Manejo de la hipertermia maligna en el perioperatorio. Revisión bibliográfica

27 febrero 2024

 

AUTOR

  1. María Mercedes García Domínguez. F.E.A. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

El artículo aborda el manejo perioperatorio de la hipertermia maligna (HM), una reacción adversa potencialmente mortal a agentes anestésicos. A pesar de su rareza, la HM presenta desafíos significativos, requiriendo una comprensión profunda por parte de los profesionales de la salud de la fisiopatología, factores de riesgo, y signos y síntomas asociados, destacando la importancia de la identificación temprana y las estrategias preventivas y terapéuticas actualizadas.

PALABRAS CLAVE

Hipertermia maligna, perioperatorio, anestesia inhalatoria, receptor de rianodina.

ABSTRACT

The article addresses the perioperative management of malignant hyperthermia (MH), a potentially fatal adverse reaction to anesthetic agents. Despite its rarity, MH presents significant challenges, requiring a deep understanding by healthcare professionals of the pathophysiology, risk factors, and associated signs and symptoms, highlighting the importance of early identification and preventive strategies and updated therapeutics.

KEY WORDS

Malignant hyperthermia, perioperative, inhalation anesthesia, ryanodine receptor.

INTRODUCCIÓN

La hipertermia maligna (HM) es una entidad clínica potencialmente mortal que puede surgir como respuesta adversa a la administración de agentes anestésicos, especialmente durante procedimientos quirúrgicos. Este fenómeno, aunque poco común, presenta desafíos significativos en el manejo perioperatorio, exigiendo una comprensión profunda por parte de los profesionales de la salud para prevenir y abordar sus complicaciones.

Para poder realizar una detección temprana e iniciar el tratamiento cuanto antes, es necesario identificar los factores de riesgo y analizar los signos y síntomas asociados que podrían indicar su desarrollo.

A medida que la complejidad de los procedimientos quirúrgicos y la diversidad de agentes anestésicos aumentan, es esencial que los profesionales de la salud estén familiarizados con los protocolos actualizados para el manejo de la hipertermia maligna.

OBJETIVOS

Explorar a fondo el manejo perioperatorio de la hipertermia maligna, desde su fisiopatología hasta las estrategias de prevención y tratamiento más actuales.

Proporcionar una guía informativa para ayudar a los médicos, anestesiólogos y personal de enfermería a enfrentar este desafío potencialmente letal, destacando la importancia de la vigilancia continua, la pronta identificación y la intervención precisa en el contexto perioperatorio.

MATERIAL Y MÉTODO

Se realiza una revisión bibliográfica de la evidencia más actual disponible en bases de datos como Pubmed, revistas como Elsevier y en artículos de sociedades científicas, acotando los resultados a los últimos 15 años, de los artículos realizados en inglés y español.

DISCUSIÓN
La hipertermia maligna (HM) es una reacción metabólica potencialmente mortal y rara, con una incidencia desconocida que varía entre 1/200-1/250000 anestesias, siendo mayor en población pediátrica y en varones1.

La HM constituye es un síndrome hipermetabólico, que sucede en pacientes con predisposición genética, durante la anestesia (aunque en ocasiones puede dar síntomas en el postoperatorio), ante la exposición a ciertos agentes anestésicos, especialmente los agentes de relajación muscular como la succinilcolina, y a veces en combinación con algunos anestésicos volátiles.

Se sabe que esta incidencia ha disminuido desde que la succinilcolina no es el bloqueante neuromuscular más utilizado2.

La fisiopatología de la HM está estrechamente relacionada con un mal funcionamiento en el receptor de rianodina, específicamente en el músculo esquelético. El receptor de rianodina es una proteína localizada en la membrana del retículo sarcoplásmico, una estructura celular esencial para la contracción muscular. En individuos susceptibles a la hipertermia maligna, se produce una mutación en el gen del receptor de rianodina (RYR1) que altera la función normal de esta proteína1.

Durante la administración de ciertos agentes anestésicos, la respuesta anormal del receptor puede llevar a una liberación masiva e incontrolada de calcio en el sarcoplasma. Este aumento abrupto de calcio intracelular desencadena una cascada de eventos hipermetabólicos en el músculo esquelético, lo que se traduce en una producción excesiva de calor y un rápido agotamiento de los recursos metabólicos.

Como resultado, se produce un cuadro clínico caracterizado por hipertermia, rigidez muscular, acidosis metabólica, taquicardia y otros síntomas sistémicos. La HM es una respuesta hipermetabólica anormal que afecta principalmente a los músculos esqueléticos, y su desarrollo puede variar desde síntomas leves hasta una crisis hipermetabólica fulminante con parada cardiorespiratoria1.

La liberación descontrolada de calcio en el músculo también puede llevar a un aumento en la producción de calor y a la activación de enzimas que pueden dañar las células musculares.

La hipertermia maligna es considerada una condición de emergencia médica y requiere una respuesta rápida y específica.

Al ser una entidad que sucede, en la mayoría de los casos, intraoperatoriamente, es preciso realizar una monitorización exhaustiva en todos los pacientes. Dentro de la monitorización intraoperatoria recomendada, cabe destacar la monitorización de la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la saturación de oxígeno, la temperatura y el end-tidal de CO2. La monitorización de la temperatura, en algunos estudios, recomiendan realizarla en todos los pacientes que vayan a estar bajo anestesia general más de 30 minutos y más de 6 horas en caso de anestesia regional3.

El tratamiento incluye la interrupción inmediata de los agentes desencadenantes, el enfriamiento activo del paciente, la administración de medicamentos para contrarrestar los efectos metabólicos, como hiperpotasemia, y la utilización de dantroleno, un agente específico para revertir la hipertermia maligna. Este va a actuar interfiriendo con la liberación de calcio desde el retículo sarcoplásmico, ayudando a normalizar la función del músculo esquelético y a controlar la hipertermia3.

Después del tratamiento inicial con 2,5 mg/kg de dantroleno de peso corporal, suele ser necesario continuar con una perfusión basal y además se puede indicar una terapia adicional con hasta 10 mg/kg durante 24 h3,5.

Existen estudios en los que recomiendan la administración de dantroleno en dosis de 1mg/kg cada 6h, tras la dosis inicial, sin embargo, otros aconsejan la perfusión continua de mantenimiento ya que refieren mayor estabilidad de su concentración plasmática, así como disminución de efectos adversos asociados. Si paciente continúa inestable a causa de la hipertermia maligna, será necesaria su continua administración hasta la estabilidad clínica1,6.

Es crucial que los profesionales de la salud estén familiarizados con los protocolos de manejo para prevenir complicaciones graves asociadas con esta reacción adversa durante procedimientos quirúrgicos.

CONCLUSIONES

La hipertermia maligna, aunque rara, representa una amenaza potencialmente letal vinculada a la administración de ciertos agentes anestésicos.

La identificación temprana de los signos y síntomas es esencial para un manejo exitoso. La vigilancia continua durante los procedimientos quirúrgicos y la comprensión de los factores de riesgo son fundamentales para reconocer y abordar rápidamente esta complicación.

La conexión con mutaciones genéticas, especialmente en el receptor de rianodina, subraya la importancia de una evaluación preoperatoria detallada. Identificar pacientes susceptibles puede permitir estrategias preventivas más efectivas.

El desarrollo de protocolos de manejo estandarizados es crucial para garantizar una respuesta rápida y precisa ante la hipertermia maligna. Esto incluye la interrupción inmediata de los agentes desencadenantes, la administración de dantroleno y otras medidas específicas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kollmann-Camaior A et al. Protocolo clínico asistencial de manejo de la hipertermia maligna. Rev Esp Anestesiol Reanim.2017; 64(1):32-40.
  2. Gupta PK, Hopkins PM. Diagnosis and management of malignant hyperthermia. British Journal of AnaesthesiaEducation. 2017; 17:249–54.
  3. Barnes C, Stowell KM, Bulger T, Langton E, Pollock N. Safe dura- tion of postoperative monitoring for malignant hyperthermia patients administered non-triggering anaesthesia: An update. Anaesth Intensive Care. 2015; 43:98-104.
  4. Comité de Hipertermia Maligna Sociedad de Anestesiología de Chile. Recomendaciones para el Manejo de la Crisis de Hipertermia Maligna y para el Manejo del Paciente Susceptible de Hipertermia Maligna. Rev Chil Anest, 2010; 39:197-201.
  5. Wappler F. S1-leitlinie maligne hyperthermie: update 2018 [S1 guidelines on malignant hyperthermia: update 2018]. Anaesthesist 2018; 67:529-32.
  6. Brandom BW, Larach MG, Chen MS, Young MC. Complications associated with the administration of dantrolene 1987 to 2006: A report from the North American Malignant Hyperthermia Registry of the Malignant Hyperthermia Association of the Uni- ted States. Anesth Analg. 2011; 112:1115-23.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos