Medidas preventivas de la infección del tracto urinario asociada a sondaje vesical

4 abril 2024

 

AUTORES

  1. Celia María Montesinos García (Graduada en Enfermería. Unidad de Oncología. Hospital Ernest Lluch Martin. Servicio Aragonés de Salud).
  2. Reyes Antón Agudo. (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería. Urgencias. Hospital Ernest Lluch Martin. Servicio Aragonés de Salud).
  3. Claudia Gascón San Miguel. (Graduada en Enfermería. Unidad de Cuidados Especiales. Hospital Ernest Lluch Martin. Servicio Aragonés de Salud).
  4. Carolina Ruiz Hernández. (Graduada en Enfermería. Unidad de Radioterapia. Hospital Ernest Lluch Martin. Servicio Aragonés de Salud).
  5. Omara Gaspar Tobajas. (Graduada en Enfermería. Urgencias. Hospital Ernest Lluch Martin. Servicio Aragonés de Salud)
  6. María Jessica Bueno Moros (Graduada en Enfermería. Unidad de Cirugía. Hospital Ernest Lluch Martin. Servicio Aragonés de Salud).

 

RESUMEN

Las infecciones del tracto urinario están relacionadas en más del 80% de los casos con la presencia del sondaje vesical, casos en los que son consecuencia de la instrumentación de la vía urinaria. La instauración precoz del tratamiento adecuado es fundamental para evitar complicaciones, el diagnóstico de estas infecciones se realiza a través de un cultivo de orina, ya que en numerosas ocasiones pueden ser infecciones asintomáticas.

Existen factores de riesgo en la población que los hacen más vulnerables a poder contraer este tipo de infecciones, estos factores pueden ser tanto intrínsecos como extrínsecos.

Debido a la problemática causada por la alta incidencia de las infecciones del tracto urinario, se han creado diferentes protocolos para poder abordar de forma adecuada el momento del sondaje, el uso correcto de los materiales necesarios y de la manipulación de las sondas vesicales, así como de la actuación con pacientes con infección del tracto urinario.

Es imprescindible dar a conocer estas medidas entre el personal sanitario encargado de los cuidados del paciente con catéteres urinarios.

PALABRAS CLAVE

Sistema urinario, infecciones urinarias, enfermería, catéteres urinarios.

ABSTRACT

Urinary tract infections are related in more than 80% of cases to the presence of bladder catheterization, cases in which they are a consequence of urinary tract instrumentation. The early establishment of appropriate treatment is essential to avoid complications. The diagnosis of these infections is made through a urine culture, since in many cases they can be asymptomatic infections.

There are risk factors in the population that make them more vulnerable to contracting this type of infections; these factors can be both intrinsic and extrinsic.

Due to the problems caused by the high incidence of urinary tract infections, different protocols have been created to adequately address the timing of catheterization, the correct use of the necessary materials and the handling of urinary catheters, as well as of action with patients with urinary tract infection.

It is essential to make these measures known among health personnel in charge of caring for patients with urinary catheters.

KEY WORDS

Urinary tract, urinary tract infections, nursing, urinary catheters.

 

INTRODUCCIÓN

Las infecciones del tracto urinario de origen nosocomial están relacionadas en más del 80% de los casos con la presencia de una sonda vesical. Para considerar que se trata de una ITU asociada al sondaje vesical, el paciente debe ser portador de la sonda durante más de 48 horas y no deben estar presentes los síntomas de infección del tracto urinario antes del sondaje1,2.

Las infecciones del tracto urinario asociadas al sondaje vesical son en la mayor parte de los casos consecuencia de la instrumentación de la vía urinaria, y son las unidades de cuidados intensivos donde tienen mayor incidencia3.

El principal microorganismo causante de las ITU es Escherichia coli, seguida por Klebsiella, Citrobacter, Serrattia y Enterobacter. Es importante la instauración precoz del tratamiento adecuado, ya que el empleo inadecuado de antimicrobianos puede suponer un mayor riesgo de recaídas y complicaciones de la infección, como por ejemplo alteraciones de la microbiota o reacciones adversas4,5.

El diagnóstico de las ITU-SV debe realizarse a través de un cultivo de orina, ya que los síntomas pueden ser inespecíficos y la mayor parte de las ITU asociadas al sondaje vesical son asintomáticas. Tras obtener la muestra de orina, se procesa para cultivo, tira reactiva y tinción de Gram, a partir de lo que se podrá corroborar la existencia de dicha infección3,4,5.

Entre los factores de riesgo que encontramos para la infección del tracto urinario asociada al sondaje vesical encontramos los siguientes4,5,6,7:

Intrínsecos:

  • Anomalías estructurales o funcionales del tracto genitourinario.
  • Enfermedades neurológicas que producen alteración del vaciado vesical.
  • Inmunodepresión.
  • Edad >50 años.
  • ITU de repetición.
  • Sexo femenino.
  • Diabetes mellitus.
  • Cifras de creatinina sérica >2mg/dl.

 

Extrínsecos:

  • Bacterias con resistencia antimicrobiana aumentada.
  • Asistencia sanitaria y manipulación.
  • Estancia hospitalaria prolongada.
  • Presión antibiótica.
  • Duración del sondaje vesical.
  • Baja formación del personal sobre la técnica de colocación de la sonda vesical.

 

OBJETIVO

El objetivo de este artículo es dar a conocer las medidas preventivas de las infecciones del tracto urinario relacionadas con el sondaje vesical.

METODOLOGÍA

Se ha llevado a cabo una búsqueda bibliográfica a través de las bases de datos de ciencias de la salud (Dialnet, Medline, Scielo, Scopus) a través de las cuales se seleccionaron los artículos científicos considerados según los criterios de inclusión (menos de diez años de antigüedad, texto completo disponible). La búsqueda se llevó a cabo a través de la combinación de los descriptores de ciencias de la salud (DeCS) y los MeSH en inglés, con los operadores booleanos AND, OR y NOT.

 

RESULTADOS

El protocolo Infección del Tracto Urinario Zero fue creado con la finalidad de evitar la aparición de este tipo de infecciones en pacientes de las unidades de cuidados intensivos de España, encontramos las siguientes medidas2,7,8.

  • Proporcionar una correcta infraestructura para la prevención de las ITU-SV.
    • Creación e implementación de pautas para el adecuado mantenimiento, inserción y uso de las sondas vesicales.
    • Garantizar que el personal responsable de la inserción de catéteres este correctamente entrenado.
    • Asegurar la disponibilidad y la correcta ubicación de los suministros necesarios para la inserción del catéter de forma aséptica.
    • Llevar a cabo un sistema de verificación para documentar:
      • Orden médica para la colocación del catéter.
      • Indicaciones para la inserción del catéter.
      • Fecha y hora de la colocación del catéter.
      • Nombre del paciente al que se le colocó la SV.
      • Documentación del personal de enfermería de la colocación.
      • Registro de las tareas de mantenimiento.
      • Fecha y hora de retirada del catéter.
      • Criterios de registro para el cambio y justificación para el uso continuo.
    • Ratificar la presencia de personal capacitado suficiente y de recursos tecnológicos para el apoyo de la vigilancia del uso y resultados de los catéteres vesicales.
  • Procurar la adecuada educación y capacitacitación
    1. Educar al personal de salud involucrado en la inserción, el cuidado y el mantenimiento de las SV sobre la prevención de ITU-SV, incorporando alternativas a los sondajes vesicales permanentes y procedimientos para la inserción, manejo y extracción del catéter vesical.
    2. Estimar la competencia de los profesionales del cuidado de la salud en el empleo del catéter, su cuidado y su mantenimiento.
  • Uso de la técnica adecuada para la inserción del catéter.
    • Insertar los catéteres urinarios sólo en casos necesarios para el cuidado del paciente y dejarlos colocados mientras permanezcan las indicaciones
    • Tener en cuenta otros métodos para el control adecuado de la diuresis, como el cateterismo intermitente cuando sea conveniente.
    • Higiene de manos adecuada antes y después de la inserción y de cualquier manipulación del catéter urinario (siguiendo las directrices de los CDC o de la Organización mundial de la salud)
    • Seguir la técnica aséptica y utilizar equipo estéril para la inserción de los catéteres.
    • Uso de paños, guantes y esponjas estériles. Uso de solución estéril o antiséptica para la limpieza del meato uretral y lubricante estéril para la inserción.
    • Uso de la sonda vesical del menor calibre posible para minimizar el trauma uretral.
  • Garantizar el manejo y mantenimiento adecuado de los catéteres.
    • Ratificar adecuadamente los catéteres internos tras la inserción para evitar el movimiento y la tracción uretral.
    • Mantener el sistema de drenaje estéril y cerrado continuamente.
    • Sustitución del catéter y el sistema colector por técnicas asépticas cuando ocurren interrupciones en la técnica aséptica, desconexión o fuga.
    • Recoger una muestra pequeña aspirando la orina del puerto de muestreo sin aguja con un adaptador de jeringa o cánula estéril después de limpiar el puerto con desinfectante para el examen de la orina fresca.
    • Para el análisis especial de mayores volúmenes de orina, obtener las muestras asépticas de la bolsa de drenaje.
    • Mantener el flujo de orina sin obstáculos.
    • Realización de la higiene rutinaria, tener en cuenta que no es necesaria la limpieza del área del meato con soluciones antisépticas.
  • Otros aspectos para la prevención de ITU-SV:
    • Implementación de un programa a nivel de toda la organización con el fin de identificar y retirar los catéteres que ya no sean necesarios usando uno o más métodos documentados para ser efectivos.
    • Desarrollar un protocolo para el correcto manejo de la retención urinaria postoperatoria, incluyendo el uso dirigido por la enfermera de cateterización intermitente y el uso de escáneres de la vejiga.
    • Establecimiento de un sistema para analizar e informar sobre el uso del catéter y los eventos adversos derivados del uso del catéter.
  • Contraindicaciones:
    1. Utilizar antisépticos y antibióticos en la higiene diaria.
    2. Usar antimicrobianos profilácticos en la inserción, mantenimiento o retirada de la sonda uretral.
    3. Cambiar de forma rutinaria y periódica la sonda uretral.
    4. Realizar lavados vesicales.
    5. Tomar cultivos si no se sospecha infección, excepto para estudios de colonización.
    6. Utilizar de modo rutinario de sondas impregnadas de antimicrobianos.
    7. Pautar tratamiento antimicrobiano en la bacteriuria asintomática.

 

CONCLUSIONES

Las infecciones del tracto urinario tienen una alta incidencia entre los pacientes hospitalizados. Estas suponen un riesgo aumentado cuando se trata de pacientes en estado crítico. Es importante conocer el dato de que la mayor parte de infecciones del tracto urinario están relacionadas con el sondaje vesical y más concretamente con la instrumentación de dicho procedimiento. Esto indica que es imprescindible que el personal encargado de la manipulación de los catéteres vesicales conozca la forma correcta de hacerlo.

El personal de enfermería es un factor clave en la prevención de estas infecciones ya que son los encargados de realizar la técnica de sondaje en la que la esterilidad cobra una gran importancia. Es imprescindible la educación y la formación adecuada del personal responsable de realizar estas técnicas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Pigrau C. Infecciones del tracto urinario nosocomiales. Enferm Infecc Microbiol Clin [Internet]. 1 de noviembre de 2013 [citado 6 de julio de 2023];31(9):614-24. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica- 28-articulo-infecciones-del-tracto-urinario-nosocomiales-S0213005X12004375
  2. Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE). Protocolo de vigilancia y control de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria en unidades de cuidados intensivos (Protocolo-UCIs). 2019.
  3. Cornistein W, Cremona A, Chattas AL, Luciani A, Daciuk L, PAJ, et al. Infección del tracto urinario asociada a sonda vesical. Actualización y recomendaciones intersociedades. Medicina (B Aires). 2018; 78:258-64.
  4. Aguinaga A, Gil-Setas A, Mazón Ramos A, Alvaro A, García-Irure JJ, Navascués A, et al. Infecciones del tracto urinario. Estudio de sensibilidad antimicrobiana en Navarra. An Sist Sanit Navar. 2018;41(1):17-26.
  5. Guzmán N, García-Perdomo HA, Guzmán N, García-Perdomo HA. Novedades en el diagnóstico y tratamiento de la infección de tracto urinario en adultos. Rev Mex Urol. 27 de marzo de 2020 [citado 6 de julio de 2023];80(1):1-14.
  6. Tan CW, Chlebicki MP. Urinary tract infections in adults. Singapore Med J. 1 de septiembre de 2016;57(9):485-90.
  7. Catalán Gonzalez M, Nuvials Casals X, SEMICYUC, SEEIUC. Prevención de la infección urinaria relacionada con la sonda uretral en los pacientes críticos ingresados en las unidades de cuidados intensivos. 2020.
  8. Cercenado Mansilla E, Cantón Moreno R. Diagnóstico microbiológico de las infecciones del tracto urinario. Recomendaciones de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica [Internet]. 2019. Disponible en: www.seimc.org

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos