Escoliosis idiopática y la importancia del ejercicio terapéutico.

9 febrero 2024

AUTORES

  1. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  2. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta en SERMAS.
  3. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  4. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  5. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

La escoliosis puede ser postural o idiopática. La escoliosis idiopática es de la que se habla en este artículo, y el tratamiento será distinto dependiendo de cuál sea el ángulo Cobb de la escoliosis. Se hará un tratamiento conservador, ortopédico o quirúrgico. El ejercicio terapéutico presenta gran importancia para frenar la evolución de la curvatura y mejorar los síntomas de dolor.

PALABRAS CLAVE

Escoliosis, fisioterapia, ejercicio terapéutico.

ABSTRACT

Scoliosis can be postural or idiopathic. Idiopathic scoliosis is the main topic of this article, and the treatment differs depending on the Cobb angle of the scoliosis. The different types of treatment availed are: conservative, orthopedic or surgical treatment. Therapeutic exercise is of great importance to slow the evolution of the curvature and improve pain symptoms.

KEY WORDS

Scoliosis, physiotherapy, exercise therapy.

DESARROLLO DEL TEMA

La estructura de la columna vertebral “normal” tiene forma de una especie de “S” si se mirará desde una perspectiva lateral. Estas curvaturas son denominadas lordosis y cifosis; siendo la lordosis cervical y lumbar; y siendo la cifosis dorsal y sacra1. Son de esta forma para así poder distribuir la carga de forma biomecánica y ser capaz de afrontar el movimiento. Si se observará desde posterior se vería una línea recta vertical.

Cuando esto no ocurre, y se ve desde posterior cierta curvatura que impide que sea recto de forma vertical, es decir, sufre una desviación en el plano frontal, se llamará escoliosis.

Por tanto, la escoliosis es una deformidad tridimensional de la columna vertebral, y muestra una desviación frontal con una curvatura mayor de 10° Cobb. Además, va asociada con una rotación de los cuerpos vertebrales2.

Se le conoce como Escoliosis Idiopática del Adolescente (AIS), ya que es una deformidad que aparece normalmente desde los 11 años hasta los 18 años. La prevalencia es aproximadamente en un 3% de la población, siendo a su vez mayor en niñas3.

El diagnóstico y el tratamiento precoces son fundamentales para una mejor calidad de vida. Los cirujanos ortopédicos suelen identificar de forma precoz estas desviaciones, y así pueden formular un plan de tratamiento. Pero cierto es, que normalmente suelen ser atendidos primero por la barrera de pediatras y médicos de familia, por tanto, su capacidad de reconocer la deformidad de la columna vertebral, puede hacer que se marque la diferencia entre un buen o mal resultado de tratamiento4.

Actualmente, según el consenso de AIS, se sugiere la utilización de aparatos ortopédicos para pacientes con ángulo de Cobb superior a 25°; y que para pacientes con ángulo de Cobb superior a 45°-50° una cirugía2.

Biomecánicamente existe una gran curvatura en el plano frontal, siendo la curvatura del plano sagital normal. Normalmente, por encima o por debajo de esa curva inicial o principal, se presentan unas curvas compensatorias5. Estas curvas compensatorias son creadas de forma indirecta buscando así el equilibrio.

La curvatura vertebral más significativa se forma en la vértebra ápex de la curva, donde los pedículos y las láminas se acortan y engrosan en el lado cóncavo. El canal vertebral se vuelve asimétrico y se estrecha en el lado convexo5. Se ha observado una asociación entre la curvatura convexa izquierda en las personas zurdas6.

Existen dos tipos de escoliosis, estos son: la escoliosis postural y la escoliosis estructural o idiopática. En la escoliosis postural no presenta cambios óseos ni debilidad muscular, en cambio, en la escoliosis estructural existe la deformidad verdadera de la columna vertebral7.

Como su nombre indica, escoliosis idiopática, aún no se sabe el origen y su causa. Si se conociera, podríamos tener más información y así se podrían mejorar los resultados terapéuticos actuales. Aun así, se han investigado diversas hipótesis, que aún no muestran una aprobación unánime y sigue habiendo gran controversia.

En estas hipótesis se distinguen factores intrínsecos y extrínsecos. Factores intrínsecos como: factores genéticos, biomecánica de la postura erecta, crecimiento vertebral asimétrico, discos y ligamentos anormales. Y factores extrínsecos como: asimetría corporal, sistema nervioso anormal, anomalía muscular o costal, osteoporosis, anomalías plaquetarias o de la melatonina.

Como ya se ha comentado previamente la escoliosis en función del grado Cobb se utilizará un tratamiento conservador (si fuera menor de 25°), un tratamiento ortopédico (si fuera mayor de 25°), y un tratamiento quirúrgico (si fuera mayor de 45°-50°).

El objetivo de tratamiento va encaminado a frenar la progresión de la curva, y prevenir el desarrollo de patrones posturales anormales8. Se ha observado que se puede conseguir ese objetivo mediante una intervención precoz que incluya ejercicios y reeducación postural.

La fisioterapia forma un papel muy importante y se recomienda que sea la primera línea de tratamiento para evitar y prevenir la cirugía. Se ha demostrado que, con el ejercicio terapéutico, sobre todo, en la adolescencia temprana, se mejoran los ángulos de Cobb y también se reduce la prescripción de corsés.

El ejercicio terapéutico puede proporcionar una mejora en la flexibilidad de la columna y tejidos adyacentes, además de la liberación de sustancias moduladoras del dolor9 (resultantes del ejercicio físico). Además, se pueden encontrar mejoras en la capacidad pulmonar, en alguna ocasión10. La mejora de la postura es otro acontecimiento que ocurre gracias al ejercicio terapéutico. Es por esto, que la autocorrección, autoelongación y el control postural, puedan haber ayudado a estirar los tejidos del lado cóncavo y a modificar la tensión en el lado convexo. Un aspecto clave para comprender los ejercicios para escoliosis, sería la activación de los músculos estabilizadores de columna, como son los multífidos, transverso del abdomen, los rotadores, etc. Con ello se mejora el equilibrio postural y mejoras en la resistencia y fuerza muscular11.

Los corsés a pesar de su eficacia ya que frena la progresión de la curvatura, se ha demostrado que provoca estrés y aprensión en los adolescentes, ya que tienen que llevarla durante meses y años. La educación, asesoramiento y orientación adecuada, puede ayudarles tanto a los niños como a los padres12.

Como última línea de tratamiento se propone la cirugía. Esta podría tener ciertas complicaciones, como son: la lesión neurológica, complicaciones relacionadas con la posición, pseudoartrosis, progresión de la curva, hemorragia intraoperatoria, infección, deformidad de la espalda plana, tromboembolismo o complicación pulmonar, pérdida visual o algún problema relacionado con los implantes13-18.

 

CONCLUSIONES

La escoliosis idiopática es una patología con una progresión natural, en la cual se podría ralentizar la evolución y mejorar los síntomas mediante fisioterapia. El ejercicio terapéutico con la supervisión de un fisioterapeuta puede mostrar beneficios y frenar el aumento de grados Cobb en adolescentes. Además de reducir síntomas de dolor.

Un enfoque de equipo formado por un cirujano ortopédico, un ortopeda, una enfermera y un fisioterapeuta hace que el tratamiento de estos pacientes sea un éxito.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Glassman SD, Berven S, Bridwell K, Horton W, Dimar JR. Correlation of radiographic parameters and clinical symptoms in adult scoliosis. Spine. 2005; 30(6): 682-8. Epub 2005/ 03/17.
  2. Gacitúa MV, González MC, Sanz C, et al. Consenso de escoliosis idiopática del adolescente. Arch Argent Pediatr 2016; 114(6):585-94.
  3. Weinstein SL. Adolescent idiopathic scoliosis: prevalence and natural history. Instructional Course Lectures. 1989; 38: 115- 28. Epub 1989/01/01.
  4. Chin KR, Price JS, Zimbler S. A guide to early detection of scoliosis. Contemp Pediatr 2001; 18(9):77–103.
  5. Sevastik B, Xiong B, Sevastik J, Lindgren U, Willers U. Ribvertebral angle asymmetry in idiopathic, neuromuscular and experimentally induced scoliosis. European spine journal: official publication of the European Spine Society, the European Spinal Deformity Society, and the European Section of the Cervical Spine Research Society. 1997; 6(2): 84-8. Epub 1997/01/01.
  6. Goldberg CJ, Moore DP, Fogarty EE, Dowling FE. Handedness and spinal deformity. Studies in Health Technology and Informatics. 2006; 123: 442-8. Epub 2006/11/17.
  7. Sarnadskiy VN. Classification of postural disorders and spinal deformities in the three dimensions according to computer optical topography. Studies in Health Technology and Informatics. 2012; 176: 159-63. Epub 2012/06/30.
  8. Negrini S, Antonini G, Carabalona R, Minozzi S. Physical exercises as a treatment for adolescent idiopathic scoliosis. A systematic review. Pediatric Rehabilitation. 2003; 6(3-4): 227-35. Epub 2004/01/10.
  9. Smorgick Y, Mirovsky Y, Baker KC, et al. Predictors of back pain in adolescent idiopathic scoliosis surgical candidates. J Pediatr Orthop 2013; 33(3):289-92.
  10. Kumar A, Kumar S, Sharma V, et al. Efficacy of Task Oriented Exercise Program Based on Ergonomics on Cobb’s Angle and Pulmonary Function Improvement in Adolescent Idiopathic Scoliosis- A Randomized Control Trial. J Clin Diagnostic Res 2017; 11(8):1-4.
  11. Koumantakis GA, Watson PJ, Oldham JA. Trunk muscle stabilization training plus general exercise versus general exercise only: randomized controlled trial of patients with recurrent low back pain. Phys Ther 2005; 85(3):209-25.
  12. Misterska E, Glowacki M, Latuszewska J. Female patients’ and parents’ assessment of deformity- and brace-related stress in the conservative treatment of adolescent idiopathic scoliosis. Spine. 2012; 37(14): 1218-23. Epub 2012/02/09.
  13. D.K. Hamilton, J.S. Smith, C.A. Sansur, S.D. Glassman, C.P. Ames, S.H. Berven, D.W. Polly, J.H. Perra, D.R. Knapp, O. Boachie-Adjei, R.E. McCarthy, C.I. Shaffrey, Rates of New Neurological Deficit Associated with Spine Surgery Based on 108,419 Procedures, Spine (Phila. Pa. 1976). 36 (2011) 1218–1228. doi:10.1097/brs.0b013e3181ec5fd9.
  14. R.A. Lehman, L.G. Lenke, K.A. Keeler, Y.J. Kim, J.M. Buchowski, G. Cheh, C.A. Kuhns, K.H. Bridwell, Operative treatment of adolescent idiopathic scoliosis with posterior pedicle screw-only constructs minimum three-year follow-up of one hundred fourteen cases, Spine (Phila. Pa. 1976). 33 (2008) 1598–1604. doi:10.1097/BRS.0b013e318178872a.
  15. J.A. Rihn, J.Y. Lee, W.T. Ward, Infection after the surgical treatment of adolescent idiopathic scoliosis: Evaluation of the diagnosis, treatment, and impact on clinical outcomes, Spine (Phila. Pa. 1976). 33 (2008) 289–294. doi:10.1097/BRS.0b013e318162016e.
  16. M.A. Myers, S.R. Hamilton, A.J. Bogosian, C.H. Smith, T.A. Wagner, Visual loss as a complication of spine surgery: A review of 37 cases, Spine (Phila. Pa. 1976). 22 (1997) 1325–1329. doi:10.1097/00007632-199706150-00009.
  17. D.L. Reames, J.S. Smith, K.M.G. Fu, D.W. Polly, C.P. Ames, S.H. Berven, J.H. Perra, S.D. Glassman, R.E. McCarthy, R.D. Knapp, R. Heary, C.I. Shaffrey, Complications in the surgical treatment of 19,360 cases of pediatric scoliosis: A review of the scoliosis research society morbidity and mortality database, Spine (Phila. Pa. 1976). 36 (2011) 1484–1491. doi:10.1097/BRS.0b013e3181f3a326.
  18. C.E. Bartley, B. Yaszay, T.P. Bastrom, S.A. Shah, B.S. Lonner, J. Asghar, F. Miyanji, A. Samdani, P.O. Newton, Perioperative and Delayed Major Complications Following Surgical Treatment of Adolescent Idiopathic Scoliosis, J. Bone Jt. Surg. – Am. Vol. 99 (2017) 1206–1212. doi:10.2106/JBJS.16.01331.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos