Obesidad infantil y bullying. Papel de la enfermera escolar.

16 enero 2024

AUTORES

  1. Marta Gutiérrez Laborda. Enfermera Centro de Salud Alfajarín.
  2. Gemma Martínez Júdez. Enfermera Centro de Salud San Pablo, Zaragoza.
  3. Gemma Alegre Bueno. Enfermera Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  4. María Ángeles Franco López. Enfermera Centro de Salud Ruiseñores, Zaragoza.
  5. María Luisa González Gracia. Enfermera Centro de Salud Alfajarín.
  6. Luisa María Diloy Casamayor. Enfermera Centro de Salud San José Centro, Zaragoza.

 

RESUMEN

La obesidad infantil es hoy en día un problema de salud en nuestra sociedad. Cada vez el número de niños con sobrepeso es mayor y este exceso de peso, no solo aumenta el riesgo de sufrir patologías en el futuro, sino que además es causa de rechazo grupal en las aulas e incluso de baja autoestima y autorrechazo. Las causas de esta epidemia de obesidad infantil son numerosas y se solapan. La familia es fundamental para fomentar en el niño una alimentación y un estilo de vida saludable, pero también la escuela debe promover y educar en una forma correcta de alimentación y fomentar la práctica del ejercicio. A menudo, los padres deben ser reeducados en este tipo de prácticas saludables de alimentación y actividad física para que puedan influir en la educación de sus hijos. El papel de la Enfermera Escolar y de la Atención Primaria de zona es fundamental para frenar la obesidad infantil, pero también se requiere de una legislación que incorpore los principios de alimentación saludable y favorezca el acceso de las familias a alimentos saludables. Además, hay que poner énfasis en la detección precoz de actitudes grupales que conlleven bullying del niño con sobrepeso u obeso. Es necesaria la articulación de estrategias comunes de trabajo e intervenciones grupales para la protección del estado de salud, física y mental, de la población infantil y juvenil del país.

PALABRAS CLAVE

Obesidad, sobrepeso, epidemia, estilo de vida saludable, educación, bullying.

ABSTRACT

Childhood obesity is nowadays a health problem in our society. The number of overweight children is increasing and is a cause of risk of suffering pathologies in the future (insulin resistance, diabetes, arterial hypertension, hypercholesterolemia and other diseases), but it is also a cause of group rejection in the classroom and even low self-esteem and self-rejection. The causes of this childhood obesity epidemic are numerous and overlapping. The family is fundamental in encouraging children to adopt a healthy diet and lifestyle, but the school must also promote and educate children in proper nutrition and encourage exercise. Parents often need to be re-educated in such healthy eating and physical activity practices so that they can influence their children’s education. The role of the School Nurse and Area Primary Care is critical to curb childhood obesity, but legislation is also required to incorporate the principles of healthy eating. In addition, emphasis should be placed on early detection of group attitudes that lead to Bullying of the overweight or obese child. It is necessary to articulate common strategies of work and group interventions for the protection of the physical and mental health of the child and youth population.

KEY WORDS

Obesity, overweighing, epidemic, healthy lifestyle, education, bullying.

DESARROLLO DEL TEMA

Según la OMS, en 2016, 41 millones de niños menores de 5 años y más de 340 millones de niños y adolescentes entre 5 y 18 años presentan obesidad y sobrepeso. En algunos países, el número de niños con sobrepeso se ha triplicado desde 19801. Esta elevada prevalencia tiene graves consecuencias sanitarias, ya que un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II y algunos tipos de cáncer2.

Esta enfermedad, comúnmente llamada no transmisible, es causa de mortalidad prematura y de morbilidad a largo plazo, además de que reduce la calidad de vida y aumenta el riesgo de sufrir burlas, intimidación y de rechazo grupal3. La OMS corrobora que la obesidad sigue aumentando exponencialmente en el mundo, y en concreto en edades tempranas de la vida, por lo que se considera que la obesidad es, en general, uno de los problemas más graves del siglo XXI, debido al rápido aumento de su prevalencia y a las graves consecuencias que conllevan para la salud1.

CAUSAS DE LA OBESIDAD INFANTIL:

Son varios los factores que contribuyen al sobrepeso en la edad infantil, a menudo se combinan entre ellos. Destacan4:

  • Hábitos dietéticos de la población escolar
  • Sedentarismo y las nuevas tecnologías hacen que los niños jueguen y se relacionen entre sí de otras formas. Los juegos interactivos, las pantallas, la informática, cada vez más introducidos en nuestra vida diaria y en la del niño, hacen que el ejercicio físico no sea suficiente para quemar las calorías ingeridas.
  • Factor genético: El 70% de niños cuya familia es obesa, termina siendo también obeso. Este factor hereditario, por sí solo, no es suficiente como para causar obesidad, pero suele asociarse a otros factores ya mencionados, o a otros relacionados con el entorno familiar, como el abuso de comidas precocinadas por la falta de tiempo para comprar y preparar alimentos menos calóricos, los hábitos aprendidos en el seno familiar como comer compulsivamente hasta que no quede nada en el plato, dar comida como recompensa, etc.
  • Problemas de salud como enfermedades endocrinas, neurológicas o psiquiátricas, o la ingesta de determinados medicamentos que favorecen el aumento de peso. Estas causas sólo representan el 1% de los casos de obesidad infantil que existen en el mundo.
  • Estado de ánimo o modificadores de vida que son generadores de estrés como divorcios, cambios de vivienda, etc.
  • Factores socioeconómicos y políticas de gobierno en las que se favorece una mayor difusión en medios de comunicación de comida basura a precio más asequible que la comida saludable, fácil acceso a máquinas de vending, etc.

 

CONSECUENCIAS DE LA OBESIDAD INFANTIL:

El exceso de masa grasa corporal implica un mayor riesgo de complicaciones metabólicas y problemas físicos, psíquicos y sociales, generando un gran coste económico y una pérdida de bienestar social. Algunas de estas complicaciones que se ven en la adolescencia y en la edad adulta, según la AEP son5:

  • Metabólicas: resistencia a la insulina, diabetes tipo II, hipertrigliceridemia, hipercolesterolemia, intolerancia a carbohidratos, hiperuricemia, esteatosis hepática, enfermedad ovárica poliquística.
  • Cardiovasculares: hipertensión, hipertrofia cardiaca, muerte súbita.
  • Respiratorias: Apnea del sueño, síndrome de Pickwick, infecciones.
  • SNC: Pseudotumor cerebri.
  • Crecimiento: Edad ósea avanzada, incremento de la talla, menarquia precoz, pseudoginecomastia, enterramiento de genitales, pubertad precoz.
  • Ortopédico: Epifisiolisis de la cabeza del fémur, enfermedad de Blunt.
  • Psicosociales: Discriminación, aceptación escolar disminuida, baja autoestima, aislamiento, reducción en la participación social.

 

DATOS SOBRE EL BULLYING:

La ONG Internacional Bullying sin Fronteras, define bullying como “Toda forma de intimidación o agresión física, psicológica o sexual contra una persona en edad escolar, que se da de forma reiterada, de manera tal que causa daño, temor y/o tristeza en la víctima o en el grupo de víctimas”. Según el Instituto de Estadísticas Mundiales de Bullying, datos de 2022/2023, España ocupa el tercer lugar en el mundo en casos de bullying (más de 69500 casos en 2022) y es la causa número uno en suicidios de niños y adolescentes en nuestro país. En cuanto a la Estadística mundial, un informe realizado por la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud junto a Naciones Unidas, informa de que el acoso escolar o bullying se cobra alrededor de 200 mil suicidios al año entre jóvenes de entre 14 y 28 años6.

El maltrato en el ámbito escolar suele generarse por discriminación hacia alguna característica personal o familiar de la víctima, bien sea su orientación sexual, su etnia, su religión o su capacidad económica. Varios estudios han demostrado que los niños y adolescentes en edad escolar con sobrepeso son, a menudo, víctimas de intimidación por parte de sus compañeros, en una proporción más alta que los que tienen normopeso. Por otro lado, otros estudios, ponen de manifiesto que es el niño con sobrepeso el que, en ocasiones, actúa como agresor, ya que la corpulencia les hace creerse dominantes de los otros chavales y además con estas agresiones se defienden de una posible violencia hacia ellos, como una forma de proyectar el abuso que ellos reciben. Estos niños suelen desarrollar problemas psicosociales de forma tardía. Además, los niños que son víctimas de bullying suelen desarrollar conductas obesogénicas, ya que tienden a aislarse y evitan las actividades sociales y los deportes y adquieren conductas no saludables, como atracones, para gestionar el estrés, lo que les genera más frustración y sentimiento de culpabilidad7.

CONSECUENCIAS DEL BULLYING EN LA ESCUELA:

El bullying puede surgir dentro de la escuela, pero en muchas ocasiones, no se limita a este entorno, sino que puede prolongarse fuera de las horas lectivas, al entorno del colegio, al barrio o a través de dispositivos móviles u ordenadores, produciéndose entonces ciberacoso. Los efectos del acoso se aprecian no sólo en las víctimas, sino también en el acosador y en los testigos, que también sufren consecuencias negativas8:

– Efectos sobre las víctimas: dependen mucho de sus circunstancias personales, su capacidad de afrontamiento y su resiliencia, pero en general, una situación de acoso prolongado, puede dar lugar a desarrollar cuadros de estrés agudo, ansiedad, depresión, fobias, sentimiento de aislamiento, falta de autoestima, fracaso escolar, trastornos de la alimentación, desarrollo de una visión del mundo distorsionada, problemas emocionales y cognitivos y en casos extremos, como y hemos dicho, suicidio.

– Efectos sobre el acosador: dificultad de adaptación social y estigma, además de las consecuencias legales derivadas de una posible denuncia. Es posible que el acosador que tenga un doble rol de víctima y acosador porque viva en su entorno familiar violento que repita contra sus propios compañeros.

– Efectos sobre testigos y colaboradores: que por un lado se identifican con la víctima y experimentan miedo y ansiedad y por otro pueden experimentar vergüenza, impotencia y sentimientos de culpabilidad por no tener valor de denunciar la situación. También pueden llegar a sensibilizarse respecto a la violencia y llegar a considerar que estos actos son normales, perdiendo toda capacidad de empatía y solidaridad que necesitan como seres humanos. También hay consecuencias negativas para las familias, el centro escolar, y para la sociedad en general. El centro educativo sufre un deterioro en el clima escolar, y esto influye en la calidad de la educación impartida, el bienestar del alumnado y la satisfacción de las familias.

INTERVENCIONES DE LA ENFERMERA ESCOLAR:

La OMS muestra su preocupación por estas enfermedades no transmisibles, que se han visto agravadas por la epidemia sanitaria por COVID-19, y pone de manifiesto la necesidad urgente de desarrollar planes de acción que incluyan medidas de prevención y control de estas enfermedades en todo el mundo y emprende un kit de herramientas, encaminadas a cambiar aquellos estilos de vida modificables que eviten estas patologías y sus complicaciones en un 30% para el 20309.

La Enfermera Escolar tiene un papel fundamental en su labor de fomentar hábitos de vida saludables desde edades tempranas, para que vayan consolidándose con el crecimiento y el desarrollo cognitivo y madurativo. Asimilar estos estilos de vida e interiorizarlos desde niños permitirá a corto, medio y largo plazo tener una población más sana. Se deben crear programas de EpS (Educación para la Salud) y transmitir conocimientos teórico-prácticos, pero además es necesario llevar a cabo una estrategia para fomentarlos fuera del entorno escolar y consolidarlos, consiguiendo así, actitudes que favorezcan el autocuidado. Los padres de los alumnos, son pieza fundamental y no deben dejarse fuera de la educación grupal, ya que son ellos los que realizan la compra y preparan los alimentos para sus hijos, y deben conocer los nutrientes adecuados que necesitan sus hijos, saber leer las etiquetas de los alimentos cuando van a la compra, así como la forma óptima de prepararlos, las cantidades adecuadas, etc. Para fomentar una alimentación saludable, es necesario conocer los hábitos alimenticios de las personas a las que se dirige, por eso a veces puede ser necesario realizar una entrevista para detectar qué aspectos son necesarios reforzar, cambiar o mejorar. También es importante remarcar que hay que hacerles entender que deben fomentar la actividad física en sus hijos y dar ejemplo en la adquisición de hábitos saludables.

También hay que proporcionar a la comunidad educativa los conocimientos necesarios para identificar a aquellos escolares que estén sufriendo acoso o sean acosadores para poder actuar sobre estas conductas de forma rápida y detectar precozmente el bullying. Es básico crear un clima de confianza en el centro y se puede plantear un programa de Alumnos Ayudantes a los que víctimas o espectadores puedan acudir si se detecta cualquier indicio de agresión.

Dar la voz de alarma y denunciar la situación cuanto antes es fundamental. Hay que saber actuar y ayudar tanto a víctima, como a agresor, ya que este último necesita asesoramiento y apoyo e investigar los motivos por los cuales hace uso del maltrato hacia otras personas. No obstante, aunque no se detecte ningún caso, es aconsejable realizar unas mínimas acciones para prevenir el problema. Se pueden plantear sesiones y talleres, para alumnos, adaptados a sus edades y nivel de maduración, padres y personal docente y no docente y puede hacerse dentro del horario escolar aprovechando las asignaturas que se puedan relacionar con los hábitos saludables, como Educación Física, Ciencias naturales, Ciudadanía u otras que permitan tratar el tema conjuntamente.

En cuanto a los talleres enfocados a la prevención y al cambio, deben enfocarse desde el punto de vista de que la obesidad es un problema de salud que puede prevenirse, y si ya existe, corregirse (a no ser que la causa de dicha obesidad sea endógena) y que la adquisición de hábitos saludables y de un peso adecuado redundará en un futuro con más calidad de vida.

A raíz del Estudio Aladino y los preocupantes datos que arroja, diferentes organismos públicos, privados y CCAA han reaccionado poniendo en marcha planes que incentiven a la comunidad educativa a llevar hábitos de vida saludables10. La mayoría están pensados para impartirlos desde las Escuelas. En la bibliografía aparecen varias de estas guías que pueden consultarse para tomar ideas sobre talleres y sesiones11-14.

 

CONCLUSIONES

El entorno escolar, a priori, es el más idóneo para fomentar hábitos de vida saludables, promover una buena alimentación y practicar ejercicio a diario. La Enfermera Escolar, además, junto con el equipo docente, es la que puede detectar prácticas de abuso entre compañeros y puede atajar situaciones que comprometan la estabilidad emocional del niño. Desde la Escuela pueden implantarse ya programas que fomenten hábitos de vida saludables como parte de los programas educativos y se pueden detectar con prontitud los signos de abusos en los menores para atajarlos. Toda la Comunidad Educativa, apoyada por buenas políticas sanitarias, son los pilares donde debe sustentarse una futura comunidad de adultos sanos física y emocionalmente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. World Health Organization [Internet]; WHO; 2021 [acceso 5 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight
  2. Gobierno de España: Ministerio de Sanidad [sede Web]. Madrid: MSCBS; 1999 [actualizado año 2007; acceso 5 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/ca/campannas/campanas06/obesidadInfant2.htm
  3. Díaz SMG, Larios GJO, Mendoza CML, et al. La obesidad escolar. Un problema actual. RCAN. 2016;26(1):137-156.
  4. López-Sobaler AM, Aparicio A, Salas-González MD, Loria Kohen V, Bermejo López LM. Obesidad en la población infantil en España y factores asociados. Nutr. Hosp. [Internet]. 2021 [citado el 6 de octubre de 2023]; 38 (spe2): 27-30. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112021000500007&lng=es
  5. Moreno Aznar LA,Lorenzo Garrido H, Asociación española de Pediatría. Obesidad Infantil [Internet]. Protoc diagn ter pediatr. 2023;1:535-54. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/43_obesidad.pdf
  6. Miglino J. Instituto de Estadísticas Mundiales de Bullying, 2022/2023. ONG Internacional Bullying sin fronteras. 2023 [citado el 8 de octubre de 2023]. Disponible en: https://bullyingsinfronteras.blogspot.com/2016/11/estadisticas-de-acoso-escolar-o.html#:~:text=%22El%20acoso%20escolar%20o%20bullying,Salud%20junto%20a%20Naciones%20Unidas.
  7. Jansen PW, Verlinden M, Dommisse-van Berkel A, Mieloo CL, Raat H, Hofman A, y otros. Sobrepeso y bullying entre escolares. Pediatrics [Internet]. 2014 [citado el 6 de octubre de 2023]; 134; 47. Disponible en: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=85434
  8. UNICEF/blog/Educación. Causas y consecuencias del bullying o acoso escolar [sede Web]. Madrid: UNICEF; 2022 [actualizado 14 de febrero 2023; citado el 7 de octubre de 2013]. Disponible en: www.unicef.es/blog/educacion/acoso-escolar
  9. PAHO.org. Plan de acción mundial para prevenir y controlar las Enfermedades no Transmisibles 2013-2019 [monografía en internet]. 1ª ed. Washington, DC: Organización Panamericana de la Salud; 2014 [acceso 8 de octubre de 2023]. Disponible en: https://iris.paho.org/handle/10665.2/35010
  10. García M, Dal Re MA, Gutiérrez E, García A, Villar C, Yusta MJ y otros. Estudio sobre la Alimentación, Actividad Física, Desarrollo infantil y Obesidad en España. Informe Aladino 2019. Ministerio de Consumo y Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Madrid, 2020 [acceso 7 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/observatorio/Infor me_Aladino_2019.pdf
  11. Alonso AM, Gomez C, Ibañez J. Guía para educadores: Juega, come y diviértete con Tranqui [Internet]. Gobierno de Navarra; Departamento de Bienestar Social, Deporte y Juventud. Disponible en: https://www.navarra.es/NR/rdonlyres/EDF3D609-E193-434C-A995-6B5D6E829E50/85504/Obesidad_educa_guia_cas3.pdf
  12. Proyecto: Prevención de la obesidad infantil y de los trastornos de la conducta alimentaria [Internet]. Ayuntamiento de Altea. Disponible en: http://file:///C:/Users/glmar/Downloads/[2899150121135754671]PROYECTO_Memoria_final%20(1).pdf
  13. Mallebrera C, Romero M, Costa M, Martínez MJ, Torres E y otros. Juego, juguetes y obesidad infantil [Internet]. Alicante; AIJU; 2008. Disponible en: https://guiaaiju.com/wp-content/uploads/2019/10/obesidad-infantil.pdf
  14. Proyecto: Coles con alas para la prevención de la obesidad infantil en la Comunidad de Madrid [Internet]. Ayuntamiento de Madrid y Madrid Salud; 2022. Disponible en: https://site.educa.madrid.org/cp.sanroque.madrid//wp-content/uploads/cp.sanroque.madrid/2023/03/dossier-resumido-del-proyecto-coles-con-alas.pdf

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos