermis e hipodermis¨.

 

Según la ISTAP, los desgarros cutáneos pueden clasificarse en 3 categorías:

-Categoría 1: Sin pérdida de piel: desgarro lineal o colgajo de piel que puede reposicionarse.

-Categoría 2: Pérdida parcial del colgajo: no puede reposicionar el colgajo por completo.

-Categoría 3: Pérdida total del colgajo: Pérdida total del colgajo de piel que expone completamente el lecho3.

Las medidas preventivas más importantes son la identificación de factores de riesgo, la provisión de intervenciones para el cuidado de la piel y provisión de nutrición adecuada, hidratación, ambiente seguro y capacitación para los profesionales de la salud4.

La gestión de los desgarros cutáneos incluye:

-Evaluar la herida, el colgajo cutáneo y la piel circundante.

-Clasificar la categoría del desgarro cutáneo.

-Controlar la hemorragia con presión suave.

-Limpieza de la herida usando solución salina o limpiadores tensioactivos no iónicos para eliminar coágulos, restos o tejido muerto, irrigando suavemente.

-Adoptar un tratamiento conservador y preservar el colgajo cutáneo a menos que esté necrótico.

-No utilizar métodos tradicionales para cerrar la herida, como son sutura o grapas.

-Seleccionar un apósito húmedo no adherente para restaurar la integridad de la piel y promover un entorno de cicatrización.

-Dibujar una flecha en el apósito para indicar la dirección de retirada.

 

La ISTAP recomienda tratar los desgarros cutáneos siguiendo los siguientes pasos:

1.Evaluar la herida.

2.Control de la hemorragia.

3.Limpiar la herida.

4.Reposición del colgajo si es viable.

5.Clasificar el desgarro.

6.Seleccionar el apósito de la herida.

Los apósitos adecuados incluyen malla, silicona, espuma acrílica, hidrogel, alginato y apósitos de hidrofibra.

Dermatoporosis:

El síndrome de dermatoporosis es un nuevo concepto clínico utilizado para describir los signos clínicos y consecuencias funcionales de atrofia cutánea extrema y fragilidad cutánea relacionada con la edad.

La dermatoporosis se observa en personas de 60 años o más, pero es más frecuente en personas de 70 en adelante.

Mengaud et al. (2012) estimaron una prevalencia en pacientes hospitalizados mayores de 60 años del 30% aproximadamente.

La dermatoporosis primaria es la más frecuente, se produce por la edad y la exposición crónica al sol apareciendo en personas de edad avanzada, la secundaria sin embargo se produce en edades más tempranas, es más grave y se asocia al uso crónico de corticoesteroides tópicos y sistémicos.

Los 3 marcadores de dermatoporosis son, la atrofia cutánea, la púrpura senil y las cicatrices estrelladas; que aparecen con mayor frecuencia en la parte posterior de los antebrazos, las zonas pretibiales, el dorso de las manos, la zona preesternal y el cuero cabelludo.

Las consecuencias clínicas de la dermatoporosis incluyen, laceraciones de la piel como resultado de traumatismos menores, retraso en la cicatrización y hematomas disecantes.

 

CONCLUSIONES

-La dermatoporosis debilita la piel y reduce su tolerancia a las fuerzas de fricción y cizallamiento.

Esto puede provocar desgarros cutáneos que son una de las consecuencias clínicas de la vulnerabilidad cutánea asociada a la edad. Estas lesiones son dolorosas y suelen tardar en curarse por lo que la prevención de los desgarros y el mantenimiento de la integridad cutánea son esenciales.

-Reconocer las características clínicas de la dermatoporosis ayuda a evaluar a los pacientes con piel frágil y formular planes de cuidados personalizados.

-La dermatoporosis aumenta el riesgo de desgarros cutáneos5.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. 1.Serra R, Ielapi N, Barbetta A, de Franciscis S. Skin tears and risk factors assessment: a systematic review on evidence-based medicine. Int Wound J. 2018 Feb;15(1):38-42.
  2. 2.da Silva CVB, Campanili TCGF, Freitas NO, LeBlanc K, Baranoski S, Santos VLCG. Clasificación ISTAP para desgarros cutáneos: Validación para portugués brasileño. Int Wound J. 2020 Abr; 17(2):310-316.
  3. 3-Chiquero-Valenzuela Sara, Rodríguez-Palma Manuel, García-Fernández Francisco Pedro, López-Franco María Dolores. Desgarros cutáneos: su incorporación al marco conceptual de las lesiones cutáneas relacionadas con la dependencia. Gerokomos [Internet]. 2023 [citado 2023 Oct 14] ; 34( 1 ): 78-84. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php.Epub 2023 septiembre 25.
  4. Da Silva Torres F, Blanes L, Freire Galvão T, Masako Ferreira L. Desarrollo de un manual para la prevención y el tratamiento de los desgarros de la piel. Heridas. enero de 2019; 31(1):26-32. Epub 2018 Septiembre 19.
  5. Vanzi V, Toma E. Recognising and managing age-related dermatoporosis and skin tears. Nurs Older People. 2018 Mar 23;30(3):26-31.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos