La unidad del paciente

23 noviembre 2023

AUTORES:

  1. Silvia Elena Arriaza Cruz. TCAE. Hospital Nuestra Señora de Gracia. Zaragoza.
  2. Cristina Caballero García. Celadora. Hospital Nuestra Señora de Gracia. Zaragoza.
  3. Ricardo Castellano Sánchez. Celador. Hospital Militar. Zaragoza
  4. Yolanda Fraj Cebrino. Celadora. Hospital General Militar. Zaragoza.
  5. Juan Manuel Omedas Ladislao. Celador. Hospital General Militar. Zaragoza
  6. Beatriz Galisteo Padillo. Celadora. Hospital General Militar. Zaragoza

 

RESUMEN:

La unidad del paciente es conocida como el espacio físico y unipersonal que constituye el habitáculo donde permanece un paciente hospitalizado, dotado de mobiliario y enseres necesarios para que éste pueda ser atendido adecuadamente, dependiendo de la patología que presente.

 

PALABRAS CLAVE:

Paciente, habitación, mobiliario, unidad.

 

ABSTRACT:

Patient’s unit is known as the physical and single-person space that constitutes the room where a hospitalized patient remains, equipped with the necessary furniture and equipment so that he or she can be adequately cared for, depending on the pathology he or she presents.

 

KEY WORDS:

Patient, room, furniture, unit.

 

DESARROLLO DEL TEMA:

La unidad del paciente está constituida por el espacio físico de la habitación, así como del conjunto de objetos y mobiliario que se encuentran disponibles en el mismo, para el uso del enfermo durante su estancia en el centro hospitalario, por lo que el número de unidades de paciente, corresponderá con el número de camas que disponga el hospital. Las habitaciones pueden tener una o más camas, dependiendo de las características de los pacientes. Si la habitación es colectiva, se mantiene la intimidad del paciente con el empleo de biombos o cortinillas.

Los enfermos con patologías infecciosas, con riesgo de contagio (inmunodeprimidos), o con alteraciones psíquicas, utilizan habitualmente habitaciones individuales, aunque en la práctica, no siempre se pueden dar estas condiciones.

El tamaño de la habitación dependerá del número de camas (o unidades de pacientes) de que conste, siendo aproximadas las medidas siguientes:

  • Habitación individual, (1 cama): debe de tener unos 10 m2.
  • Habitaciones dobles: (2 camas): debe de ser de unos 14 m2.
  • Habitaciones triples, (3 camas): debe de ser de unos 18 a 20 m2.

 

En ningún caso se deberá superar el número de 4 camas por habitación y unidad de paciente, además, de ser necesario establecer un espacio suficiente entre las camas, de forma que, entre cama y cama, exista 1 metro de separación; y entre la cama y la pared también exista 1 metro, posibilitando así la atención al paciente por los pies y los dos laterales de la cama, o facilitando el paso de una camilla o del personal que la maneja.

Cuando se diseña la unidad hospitalaria, habrá de tenerse en cuenta cada patología de los pacientes, dada su transcendencia, pudiendo diferenciar estos tipos de unidades:

 

  • Unidad de pediatría: se diseñará y decorará con colores especiales y con motivos que llamen la atención al niño, que le resulten alegres, vivos, y atractivos, como por ejemplo dibujos animados pegados o pintados en las paredes, con multitud de colores.
  • Unidad de geriatría: se diseñarán con mayor espacio y facilitando la entrada a la habitación y al baño con silla de ruedas, carros, grúas, camillas, etc. Además, los aseos serán adaptados para discapacitados (semidependientes), ósea que tengan plato de ducha en lugar de bañera, el suelo antideslizante y asideros instalados en la pared. Igualmente, tendrán barras o asideros de sujeción para facilitar el uso del inodoro sin que exista riesgo para el paciente.
  • Unidades con características especiales: medicina intensiva, obstetricia: estas unidades deben de contener equipos, utensilios y aparatos diferentes a los de otras unidades, para proveer los cuidados necesarios y convenientes a los pacientes con características especiales, por ejemplo: medicina, intensiva, obstetricia, quemados, traumatología, radioterapia, pediatría, etc.
  • Resto de unidades: Tendrán las características de una unidad del paciente base.

 

CONDICIONES MEDIOAMBIENTALES:

            Las habitaciones deben tener un espacio suficiente, serán tranquilas y soleadas (a ser posible) y deberán mantenerse aireadas, limpias y ordenadas, evitando así la aparición de infecciones (microorganismos patológicos) o problemas psíquicos. Las condiciones ambientales de las habitaciones hospitalarias, van a afectar de manera directa, en el estado de salud y en la evolución del paciente. Estos factores a los que nos referimos, son los siguientes:

 

Condiciones atmosféricas: son concluyentes en el estado de salud del paciente por diversos motivos, cuyos factores principales son:

  • Temperatura: el límite de temperatura adecuado será de 20 a 22.º C. Las temperaturas más bajas a éstas, pueden considerarse frías y temperaturas más elevadas, pueden producir un estado incomodo, generando sudor o mareos, y podrían producir la aparición de patógenos. Tenemos que mantener correctamente los sistemas de control de temperatura en los sistemas de refrigeración, ya que nos podemos encontrar con la aparición de Legionella, como es conocido; por lo que es muy importante efectuar un mantenimiento y limpieza adecuado y con regularidad.
  • Humedad: es el porcentaje de agua que se mezcla con el aire en el medio ambiente. Se considera un porcentaje óptimo para la mayoría de personas, aquellos porcentajes que oscilan entre el 40 y el 60 %. En los pacientes con patologías respiratorias, se deberá practicar niveles más bajos, en torno al 15 %. El control se realizará a través del uso de higrómetros que están instalados en las unidades de los pacientes, pasillos y dependencias especiales. Un aumento en el grado de humedad, agrava las patologías que afectan al sistema circulatorio, corazón, articulaciones, etc. y un descenso, favorece la diseminación de los microorganismos que afectan al sistema respiratorio.
  • Pureza del aire: se utilizan circuitos cerrados de aire acondicionado o sistemas de ventilación. Antiguamente se ventilaba la habitación, abriendo 15 minutos la ventana de la habitación, pero esto genera corrientes de aire, donde se concentran partículas de polvo y microorganismos que pueden transmitirse de un paciente a otro1.

Condiciones de iluminación: está en relación directa con el bienestar del paciente. Normalmente, en los hospitales hay tanta luz natural como luz artificial.

  • Luz natural: hace mejorar los estados fisiológicos y psicológicos de los pacientes y personal hospitalario, Está demostrado el valor terapéutico de la luz solar, siempre que no sea una iluminación excesiva, o que incida directamente sobre la cara del paciente, pudiendo ocasionar irritabilidad, nerviosismo, etc. Además de todo lo indicado anteriormente, reduce el costo de facturación por calefacción e iluminación hospitalaria.
  • Luz artificial: es la que el paciente utiliza a su conveniencia, dependiendo de sus necesidades, pudiendo adecuarse para que le proporcione luz indirecta, como luz para leer, luz muy débil. Por la noche, puede quedarse un piloto encendido en la pared para que la habitación no quede a oscuras. También se dispondrá de un sistema eléctrico, colocado en la cabecera de la cama, para avisar al control de enfermería, en caso de necesidad1.

 

Condiciones de insonorización: está demostrado que el ruido ambiental, produce fatiga física y trastornos nerviosos o emocionales. Los decibelios máximos permitidos son 25 dB. Actualmente se están sustituyendo los sistemas antiguos acústicos de alarma, por sistemas ópticos de aviso que utilizan luces, para evitar los riesgos de la exposición a ruidos. También se utilizan materiales absorbentes del ruido en techos, pasillos, comedores, cuartos de trabajo, cocinas y controles de enfermería.

  • Ruido exterior: se genera principalmente por las sirenas de las ambulancias, coches de policía o cualquier otra actividad que produzca ruido, como pueden ser la realización de obras, mantenimiento de instalaciones, etc. Muchos de estos ruidos serán inevitables.
  • Ruido interior: se produce por la circulación y movimiento de las personas por los pasillos del centro sanitario para desarrollar la actividad laboral o como consecuencia de visitantes ajenos al mismo, así que para evitar en la medida de lo posible este tipo de ruido1, se deberán seguir, pautas como las siguientes:
    • Evitar golpear puertas al entrar o salir de las habitaciones.
    • Utilizar calzado de goma para evitar hacer ruido con los tacones.
    • Mover el mobiliario sin arrastrar, suavemente.
    • Obedecer y acatar los carteles de recomendación (“Silencio” “No uso de teléfonos móviles”).
    • Desplazar las sillas de ruedas, pies de goteo, carros, camas, etc., con meticulosidad, evitando hacer ruido e impidiendo golpear contra paredes, muebles o puertas.
    • Nunca se gritará o se empleará un tono de voz elevado al hablar, evitando realizar risas escandalosas.

 

Higiene y limpieza de la unidad del paciente: en el interior de la unidad del paciente, se generan numerosas secreciones y eliminaciones, como exudados, vómitos, excretas que es imprescindible eliminar para que no produzcan malos olores, infecciones y suciedad, por lo que el personal de enfermería, al estimar que la unidad, no presenta unas buenas condiciones de salubridad, deberá avisar al personal de limpieza para su higienización.

 

EL MOBILIARIO DE LA UNIDAD DEL PACIENTE:

La cama hospitalaria es un componente esencial, dentro de la unidad del paciente, existiendo en el mercado multitud de modelos para su uso específico, como podrían ser: la cama articulada (gatck), la cama traumatológica, (ortopédica o de Judet), la cama electrocircular, la de levitación o Clinitrón, la cama Roto-Rest, la basculante y giratoria (de Egerton Stoke Mandeville), la hiperbárica, etc., todas ellas provistas con los colchones, almohadas y lencería correspondiente. Además, estarán dotadas de las rejas o barandillas de seguridad, los soportes para sueros y los estribos o triángulos de Walkan, si fuesen necesarios.

Otros elementos habituales de la unidad del paciente son: la mesilla, una silla o sillón, la mesa de cama, para dar la comida, los soportes móviles para sueros, papelera, un armario, biombo, tomas de oxígeno y bombas de vacío, etc2.

 

CONCLUSIÓN:

La unidad del paciente constituye el espacio físico que es utilizado por el enfermo junto con su amueblamiento indispensable, cuando se produce su hospitalización. Cuanto mejor esté acondicionado y más se adapte a las características del enfermo, más confortable y grata será la estancia del mismo en el centro hospitalario, contribuyendo así a su restablecimiento y mejoría.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Página Web de Seisamed [Internet], 10 características de la unidad de paciente. Disponible en: seisamed.com/8-caracteristicas-de-la-unidad-del-paciente
  2. Página Web [Internet], apuntes de auxiliar de enfermería blogsport, Disponible en:  https://apuntesauxiliarenfermeria.blogspot.com/2010/06/la-unidad-del-paciente.html

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos