El papel de enfermería en el TC-PET.

21 abril 2022

AUTORES

  1. Jorge Perera Murillo. Enfermero Interno Residente de Salud Mental en Sector Huesca.
  2. Alba Asín Mayor. Enfermera Interno Residente de Salud Mental en Sector Huesca.
  3. Sara Pérez Mansilla. Enfermera Interno Residente de Salud Mental en Sector Huesca.
  4. Beatriz Sanjuán Hoyos. Enfermera Interno Residente de Salud Mental en Sector Huesca.
  5. Corina Butiuc Dascaleanu. Enfermera Interno Residente de Salud Mental en Sector Huesca.
  6. Julia Serrat Albano. Enfermera Interno Residente de Salud Mental en Sector Huesca.

 

RESUMEN

En los últimos años ha crecido el uso del TC-PET, fundamentalmente, por los numerosos beneficios que aporta la unión de ambas pruebas a la hora de diagnosticar y planificar los tratamientos en el campo de la oncología. En esta revisión bibliográfica se pretende aportar la información necesaria sobre el funcionamiento, las ventajas y desventajas, las indicaciones y la preparación previa que requiere esta prueba diagnóstica. Además, se ha realizado un plan de cuidados estandarizado con los principales diagnósticos NANDA junto con sus correspondientes NOC y NIC que se identifican en todo paciente que se somete a un TC-PET para poder proporcionar unos cuidados de calidad, con el máximo bienestar al paciente durante el procedimiento.

 

PALABRAS CLAVE

Tomografía computarizada por tomografía de emisión de positrones, medicina nuclear, atención de enfermería.

 

ABSTRACT

In recent years, the use of CT-PET has grown, mainly due to the numerous benefits that the union of both tests brings when diagnosing and planning treatments in the field of oncology. This bibliographic review aims to provide the necessary information on the operation, advantages and disadvantages, indications and prior preparation required by this diagnostic test. In addition, a standardized care plan has been drawn up with the main NANDA diagnoses together with their corresponding NOC and NIC that are identified in all patients who undergo a PET-CT scan in order to provide quality care, providing maximum well-being to the patient during the procedure.

 

KEY WORDS

Positron emission tomography computed tomography, nuclear medicine, nursing care.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El sistema TC-PET combina las capacidades de la Tomografía Computarizada (TC) y de la Tomografía por Emisión de Positrones (PET) 1-3.

El primer prototipo TC-PET fue desarrollado en la Universidad de Pittsburgh, por David W. Townsed, en mayo de 1998. Se dedicó a la investigación en oncología durante los primeros años, hasta que en marzo de 2001 se comercializó el primer TC-PET. Desde entonces este sistema ha tenido un gran impacto en la práctica clínica 1-4.

El TC informa de las distintas densidades de los tejidos generando una imagen anatómica de alta resolución del cuerpo del paciente, mientras que el PET, según la distribución de emisores de positrones por el cuerpo tras la administración de radiofármacos, proporciona información funcional de los tejidos y molecular de los procesos biológicos. Por tanto, la combinación de ambos sistemas ofrece, en un mismo procedimiento, información metabólica y de la estructura anatómica 1.

Diversos estudios han demostrado que el TC-PET tiene una mayor exactitud diagnóstica en comparación con otras pruebas, para localizar el tumor y determinar con exactitud su tamaño y extensión siendo básico para el diagnóstico y establecimiento de un correcto tratamiento, quirúrgico y/o radioterápico 3,5.

Actualmente su principal aplicación es en el campo de la oncología, representando el 95% de los estudios. Se emplea para diagnóstico, estadificación, planificación y seguimiento del tratamiento y en la realización de biopsias. También se indica en cardiología y en neuropsiquiatría 1-3.

Se ha llevado a cabo una búsqueda bibliográfica en las bases de datos: Pubmed, Science Direct y Scielo. Para delimitar la búsqueda se emplearon como palabras claves: “TC-PET”, “PET-TAC”, se estableció un límite temporal de 20 años. Además, se consultaron libros relevantes sobre la materia y las guías oficiales publicadas por el Ministerio de Sanidad.

En cuanto al apartado del proceso de atención de enfermería, se han empleado los diagnósticos NANDA junto con los resultados NOC y las intervenciones NIC.

 

Funcionamiento del TC-PET:

El equipo TC-PET está formado por tres componentes: un escáner PET, otro TC y una camilla para el paciente 1.

El equipo TC, funciona a partir de la transmisión de un haz de fotones, generados en un tubo de rayos X en diferentes ángulos a través del cuerpo del paciente, y la detección de estos por una matriz de detectores. La señal en cada elemento del detector se corresponde con la suma de la atenuación de todos los tejidos que atraviesa el haz a su paso por el paciente. Estas señales son procesadas por un ordenador, obteniendo las imágenes 1.

El equipo PET, registra la radiación electromagnética que procede de la aniquilación de los positrones con los electrones de la materia, que ocurre en el interior del paciente. Los principios de conservación del momento y la energía determinan la dirección y la energía de los fotones de aniquilación, que se dirigirán en la misma dirección, pero en sentido opuesto, con una energía de 511 KeV 1,4.

Como radiofármaco en el PET se suele indicar un análogo de la glucosa, en el cual se ha sustituido el grupo hidroxilo del carbono 2 por un átomo de 18F, llamado 2-(18F)-desoxi-D-glucosa (18F-FDG). Es el más empleado, ya que, tras su administración, las células tumorales presentan un incremento de la glucólisis 1,4

La fusión de ambas técnicas permite suplir las carencias de cada una de ellas. El PET proporciona imágenes funcionales y permite estudiar de forma cualitativa, e incluso medir y cuantificar diversos procesos bioquímicos (metabolismo celular, flujo sanguíneo, síntesis proteica, receptores, etc.) según el radiofármaco utilizado. A pesar de tener una gran resolución de contraste, su resolución espacial es baja. Por el contrario, con el TC se obtiene una imagen estructural con una alta resolución espacial, que permite un reconocimiento anatómico casi exacto y que cuando se administra contraste intravenoso se obtiene información sobre el flujo vascular y la permeabilidad tisular 1,3.

 

Ventajas e inconvenientes del TC-PET:

Ventajas:

  • Ambas pruebas se pueden realizar en una única visita con un único dispositivo 1,2.
  • Permite una reducción significativa de los hallazgos dudosos o indeterminados, al complementarse entre sí el TC-PET, ya que el PET carece de detalle anatómico y el TC de especificidad funcional 1,4.
  • Corrección de atenuación rápida (al emplear imágenes del TC para corregir la atenuación del PET) y poco ruidosa para los datos de emisión del PET, mejorando la calidad de las imágenes 1,2.
  • El TC-PET proporciona ambos tipos de imagen corregistrados con una gran resolución permitiendo distinguir la captación fisiológica de captaciones debidas a neoplasias malignas 1,2.
  • Permite distinguir la captación fisiológica de captaciones debidas a neoplasias malignas, al tener ambos tipos de imagen corregistrados con una gran resolución. Esto ayuda a la detección precoz de tumores que aún no son visibles en un TC 1,2.
  • Disminución del tiempo dedicado a la exploración de 45-60 minutos del PET a 10-20 minutos con el TC-PET 2-4.
  • Reduce desajustes espaciales y temporales entre ambas modalidades 2.
  • Evita errores en la delineación de las imágenes 5.

Inconvenientes 1:

  • Inversión económica inicial.
  • La necesidad de una sala mayor para alojar el sistema.
  • La complejidad del dispositivo dual.

Aplicaciones del TC-PET:

El TC-PET se indica, fundamentalmente, para las siguientes finalidades 3:

  • Confirmar o descartar patología tumoral maligna: ante una lesión, con el TC-PET se puede clasificar como benigna o maligna. Esto podría evitar la realización de otras pruebas y el retraso en el diagnóstico, al detectarse precozmente los cambios metabólicos, antes de que se produzcan los cambios anatómicos necesarios para que los puedan detectar las técnicas de imagen morfológicas.
  • Determinar la extensión tumoral: al poder realizar estudios de cuerpo entero, permite conocer tanto la extensión del tumor primario como sí ha habido extensión ganglionar o metastásica, cuya existencia podría modificar el tratamiento.
  • Detectar nuevas recurrencias tumorales: permite diferenciar entre procesos malignos y de aquellos que son consecuencia del tratamiento, contribuyendo de forma decisiva a la planificación terapéutica.
  • Valorar la respuesta al tratamiento: los cambios metabólicos ocasionados por una respuesta adecuada a la quimioterapia se observan antes en las imágenes PET que en las de otros métodos diagnósticos. Esto sirve como indicador precoz de respuesta tumoral, permitiendo decidir si continuar con el tratamiento o interrumpirlo, ahorrando toxicidad en tratamientos quimioterápicos no eficaces y tiempo en tratamientos no válidos.

Preparación al paciente y desarrollo del TC-PET:

Aquel paciente al que se le va a realizar un TC-PET, es recibido en el servicio de Medicina Nuclear, donde se valorará la preparación previa del paciente para el procedimiento: ayuno previo de 4-6 horas, una correcta hidratación (se recomienda beber previamente 1,5 litros de agua), glucemia basal menor a 180 mg/dl, retirada de objetos metálicos o si es pertinente usar relajantes musculares 2,3.

Se administra el radiofármaco 45-60 minutos antes de iniciar la exploración para permitir su incorporación al organismo 2.

También se debe administrar en los 30-40 minutos previos al TC, un contraste vía intravenosa, ya que de esta forma el TC tiene mayor exactitud diagnóstica a la hora de detectar, caracterizar y localizar lesiones. También facilita la identificación con exactitud de los focos donde se produce un aumento de la captación del radiofármaco. Todo esto tiene gran importancia a la hora de valorar y planificar el tratamiento 3.

Posteriormente se posiciona al paciente correctamente en la camilla, con el fin de evitar la aparición de artefactos en las imágenes. Se inicia la exploración con una radiografía de localización realizada con el TC que permite planificar la región a estudiar. Posteriormente se adquieren las imágenes del TC helicoidal planificado que precede a las del PET. Una vez obtenidas ambas, se fusionan las imágenes 1-3.

Al emplear el TC para corregir la atenuación del PET hay que tener en cuenta que los contrastes y elementos de naturaleza metálica, como los implantes dentales, pueden originar artefactos por aumento de la captación. De esta forma se alteran las imágenes, siendo posible proporcionar falsos diagnósticos 2.

Plan de cuidados al paciente que se le va a realizar un TC – PET:

Enfermería forma parte de la atención del paciente que se le va a realizar un TC-PET, siendo clave ya que es la encargada de administrar fármacos, monitorizar al paciente y proporcionar el máximo confort posible durante la prueba.

Emplear el proceso de atención de enfermería y los planes de cuidados durante este proceso es fundamental para poder proporcionar unos cuidados de calidad, mensurables y que respondan a las necesidades del paciente.

En todos los pacientes que se van a someter a un TC-PET se desprendieron los siguientes diagnósticos NANDA junto con sus correspondientes NOC y NIC.

 

  • NANDA6: Riesgo de reacción alérgica (00217) r/c administración de radiofármaco.

Resultados – NOC 7:

  • Respuesta alérgica: sistémica (0706).

Indicadores de resultado:

    • Disminución del nivel de conciencia (70610).
    • Urticaria (70614).
    • Shock anafiláctico (70631).

Intervenciones – NIC 8:

  • Manejo de la alergia (6410).

Actividades:

  • Mantener al paciente en observación durante 30 minutos después de la administración del radiofármaco.
  • Suministrar medicamentos para reducir o minimizar una respuesta alérgica, si es necesario.
  • Cuidados en la emergencia (6200).

Actividades:

  • Monitorizar los signos vitales si es preciso.
  • Monitorizar el nivel de consciencia.

 

  • NANDA 6: Riesgo de infección (00004) r/c vía venosa periférica.

Resultados – NOC 7:

  • Integridad tisular: piel y membranas mucosas (1101).

Indicadores de resultado:

    • Integridad de la piel (110113).
    • Eritema (110121).
    • Shock anafiláctico (70631).

Intervenciones – NIC 8:

  • Terapia intravenosa (I.V.) (4200).

Actividades:

  • Realizar una técnica aséptica estricta.
  • Realizar los cuidados del sitio de punción I.V. de acuerdo con el protocolo del centro.
  • Lavar las vías I.V. entre la administración de soluciones incompatibles.
  • Observar si se presentan signos y síntomas asociados a la flebitis por la infusión e infecciones locales.
  • Vigilancia de la piel (3590).

Actividades:

  • Observar si hay enrojecimiento, calor extremo, edema o drenaje en la piel y las mucosas.
  • Documentar los cambios en la piel y las mucosas.

 

  • NANDA 6: Ansiedad (00146) r/c estresor m/p nerviosismo.

Resultados – NOC 7:

  • Nivel de ansiedad (1211).

Indicadores de resultado:

  • Inquietud (121105).
  • Ansiedad verbalizada (121117).
  • Nerviosismo (121133).
  • Dificultad para relajarse (121140).

Intervenciones – NIC 8:

  • Disminución de la ansiedad (5820).

Actividades:

  • Explicar todos los procedimientos, incluidas las posibles sensaciones que se han de experimentar durante el procedimiento.
  • Tratar de comprender la perspectiva del paciente sobre una situación estresante.
  • Instruir al paciente sobre el uso de técnicas de relajación.
  • Administrar medicamentos que reduzcan la ansiedad, según corresponda.

 

  • NANDA 6: Temor (00148) r/c entorno desconocido m/p focalización limitada a la fuente de temor.

Resultados – NOC 7:

  • Autocontrol del miedo (1404).

Indicadores de resultado:

  • Utiliza técnicas de relajación para reducir el miedo (140407).
  • Identifica el origen del miedo (140419).
  • Obtiene información para reducir el miedo (140420).

Intervenciones – NIC 8:

  • Mejorar el afrontamiento (5230).

Actividades:

  • Ayudar al paciente a resolver los problemas de forma constructiva.
  • Utilizar un enfoque sereno, tranquilizador.
  • Proporcionar un ambiente de aceptación.
  • Proporcionar al paciente opciones realistas sobre ciertos aspectos de los cuidados.
  • Información preparatoria: sensorial (5580).

Actividades:

  • Identificar la secuencia de eventos y describir el entorno asociado con el procedimiento.
  • Identificar las sensaciones habituales (qué se verá, sentirá, olerá y oirá), que la mayoría de los pacientes describe, asociadas con cada aspecto del procedimiento.
  • Dar al paciente la oportunidad de hacer preguntas y clarificar malentendidos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Torres Espallardo I. PET/TAC: bases físicas, instrumentación y avance. Radiología. 2017; 59(5):431- 445.
  2. Martí-Climent JM, García Velloso MJ, Serra P, Boán JF, Richter JA. Tomografía por emisión de positrones con un equipo PET/TAC. Rev Esp Med Nucl. 2005; 24(1):60-79.
  3. Rodríguez Garrido M, Asensio del Barrio C. PET-TAC: Indicaciones, revisión sistemática y metaanálisis. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2004.
  4. Pasamontes Pingarrón JA, Cabrera Martín MN. PET-TAC en tumores de cabeza y cuello. Madrid: Asociación Madrileña de Otorrinolaringología; 2012.
  5. Bellón Guardia ME, Pérez Romasanta L, García Vicente AM, Talavera Rubio MP, Palomar Muñoz A, González García B et al. Utilidad de la PET-TAC en la planificación radioterápica en el cáncer de cabeza y cuello. Nuestra experiencia inicial. Rev Esp Med Nucl. 2010; 29(4):157-164.
  6. Herdman TH, Kamitsuru S. NANDA International. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2018-2020. Barcelona: Elsevier; 2019.
  7. Moorhead S, Swanson E, Johnson M, Maas M. Clasificación de Resultados de Enfermería (NOC): Medición de Resultados en Salud. 6ª ed. Barcelona: Elsevier; 2018.
  8. Butcher HK, Bulechek GM, Dochterman JM, Wagner CM. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC). 7ª ed. Barcelona: Elsevier; 2018.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos