Esquizofrenia, revisión monográfica

4 abril 2024

 

AUTORES

  1. Silvia Andrés Artal. Graduada en Enfermería. Residencia de Mayores Romareda, IASS, Zaragoza.
  2. María Sandra Ruiz Clavero. Diplomada Universitaria en Fisioterapia. Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza. Servicio Aragonés de Salud. Zaragoza.
  3. Clara Lorente Rodrigo. Graduada en Fisioterapia. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  4. Laura Alejos Telmo. Diplomada en Fisioterapia. Hospital de Alcañiz. Teruel.
  5. Vanesa Anglés Gil. Diplomada en Fisioterapia. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Francisco Javier Ruiz Clavero. Diplomado en Fisioterapia. C.S Fuentes Norte, Servicio Aragonés de Salud. Zaragoza.

 

RESUMEN

La esquizofrenia es una enfermedad mental, trastorno del cerebro que puede afectar a la percepción, pensamiento, humor y conducta, afectando alrededor del 20% de la población y siendo la prevención de estos problemas de salud especialmente importante en el ámbito de la Atención Primaria, puesto que debería ser el punto clave de detección precoz1.

Hoy en día en España existirían alrededor de 400000 personas diagnosticadas de esquizofrenia2.

PALABRAS CLAVE

Esquizofrenia, enfermería.

ABSTRACT

The schizophrenia is a mental illness, a disorder of the brain which can affect the perception, the thought, the humor and the behaviour, affecting 20 % of the population, and being the prevention of these health problems of specially importance in the area of the Primary Care, as it should be the key point of precocious detection1.

Today in Spain there are around 400,000 people diagnosed with schizophrenia 2.

KEY WORDS

Nursing, schizophrenia.

DESARROLLO DEL TEMA

La esquizofrenia es un trastorno psicótico, puesto que los pacientes, a veces, parecen perder el contacto con la realidad, entre los más graves conocidos, de afectación multisistémica, caracterizado por síntomas positivos y negativos o de déficit, cognitivos y afectivos, de carácter crónico que supone una gran pérdida de la calidad de vida familiar y que implica una serie de disfunciones a diferentes niveles siendo una de las diez primeras causas de discapacidad por enfermedad según la OMS2-3-4-5 .

La incidencia anual media de la esquizofrenia, similar en todo el mundo, se estima en un 20-40/100000/año, siendo mayor en varones, desarrollando alrededor del 1% de la población trastornos esquizofrénicos a lo largo de su vida2-3.

Suele comenzar durante la adolescencia; en varones debuta a edades más tempranas, afectando de forma similar a ambos sexos, y soliendo ser además en varones de peor pronóstico3-6.

Se caracteriza por tres fases (aguda, de estabilización y estable), que pueden fusionarse.

Normalmente se alternan los episodios psicóticos agudos con fases estables de remisión total o parcial, quedando habitualmente síntomas residuales entre los episodios y su remisión completa no es frecuente3-7,8.

SIGNOS Y SÍNTOMAS:

  1. Trastornos del contenido del pensamiento: como ideas delirantes y pobreza del contenido del pensamiento.
  2. Trastornos formales del pensamiento: incoherencia, ausencia de lógica, bloqueos, perseveración, ecolalia, neologismos, aumento de latencia de las respuestas.
  3. Alteraciones de la percepción: como alucinaciones auditivas, así como visuales e incluso en algunos casos cinestesias o táctiles, gustativas y olfatorias.
  4. Trastornos de la afectividad: como reducción de la reactividad emocional, afectividad inapropiada o depresión postpsicótica.
  5. Trastornos del movimiento y de la conducta: mutismo, negativismo, rigidez, adopción de posturas con festividad cérea, estereotipias, manierismos, ecopraxia, obediencia automática, apatía, conducta extravagante o desorganizada, actos inmotivados, auto y hetereoagresividad e inadecuación sexual.
  6. Trastornos cognitivos: déficit de atención y de la memoria, alteraciones en funciones ejecutivas de planificación y abstracción.
  7. Signos y síntomas físicos: alteraciones deL equilibrio y propiocepción, ausencia de contacto ocular, fijación de la mirada, aumento de la frecuencia de parpadeo y alteraciones del movimiento de seguimiento ocular y alteraciones del sueño3-4.

 

DETECCIÓN O DIAGNÓSTICO:

La aparición de un Primer Episodio Psicótico (PEP) puede ser brusca (mejor pronóstico), o insidiosa (la más frecuente y de pronóstico peor), y detectarse en cualquier nivel de la red asistencial, desde un Servicio de Urgencias hasta el Nivel Primario de salud9.

La esquizofrenia se diagnostica cuando dos o más de los síntomas característicos persisten por lo menos durante 6 meses y provocan un deterioro significativo del funcionamiento en el trabajo, los estudios o vida social9.

Además, se han observado diferencias en la estructura del cerebro y el sistema nervioso central de las personas con esquizofrenia3.

TIPOS DE ESQUIZOFRENIA:

Existen diferentes tipos de esquizofrenia, y según la CIE-10 podemos clasificar el curso del trastorno, en un rango que va desde continua hasta remisión completa, debiendo estar presentes los síntomas durante la mayor parte del tiempo durante un mes o más3.

 

Esquizofrenia paranoide:

  • La más frecuente y de aparición más tardía (30 a 35 años).
  • La de mejor pronóstico, menor deterioro y mejor respuesta al tratamiento.
  • En la que se detecta la mayor carga genética.
  • Predomina el componente delirante de carácter persecutorio y autorreferencial, alucinaciones auditivas, aumento de desconfianza y suspicacia y alucinatorio, sin claras alteraciones en la afectividad, en el lenguaje y sin mostrar un comportamiento catatónico asociado.
  • La disgregación y desorganización del pensamiento y conducta son poco llamativas al igual que el aplanamiento y la anhedonia.

 

Esquizofrenia catatónica:

  • Tiene un comienzo agudo y un pronóstico intermedio entre las diferentes formas clínicas.
  • Predominan las alteraciones de la psicomotricidad: estupor, rigidez, negativismo.

 

Desorganizada o Hebefrénica:

  • Inicio en edades tempranas (25 años).
  • Curso insidioso y con mal pronóstico, con gran deterioro personal y social.
  • Predomina la desorganización del pensamiento y de la conducta.
  • Las ideas delirantes y alteraciones sensoperceptivas quedan en un segundo plano.
  • Gran incoherencia, pobre contacto con la realidad.
  • Embotamiento afectivo (pocos recursos propios y dificultades para aprender otros).
  • Cavilaciones carentes de toda lógica que a veces obligan a hacer diagnóstico diferencial con retraso mental.

 

Simple:

  • Inicio en la pubertad.
  • De mal pronóstico.
  • Predominio de apatía, desinterés, frialdad afectiva, retracción social.
  • Pocos síntomas productivos con empobrecimiento progresivo.

 

Residual:

  • Cuando se ha producido al menos un episodio de esquizofrenia, pero en el cuadro clínico actual no es acusada la existencia de ideas delirantes, alucinaciones, comportamiento o un lenguaje desorganizado,
  • Sobresalen principalmente los síntomas negativos (aislamiento emocional, social, pobreza del lenguaje, falta de interés).

 

Indiferenciada:

  • Si no reúne los criterios de los subtipos anteriores o presenta varios de ellos3.

 

PRONÓSTICO:

Existe un factor determinante para la evolución de la esquizofrenia, es la emoción expresada (EE), que mide las actitudes de los cuidadores hacia el enfermo.10 Formada por crítica, hostilidad y sobreimplicación emocional, constatando que tienen cuatro veces más probabilidad de recaídas los pacientes con familias de alta EE que los de baja, siendo la EE el mejor indicador de recaída en esquizofrenia11,12.

 

CAUSAS:

A día de hoy no se conoce la causa de la esquizofrenia, aunque se piensa que factores ambientales, desajustes en los neurotransmisores cerebrales que se producen de forma natural como la dopamina y glutamato y la genética pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad, así como el consumo de drogas2,3.

 

TRATAMIENTO:

La esquizofrenia requiere habitualmente tratamiento tanto farmacológico como terapia psicosocial tanto individual como familiar, pudiendo ser necesaria en algunos casos la internación temporal 9.

Los fármacos antipsicóticos suelen ser los de elección para el tratamiento de la esquizofrenia, ya que funcionan actuando sobre la dopamina, controlando así los signos y síntomas de la enfermedad9.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. De Casas S, Maganto A, Lamas N, Bielsa I, Cledera E, López JA. Epidemiología de los problemas de salud mental.  Metas de enfermeríaVol. 6, Nº. 52, 2003 ; 12-17.
  2. Rebolledo S, Lobato MJ. Cómo afrontar la esquizofrenia. Una guía para familiares, cuidadores y personas afectadas. Madrid: Aula Médica S.L; 2005.
  3. Vallejo J, director. Bulbena A, Menchón JM. Introducción a la psicopatología y la psiquiatría. 7ª ed. Barcelona: Elsevier; 2011.
  4. Tobin C. Cuerpo y salud. Las esquizofrenias, una guía para familiares y pacientes. Barcelona: Paidós Ibérica S.A.; 2006.
  5. Arribas MP, Martínez JJ, Pedrós A, Tomás A, Villar J. Convivir con la esquizofrenia. Una guía de apoyo para familiares. Valencia: Promolibro; 1996.
  6. Lozano R. Psicoeducación familiar en pacientes con primer episodio psicótico, como intervención temprana en el Centro de Salud Mental. Nure Inv  2006 mar-abr; 3(21). http://www.nureinvestigacion.es/ponencia_detalle.cfm?ID_PONENCIA=19&ID_PONENCIA_INI=1
  7. Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre la Esquizofrenia y el Trastorno Psicótico Incipiente. Fòrum de Salut Mental, coordinación. Guía de Práctica Clínica sobre la Esquizofrenia y el Trastorno Psicótico Incipiente. Madrid: Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Consumo. Agència d’Avaluació de Tecnologia i Recerca Mèdiques; 2009. Guía de Práctica Clínica: AATRM. Nº 2006/05-2.
  8. Orellana J, Ortega G, Ortiz J. Síntomas prodrómicos en los pacientes diagnosticados de esquizofrenia, en el centro de reposo y adicciones, entre los años 1994 – 2009, Cuenca. [Tesis]. Universidad de Cuenca Facultad de Ciencias Médicas escuela de medicina; 2010.
  9. Ruiz-Iriondo M, Salaberria K, Echeburúa E. Análisis y tratamiento psicológico de la esquizofrenia en función de los estadios clínicos. Revisión. Actas Españolas de Psiquiatría 2013; 41(1): 52-59.
  10. Benítez E, Chávez E, Ontiveros M. Crianza y esquizofrenia. Salud Mental. 2005; 28 (2).
  11. Godoy JF, Muela JA. El estrés en la esquizofrenia: La emoción expresada. Revista Española de Motivación y Emoción. Vol. 4 Nº. 3 y 7, 2002 ; 87-100.
  12. Muela JA, Godoy JF. Programas actuales de intervención familiar en esquizofrenia. Psicothema. 2001; 13 (1): 1-6.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos