Herramientas de detección de la depresión postparto.

8 agosto 2022

AUTORES

  1. Nyulyufer Deyanova Alyosheva, Enfermera en Hospital de Barbastro, España.
  2. Sara Figueres Castel, Enfermera en Centro de Salud de Graus, España.
  3. Gemma García Hoyo, Enfermera en Centro de Salud de Castejón de Sos, España.
  4. Andrea Mazón García, Enfermera en Hospital de Barbastro, España.
  5. Berta Alegría Sallan Ferrer, Enfermera en Hospital de Barbastro, España.
  6. Lydia Clavero Ara, Enfermera en Hospital de Barbastro, España.

 

RESÚMEN

La depresión postparto es un conjunto de síntomas que la madre experimenta después del nacimiento de su bebé, tiene importantes repercusiones para la madre, el bebé, la familia y al vínculo entre estos. Existen tres tipos de depresión postparto, depresión postparto leve o “maternity blues”, depresión mayor postparto y psicosis postparto. Existen diferentes herramientas para detectar la presencia de síntomas depresivos, como la escala de Edimburgo, la escala de depresión Montgomery-Asberg y el inventario de depresión de Beck. Es importante realizar una detección precoz.

 

PALABRAS CLAVE

Depresión, postparto, identificación, diagnóstico.

 

ABSTRACT

Postpartum depression is a set of symptoms that the mother experiences after the birth of her baby. It has important repercussions for the mother, the baby, the family and the link between them. There are three types of postpartum depression, mild postpartum depression or «maternity blues», major postpartum depression and postpartum psychosis. There are different tools to detect the presence of depressive symptoms, such as the Edinburgh Scale, the Montgomery-Asberg Depression Scale and the Beck Depression Inventory. Early detection is important.

 

KEY WORDS

Depression, postpartum, identification, diagnosis.

 

INTRODUCCIÓN

La depresión postparto o depresión puerperal es un conjunto de síntomas que la madre experimenta después del nacimiento de su bebé. Es una enfermedad con características específicas y trae importantes repercusiones para la madre, el bebé, la familia y al vínculo entre ellos. Habitualmente aparece en mujeres primíparas, estas interiorizan en ellas el sentimiento de incapacidad de cuidar a su hijo, en especial en aquellas familias inestables o en embarazos complicados1,2.

Según los estudios epidemiológicos la depresión postparto es uno de los trastornos mentales más prevalentes. La prevalencia en los países desarrollados se encuentra entre un 10-20%, y hasta un 25% en todas las mujeres en edad fértil3,4. Existe mayor predominio en mujeres con un nivel socioeconómico más bajo. Es más frecuente en solteras o con mala relación de pareja, sin apoyo familiar, con acontecimientos estresantes de la vida o si son consumidoras de alcohol y tienen antecedentes de depresión5,6.

Se detecta mayor ansiedad y angustia durante el primer y tercer trimestre. Se muestra que existe una influencia en la aparición de la depresión postparto en situaciones de decepción con el sexo del bebé. Además se ha demostrado menos depresión postparto en mujeres que amamantan a sus hijos respecto a las que no lo hacen7,8.

Los tipos de depresión postparto se pueden clasificar en1,9:

  • Depresión postparto leve o “maternity blues”: es un trastorno leve que ocurre entre el 2º y 4º día después del parto y que desaparece de forma espontánea entre diez días o dos semanas, no suele dejar ningún tipo de secuela.
  • Depresión mayor postparto: se inicia entre la 2ª y 8ª semana después del parto o incluso después de 6 meses de dar a luz. La madre tiene fuertes sentimientos de culpa, incapacidad para cuidar a su hijo y ambivalencia afectiva hacia ella misma.
  • Psicosis postparto: es una enfermedad aguda que se caracteriza por pensamientos e ideas delirantes y pensamientos de dañar al bebé o a ella misma.

Los principales síntomas que puede hacer sospechar de depresión postparto son tristeza, enfado, culpabilidad, soledad, preocupación, inadecuación, irritabilidad y llanto. La madre puede tener sensaciones de querer huir, de no ser capaz de hacer frente a la situación, de agotamiento y de aislamiento. Estos sentimientos pueden durar dos o más semanas y no desaparecer de forma espontánea10,11.

La depresión postparto deja consecuencias en la madre dejando alteraciones emocionales, cognitivas, comportamentales y físicas que en muchas ocasiones comienzan de forma silenciosa y no se tienen en cuenta ya que se presta más atención al recién nacido dejando en un segundo lugar a la madre2,12.

 

OBJETIVO

Encontrar las herramientas de detección de la depresión postparto.

 

METODOLOGÍA

Se ha ejecutado una búsqueda bibliográfica exhaustiva en las bases de datos de Pubmed, Cinahl Plus, Cuiden, Scopus, Google Scholar y Cochrane. Para llevar a cabo la búsqueda se han utilizado las palabras siguientes palabras clave: “depresión”, “post parto”, “identificación” y “diagnóstico”.

 

RESULTADOS

Para detectar de forma precoz la depresión postparto es necesario que la enfermera proporcione una atención individualizada y flexible para identificar síntomas depresivos que puedan ser indicativos de esta patología10.

Se recomienda que se realicen visitas en el hogar por parte de profesionales sanitarios tras el parto. Estas visitas tienen que ser prolongadas en el tiempo para poder llevar a cabo un control más estricto y más eficaz. Los profesionales de enfermería tienen que establecer relación de confianza con la familia, mejorar la autoestima y la seguridad de las madres con respecto al cuidado de los hijos y ofrecer consejos preventivos para los problemas que pueden aparecer durante el desarrollo infantil (llanto, sueño, etc.)10.

Las intervenciones se tienen que centrar en enfoques cognitivos-conductuales, consejería y psicodinámica13.

Existen herramientas que pueden utilizar los profesionales de enfermería para confirmar la presencia de síntomas depresivos en las puérperas.

Por un lado, la escala de Edimburgo es un instrumento que se utiliza para el monitoreo de la depresión postparto, evalúa 10 ítems, se aplica desde el momento del nacimiento hasta 52 semanas postparto. Los resultados con puntuación mayor de 13 nos indican que es probable que sufran una enfermedad depresiva de diversa gravedad. La escala nos indica como se ha sentido la madre durante la semana anterior. En los casos dudosos se recomienda reevaluar en 2 semanas2,10,14.

Por otro lado, la escala de depresión Montgomery-Asberg es sensible a los cambios en los síntomas depresivos derivados del tratamiento, contiene 10 ítems que reflejan los síntomas depresivos10.

Asimismo, el inventario de depresión de Beck, es un test psicométrico de 13 ítems que describen diferentes actitudes y síntomas depresivos. Cada ítem se puntúa del uno al cuatro para indicar la intensidad de los síntomas10.

Para una correcta realización de las escalas es necesario que las madres estén en un ambiente tranquilo e íntimo, sin familiares ni terceras personas presentes, los ítems deben de ser respondidos con la mayor sinceridad posible. Si presentan dificultades a la hora de su realización, los profesionales de enfermería les ayudaran10.

 

CONCLUSIONES

Dado que la depresión postparto es una enfermedad prevalente y su forma de aparición es silente en muchas ocasiones, es importante mediante actividades de enfermería realizar una detección precoz de esta patología. La escala que más se utiliza es la de Edimburgo junto con las visitas individualizadas.

Una vez detectada la depresión postparto es esencial llevar a cabo un correcto control y tratamiento para la enfermedad ya que puede tener consecuencias negativas tanto para la madre, el bebé y su entorno.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Escutia A, Rosas P, Coria I. Frecuencia de depresión posparto en pacientes de dos clínicas de medicina familiar en México. Arch en Med Fam. 2008;9(4):133–6.
  2. Félix TA, Nogueira AG, D’Ávila D, Vieira do Nascimento K, Ximenes RG, Muniz QL. Actuación de enfermería frente a la depresión posparto en las consultas de puericultura. Enfermería Glob. 2013;29:404–19.
  3. Laviña AB. Relación Depresión posparto y Prácticas del parto recomendadas en la Estrategia de atención al parto normal. Nure Inv. 2013;10(63):1–13.
  4. Grier G, Gerargty S. Mind matters: Developing skills and knowledge in postnatal depression. BJM. 2015;23(2):110–4.
  5. Wittkowski A, Gardner PL, Bunton P, Edge D. Culturally determined risk factors for postnatal depression in Sub-Saharan Africa: a mixed method systematic review. J Affect Disord. 2014;163:115–24.
  6. Castellanes G, Gascón AI , Lapeña YR , López F, Pozo S, Rodríguez MJ. Ansiedad y depresión en el embarazo. Rev Presencia. 2011;7(13).
  7. Teixeira C, Figueiredo B, Conde A, Pacheco A, Costa R. Anxiety and depression during pregnancy in women and men. J Affect Disord. 2009;119:142–8.
  8. Borra C, Iacovou M, Sevilla A. New Evidence on Breastfeeding and Postpartum Depression: The Importance of Understanding Women’s Intentions. Matern Child Health J. 2015;19(4):897–907.
  9. Suárez I. Impacto de la intervención enfermera dirigida a mujeres embarazadas como medida preventiva de la depresión posparto. Nure Inv. 2012;9(60):1–17.
  10. Program NBPG. Guías de buenas prácticas en enfermería. Intervenciones para la depresión posparto. Canadá; 2005.
  11. McComish JF, Groh CJ, Moldenhauer JA. Development of a doula intervention for postpartum depressive symptoms: participants recommendations. J Child Adolesc Psychiatr Nurs. 2013;26(1):3–15.
  12. Dois A, Uribe C, Villarroel L, Contreras A. Factores de riesgo asociados a síntomas depresivos post parto en mujeres de bajo riesgo obstétrico atendidas en el sistema público. Rev Med Chil. 2012;140(6):719–25.
  13. Leis JA, Mendelson T, Tandon SD, Perry DF. A systematic review of home-bassed interventions to prevent and treat postpartum depression. Arch Womens Ment Health. 2009;12(1):3–13.
  14. Castañón C, Pinto J. Mejorando la pesquisa de depresión posparto a través de un instrumento de tamizaje, la escala de depresión posparto de Edimburgo. Rev Med Chile. 2008;136:851–8.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos