Enfermedad renal crónica. Artículo monográfico.

17 diciembre 2023

AUTORES

  1. Luna Cid Antorán. Diplomada Universitaria de Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Luisa María Adán Muro. Diplomada Universitaria de Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. Alba Remacha Monedero. Diplomada Universitaria de Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. Elsa Falcón Lancina. Diplomada Universitaria de Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. María Teresa Royo Tomás. Diplomada Universitaria de Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Sonia Ros Sancho. Diplomada Universitaria de Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La enfermedad renal crónica (ERC) se caracteriza por la presencia de lesiones renales y/o el descenso de la tasa de filtración glomerular (TFG) de más de 3 meses de evolución. Conviene estudiar las complicaciones y los factores de riesgo de progresión de la ERC.

La ERC presenta una importante morbimortalidad y coste socioeconómico.

Los objetivos terapéuticos están dirigidos a disminuir y tratar las complicaciones asociadas a la ERC, y preparar de forma adecuada y con suficiente antelación el tratamiento sustitutivo de la función renal.

 

PALABRAS CLAVE

Enfermedad renal crónica, prevención, factores de riesgo, cuidados de enfermería.

 

ABSTRACT

Chronic kidney disease (CKD) is characterized by the presence of kidney lesions and/or a decrease in the glomerular filtration rate (GFR) lasting more than 3 months. It is advisable to study the complications and risk factors for progression of CKD.

CKD presents significant morbidity and mortality and socioeconomic cost.

The therapeutic objectives are aimed at reducing and treating complications associated with CKD, and preparing adequately and sufficiently in advance for renal function replacement treatment.

 

KEY WORDS

Chronic kidney disease, prevention, risk factor´s, nursins care plans.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La ERC se considera un problema de salud pública por su creciente prevalencia e incidencia en la población y requiere una alta complejidad en su manejo1.

Las enfermedades crónicas suponen un gran impacto socioeconómico, limitan la calidad de vida de las personas que las padecen y de todo el sistema que está implicado, tanto la persona como la familia y el entorno, que afecta su dinámica y funcionamiento1.

La ERC debe ser considerada como una condición que requiere un ambiente humanístico para su cuidado, así como un abordaje integral y un trabajo colaborativo entre profesionales que se encargan de los cuidados del individuo con la enfermedad y su familia1.

Clínica:

Los pacientes con ERC presentan mayor riesgo cardiovascular2.

La hipertensión arterial (HTA) y la micro albuminuria son los dos principales factores modificables de progresión2.

Cuando la TFG es <20 ml/min/1,73 m2, debe considerarse un tratamiento de sustitución: trasplante renal, diálisis peritoneal, hemodiálisis. Para conseguir el máximo conocimiento de autonomía y una buena adherencia a los tratamientos, se proponen a los pacientes programas de educación terapéutica multidisciplinares2.

Diagnóstico:

La mayoría de las enfermedades renales son asintomáticas hasta un estadio tardío y requieren la realización de pruebas específicas para conocer el diagnóstico. De las anomalías morfológicas, pueden presentarse, entre otras, asimetría renal, contornos irregulares e hipotrofia2.

En pacientes con factores de riesgo de desarrollar una ERC, esta enfermedad se puede diagnosticar mediante la medida de la creatininemia, la estimación de la TFG y la determinación de la microalbuminuria2.

Se recomienda detectar la presencia de ERC en personas mayores de 60 años o con HTA, diabetes o enfermedad cardiovascular3.

Prevalencia:

La prevalencia de la ERC es del 0,2-0,6% de la población adulta. Esta prevalencia aumenta con la edad, siendo en España del 1,6% en los mayores de 64 años3.

Prevención:

Se tienen que establecer medidas preventivas basadas en evitar los medicamentos nefrotóxicos (antiinflamatorios no esteroideos, AINE, yodo, aminoglucósidos) y la automedicación de estos pacientes gracias a una educación terapéutica (ETP)2.

Además del tratamiento etiológico, se dispone de tratamientos eficaces para retardar la caída progresiva de la función renal y para tratar también las complicaciones propias de la insuficiencia renal y reducir el riesgo2.

Clasificación:

La clasificación de la ERC se basa en el grado de disminución de la función renal, valorada por la TFG. Esta varía según la edad, sexo y tamaño corporal4.

Todos los pacientes trasplantados renales, se consideran portadores de ERC, con independencia del nivel de TFG o presencia o ausencia de marcadores de daño renal4.

Según la modalidad terapéutica, se añade el sufijo “T” de trasplante renal, a todo paciente trasplantado renal, con independencia de la TFG. Y, por otro lado, se añade el sufijo “D” de diálisis, en aquellos pacientes con ERC en estadio 5 tratados con alguna modalidad de diálisis (hemodiálisis o diálisis peritoneal)4.

Etiología:

La diabetes mellitus y la HTA son causas importantes de enfermedad renal5.

Entre los factores de riesgo de susceptibilidad están la edad, historia familiar, raza, bajo nivel educativo y económico5.

Los factores de riesgo más importantes son los susceptibles de prevención, como las enfermedades crónicas, sistémicas y por toxicidad por fármacos5.

Tratamiento:

El primer nivel de atención contará con un seguimiento estricto, un mínimo de pruebas para tener la valoración completa de la función renal, aplicar medidas de nefroprotección y cardioprotección, disminuir la prescripción de antiinflamatorios no esteroires, aminoglucósidos u otros nefrotóxicos5.

En primer lugar, se inicia la modificación de hábitos dietéticos, manteniendo un adecuado aporte calórico, limitación estricta proteica y restricción de sodio y potasio en la dieta. Así se llevará un adecuado control de peso y un control estricto de la glucemia5.

El tratamiento de la anemia debe ser lo más temprano posible5.

Uno de los objetivos más importantes es lograr el control estricto de la presión arterial. Así, reducir la presión arterial ayuda a frenar la evolución de la enfermedad renal y a disminuir los eventos vasculares secundarios5.

Los pacientes con ERC deben recibir información sobre las técnicas de diálisis: hemodiálisis y diálisis peritoneal pero también sobre el trasplante renal si fuera necesario. Los pacientes candidatos a trasplante son incluidos en la lista de trasplante. Esta anticipación permite, en los casos más favorables, un trasplante prediálisis o reducir el periodo de espera2.

Cuidados enfermería:

La ERC es una enfermedad que impacta negativamente no solo sobre la capacidad funcional y la percepción de la calidad de vida del paciente, sino también en el entorno familiar y social, al afectar las relaciones interpersonales del paciente y su familia, y al modificar la dinámica y el funcionamiento personal, familiar y social6.

La atención de los pacientes con ERC necesita cuidados integrales, entre ellos, los cuidados de enfermería son un papel fundamental. La ERC requiere un ambiente humanístico para su cuidado7.

El profesional de enfermería es el responsable de ofrecer los cuidados de salud con elevados índices de calidad que precisen los pacientes7.

Mediante la comunicación adecuada se puede incidir en la participación y el compromiso del paciente con su propio autocuidado, esto favorece la adherencia farmacológica y el cumplimiento del plan terapéutico prescrito. Es fundamental que el paciente conozca la importancia, los beneficios y riesgos que corre con su esquema terapéutico. Esta es la base de una correcta relación entre el paciente y los profesionales de la salud7.

Los efectos beneficiosos de la intervención de cuidados de enfermería promueven un cambio positivo significativo en el autocuidado; mejoran el comportamiento de las actitudes relacionadas con la dieta, el control de la tensión arterial, del peso y la relación ejercicio-descanso7.

El papel de la familia en el estado clínico-emocional del paciente con ERC es fundamental para generar buenos hábitos que ayuden al paciente a mejorar su estilo de vida. El personal de enfermería debe apoyarse en la familia para la planificación de cuidados para que el paciente obtenga más beneficios. Para ello, se debe analizar las condiciones físicas, económicas y socioculturales, para tener unas condiciones domiciliarias para la atención adecuada, basado en el afrontamiento correcto de la enfermedad y de los múltiples cambios en el estilo de vida del paciente8.

 

CONCLUSIONES

La ERC afecta principalmente a pacientes ancianos, pero es importante detectarla precozmente, sobre todo en los pacientes con factores de riesgo de desarrollar una ERC.

El papel de enfermería es fundamental, para conseguir una correcta adherencia al tratamiento, además de promover hábitos saludables, con los que llegar a tener una buena calidad de vida.

De tal forma, es primordial reconocer el papel que desempeña enfermería como disciplina que lidera el cuidado, y como principal responsable en la monitorización y control de la asistencia sanitaria prestada a los pacientes cada día en diversos entornos.

La ERC hace intervenir a varios profesionales, todos indispensables para la coordinación de los cuidados y la elaboración de un plan terapéutico personalizado. El equipo debe ser multidisciplinar para responder a las distintas necesidades del paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ángel Ángel ZE, Duque Castaño GA, Tovar Cortes DL. Cuidados de enfermería en el paciente con enfermedad renal crónica en hemodiálisis: una revisión sistemática. Enferm Nefrol [Internet]. 2016 [citado el 21 de octubre de 2023];19(3):202–13. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S2254-28842016000300003&script=sci_arttext&tlng=en
  2. Boffa J-J, Cartery C. Insuficiencia renal crónica o enfermedad renal crónica. EMC – Tratado Med [Internet]. 2015;19(3):1–8. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1636541015728035
  3. Alcázar Arroyo R, Orte Martínez L, Otero González A. ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA AVANZADA. Nefrología [Internet]. 2008 [citado el 21 de octubre de 2023]; 28:3–6. Disponible en: https://www.revistanefrologia.com/es-enfermedad-renal-crnica-avanzada–articulo-X0211699508032379
  4. López ED. Enfermedad renal crónica; definición y clasificación [Internet]. Medigraphic.com. [citado el 21 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/residente/rr-2008/rr083b.pdf
  5. Ávila-Saldivar MN. Enfermedad renal crónica: prevención y detección temprana en el primer nivel de atención [Internet]. Medigraphic.com. 2013 [citado el 21 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/medintmex/mim-2013/mim132e.pdf
  6. Avellaneda A, Izquierdo M, Torrent-Farnell J, Ramón JR. Enfermedades raras: enfermedades crónicas que requieren un nuevo enfoque sociosanitario. An Sist Sanit Navar [Internet]. 2007 [citado el 26 de octubre de 2023];30(2):177–90. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272007000300002&lng=es
  7. Rivadeneira MER, Gualoto RSR, Carruyo GMU, Herrera PMM, Lobato ASC. Programa de atención de enfermería, pilar de la atención de pacientes con enfermedad renal crónica. Rev Cuba Reumatol [Internet]. 2020 [citado el 26 de octubre de 2023];22(3). Disponible en: https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=102666
  8. Varez Peláez S, López Parra M, Santos Ruiz S, Abril Sabater D. Perspectiva sobre modelos y teorías de enfermería en el ámbito de nefrología. Rev Soc Esp Enferm Nefrol [Internet]. 2008 [citado el 26 de octubre de 2023];11(3):178–83. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-13752008000300004&lng=es

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos