Epilepsia

28 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Laura Gullón Martínez. DUE, HRV, Zaragoza.
  2. Sonia Salvador Lanzuela. DUE, Residencia Javalambre Teruel.
  3. Silvia Aranda Andreu. DUE, HRV, Zaragoza.
  4. Noelia Hernandez Jurado. DUE, HRV, Zaragoza.
  5. Román Moreno López. DUE, HRV, Zaragoza.
  6. Eva Giménez Salvador. DUE, HRV, Zaragoza.

 

RESUMEN

La epilepsia es una condición neurológica crónica caracterizada por la presencia de convulsiones recurrentes, que resultan de una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Afecta a personas de todas las edades y orígenes, y puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y el bienestar emocional de los afectados. Aunque las causas exactas no siempre son claras, se cree que una combinación de factores genéticos y ambientales desempeñan un papel en su desarrollo. El diagnóstico y tratamiento de la epilepsia pueden ser desafiantes, y a menudo requieren la atención de especialistas médicos. Con un manejo adecuado y un fuerte sistema de apoyo, muchas personas con epilepsia pueden llevar una vida plena y significativa, desafiando los estigmas y las limitaciones que a menudo se asocian con esta condición.

PALABRAS CLAVE

Neurológica, afección, condiciones, identificación y focal.

ABSTRACT

Epilepsy is a chronic neurological condition characterized by the presence of recurrent seizures, which result from abnormal electrical activity in the brain. It affects people of all ages and backgrounds and can have a significant impact on the quality of life and emotional well-being of those affected. Although the exact causes are not always clear, a combination of genetic and environmental factors are believed to play a role in its development. The diagnosis and treatment of epilepsy can be challenging, often requiring the attention of medical specialists. With proper management and a strong support system, many people with epilepsy can lead full and meaningful lives, defying the stigmas and limitations often associated with this condition.

KEY WORDS

Neurological, condition, conditions, identification and focal.

INTRODUCCIÓN

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia, una afección neurológica crónica, se define por la presencia recurrente de convulsiones, eventos que emergen de una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Estas convulsiones pueden manifestarse de diversas maneras, desde sacudidas musculares involuntarias hasta episodios de pérdida de conciencia y alteraciones sensoriales. Sin embargo, es crucial comprender que las convulsiones no son exclusivamente atribuibles a la epilepsia; existen otras condiciones subyacentes que pueden desencadenar episodios similares, como lesiones cerebrales, trastornos metabólicos y disfunciones del sueño. La epilepsia representa, por tanto, un desafío diagnóstico y terapéutico que requiere una evaluación médica exhaustiva para determinar su origen y el tratamiento más adecuado1.

Tipos de epilepsia:

La epilepsia presenta una diversidad de manifestaciones, lo que ha llevado a la identificación de varios tipos y síndromes epilépticos. Entre los más comunes se encuentran la epilepsia de inicio focal y la epilepsia generalizada.

  • Epilepsia de inicio focal: la epilepsia de inicio focal, también conocida como epilepsia parcial, se caracteriza por convulsiones que se originan en una región específica del cerebro, denominada foco epileptogénico. Estas convulsiones pueden manifestarse de diversas formas, dependiendo de la ubicación y la extensión del foco. Los síntomas pueden incluir movimientos involuntarios, sensaciones anormales, alteraciones en la percepción y cambios en la conciencia. La epilepsia de inicio focal puede presentar diferentes subtipos, como la epilepsia del lóbulo temporal, la epilepsia del lóbulo frontal y la epilepsia del lóbulo parietal, cada una con características clínicas y patrones de actividad epiléptica distintivos.
  • Epilepsia generalizada: la epilepsia generalizada se caracteriza por convulsiones que involucra ambos hemisferios cerebrales desde el inicio. Estas convulsiones suelen ser más generalizadas y pueden provocar pérdida de conciencia y movimientos rítmicos en todo el cuerpo. Entre los subtipos más comunes de epilepsia generalizada se encuentran la epilepsia tónica-clónica generalizada (anteriormente conocida como gran mal), la epilepsia de ausencia y la epilepsia mioclónica. Cada subtipo presenta sus propias características distintivas en términos de síntomas y patrones de actividad epiléptica.
  • Epilepsia mioclónica: la epilepsia mioclónica se caracteriza por sacudidas musculares repentinas y breves que pueden afectar una parte del cuerpo o todo el cuerpo. Estas sacudidas pueden ocurrir de manera aislada o en grupos y suelen manifestarse durante la vigilia. La epilepsia mioclónica puede ser parte de un síndrome epiléptico más amplio o presentarse de forma independiente.
  • Epilepsia de ausencia: la epilepsia de ausencia se caracteriza por episodios de pérdida de conciencia breve pero repetitiva, sin convulsiones evidentes. Durante estos episodios, la persona puede parecer desconectada de su entorno y puede experimentar breves interrupciones en la actividad consciente. La epilepsia de ausencia suele comenzar en la infancia y puede persistir hasta la edad adulta.
  • Epilepsia del lóbulo temporal: la epilepsia del lóbulo temporal es un tipo de epilepsia focal que afecta específicamente el lóbulo temporal del cerebro. Se caracteriza por convulsiones que pueden incluir sensaciones anormales, movimientos automáticos y alteraciones en la conciencia. La epilepsia del lóbulo temporal puede estar asociada con cambios en la memoria, emociones intensas y experiencias sensoriales anormales1.

 

Causas y factores de riesgo:

Las causas y factores de riesgo relacionados con la epilepsia abarcan una amplia gama de posibilidades, y aunque en muchos casos la causa subyacente puede ser difícil de identificar, hay varios elementos que los especialistas consideran importantes:

  • Lesiones cerebrales traumáticas: los traumatismos craneoencefálicos severos pueden causar cambios en la actividad eléctrica del cerebro, lo que aumenta el riesgo de desarrollar epilepsia en el futuro. Esto puede ocurrir como resultado de accidentes automovilísticos, caídas, lesiones deportivas u otras formas de lesiones físicas graves en la cabeza2.
  • Trastornos genéticos: algunos tipos de epilepsia tienen una base genética, lo que significa que pueden transmitirse de padres a hijos a través de ciertos genes. Los trastornos genéticos que afectan la estructura o la función del cerebro pueden aumentar la predisposición a desarrollar epilepsia.
  • Anomalías cerebrales estructurales: las anomalías cerebrales estructurales, como malformaciones congénitas, tumores cerebrales, cicatrices de lesiones previas, anomalías vasculares o problemas en el desarrollo cerebral, pueden interferir con la actividad eléctrica normal del cerebro y aumentar el riesgo de epilepsia.
  • Eventos cerebrovasculares: los accidentes cerebrovasculares, que incluyen accidentes cerebrovasculares isquémicos y hemorrágicos, pueden dañar áreas del cerebro y desencadenar la epilepsia. La falta de flujo sanguíneo o la presencia de sangrado en el cerebro pueden causar cambios en la actividad eléctrica cerebral y desencadenar convulsiones.
  • Antecedentes familiares de epilepsia: las personas con familiares de primer grado que tienen epilepsia tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar la enfermedad. Sin embargo, la epilepsia no siempre es hereditaria y puede surgir en personas sin antecedentes familiares de la enfermedad.
  • Lesiones cerebrales durante el parto: traumatismos o privación de oxígeno durante el parto pueden causar lesiones cerebrales que aumentan el riesgo de epilepsia en el futuro.
  • Infecciones cerebrales previas: infecciones del sistema nervioso central, como meningitis, encefalitis o infecciones parasitarias, pueden dañar el tejido cerebral y aumentar el riesgo de epilepsia, especialmente si no se tratan adecuadamente.

 

Diagnóstico:

El diagnóstico de la epilepsia suele requerir una evaluación exhaustiva que incluya la historia clínica del paciente, pruebas de neuroimagen como resonancia magnética o tomografía computarizada, pruebas de electroencefalograma (EEG) y, en algunos casos, pruebas genéticas. Es fundamental realizar un diagnóstico preciso para determinar el mejor enfoque de tratamiento y manejo de la condición2.

Tratamiento:

El tratamiento de la epilepsia se centra en controlar las convulsiones y mejorar la calidad de vida del paciente. El enfoque terapéutico puede variar según el tipo y la gravedad de las convulsiones, así como las necesidades individuales del paciente. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos antiepilépticos (AEDs): los medicamentos antiepilépticos son la piedra angular del tratamiento para la mayoría de las personas con epilepsia. Estos fármacos ayudan a prevenir las convulsiones controlando la actividad eléctrica anormal en el cerebro. La elección del medicamento antiepiléptico dependerá del tipo específico de epilepsia, la frecuencia y gravedad de las convulsiones, así como de cualquier otra condición médica que pueda estar presente2.
  • Cirugía: para algunas personas con epilepsia que no responden adecuadamente a los medicamentos antiepilépticos, la cirugía puede ser una opción. Los procedimientos quirúrgicos pueden incluir la extirpación del área del cerebro donde se originan las convulsiones (lobectomía temporal) o la desconexión de la región del cerebro que genera las convulsiones (callosotomía). La cirugía para la epilepsia se considera cuando los medicamentos no logran controlar las convulsiones y cuando se identifica una región específica del cerebro responsable de las convulsiones.
  • Estimulación del nervio vago (ENV): la estimulación del nervio vago es un tratamiento que implica la implantación de un dispositivo en el pecho que envía impulsos eléctricos al nervio vago en el cuello. Estos impulsos eléctricos ayudan a regular la actividad eléctrica en el cerebro y pueden reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones en algunas personas con epilepsia.
  • Dieta cetogénica y otras terapias dietéticas: algunas personas con epilepsia pueden beneficiarse de cambios en la dieta, como la dieta cetogénica, que es alta en grasas y baja en carbohidratos. Esta dieta puede ayudar a reducir las convulsiones en algunas personas, especialmente en niños con epilepsia resistente a medicamentos.
  • Terapias alternativas y complementarias: algunas personas con epilepsia pueden encontrar alivio de los síntomas a través de terapias alternativas y complementarias, como la acupuntura, la terapia de masajes, la meditación y la terapia de relajación. Sin embargo, es importante consultar con un médico antes de comenzar cualquier terapia alternativa para asegurarse de que sea segura y efectiva.

 

El tratamiento de la epilepsia es individualizado y requiere la atención de un equipo médico especializado, que puede incluir neurólogos, epileptólogos, neurocirujanos, especialistas en nutrición y otros profesionales de la salud. Es importante trabajar en estrecha colaboración con el equipo médico para desarrollar un plan de tratamiento que se adapte a las necesidades únicas de cada persona y que ayude a controlar las convulsiones mientras se minimizan los efectos secundarios y se mejora la calidad de vida2.

Vivir con epilepsia:

Vivir con epilepsia puede ser desafiante, pero con el tratamiento y el apoyo adecuados, muchas personas pueden llevar una vida plena y productiva. Es importante aprender a reconocer los desencadenantes de las convulsiones, seguir el plan de tratamiento prescrito por el médico y tomar medidas para reducir el estrés y mantener un estilo de vida saludable. Además, es crucial educar a familiares, amigos y colegas sobre la epilepsia para reducir el estigma y aumentar la comprensión y el apoyo en la comunidad.3

CONCLUSIÓN

En conclusión, la epilepsia es una condición neurológica compleja que afecta a millones de personas en todo el mundo. Aunque puede ser desafiante, con el diagnóstico y tratamiento adecuados, muchas personas pueden vivir una vida plena y significativa. La investigación continua y la educación pública son fundamentales para mejorar la comprensión de la epilepsia y brindar un mayor apoyo a quienes conviven con esta condición crónica4.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sánchez-Monge M, Mora AC, Valera JG. Epilepsia [Internet]. CuídatePlus. Cuidateplus; 2009 [citado el 25 de febrero de 2024]. Disponible en: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/neurologicas/epilepsia.html
  2. Campa-Santamarína T. Epilepsia [Internet]. Neurocirugía Torres. Neurocirugía Torres; 2016 [citado el 25 de febrero de 2024]. Disponible en: https://neurocirugiatorres.com/articulos-y-consejos/epilepsia/
  3. Factores que pueden desencadenar las crisis epilépticas, en la mayoría [Internet]. Ápice, Asociación Andaluza de Epilepsia. 2017 [citado el 25 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.apiceepilepsia.org/que-es-la-epilepsia/que-factores-pueden-desencadenar-una-crisis/
  4. ¿Qué es la epilepsia? [Internet]. Mutuaterrassa.com. [citado el 25 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.mutuaterrassa.com/blogs/es/blog-neurologia/epilepsia

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos