Hallux valgus. Diagnóstico y tratamiento.

9 febrero 2024

AUTORES

  1. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  2. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta en SERMAS.
  3. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  4. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  5. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Virginia Moya Álvarez. Facultativa Especialista de Área de Neumología en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

 

RESUMEN

Hallux Valgus es una patología degenerativa, en la cual se sufre una desviación medial del primer metatarsiano y una desviación hacia valgo del resto de dedos. Sufrirá síntomas como dolor, o limitación de la movilidad articular. Por tanto el tratamiento irá enfocado en reducir el dolor y mejorar la sintomatología, si estuviera avanzado el tratamiento quirúrgico será la mejor opción.

PALABRAS CLAVE

Hallux Valgus, revisión, tratamiento, fisioterapia, cirugía

ABSTRACT

Hallux Valgus is a degenerative pathology that presents a medial deviation in the first metatarsal and a valgus deviation in the rest of the fingers. Symptoms caused by Hallux Valgus are: pain or limited joint mobility. Therefore, the treatment will be focused on reducing pain and improving regarding future symptoms. If it is advanced, surgical treatment will be the best option.

KEY WORDS

Hallux valgus, review, treatment, physiotherapy, surgery.

DESARROLLO DEL TEMA

El Hallux Valgus (HV) o juanete es la desviación hacia valgo del ortejo mayor y una desviación medial del primer metatarsiano¹. Además esta desviación se encuentra asociada a una prominencia de la cabeza del primer metatarsiano, y a una inflamación crónica de la bolsa serosa que protege a la articulación. Otros nombres que recibe el Hallux Valgus son: Juanete dorsal, Hallux Limitus, Hallux Dolorosus, metatarsus primus elevatus, y Hallux Equinus, entre otros.

De forma secundaria, las personas que sufren de HV podrán tener deformaciones secundarias como dedos en garra o en mazo, así como metatarsalgia (presencia de dolor en el mediopié).

La edad promedio de las personas que sufren Hallux Valgus se encuentra entre los 40-50 años, y predominantemente en el género femenino².

Por otro lado, la etiología es multifactorial, ya que existen múltiples factores que pueden agravar la aparición de esta patología. Se cuenta con unos factores mecánicos, como son: el uso de zapatos de tacón o el tipo de calzado occidental, estos favorecen la deformidad. También se cree que hay factores genéticos y hereditarios y favorecedores anatómicos³. Suele presentarse de forma bilateral en el 95% de los pacientes⁴. La causa exacta aún no está determinada.

El diagnóstico es puramente clínico. Los pacientes presentan dolor articular mecánico con reducción de la flexión dorsal máxima⁵. Además esta deformación podría ser parte de un círculo vicioso, es decir, a mayor deformación, mayor es la fuerza valguizante de los músculos extensor largo y flexor. De esta forma, el arco total de desplazamiento quedaría reducido y habría disminución del rango articular⁶.

Los síntomas presentes en Hallux Valgus son: Dolor al movimiento y al caminar en el primer dedo del pie; dolor en reposo; dolor en articulaciones vecinas si se ha llegado a modificar la forma de caminar, pudiendo generar cojera también; dificultad de utilizar algún tipo de calzado por la deformidad; complicación a la hora de realizar actividades más elaboradas como correr o inclinarse; y aumento de sensibilidad frente al frío o la humedad, inflamación o hinchazón⁷.

Tratamiento:

Al ser una patología deformante, de forma inicial se intentará usar un tratamiento conservador para paliar la sintomatología, y si este no fuera eficaz ya se valoraría un tratamiento quirúrgico.

En el ámbito ortopédico, se podrían usar medidas como: utilizar zapatos de puntera ancha (además de calzado cómodo y lo suficientemente flexible), o tacón bajo, suela en balancín y ortesis plantar con barra retrocapital⁸. Estas medidas no siempre son bien toleradas por los pacientes, según un estudio de Grady et al.⁸ el 47% de los pacientes respondieron mal. De forma nocturna, puede ser buena opción utilizar contenciones que hacen que la articulación repose y así reducir el dolor.

Los cuidados recibidos en el ámbito podológico son muy importantes para combatir las callosidades plantares, dorsales o pulpares de los dedos⁹.

La fisioterapia cobra gran importancia dentro del tratamiento conservador. En el cual se incluyen técnicas de tracción del eje del primer radio¹⁰, terapia manual, y movilizaciones articulares pasivas. El fisioterapeuta debe enseñar al paciente ejercicios para prevenir molestias o retrasar la evolución de la deformidad¹¹. Estos ejercicios son ejercicios de fortalecimiento de músculos supinadores, de la musculatura del primer dedo del pie. Se pueden enseñar automasajes, movilizaciones y la propia tracción del pulgar, para que el paciente pueda reducir las molestias en su casa.

Las ondas de choque recientemente han mostrado tener resultados positivos¹². Si se utiliza con la dosis y medios adecuados, se puede obtener una rápida recuperación. Mejorando así su calidad de vida y pudiendo incorporar actividades que antes generaban dolor en actividades diarias.

Se ha probado que la infiltración de corticoides puede mejorar la sintomatología⁹. Los AINES pueden reducir la molestia de forma ocasional y a corto plazo.

Hace unos años la cirugía de HV se conocía popularmente como dolorosa y con resultados tardíos, pero actualmente tras el paso de los años y los estudios con evidencia científica, se afirma que para aquellos pacientes con gran inestabilidad de la articulación metatarsofalángica y con Hallux Valgus, la artrodesis es una buena opción para la corrección quirúrgica¹³.

El tipo de cirugía dependerá del estadio en el cual se encuentre el paciente. Estos estadios son:

  • Estadio I: aparece osteofito marginal lateral, con la interlínea conservada.
  • Estadio II: además de lo anterior, hay aplanamiento de la superficie metatarsal, esclerosis subcondral y afectación de la interlínea articular.
  • Estadio III: osteofito dorsal y lateral, afectación de sesamoideos y deterioro grave de la interlínea con un pinzamiento articular.
  • Estadio IV: la destrucción de las superficies articulares es evidente y se asocia con una osteofitosis grave.

 

A continuación se enumerará el tratamiento adecuado en función del estadio en el cual se encuentre:

  • Para el estadio I el tratamiento de elección sería el conservador (previamente comentado).
  • Para el estadio II, técnicas quirúrgicas como la técnica del remodelado artrolisisqueilectomia, u osteotomía de metatarsales o falanges.
  • Para el estadio III, la técnica de remodelado artrolisisqueilectomía, resección artroplastia tipo keller, artrodesis y artroplastia.
  • Para el estadio IV, resección artroplastia tipo Keller, método de Valenti, artrodesis, y artroplastia.

 

CONCLUSIONES

Hallux Valgus es una patología muy común, sobre todo en mujeres. Que puede tener factores de riesgo que agraven o hagan que progrese de forma más rápida la patología. El tratamiento irá enfocado a disminuir la sintomatología en estadios iniciales. En estadios más avanzados se valorará el tratamiento quirúrgico y posterior la rehabilitación postquirúrgica de fisioterapia.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Thomas S, Barrington R. Hallux valgus. Curr Orthop 2003;17:299–307.
  2. Larholt J, Kilmartin TE. Rotational scarf and akin osteotomy for correction of hallux valgus associated with metatarsus adductus. Foot Ankle Int. 2010;31:220-8.
  3. Shereff MJ. Pathophysiology, anatomy, and biomechanics of hallux valgus. Orthopedics 1990;13:939–45.
  4. Asunción J, Martín X. Hallux rigidus: etiología, diagnóstico, clasificación y tratamiento. Rev Ortop Traumatol. 2010;54:321- 8.
  5. Deland JT, Williams BR. Surgical management of hallux rigidus. J Am Acad Orthop Surg. 2012;20:347-58.
  6. Sammarco GJ. Biomechanics of the foot. En: Frankel VH, Nordin M, editores. Basic biomechanics of the skeletal system. Philadelphia: Lea and Febiger; 1980. p. 193–200.
  7. Herrera-Pérez M, Andarcia-Bañuelos C, de Bergua-Domingo J, Paul J, Barg A, Valderrabano V. Propuesta de algoritmo global de tratamiento del Hallux rigidus según la medicina basada en la evidencia. Rev Esp Cir Ortop Traumatol 2014; 58(6):377-86.
  8. Grady JF, Axe TM, Zager EJ, Sheldon LA. A retrospective analysis of 772 patients with hallux limitus. J Am Podiatr Med Assoc. 2002;92:102-8.
  9. Zammit GV, Menz HB, Munteanu SE, Landorf KB. Plantarpressure distribution in older people with osteoarthritis of thefirst metatarsophalangeal joint (hallux limitus/rı ́gidus). JOrthop Res. 2008;26:1665–9.
  10. Talarico LM, Vito GR, Goldtein L, Perler AD. Management of hallux limitus with distraction of the first metatarsophalangeal joint. J Am Podiatr Med Assoc. 2005;95:121-9.
  11. Threlkeld AJ. The effects of manual therapy on connective tissue. Phys Ther 1992;72 (12): 893-902.
  12. Romero M, Martínez A. Alcances de la terapia con ondas de choque extracorpóreas en lesiones músculo-esqueléticas. Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica. 2015; 34(2):27-30.
  13. Machacek M, Easley ME, Gruber F, Rischl P, Trnka HJ. Salvage of the failed Keller resection arthroplasty. JBJS Am. 2004;86ª: 1331-8.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos