Disgeusia en el paciente oncológico

2 diciembre 2023

 

AUTORES

  1. Beatriz Franco Escura. Diplomada en Enfermería. Hospital General de la Defensa de Zaragoza, España.
  2. Carlos Agullo Elena. Diplomado en Enfermería. Hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza, España.
  3. Silvia Navarro Rero. Diplomada en Enfermería. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de salud Univérsitas, Zaragoza, España.
  4. Cristina Santos Marco. Diplomada en Enfermería. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Centro de Salud Las Fuentes Norte, Zaragoza, España.
  5. Raquel Calavia Calvo. Diplomada en Enfermería. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España.
  6. Beatriz Ventura Laborda. Graduada en Enfermería. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

La disgeusia en el paciente oncológico se define como una distorsión en la percepción del sabor de los alimentos. Dicho sabor puede ser sabor metálico, salado, dulzón, amargo o umami, y se puede producir como efecto secundario con algunos medicamentos, o tras el uso de algunos tratamientos oncológicos (como la administración de citostáticos y administración de radioterapia de la zona de cabeza y cuello). Además en ocasiones está acompañada del síndrome de la boca ardiente, que se caracteriza por presentar una sensación de dolor y ardor en la boca.

PALABRAS CLAVE

Disgeusia, cáncer, cuidado boca, alteración del gusto.

ABSTRACT

Dysgeusia in cancer patients is defined as a distortion in the perception of the flavor of food. This taste can be metallic, salty, sweet, bitter or umami, and can occur as a side effect with some medications, or after the use of some oncological treatments (such as the administration of cytostatics and administration of radiotherapy to the head and neck area). Neck). In addition, it is sometimes accompanied by burning mouth syndrome, which is characterized by a sensation of pain and burning in the mouth.

KEY WORDS

Dysgeusia, cancer, mouth care, taste alteration.

INTRODUCCIÓN

En la cavidad bucal se manifiesta la primera etapa del sistema sensorial gustativo, en donde el paladar, faringe, epiglotis, laringe, y sobre todo la lengua, están cubiertos de papilas (papilas caliciformes, papilas foliadas, papilas fungiformes, las papilas filiformes), que albergan los botones gustativos y están asociados a los nervios craneales facial (VII), glosofaríngeo (IX) y vago (X)1,2,3.

Esta asociación es la responsable de la percepción del gusto, cuyas alteración pueden manifestarse como como ausencia del gusto (ageusia), disminución del gusto (hipogeusia), incremento de la sensibilidad para algún o todos los sabores (hipergeusia) o distorsión del sabor normal (disgeusia y fantogeúsia). A la vez que se producen estas alteraciones del gusto se producen alteraciones en el olfato (anosmia, hiposmia, disosmia, hiperosmia).

La estimulación de los botones gustativos se produce por despolarización de las membranas de sus células, cuando se aplica una sustancia estimulante, se provoca una pérdida del potencial de membrana, es decir, la célula gustativa se despolariza. La disminución del potencial de membrana es aproximadamente proporcional al logaritmo de la concentración de la sustancia estimulante. Esta variación del potencial de la célula gustativa es lo que se conoce como potencial receptor para el gusto.

El mecanismo que desencadena el potencial receptor está mediado por la unión de las sustancias estimulantes con receptores proteicos de membrana que a su vez abren canales iónicos que permiten la despolarización de la célula2.

Cada botón gustativo contiene entre 50 y 100 células receptoras gustativas, que se renuevan de manera constante. El sabor salado se debe a sales ionizadas y se localiza en los bordes de la lengua, el sabor agrio está producido por ácidos y se localiza en los laterales posteriores de la lengua, el sabor dulce está producido en la mayoría de las ocasiones por compuestos orgánicos (azúcares, glicoles, alcoholes, aminas, ésteres y aldehídos entre otros), se localiza en la punta de la lengua, el sabor amargo, está producido casi en su totalidad por sustancias orgánicas en vez de agentes químicos (los alcaloides y las sustancias orgánicas de cadena larga que contienen nitrógeno) y se localiza en la base de la lengua. El sabor umami se produce por el estímulo que produce el monoglutamato sódico.

TRATAMIENTOS ONCOLÓGICOS QUE AFECTAN EL SENTIDO DEL GUSTO:

Medicamentos: El sabor metálico es quizás el principal síntoma de sabor señalada, y a menudo suele ir ligada al consumo de algún tipo de medicamento. Se sabe que ciertos medicamentos pueden provocar trastornos en el gusto (antibióticos, antimicrobianos, psicofármacos, neurolépticos, antitiroideos, antidiabéticos). Sin embargo, este efecto secundario con frecuencia se pasa por alto en el desarrollo de fármacos, ya que no es considerado como un síntoma grave, pero afecta a la calidad de vida el paciente incidiendo en su nutrición1,3.

Alteraciones del gusto, relacionadas con radioterapia: La mayoría de los pacientes que reciben radioterapia experimenta tempranamente pérdida parcial o completa del sentido del gusto, ya que las papilas son muy sensibles a la radiación y se produce además una disminución temporal o permanente de la secreción salivar por afectación de las glándulas salivares, sobre todo de la glándula parótida1,4.

Los efectos adversos o secundarios a la radioterapia en los tejidos bucales pueden ser agudos, como atrofia con sensación de sequedad o ardor bucal, candidiasis, mucositis y disgeusia, o bien crónicos como la hiposalivación, caries dentales, periodontitis, trismos y osteorradionecrosis4.

Alteraciones del gusto relacionadas con quimioterapia: Los fármacos quimioterapéuticos pueden causar una mayor neurotoxicidad sobre las células gustativas, ya que dichas células se renuevan frecuentemente, afectando también a la microflora y al tejido bucal.

La administración de fármacos quimioterapéuticos como el cisplatino, el carboplatino, el fluorouracilo, el levamisol, el metotrexato, la ciclofosfamida y la doxorubicina pueden provocar una inmunosupresión secundaria que predispone a la candidiasis, mucositis, xerostomía y otras infecciones orales3.

La disgeusia asociada a administración de fármacos citotóxicos es casi siempre reversible a las pocas semanas de finalizar el tratamiento1,3.

TRATAMIENTO DE LA DISGEUSIA:

Tratamiento no farmacológico: Medidas dietético-higiénicas:

  • Evitar usar cubiertos metálicos.
  • Tener una buena higiene bucal; se puede realizar enjuagues con plantas aromáticas o con una cucharadita de bicarbonato de sodio disuelto en agua.
  • Mayor aceptación de carnes blancas que de carnes rojas.
  • Uso de especias y aliños como el perejil, limón y hierbas aromáticas para potenciar los sabores.
  • Evitar los alimentos ricos grasas, el ajo, la cebolla y las vinagretas, y los sabores amargos (alcachofas, achicoria, endivias, pomelo, té verde, café, chocolate negro).
  • Ofrecer frutas ácidas (kiwi, mandarina, fresa, limón) para estimular la salivación natural de la boca.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en zinc (cereales y pan integral, legumbres, pescados, espinacas, mariscos).
  • Preparar platos templados o fríos (excepto en tratamiento con quimioterapia con oxaliplatino).
  • Si presenta disgeusia junto alteración del sentido del olfato, evite alimentos de fuerte olor. Evite cocinar si no tolera el olor a comida.
  • Mantener una buena hidratación, manteniendo una adecuada ingesta de líquidos (agua, infusiones, caldos)3,5,6.

 

Tratamiento farmacológico:

  • El tratamiento con zinc (25-100, mg/día) cuando la causa es la deficiencia de este mineral. Los resultados obtenidos en diversos estudios no concluyen como un tratamiento efectivo, pudiendo ocasionar efectos secundarios importantes como alteraciones gastrointestinales y hematológicas (anemia, leucopenia y neutropenia).
  • Uso del ácido alfa lipoico, aunque no hay estudios suficientes para ser tratamiento de elección.
  • Cuando el paciente solo es capaz de ingerir del 75% al 50% de sus requerimientos en un corto periodo de tiempo, se pautarán suplementos nutricionales orales1,5.

 

OBJETIVO

Realizar una revisión sobre la disgeusia en el paciente oncológico, como afecta a la calidad del paciente oncológico esta afección bucal y su tratamiento.

MÉTODO

Revisión de la literatura narrativa utilizando el buscador general de Internet (Google), bases de datos (Pubmed, Elsevier, SciElo). La revisión se hizo en el idioma español e inglés, seleccionando aquellos artículos en los que la disgeusia en el paciente oncológico se trataba de manera relevante o aportaban algún dato significativo al tema, con un intervalo en el tiempo de 2009-2023.

RESULTADOS

En el paciente con cáncer tiene una gran importancia clínica la modificación de la percepción de uno o más de los cinco gustos básicos. Es importante realizar una entrevista completa e integral en cada revisión e informar al paciente de los efectos secundarios que pueden producir una alteración en el gusto, ya que la disgeusia es una alteración que causan diferentes fármacos o tratamientos farmacológicos, y que puede evolucionar en complicaciones en la zona bucal de difícil tratamiento, provocando una gran impacto en la calidad de vida de los pacientes oncológico, al modificarse los hábitos alimentarios y nutrición favoreciendo desde una pérdida de peso, una desnutrición, hasta pudiendo llegar a una anorexia severa.

DISCUSIÓN

Diferentes autores describen cambios en la percepción de sabores en el paciente oncológico, siendo el más afectado el sabor dulce, produciéndose un rechazo hacia el consumo de carne, dulces, café, cítricos, te, chocolate y con un aumento de preferencia de los productos lácteos.

Esta modificación en el consumo de alimentos conlleva a un menor consumo de energía (900-1.100 kcal/día), a una deficiencia de nutrientes (Vitaminas A, B6, hierro, zinc y cobre) a una pérdida de peso ponderal llegando a la anorexia y a la disminución de la calidad de vida de los pacientes oncológicos3.

Diversos factores influyen en la disgeusia, como son: localización del tumor, estadio tumoral, estado fisiológico y hábitos del paciente, antecedentes de tabaquismo, alcoholismo, deficiencias nutricionales (como las vitaminas A, B6 y B12, hierro, zinc y cobre) y tratamientos oncológicos administrados (radioterapia o quimioterapia)1.

CONCLUSIÓN

Las alteraciones en el sentido del gusto, como es la disgeusia, influyen de una forma muy importante en el estado de salud de un paciente oncológico, durante y tras un tratamiento oncológico o radioterapéutico, y puede mermar la calidad de vida del paciente ya que la disminución de una adecuada nutrición puede agravar el estado de salud del paciente.

Es muy importante en enfoque multidisciplinar y la atención integral y holística de estos pacientes, (médico, enfermera, odontólogo, nutricionista y psicólogo) con recomendaciones alimentarias individualizadas, así como la identificación y educación sanitaria para el paciente de alto riesgo, con el objetivo de tratar las posibles lesiones o afecciones bucales, evitar una pérdida de peso y desnutrición y mejorar su calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sánchez-Lara K, Rodríguez-Ríos L, Sosa-Sánchez R, Green-Renner D. Trastornos del gusto en pacientes oncológicos. Gac Mex Oncol [Internet]. 2009 [citado el 18 de octubre de 2023]; 8(5):211–5. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-gaceta-mexicana-oncologia-305-articulo-trastornos-del-gusto-pacientes-oncologicos-X1665920109479406
  2. Morales Puebla JM, María E, Sánchez M, Ángel M, García C. FISIOLOGÍA DEL GUSTO [Internet]. Seorl.net. [citado el 18 de octubre de 2023]. Disponible en: https://seorl.net/PDF/Cavidad%20oral%20faringe%20esofago/069%20%20FISIOLOG%C3%8DA%20DEL%20GUSTO.pdf
  3. Conchillo Armendáriz A. ALTERACIONES DEL GUSTO Y MEDICAMENTOS. Mª Pilar Ardanaz, Arantza Viamonte, Marta Irujo, Ana Conchillo, Manuel Serrano, editor. Boletín de actualidad terapéutica [Internet]. AÑO 2011; 9(6):4. Disponible en: https://www.cof-navarra.com/wp-content/uploads/2020/12/1267b99b-2051-4054-bcb7-17361025a082.pdf
  4. Álvarez Gómez, G. J., López Camacho, R. V., Botero Torres, J. E., Botero Gómez, S. M., Cardona Álzate, D. P., Carmona Ross, P. A., & Hernández Arévalo, J. E. (2017). Alteraciones en la cavidad bucal en pacientes tratados con radioterapia de cabeza y cuello. Medellín, Colombia. Revista Odontológica Mexicana Órgano Oficial De La Facultad De Odontología UNAM, 21(2). https://doi.org/10.1016/j.rodmex.2017.05.003
  5. José Alonso M. Disgeusia en el paciente oncológico [Internet]. Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona. 2021 [citado el 19 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.cofm.es/recursos/doc/portal/2017/12/19/disgeusia.pdf
  6. Fuster Q. Qué es la disgeusia y cómo afecta al paciente oncológico [Internet]. IOB. IOB instituto oncológico; 2021 [citado el 19 de octubre de 2023]. Disponible en: https://iob-onco.com/que-es-la-disgeusia-y-como-afecta-al-paciente-oncologico/

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos