Fractura de húmero proximal. Monográfico

17 abril 2024

 

AUTORES

  1. Ana Cristina Bastarós Andrés. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Ana Isabel Sanz Domingo. Enfermera en el Centro de Salud Miralbueno – Garrapinillos. Zaragoza. España.
  3. Ana Cristina Santiago Couso. Enfermera en el Hospital San Juan de Dios. Zaragoza. España.
  4. Iris Martín Lanzuela. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  5. Susana Martínez Cabriada. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  6. Almudena Brualla Rodríguez. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.

 

RESUMEN

La fractura de húmero proximal afecta la región superior del hueso del brazo, específicamente en la parte cercana al hombro. El húmero es el hueso largo que se extiende desde el hombro hasta el codo, y su región proximal se encuentra cerca de la articulación del hombro. Una fractura en esta región puede tener implicaciones significativas para la movilidad y la funcionalidad del brazo, así como para la articulación del hombro.

La fractura de húmero proximal puede ocurrir debido a diversas circunstancias, como accidentes, caídas o traumatismos deportivos. Esta lesión no solo causa dolor y malestar inmediato, sino que también puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y la funcionalidad del paciente si no se trata adecuadamente.

El pronóstico y el tratamiento de la fractura de húmero proximal varían según la gravedad de la fractura, la edad del paciente y otros factores individuales.

Es importante buscar atención médica inmediata si se sospecha una fractura de húmero proximal para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno, lo que puede mejorar significativamente el pronóstico y reducir el riesgo de complicaciones a largo plazo.

PALABRAS CLAVE

Fractura, humero, proximal, etiología, diagnóstico, tratamiento.

ABSTRACT

The proximal humerus fracture affects the upper region of the arm bone, specifically near the shoulder. The humerus is the long bone that runs from the shoulder to the elbow, and its proximal region is located near the shoulder joint. A fracture in this region can have significant implications for the mobility and functionality of the arm, as well as the shoulder joint.

Proximal humerus fracture can occur due to various circumstances, such as accidents, falls, or sports trauma. Not only does this injury cause immediate pain and discomfort, but it can also have a significant impact on the patient’s quality of life and functionality if not treated properly.

The prognosis and treatment of proximal humerus fracture vary depending on the severity of the fracture, the patient’s age, and other individual factors.

It is important to seek immediate medical attention if a proximal humerus fracture is suspected in order to obtain a proper diagnosis and timely treatment, which can significantly improve the prognosis and reduce the risk of long-term complications.

KEY WORDS

Fracture, humerus, proximal, etiology, diagnosis, treatment.

DESARROLLO DEL TEMA

La fractura de húmero proximal, una lesión ósea que afecta al brazo superior, es un problema médico significativo que puede surgir debido a diversos tipos de traumas y accidentes. Esta lesión puede variar desde fracturas estables y no desplazadas hasta fracturas complejas y desplazadas.

Exploraremos la complejidad de la fractura de húmero proximal, considerando su impacto en la calidad de vida y la funcionalidad del paciente. Además, se enfocará en los aspectos clave de esta lesión, incluyendo su etiología y los avances en diagnóstico y tratamiento y por último la rehabilitación específica.

ETIOLOGÍA:

La fractura del húmero puede ser causada por diversos tipos de lesiones traumáticas. Algunas de las causas más comunes de las fracturas del húmero incluyen1:

  • Trauma directo: Un impacto directo en el brazo, como el resultado de un accidente automovilístico, una caída desde una altura, o un golpe directo en el brazo, puede provocar una fractura del húmero.
  • Caídas: Las caídas son una causa común de fracturas del húmero, especialmente en personas mayores. Las personas mayores tienen un mayor riesgo de fracturas debido a la pérdida de densidad ósea relacionada con la edad, lo que debilita los huesos y los hace más propensos a fracturas por caídas incluso desde una altura baja.
  • Accidentes deportivos: Las lesiones deportivas, especialmente en deportes de contacto o deportes de alto impacto, pueden provocar fracturas del húmero. Los deportes como el fútbol, el hockey y el ciclismo pueden aumentar el riesgo de fracturas debido a las caídas o a los impactos fuertes durante el juego.
  • Accidentes laborales: Las lesiones laborales, especialmente en ocupaciones que implican trabajar con maquinaria pesada o en entornos peligrosos, pueden provocar fracturas del húmero debido a accidentes en el lugar de trabajo.
  • Lesiones por estrés: En algunos casos, las fracturas del húmero también pueden ser el resultado de lesiones por estrés repetitivo, que ocurren gradualmente debido a actividades repetitivas y tensiones constantes en el hueso.

 

FACTORES DE RIESGO:

La fractura de húmero puede estar influenciada por varios factores de riesgo. Algunos de los factores comunes incluyen1,2:

  • Edad: A medida que envejecemos, nuestros huesos tienden a perder densidad ósea, volviéndose más frágiles y susceptibles a fracturas. Las personas mayores tienen un mayor riesgo de fracturas del húmero debido a la osteoporosis y a la disminución de la densidad mineral ósea.
  • Osteoporosis: La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la pérdida de densidad ósea y la debilidad del hueso, lo que aumenta significativamente el riesgo de fracturas en cualquier parte del cuerpo.
  • Género: Las mujeres tienen un mayor riesgo de osteoporosis en comparación con los hombres, lo que las coloca en mayor riesgo de fracturas del húmero y otras fracturas relacionadas con la osteoporosis.
  • Historial familiar: Si tienes antecedentes familiares de osteoporosis o fracturas, tu riesgo de fractura de húmero puede ser mayor debido a factores genéticos que afectan la densidad ósea.
  • Estilo de vida: Un estilo de vida sedentario o la falta de actividad física regular pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas. Por otro lado, la participación en deportes de alto impacto o actividades que pueden causar caídas aumenta el riesgo de fracturas.
  • Nutrición: Una dieta pobre en calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea.
  • Consumo de alcohol y tabaco: El consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo pueden debilitar los huesos.
  • Enfermedades crónicas: Algunas enfermedades crónicas, como la artritis reumatoide y ciertos trastornos hormonales, pueden debilitar los huesos.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos, como los corticosteroides y ciertos medicamentos para la epilepsia, pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas.

 

Es importante tener en cuenta estos factores de riesgo y tomar medidas preventivas, como mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, evitar el consumo excesivo de alcohol y no fumar, para reducir el riesgo de fracturas. Además, las personas con factores de riesgo deben hablar con sus médicos para evaluar su riesgo específico y tomar medidas preventivas adecuadas.

TIPOS DE FRACTURA DE HUMERO PROXIMAL3:

Las fracturas de húmero proximal son aquellas que ocurren en la región más cercana al hombro. Esta área del hueso del brazo es conocida como la epífisis proximal del húmero. Las fracturas en esta zona pueden presentar diferentes características y patrones, y su clasificación puede basarse en varios factores, como la ubicación específica de la fractura, la orientación y el grado de desplazamiento. A continuación, se describen algunos tipos comunes de fracturas de húmero proximal:

  • Fractura del cuello anatómico:

 

– Ocurre en la región del cuello anatómico del húmero.

– Puede clasificarse como desplazada o no desplazada.

– Este tipo de fractura puede afectar la irrigación sanguínea en la cabeza del húmero, lo que puede tener implicaciones para la cicatrización.

  • Fractura del cuello quirúrgico:

 

– Ocurre en la región del cuello quirúrgico del húmero.

– Al igual que la fractura del cuello anatómico, puede clasificarse como desplazada o no desplazada.

– También puede afectar la irrigación sanguínea y tiene implicaciones para el tratamiento.

  • Fractura de la cabeza del húmero:

 

– Involucra la parte superior y esférica del hueso.

– Puede clasificarse según la extensión del desplazamiento y la participación de la articulación glenohumeral.

  • Fractura del tubérculo mayor:

 

– Implica la rotura del tubérculo mayor del húmero, que es una protuberancia en la parte superior del hueso.

– Puede ser el resultado de lesiones en la articulación del hombro.

  • Fractura del tubérculo menor:

 

– Implica la rotura del tubérculo menor del húmero.

– Puede ser causada por traumatismos o lesiones repetitivas.

  • Fractura de la diáfisis:

 

– Ocurre en la parte del húmero entre las regiones proximal y distal.

– Puede clasificarse según la ubicación específica y el grado de desplazamiento.

  • Fractura-luxación:

 

– Involucra tanto la fractura del húmero proximal como la luxación de la articulación glenohumeral.

 

SÍNTOMAS DE LA FRACTURA DE HÚMERO PROXIMAL:

Los síntomas de una fractura de húmero proximal pueden variar según la gravedad de la lesión y la presencia de otros factores asociados. Algunos de los síntomas comunes incluyen1,2:

  • Dolor:

 

– Dolor intenso en el área del hombro y el brazo afectado.

– El dolor puede aumentar con el movimiento del brazo.

  • Inflamación y hematomas:

 

– Hinchazón alrededor del hombro y el brazo.

– Posiblemente, la aparición de hematomas en la zona afectada.

  • Deformidad o cambio en la forma del brazo:

 

– En algunos casos, la fractura puede causar una deformidad evidente o un cambio en la forma normal del brazo.

  • Dificultad para mover el brazo:

 

– Dificultad o imposibilidad para mover el brazo afectado.

– Limitación del rango de movimiento en el hombro.

  • Crepitación:

 

– En algunos casos, puede producirse un sonido de crepitación o roce al mover el brazo, especialmente si la fractura es desplazada.

  • Entumecimiento o hormigueo:

 

– Entumecimiento o hormigueo en el brazo, lo cual podría indicar daño a los nervios circundantes.

  • Disminución de la fuerza en el brazo:

 

– Pérdida de fuerza en el brazo afectado, especialmente al intentar levantar objetos o realizar actividades cotidianas.

 

DIAGNÓSTICO DE LA FRACTURA DE HÚMERO:

Para el diagnóstico de la fractura de húmero proximal serán necesarias varias pruebas dependiendo de la gravedad de la lesión. Entre ellas se encuentran1,4:

  • Historia clínica y examen físico:

 

– El médico evaluará los síntomas, la historia del trauma y llevará a cabo un examen físico para evaluar el área afectada, la movilidad y cualquier deformidad.

  • Radiografías:

 

– Las radiografías son la herramienta de diagnóstico principal para confirmar la presencia de una fractura, determinar la ubicación exacta y evaluar la gravedad de la fractura.

  • Tomografía computarizada:

 

– En algunos casos, especialmente si la fractura es compleja o hay sospecha de daño a las estructuras circundantes, se puede realizar una tomografía computarizada para obtener imágenes detalladas del área fracturada.

  • Resonancia magnética:

 

– La resonancia magnética se utiliza para evaluar lesiones de tejidos blandos y vasos sanguíneos, lo que puede ser útil en casos de fracturas complejas o fracturas asociadas con daños a nervios o vasos sanguíneos.

  • Ultrasonido doppler:

 

– Se puede utilizar el ultrasonido doppler para evaluar el flujo sanguíneo y asegurar que no haya daño vascular significativo.

 

TRATAMIENTO DE LA FRACTURA DE HÚMERO5:

El tratamiento específico se determinará en función de la evaluación detallada del médico y las características de la fractura. Es fundamental seguir las recomendaciones médicas y participar activamente en la rehabilitación para lograr una recuperación óptima.

1. Tratamiento conservador:

  • Inmovilización:

 

– Fracturas no desplazadas o con desplazamiento mínimo pueden tratarse con inmovilización mediante un cabestrillo o férula.

– Se busca que el hueso sane en su posición anatómica sin necesidad de intervención quirúrgica.

  • Fisioterapia:

 

– Una vez que la fractura comienza a sanar, se inicia la fisioterapia para mejorar el rango de movimiento y la fuerza en el brazo afectado.

– La terapia puede incluir ejercicios suaves y progresivos.

2. Tratamiento quirúrgico:

  • Reducción abierta y fijación interna:

 

– Se utiliza en fracturas desplazadas o inestables.

– Implica la alineación quirúrgica de los fragmentos de hueso y la fijación con placas y tornillos.

  • Prótesis de hombro:

 

– En algunos casos, especialmente en fracturas graves o fracturas con daño severo en la cabeza del húmero, puede ser necesario reemplazar la articulación del hombro con una prótesis.

  • Artroplastia reversa de hombro:

 

– Se considera en casos de fracturas complejas o en presencia de lesiones irreparables del manguito de los rotadores.

– Consiste en invertir los componentes de la prótesis de hombro estándar.

3. Rehabilitación:

– La fisioterapia es esencial en la recuperación.

– Comienza con ejercicios suaves para mantener la movilidad y se progresa gradualmente hacia ejercicios de fortalecimiento.

4. Manejo del dolor:

– Se pueden recetar analgésicos o antiinflamatorios para controlar el dolor e inflamación.

5. Seguimiento médico:

– Se realizan radiografías de seguimiento para evaluar la curación.

– El médico monitorea la recuperación y ajusta el plan de tratamiento según sea necesario.

 

COMPLICACIONES DE LA FRACTURA DE HÚMERO:

Las complicaciones asociadas con las fracturas de húmero proximal pueden incluir2,4:

  • Pérdida de movilidad: Las fracturas del húmero pueden causar una pérdida de movilidad en el brazo afectado, especialmente si no se rehabilitan adecuadamente.
  • Dolor crónico: Algunas personas pueden experimentar dolor crónico en el área de la fractura incluso después de la curación, especialmente en casos de fracturas complejas.
  • Dificultad para realizar actividades cotidianas: Las actividades cotidianas como vestirse, bañarse y comer pueden verse afectadas, especialmente si la fractura no se trata adecuadamente.
  • Complicaciones vasculares y nerviosas: En casos graves, las fracturas de húmero pueden dañar vasos sanguíneos y nervios cercanos, lo que puede llevar a complicaciones vasculares y neurológicas.
  • Artrosis: Las fracturas que afectan la articulación del hombro o del codo pueden aumentar el riesgo de desarrollar artrosis en el futuro.

 

PRONÓSTICO DE LA FRACTURA DE HÚMERO PROXIMAL:

En general, la mayoría de las fracturas de húmero proximal tienen un buen pronóstico cuando son tratadas adecuadamente. Aquí hay algunos puntos clave sobre el pronóstico de las fracturas de húmero1,4:

  • Tratamiento temprano: Un diagnóstico y tratamiento temprano son fundamentales para un buen pronóstico. Las fracturas de húmero deben ser evaluadas y tratadas por un profesional médico para asegurar una alineación adecuada de los fragmentos de hueso y para evitar complicaciones.
  • Tipo de fractura: Las fracturas estables y no desplazadas generalmente tienen un mejor pronóstico que las fracturas desplazadas o inestables. Las fracturas cerca de las articulaciones pueden afectar la movilidad y pueden requerir un manejo cuidadoso para evitar la rigidez articular.
  • Edad del paciente: La edad del paciente juega un papel importante en el pronóstico. En personas jóvenes y saludables, los huesos tienden a sanar más rápido y con menos complicaciones. Sin embargo, en personas mayores, especialmente aquellas con osteoporosis, la curación puede ser más lenta y el riesgo de complicaciones es mayor.
  • Calidad del tratamiento y rehabilitación: La calidad del tratamiento inicial, la cirugía si es necesaria, y la rehabilitación son cruciales para el pronóstico. La rehabilitación física ayuda a restaurar la fuerza, el rango de movimiento y la funcionalidad del brazo afectado.
  • Complicaciones: Las complicaciones, como la pérdida de movilidad, dolor crónico o daño a nervios y vasos sanguíneos, pueden afectar el pronóstico. Un manejo adecuado de las complicaciones cuando ocurren es esencial para minimizar el impacto a largo plazo.
  • Seguimiento médico: El seguimiento médico regular es importante para evaluar la progresión de la curación y abordar cualquier problema que pueda surgir durante el proceso de recuperación.

 

Es fundamental seguir las recomendaciones del equipo médico y participar activamente en la rehabilitación para tener el mejor pronóstico posible después de una fractura de húmero. Cada caso es único, por lo que es importante que el paciente se comunique de cerca con su médico para recibir orientación personalizada y atención adecuada.

REHABILITACIÓN6,7:

La rehabilitación después de una fractura de húmero proximal es crucial para restaurar la función normal del brazo, mejorar el rango de movimiento y fortalecer los músculos afectados. El proceso de rehabilitación generalmente se adapta a la gravedad de la fractura y al tipo de tratamiento recibido (conservador o quirúrgico).

1. Fase inicial: Después de la inmovilización inicial, esta etapa se centra en aliviar el dolor, controlar la inflamación y mantener la movilidad articular mínima. La colaboración estrecha con el equipo médico y de fisioterapia es esencial en esta fase para evaluar el estado de la fractura, abordar las necesidades inmediatas de manejo del dolor y preparar el terreno para las etapas posteriores de rehabilitación.

  • Evaluación física:

 

– Un fisioterapeuta realiza una evaluación para determinar el alcance del daño y establecer metas de rehabilitación.

  • Ejercicios de movilización pasiva:

 

– Se realizan ejercicios suaves para movilizar las articulaciones del hombro y codo sin cargar el brazo.

  • Control del dolor e inflamación:

 

– Manejo del dolor con analgésicos según las indicaciones del médico.

– Terapia de frío o calor para controlar la inflamación.

2. Fase Intermedia: Esta etapa se caracteriza por ejercicios que promueven la mejora progresiva de la movilidad y el fortalecimiento muscular inicial. El objetivo principal es restaurar la funcionalidad básica del brazo y preparar los músculos y las articulaciones para cargas más significativas en las fases posteriores.

  • Ejercicios activos asistidos:

 

– Se inician ejercicios para que el paciente comience a mover activamente el brazo, con asistencia si es necesario.

  • Fortalecimiento muscular suave:

 

– Ejercicios de fortalecimiento para los músculos del hombro y brazo, utilizando resistencia leve.

  • Entrenamiento de la marcha:

 

– Si es necesario, se incluyen ejercicios para mejorar la marcha y la postura.

3. Fase Avanzada: En esta etapa, se implementan programas de fortalecimiento más desafiantes y se enfoca en mejorar la estabilidad articular. La introducción de actividades funcionales y deportivas específicas está diseñada para llevar al paciente más cerca de sus niveles de actividad normales.

  • Ejercicios de fortalecimiento progresivos:

 

– Se introducen ejercicios más intensos para fortalecer los músculos del hombro, la espalda y el brazo.

  • Entrenamiento funcional:

 

– Integración de actividades cotidianas y funcionales en la rutina de rehabilitación.

  • Trabajo específico de la articulación:

 

– Ejercicios para mejorar la estabilidad y el rango de movimiento de la articulación del hombro.

  • Entrenamiento de coordinación y equilibrio:

 

– Actividades que mejoran la coordinación y el equilibrio.

4. Fase Final: La fase final de la rehabilitación representa la transición hacia la reintegración completa a las actividades diarias y, en algunos casos, a actividades más exigentes. Esta etapa se enfoca en perfeccionar la funcionalidad del brazo, ajustando la rehabilitación según las demandas específicas del estilo de vida del paciente

  • Actividades laborales o recreativas:

 

– Adaptación gradual a las actividades laborales o recreativas según la capacidad del paciente.

  • Seguimiento continuo:

 

– Revisiones regulares con el fisioterapeuta para evaluar el progreso y realizar ajustes en el plan de rehabilitación.

  • Educación continua:

 

– Información sobre la prevención de futuras lesiones y la importancia del mantenimiento de la salud musculoesquelética.

La rehabilitación en casos de fractura de húmero proximal juega un papel crucial en el proceso de recuperación, ayudando a los pacientes a restaurar la función, el rango de movimiento y la fuerza en el brazo afectado. Esta fase de tratamiento es esencial para mejorar la calidad de vida y minimizar las posibles complicaciones a largo plazo.

 

CONCLUSIÓN

La fractura de húmero proximal es una lesión que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y funcionalidad del paciente. A lo largo de las diversas fases de tratamiento y rehabilitación, se busca restaurar la función normal del brazo, mitigar el dolor y prevenir complicaciones a largo plazo.

La fractura de húmero proximal presenta desafíos particulares, como la variedad de patrones de fractura y la proximidad a estructuras anatómicas críticas. La selección del tratamiento adecuado ya sea conservador o quirúrgico, requiere una evaluación minuciosa por parte del equipo médico para garantizar una recuperación óptima.

La rehabilitación desempeña un papel central en el proceso de recuperación. Desde las fases iniciales, centradas en el control del dolor y la preservación de la movilidad, hasta las etapas avanzadas de fortalecimiento y reintegración funcional, cada fase busca maximizar la capacidad del paciente para realizar actividades cotidianas y volver a niveles de actividad normales.

La fractura de húmero proximal requiere un enfoque integral y personalizado que abarque desde la fase inicial de diagnóstico y tratamiento hasta la rehabilitación y la reintegración funcional. Con un manejo cuidadoso y una rehabilitación adecuada, la mayoría de los pacientes puede recuperar una funcionalidad significativa y mejorar su calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sperling J.W, Rodríguez Merchan EC. Monografías AAOS-SECOT Fracturas del húmero proximal.1ºed. Madrid: Médica Panamericana; 2004.
  2. Egol KA, Koval KJ, Zuckerman JD. Handbook of fractures. 5 th ed. Philadelphia: Wolters Kluwer; 2015.
  3. Álvarez López A, García Lorenzo YC. Fractura del extremo proximal del húmero. AMC [Internet]. 2017 abr [citado 2023 Nov 24];21(2):283-293. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-02552017000200014&lng=es.
  4. Neer CS. Displaced proximal humeral fracture: I classification and evaluation. J Bone Joint Surg Am. 1970; 52- A:1077-89.
  5. Rodríguez EC, Ortega M, Alonso G. Fracturas osteoporóticas: prevención y tratamiento. Madrid: Médica Panamericana; 2003.
  6. Quesnot A, Chanussot J. Rehabilitación del Miembro Superior. Madrid: Médica Panamericana; 2010.
  7. Forthomme B. Reeducación del hombro. Barcelona: Paidotribo; 2007.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos