Mononucleosis

5 abril 2024

AUTORES

  1. Silvia Elena Arriaza Cruz. TCAE HNSG, Zaragoza.
  2. Eva Martínez Aznar. Enfermera HRV, Zaragoza.
  3. María Teresa Bello Ibuarben, Enfermera HRV, Zaragoza.
  4. María Pilar Pueyo Tejedor. Enfermera HRV, Zaragoza.
  5. María Jesús Arnal Longares. Enfermera HRV, Zaragoza.
  6. Susana Alcubierre Iriarte. Enfermera HRV, Zaragoza.

 

RESUMEN

La mononucleosis, también conocida como la enfermedad del beso, es una infección viral altamente contagiosa causada por el virus de Epstein-Barr (VEB). El virus de Epstein-Barr está ampliamente distribuido por todo el mundo; de hecho, se estima que aproximadamente el 95% de los adultos con edades comprendidas entre los 35 y los 40 años han sido infectados. Cualquier persona puede sufrir una mononucleosis, pero es más común en adolescentes y adultos jóvenes, de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años. Se la denomina habitualmente “la enfermedad del beso” porque el virus suele contagiarse a través de saliva infectada.

PALABRAS CLAVE

Mononucleosis, Eipstein-Barr, virus, contagio.

ABSTRACT

Mononucleosis, also known as the kissing disease, is a highly contagious viral infection caused by the Epstein-Barr virus (EBV). The Epstein-Barr virus is widely distributed throughout the world; In fact, it is estimated that approximately 95% of adults between the ages of 35 and 40 have been infected. Anyone can get mononucleosis, but it is most common in teenagers and young adults, ages 15 to 24. It is commonly called “the kissing disease” because the virus is usually spread through infected saliva.

KEY WORDS

Mononucleosis, Epstein-Barr, virus, contagion.

DESARROLLO DEL TEMA

La mononucleosis, también conocida como la enfermedad del beso, es una infección viral altamente contagiosa causada por el virus de Epstein-Barr (VEB). El virus de Epstein-Barr está ampliamente distribuido por todo el mundo; de hecho, se estima que aproximadamente el 95% de los adultos con edades comprendidas entre los 35 y los 40 años han sido infectados. Cualquier persona puede sufrir una mononucleosis, pero es más común en adolescentes y adultos jóvenes, de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años. Se la denomina habitualmente “la enfermedad del beso” porque el virus suele contagiarse a través de saliva infectada. El agente causante de la mononucleosis infecciosa en la mayoría de los casos es el virus de Epstein-Barr, virus que fue descubierto hace más de 40 años por microscopía electrónica en cultivos celulares procedentes de tejidos con linfoma de Burkitt. Posteriormente el ADN del virus fue detectado en tejidos de pacientes que sufrían carcinoma nasofaríngeo. Este virus también se ha asociado al linfoma no Hodgkin y a la leucoplasia vellosa oral en pacientes con sida. Recientemente este virus ha sido propuesto como el agente causal del síndrome de fatiga crónica1.

Aunque la mononucleosis suele ser inofensiva y autolimitada, en algunos casos puede presentar complicaciones graves. Las manifestaciones de la mononucleosis suelen aparecer de 4 a 8 semanas después de contraer la infección. Los signos y síntomas más habituales son:

  • Fiebre.
  • Dolor de garganta.
  • Inflamación de ganglios linfáticos.
  • Cansancio.
  • Dificultad para la deglución.
  • Sudores.
  • Falta de apetito.
  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza.

 

La enfermedad se transmite principalmente a través de la saliva, por lo que se le conoce comúnmente como la enfermedad del beso. Sin embargo, también se puede transmitir a través de otros fluidos corporales como la sangre y el semen. La mononucleosis es una enfermedad autolimitada, lo que significa que el cuerpo por lo general puede combatir la infección por sí solo. Para el tratamiento de la mononucleosis podrán usarse:

  • Analgésicos y antipiréticos (paracetamol y antiinflamatorios no esteroideos [AINE]), que son los fármacos de elección para tratar los síntomas más generales de la enfermedad: fiebre, dolor e inflamación. No se aconseja el empleo de ácido acetilsalicílico por el riesgo de síndrome de Reye, ya que se trata de una enfermedad de origen vírico.
  • Fórmulas de uso tópico a base de antisépticos, anestésicos y antiinflamatorios, cuya indicación principal es aliviar las molestias de la zona orofaríngea.
  • Los corticoides, si bien acortan la duración de la fiebre, la linfadenopatía y los síntomas orofaríngeos de la enfermedad, no están indicados en el tratamiento de la mononucleosis infecciosa no complicada. Su utilidad se centra en aquellos casos en los que coexiste, junto con la sintomatología habitual, obstrucción de la vía aérea, anemia hemolítica aguda, afectación cardíaca grave o enfermedad neurológica.

 

El tratamiento debe incluir medidas de carácter no farmacológico, entre las que destacan la ingestión abundante de líquidos y reposo relativo para reducir el riesgo de rotura del bazo. En algunos casos, los médicos pueden recetar medicamentos antivirales para acortar la duración de la enfermedad2.

Aunque la mononucleosis suele ser una enfermedad pasajera, en algunos casos puede presentar complicaciones graves. Una de las complicaciones más comunes es la inflamación del bazo, que puede resultar en una ruptura del mismo si se realizan actividades físicas extenuantes. Por esta razón, es importante evitar el ejercicio vigoroso durante al menos seis semanas después de contraer la enfermedad2,3. Otra complicación rara pero grave de la mononucleosis es la inflamación del hígado, que puede causar ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos). En casos muy raros, la mononucleosis puede provocar una inflamación del corazón, los riñones o el sistema nervioso central. Por esta razón, es importante acudir al médico si los síntomas empeoran o no mejoran después de unas semanas.

La mejor manera de prevenir la mononucleosis es evitar el contacto cercano con personas infectadas y practicar una buena higiene, como lavarse las manos con frecuencia y evitar compartir utensilios, vasos y otros objetos personales. También es importante mantener un sistema inmunológico saludable mediante una alimentación equilibrada, ejercicio regular y suficiente descanso. En algunos casos, los médicos pueden recomendar la vacunación contra la mononucleosis en personas con mayor riesgo de complicaciones.
Aunque la mononucleosis es una enfermedad común y generalmente inofensiva, puede ser devastadora para algunas personas, especialmente aquellas con sistemas inmunológicos debilitados. Es importante seguir las recomendaciones de los médicos y descansar lo suficiente para permitir que el cuerpo se recupere completamente. En caso de complicaciones graves, como la inflamación del bazo o del hígado, es crucial buscar atención médica de inmediato3.

 

CONCLUSIONES
La mononucleosis es una enfermedad viral altamente contagiosa que suele afectar a adolescentes y adultos jóvenes. Aunque la mayoría de los casos son leves y autolimitados, en algunos casos puede presentar complicaciones graves. La prevención es clave para evitar la transmisión del virus, y en caso de contraer la enfermedad, es importante seguir las recomendaciones médicas para una recuperación completa. Con el cuidado adecuado, la mayoría de las personas se recuperarán por completo y podrán retomar sus actividades cotidianas sin complicaciones.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Bonet R, Garrote A. Mononucleosis infecciosa (II): tratamiento y prevención. El Farmacéutico. 2006; 363:46-71.
  2. Hervás A, Forcen T. Mononucleosis infecciosas. Guías clínicas 2002. Disponible en: http://www.fisterra.com/guias2/PDF/Veb. pdf
  3. Vera DS, Chávez NC, Lizardi J, Méndez N. Mononucleosis infecciosa. Médica Sur (México). 2003; 2:76-89.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos