Género y percepción de la salud.

9 marzo 2023

AUTORES

  1. Mar Aquilué Berdún. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S Seminario.
  2. Gloria Ariño Gadea. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S María de Huerva.
  3. Brocate San Juan, Miriam. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Zaragoza Sector III.
  4. Raquel Moreno Fraile. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S Fuentes Norte.
  5. Ana Ruata Laclaustra. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S Seminario.
  6. María Blanca Vera Sáez-Benito. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S San José Centro.

 

RESUMEN

Según los datos del INE, la percepción positiva de la salud es indirectamente proporcional al aumento de edad. En el Resumen ejecutivo de los principales resultados de la Encuesta de Salud de Cataluña del año 2020, en la que se analizó la percepción de la salud en cuanto al género, las mujeres evaluaron su salud peor que la evaluaron los hombres. Así pues, la variable género es un aspecto a evaluar entre la salud real y la salud percibida.

El objetivo de este estudio es describir las diferencias de percepción de la salud según el género en personas mayores de 70 años pertenecientes a tres centros de salud urbanos.

Para analizar estas variables, se realizó un estudio descriptivo transversal con una muestra de participantes pertenecientes a tres centros de salud urbanos, que debían cumplir los siguientes criterios: Edad igual o mayor a 70 años y Barthel mayor o igual a 90 puntos. Se realizó un cuestionario ad-hoc con las variables: género, nivel de estudios, lugar de vivienda, número de enfermedades crónicas, estudios y percepción de la propia salud. Se realizó un muestreo por conveniencia.

En cuanto a los resultados de la muestra, los hombres evaluaron su salud mejor que las mujeres, sin embargo, hay más mujeres que hombres que evalúan su salud como “muy buena”. No hay diferencias en percepción de la salud y género y número de enfermedades crónicas. Estos resultados coinciden con los de la Encuesta de Salud de Cataluña del año 2020, y los del INE.

 

PALABRAS CLAVE

Género y salud, atención primaria de salud, morbilidad.

 

ABSTRACT

According to INE data, the positive perception of health is indirectly proportional to increasing age. In the Executive Summary of the main results of the 2020 Health Survey of Catalonia, in which the perception of health was analysed in terms of gender, women evaluated their health worse than men. Thus, the gender variable is an aspect to be evaluated between real health and perceived health.

The aim of this study is to describe the differences in health perception according to gender in people over 70 years of age belonging to three urban health centres.

To analyse these variables, a cross-sectional descriptive study was carried out with a sample of participants from three urban health centres, who had to meet the following criteria: Age equal to or greater than 70 years and Barthel greater than or equal to 90 points. An ad-hoc questionnaire was completed with the following variables: gender, level of education, place of residence, number of chronic diseases, education and perception of one’s own health. Convenience sampling was carried out.

Regarding the results of the sample, men evaluated their health better than women, however, there are more women than men who evaluate their health as «very good». There are no differences in health perception and gender and number of chronic diseases. These results coincide with those of the 2020 Health Survey of Catalonia and those of the INE.

 

KEY WORDS

Gender and health, primary health care, mobility.

 

INTRODUCCIÓN

El género es una variable a considerar en el estudio, relacionándola con la percepción de la salud. Guarda relación con otros conceptos, como son el autoestima, la satisfacción con la propia vida, con el bienestar psicológico y con otras más tangibles como son la morbimortalidad, la cronicidad o la agudización de las enfermedades crónicas.

Algunos estudios han concluído que las mujeres refieren mayor percepción positiva de la salud que los hombres, lo que puede ser debido al aumento de bienestar psicológico conforme la edad aumenta. Sin embargo, otros estudios concluyen que las mujeres refieren peor percepción de la salud que los hombres debido a mayores niveles de fatiga y menor realización de actividad física1

Según los datos del INE, la percepción positiva de la salud, es indirectamente proporcional al aumento de edad. En el Resumen ejecutivo de los principales resultados de la Encuesta de Salud de Cataluña del año 2020, en la que se analizó la percepción de la salud en cuanto al género, las mujeres evaluaron su salud peor que la evaluaron los hombres. Así pues, la variable género es un aspecto que evaluar entre la salud real y la salud percibida.

Los resultados que se arrojaron en la Encuesta de salud de Cataluña del año 2020, fueron que el 77% de las mujeres evaluó de forma positiva su salud, frente a un 83,6% de los hombres2.

 

OBJETIVO

El objetivo de este estudio es describir las diferencias de percepción de la salud según el género en personas mayores de 70 años pertenecientes a tres centros de salud urbanos.

 

METODOLOGÍA

Se trata de un diseño descriptivo transversal. Se realizó un muestreo tipo por conveniencia en el ámbito de la Atención Primaria, del 1 al 31 de mayo del año 2021.

Los criterios de inclusión fueron edad igual o mayor a 70 años y escala de Barthel mayor o igual a 90 puntos. Los criterios de exclusión fueron diagnóstico previo de demencia y/o enfermedades crónicas avanzadas y/o expectativa de vida menor a 12 meses y/o factores que supongan un riesgo para la salud del participante o investigadores.

Se utilizó un cuestionario ad-hoc que recoge variables sociodemográficas, de la salud de la persona y de percepción de la salud.

La selección de participantes se realizó a partir de bases de datos de personas pertenecientes a tres centros de atención primaria urbanos, resultando una muestra de 55093 personas.

De esta muestra, se seleccionó a participantes con una edad igual o mayor de 70 años, obteniendo una muestra de 9657 participantes.

De estas 9657 personas, se realizó un muestreo de conveniencia que cumpliera los criterios de inclusión y exclusión resultando una muestra de 55 pacientes, a los que se les llamó de manera telefónica, y de los que 39 aceptaron participar.

Las variables incluidas en el cuestionario fueron el género, diferenciándose en mujer u hombre; la edad dividida en los siguientes rangos: de 70 a 74 años, de 75 a 79 años, de 80 a 84 años y de 85 a 90 años; el nivel de estudios, clasificándolos en: sin estudios, con estudios primarios, con estudios secundarios y con estudios universitarios; el lugar de vivienda, según si vivían en su propia casa o en el domicilio de un hijo; el número de enfermedades crónicas, de 1 a 3, de 4 a 5 o más de 5 y la percepción de la propia salud, clasificándose en muy mala, mala, regular, buena o muy buena.

La muestra estuvo compuesta por 39 personas, de las cuales, 21 eran mujeres y 18 hombres. 18 personas tenían entre 70 y 74 años, 14 entre 75 y 79 años, 5 entre 80 y 84 años y 2 entre 85 y 90 años.

4 personas no tenían ningún tipo de estudios académicos, 21 personas tenían estudios primarios, 11 personas estudios secundarios y 3 personas disponían de estudios universitarios.

39 personas vivían en su propio domicilio y 1 en la casa de un hijo.

18 personas tenían entre 1 y 3 enfermedades crónicas, 14 entre 4 y 5 y 7 personas más de 5 enfermedades crónicas. Entre las enfermedades más prevalentes se encontraban la Hipertensión arterial y la diabetes mellitus tipo dos.

Los resultados que se obtuvieron en cuanto a la variable objetivo de estudio, la percepción de la salud según el género, fueron los siguientes: del género femenino, ninguna mujer evaluó su salud como muy mala, el 5% la evaluó como mala, el 34% como regular, el 43% como buena, y el 20% como muy buena.

De los hombres, al igual que las mujeres, ninguno valoró su salud como muy mala, el 6% como mala, el 23% como regular, el 71% como buena, y ninguno como muy buena.

 

CONCLUSIONES

Así pues, como conclusiones, podemos afirmar que, en los resultados de esta muestra, los hombres evalúan mejor su salud que las mujeres.

Sin embargo, en esta muestra, hay más mujeres que hombres que perciben su salud como “muy buena”. No hay hombres que evalúen su salud como ”muy buena”.

En esta muestra, no hay diferencia en cuanto a la percepción de la salud y género y número de enfermedades crónicas.

Estos resultados concuerdan con los datos aportados por el INE3 y por la ESCA2 del año 2020, en la que se analizó la percepción de la salud en cuanto al género, en la que el 83,6% de los hombres la evaluó positivamente, frente a un 77,2% de las mujeres.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Vivaldi F, Barra E. Bienestar Psicológico, Apoyo Social Percibido y Percepción de Salud en Adultos Mayores [Internet]. 2012 [citado 18 de enero de 2022]. 30 (30): 23-29. Disponible en: https://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-48082012000200002&script=sci_arttext
  2. Dirección general de planificación en salud. El estado de salud, los comportamientos relacionados con la salud y el uso de servicios sanitarios en Cataluña, 2020. Resumen ejecutivo de los principales resultados de la ESCA del 2020. Barcelona: Generalitat de Catalunya; 2022
  3. Instituto nacional de estadística. La vida de las mujeres y los hombres en Europa. Un retrato estadístico. 2020.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos