La espondilitis.

31 enero 2024

AUTORES

  1. Ruth Esther Reynoso Reynoso. TCAE C.R.P.Ntra.Sra.del Pilar.
  2. Maria Elena García López. TCAE HNSG.
  3. Susana Cavero Uruñuela. TCAE HNSG.
  4. Carlos Mayor Gómez. DUE HRV.
  5. Ana Maria López Gil. TCAE HRV.
  6. Maria del Rosario Palomo Medina. TCAE HRV.

 

RESUMEN

La espondilitis tiene una base genética, con predisposición hereditaria, pero también se cree que factores ambientales pueden desencadenar su desarrollo. La enfermedad está asociada frecuentemente con la presencia del antígeno HLA-B27, un marcador genético que aumenta la susceptibilidad. No obstante, no todas las personas con HLA-B27 desarrollarán espondilitis, lo que sugiere que otros elementos, como infecciones, pueden desempeñar un papel en su desarrollo.

PALABRAS CLAVE

Espondilitis, espondilosis, espondiloartropatías, inflamación.

ABSTRACT

Spondylitis has a genetic basis, with a hereditary predisposition, but it is also believed that environmental factors can trigger its development. The disease is frequently associated with the presence of the HLA-B27 antigen, a genetic marker that increases susceptibility. However, not all people with HLA-B27 will develop spondylitis, suggesting that other elements, such as infections, may play a role in its development.

KEY WORDS

Spondylitis, spondylosis, spondyloarthropathies, inflammation.

DESARROLLO DEL TEMA

Las espondiloartropatías o espondiloartritis (EspA), como actualmente se prefiere denominarlas, son una familia heterogénea de enfermedades interrelacionadas que comparten características clínicas, patogénicas, genéticas, radiológicas, epidemiológicas y de respuesta terapéutica, lo que permite que se distingan claramente de otras enfermedades inflamatorias del aparato locomotor, especialmente de la artritis reumatoide (AR). Dentro de este grupo se incluyen en la actualidad: espondilitis anquilosante, artritis reactivas, artritis psoriásica, artritis de la enfermedad inflamatoria intestinal, un subgrupo de artritis crónica juvenil y las espondiloartritis indiferenciadas. Las espondiloartritis tienen una distribución universal, estimándose su prevalencia en torno a un 1,9% de la población general. De los datos actualmente disponibles en la espondilitis anquilosante (EA) podemos apuntar que la incidencia de la enfermedad se calcula en unos 7 casos nuevos por cada 100.000 habitantes/año. Su prevalencia varía en función de la etnia, localización geográfica y, sobre todo, de la frecuencia del HLA-B27 en la población general. En Europa, la prevalencia de la EA se sitúa entre el 0,3 al 1,3%, lo que equivaldría a la presencia de al menos medio millón de pacientes afectos de EA en España. A estas cifras habría que añadir las del resto de las EspA, con lo que la cifra total de afectados por este grupo de enfermedades no es nada despreciable1. Dentro de este grupo de enfermedades nos vamos a centrar en una de ellas que es la espodilitis, así podremos decir que; La espondilitis es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta principalmente a la columna vertebral y las articulaciones sacroilíacas, causando dolor, rigidez y, en casos avanzados, deformidades. Esta afección pertenece al grupo de las espondiloartropatías y puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la padecen. A continuación, exploraremos las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de la espondilitis, abordando estos aspectos de manera accesible y comprensible.

La espondilitis tiene una base genética, con predisposición hereditaria, pero también se cree que factores ambientales pueden desencadenar su desarrollo. La enfermedad está asociada frecuentemente con la presencia del antígeno HLA-B27, un marcador genético que aumenta la susceptibilidad. No obstante, no todas las personas con HLA-B27 desarrollarán espondilitis, lo que sugiere que otros elementos, como infecciones, pueden desempeñar un papel en su desarrollo.

Los síntomas suelen manifestarse de manera gradual y pueden variar en intensidad. El dolor y la rigidez en la espalda baja son comunes, y la sensación de rigidez matutina es característica. La espondilitis también puede afectar otras articulaciones y órganos, dando lugar a síntomas como fatiga, pérdida de apetito y pérdida de peso. La inflamación crónica puede llevar a la formación de nuevas vértebras y la fusión de las articulaciones afectadas, limitando la movilidad1,2.

El diagnóstico de la espondilitis puede ser un desafío, ya que los síntomas pueden superponerse con otras condiciones. El médico generalmente realiza una evaluación clínica, toma en cuenta la historia médica del paciente y ordena pruebas de imagen, como radiografías y resonancias magnéticas, para evaluar la inflamación en la columna vertebral y las articulaciones. Además, las pruebas sanguíneas, incluida la detección del antígeno HLA-B27, pueden proporcionar información adicional para confirmar el diagnóstico.

El tratamiento de la espondilitis tiene como objetivo aliviar los síntomas, mejorar la calidad de vida y prevenir la progresión de la enfermedad. El enfoque puede incluir medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) para controlar el dolor y la inflamación. En casos más graves, se pueden recetar medicamentos modificadores de la enfermedad, como los inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNF), que ayudan a reducir la inflamación y prevenir el daño articular2.

La fisioterapia y el ejercicio son componentes esenciales del tratamiento. La fisioterapia puede ayudar a mejorar la movilidad, fortalecer los músculos y reducir la rigidez. Los ejercicios regulares, especialmente aquellos diseñados para mantener la flexibilidad de la columna vertebral, son fundamentales para manejar la enfermedad a largo plazo.

Además, se alienta a los pacientes a adoptar un enfoque integral que incluya cambios en el estilo de vida, como mantener una postura adecuada, evitar el sedentarismo y practicar técnicas de manejo del estrés. La educación sobre la enfermedad y el apoyo psicológico también desempeñan un papel crucial para ayudar a los pacientes a hacer frente a los desafíos físicos y emocionales asociados con la espondilitis3.

 

CONCLUSIONES

En resumen, la espondilitis es una enfermedad compleja que afecta la columna vertebral y las articulaciones, generando síntomas que van desde dolor y rigidez hasta deformidades en casos avanzados. Su diagnóstico requiere una evaluación cuidadosa que incluya pruebas de imagen y análisis de sangre. El tratamiento, por otro lado, se centra en aliviar los síntomas, prevenir la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente. La combinación de medicamentos, fisioterapia, ejercicio y cambios en el estilo de vida constituye un enfoque integral para abordar la espondilitis y permitir que quienes la padecen lleven una vida plena y activa.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Juan D. Cañete, Eduardo Collantes, José L. Fernández Sueiro y Xabier Juanola. Dosier espondiloartropatías. [internet]. Disponible en: https://www.ser.es/wp-content/uploads/2015/09/Espondiloartropatias.pdf
  2. Espondiloartritis anquilosante [Internet]. Clínica Mayo. 2023 [citado el 14 de diciembre de 2023]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/ankylosing-spondylitis/symptoms-causes/syc-20354808
  3. Espondilitis anquilopoyética: Síntomas, diagnóstico y tratamiento. CUN [Internet]. https://www.cun.es. [citado el 14 de diciembre de 2023]. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/espondilitis-anquilopoyetica

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos