Epilepsia refractaria. Abordaje multidisciplinario en un paciente pediátrico.

6 enero 2024

AUTORES

  1. Maite Martínez García. Centro de Salud San Atilano, Tarazona.
  2. Gloria Clavería Sancho. Centro de Salud Alhama de Aragón.
  3. Maryna Koptiukh Liashenko. Centro de Salud San Atilano, Tarazona.
  4. Laura Marcos Mayor. Centro de Salud San Atilano, Tarazona.
  5. María Marco Brualla. Centro de Salud San Atilano, Tarazona.
  6. Sandra Jiménez Asensio. Centro de Salud Calanda.

 

RESUMEN

Se explora un caso clínico de epilepsia refractaria en un paciente pediátrico, destacando la complejidad de su manejo y la importancia de un enfoque multidisciplinario. La epilepsia refractaria, caracterizada por la resistencia a los tratamientos farmacológicos convencionales, plantea desafíos significativos en el tratamiento y requiere estrategias personalizadas y a menudo innovadoras para controlar las convulsiones y mejorar la calidad de vida del paciente.

 

PALABRAS CLAVE

Epilepsia refractaria, pediatría, manejo multidisciplinario, tratamiento, caso clínico.

 

ABSTRACT

A clinical case of Guillain-Barré Syndrome (GBS) is discussed, an autoimmune neurological disease characterized by ascending weakness and paralysis. GBS is a medical emergency that can progress rapidly and require intensive care. This case highlights the importance of early recognition and treatment to improve patient outcomes.

 

KEYWORDS

Refractory epilepsy, pediatrics, multidisciplinary management, treatment, clinical case.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Se presenta el caso de un niño de 8 años con un historial de epilepsia refractaria. Diagnosticado inicialmente a los 5 años, el paciente ha experimentado múltiples tipos de convulsiones, incluyendo tónico-clónicas generalizadas y ausencias atípicas. A pesar de haber sido tratado con varios antiepilépticos en combinaciones diversas, incluyendo levetiracetam, valproato de sodio y carbamazepina, las convulsiones han persistido con una frecuencia de aproximadamente tres a cuatro episodios por semana, impactando significativamente su desarrollo cognitivo y social.

En la exploración física y neurológica, el niño muestra retraso en el desarrollo motor y dificultades en el aprendizaje. Las pruebas electroencefalográficas revelan actividad epileptiforme generalizada, y las imágenes de resonancia magnética del cerebro son normales, sin evidencia de lesiones estructurales.

Dada la naturaleza refractaria de su epilepsia, se considera un enfoque terapéutico más amplio. Se introduce una dieta cetogénica especializada, conocida por su eficacia en algunos casos de epilepsia refractaria. Paralelamente, se evalúa la idoneidad del paciente para la cirugía de epilepsia o la neuroestimulación, como el uso de un estimulador del nervio vago, como opciones terapéuticas adicionales.

Además del manejo médico, se implementa un plan de cuidado integral que incluye terapia ocupacional y educación especial para abordar sus necesidades de desarrollo. Se involucra a un equipo multidisciplinario compuesto por neurólogos pediátricos, dietistas, terapeutas ocupacionales, educadores especializados y psicólogos para garantizar un enfoque holístico en su tratamiento y cuidado.

Durante los meses siguientes, se observa una reducción en la frecuencia y severidad de las convulsiones con la dieta cetogénica, y se continúa evaluando la respuesta del paciente a los ajustes en su régimen de tratamiento. La colaboración continua entre los diversos especialistas y la familia es crucial para adaptar las estrategias de tratamiento y apoyo, buscando mejorar no solo el control de las convulsiones, sino también la calidad de vida general del niño¹.

 

DISCUSIÓN

Este caso clínico de epilepsia refractaria en un niño destaca las complejidades inherentes al manejo de esta condición desafiante. La epilepsia refractaria, definida por la falta de control de las convulsiones a pesar del uso adecuado de al menos dos medicamentos antiepilépticos, requiere un enfoque más allá del tratamiento farmacológico convencional. El paciente, a pesar de recibir múltiples terapias antiepilépticas, continuó experimentando convulsiones frecuentes, lo que subraya la necesidad de explorar alternativas terapéuticas.

En el caso del niño con epilepsia refractaria, el diagnóstico preciso es el primer paso crítico. Esto implica confirmar que las crisis son de naturaleza epiléptica y descartar otras causas posibles de las convulsiones, como trastornos del movimiento o episodios psicogénicos no epilépticos. Una vez establecido el diagnóstico de epilepsia, se deben seleccionar y probar cuidadosamente varios antiepilépticos, ajustando la dosis y combinaciones para evaluar su efectividad¹.

En el contexto de la epilepsia refractaria, es crucial considerar tanto la eficacia del tratamiento en la reducción de las convulsiones como su impacto en la calidad de vida del paciente. Los efectos secundarios de los medicamentos antiepilépticos, que pueden incluir somnolencia, alteraciones cognitivas o gastrointestinales, entre otros, deben ser cuidadosamente evaluados y manejados¹.

Cuando los medicamentos antiepilépticos no logran controlar las crisis, como en este caso, se deben considerar opciones de tratamiento alternativas. La dieta cetogénica, un régimen alto en grasas y bajo en carbohidratos, ha demostrado ser efectiva en algunos casos de epilepsia refractaria, especialmente en niños. Otros enfoques incluyen la terapia con neuroestimuladores como el estimulador del nervio vago, y en algunos casos seleccionados, la cirugía de epilepsia puede ser una opción viable².

La introducción de la dieta cetogénica en este caso es un ejemplo de cómo las intervenciones no farmacológicas pueden ser beneficiosas en la epilepsia refractaria. La dieta cetogénica, rica en grasas y baja en carbohidratos, ha demostrado ser efectiva en reducir la frecuencia y severidad de las convulsiones en algunos pacientes con epilepsia resistente. Su mecanismo de acción, aunque no completamente entendido, parece involucrar la modificación del metabolismo cerebral, lo que puede contribuir a estabilizar la actividad neuronal³.

Además, se consideraron opciones como la cirugía de epilepsia y la neuroestimulación para este paciente. La cirugía, aunque invasiva, puede ser una opción viable para pacientes con epilepsia refractaria cuando existe una lesión cerebral focal claramente identificable. La estimulación del nervio vago, por otro lado, ofrece una alternativa menos invasiva, enviando impulsos eléctricos regulares al cerebro para ayudar a controlar las convulsiones²,³.

El manejo de la epilepsia refractaria en pacientes pediátricos también implica consideraciones sobre su desarrollo y calidad de vida. Las convulsiones frecuentes y el uso continuo de medicamentos pueden afectar el desarrollo cognitivo, físico y emocional del niño. Por lo tanto, el apoyo en áreas como la terapia ocupacional y la educación especializada es fundamental. Estos servicios ayudan a los niños a desarrollar habilidades esenciales y afrontar los desafíos asociados con su condición²,³.

La integración de un equipo multidisciplinario en el tratamiento de la epilepsia refractaria es crucial. Este equipo debe incluir neurólogos pediátricos, dietistas, terapeutas, educadores y psicólogos, trabajando en conjunto para abordar todas las necesidades del niño. La colaboración entre especialistas asegura una atención integral que considera tanto los aspectos médicos como los psicosociales de la enfermedad⁴.

El papel de la familia en el manejo de la epilepsia refractaria es igualmente importante. Los padres y cuidadores son socios esenciales en el cuidado del niño, desde la implementación de la dieta hasta el manejo de los medicamentos y la asistencia a las terapias. El apoyo y la educación a las familias son fundamentales para garantizar la continuidad y efectividad del tratamiento en el hogar⁴.

 

CONCLUSIÓN

En conclusión, este caso ilustra la necesidad de un enfoque multidisciplinario y personalizado en el tratamiento de la epilepsia refractaria en niños. Las terapias deben ser seleccionadas y adaptadas cuidadosamente, considerando no solo la eficacia en el control de las convulsiones, sino también el impacto en el desarrollo y bienestar general del niño. La colaboración entre un equipo de especialistas y la familia es clave para lograr un manejo exitoso de esta condición compleja. La continua investigación y el desarrollo de nuevas terapias son esenciales para mejorar los resultados y ofrecer esperanza a los pacientes y sus familias enfrentando la epilepsia refractaria.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Acuña Escobar SV. Tratamiento nutricional con dieta cetogénica en niños con epilepsia refractaria – revisión narrativa. Rev Nutr Clin Metab [Internet]. 2020;3(2):57–63. Disponible en: http://dx.doi.org/10.35454/rncm.v3n2.108
  2. Rebollo G. MJ, Díaz SM. X, Soto R. M, Pacheco A. J, Witting E. S, Daroch R. I, et al. Dieta Cetogénica en el paciente con epilepsia refractaria. Rev Chil Pediatr [Internet]. 2020 [citado el 23 de noviembre de 2023];91(5):697–704. Disponible en: https://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41062020005001403&script=sci_arttext
  3. Cabrera AM, Fain H, Fain B, Muniategui J, Buiras VM, Galicchio S, et al. Treatment of refractory epilepsy. A comparison between classic ketogenic diet and modified Atkins diet in terms of efficacy, adherence, and undesirable effects. Nutr Hosp [Internet]. 2021 [citado el 23 de noviembre de 2023];38(6):1144–8. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112021000700006&script=sci_arttext
  4. Godínez Velásquez KA, Sanabria Sanchinel AA, Lara Girón JC. Tiempo de retraso desde el diagnóstico hasta la cirugía en la epilepsia refractaria. Rev Fac Cien Med Univ Nac Córdoba [Internet]. 2022;79(4):405–7. Disponible en: http://dx.doi.org/10.31053/1853.0605.v79.n4.37485

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos