Oxígeno de alto flujo: Innovación terapéutica y aplicaciones clínicas

25 abril 2024

 

AUTORES

  1. Isabel Vidal Cirac. Enfermera Hospital Clinico Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Isabel Cólera Vidal. Enfermera Hospital Clinico Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. Patricia Igual Ramos. Enfermera Hospital Clinico Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. Alba Pérez Clos. Enfermera Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Leticia Orga Palomar. Enfermera Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Ana Maria Pelleja Guardiola. Enfermera Hospital Clinico Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

El oxígeno de alto flujo (OAF) representa una innovación significativa en la terapia respiratoria, ofreciendo nuevas posibilidades en el manejo de la insuficiencia respiratoria aguda y crónica. En comparación con las modalidades convencionales de suministro de oxígeno, el OAF ha demostrado ser más eficaz en la mejora de la oxigenación, la reducción del trabajo respiratorio y la mejora de la comodidad del paciente. Este artículo monográfico explora a fondo la tecnología del OAF, sus ventajas clínicas y sus diversas aplicaciones en la práctica médica actual.

PALABRAS CLAVE

Oxígeno, cuidados de enfermería, hipoxemia

ABSTRACT

High flow oxygen (HFO) represents a significant innovation in respiratory therapy, offering new possibilities in the management of acute and chronic respiratory failure. Compared to conventional oxygen delivery modalities, OAF has been shown to be more effective in improving oxygenation, reducing the work of breathing, and improving patient comfort. This monographic article thoroughly explores OAF technology, its clinical advantages and its various applications in current medical practice.

KEY WORDS

Oxigen, nursing care, hypoxemia.

DESARROLLO DEL TEMA

La insuficiencia respiratoria es una condición que puede ser potencialmente mortal si no se trata adecuadamente. Uno de los tratamientos más utilizados en pacientes con hipoxemia es el oxígeno de alto flujo, que puede mejorar la oxigenación y reducir la disnea. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso de oxígeno de alto flujo conlleva riesgos y complicaciones, por lo que es crucial que se implemente un plan de cuidados integral y personalizado para cada paciente.

TECNOLOGÍA DEL ALTO FLUJO:

El OAF se basa en el suministro de concentraciones elevadas de oxígeno a través de cánulas nasales o traqueales diseñadas específicamente y dispositivos de administración de oxígeno de alta eficiencia. La clave de esta tecnología radica en la capacidad de proporcionar tasas de flujo significativamente superiores a las de las terapias convencionales. Los modernos sistemas de OAF incorporan características avanzadas, como ajustes precisos de temperatura y humedad, destinados a mejorar la tolerancia del paciente y reducir la irritación nasal asociada con el tratamiento a largo plazo.

VENTAJAS CLÍNICAS DEL OXÍGENO DE ALTO FLUJO:

  1. Mejora de la Oxigenación: La capacidad del OAF para administrar concentraciones más altas de oxígeno resulta en una mejor oxigenación arterial en comparación con las modalidades convencionales. Esto es especialmente beneficioso en situaciones de insuficiencia respiratoria aguda, como neumonía, síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) y exacerbaciones de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  2. Reducción del Trabajo Respiratorio: La alta velocidad de flujo del OAF reduce la resistencia de las vías respiratorias, disminuyendo así el esfuerzo respiratorio del paciente. Esto es especialmente valioso en pacientes con dificultades para respirar, ya que el OAF facilita la respiración y mejora la eficiencia ventilatoria.
  3. Mejora de la Comodidad del Paciente: La adición de sistemas de humidificación y calentamiento al OAF contribuye significativamente a la comodidad del paciente. La sequedad y la irritación nasal, comunes con otras formas de administración de oxígeno, se minimizan, lo que favorece la adherencia al tratamiento y mejora la calidad de vida del paciente1.

 

APLICACIONES CLÍNICAS DEL OXÍGENO DE ALTO FLUJO:

  1. Insuficiencia Respiratoria Aguda: El OAF se ha convertido en una herramienta fundamental en el manejo de la insuficiencia respiratoria aguda en diversas condiciones clínicas. La capacidad de ajustar precisamente las concentraciones de oxígeno y las tasas de flujo lo hace particularmente valioso en entornos de cuidados intensivos y unidades de emergencia.
  2. Cuidados Paliativos: En pacientes con enfermedades avanzadas, el OAF desempeña un papel crucial en los cuidados paliativos. Proporciona alivio sintomático en situaciones de disnea, mejorando la calidad de vida de los pacientes terminales.
  3. Cirugía Postoperatoria: Después de cirugías mayores, la administración de OAF ayuda a prevenir complicaciones respiratorias postoperatorias y contribuye a una recuperación más rápida. La capacidad de ajustar las necesidades de oxígeno según los requerimientos individuales del paciente lo convierte en una opción versátil en el manejo postoperatorio2,3.

 

CONSIDERACIONES PRÁCTICAS

Monitorización constante:

  • Realiza una valoración completa del paciente, incluyendo signos vitales, nivel de conciencia, estado de hidratación y saturación de oxígeno.
  • Realiza un seguimiento constante de los signos vitales, la saturación de oxígeno y la respuesta del paciente al tratamiento.
  • Asegúrate de tener acceso a un monitor de oxígeno para medir la saturación de oxígeno continuamente.

 

Mantenimiento del equipo:

  • Asegúrate de que el equipo de oxígeno esté funcionando correctamente y que las conexiones estén seguras.
  • Verifica que el flujo de oxígeno sea el correcto, según la prescripción médica.
  • Verifica que la fracción inspirada de oxígeno (FiO2), sea el correcto según la prescripción médica.
  • Cambia el humidificador y el circuito de la cánula nasal con regularidad.

 

Higiene y confort:

  • Ayuda al paciente a mantener una buena higiene bucal y nasal para prevenir la sequedad de las membranas mucosas.
  • Asegúrate de que la cánula nasal se ajuste correctamente y no cause molestias al paciente.
  • Proporciona al paciente una habitación tranquila y bien ventilada.

 

Prevención de complicaciones:

  • Monitoriza constantemente al paciente para detectar cualquier signo de deterioro, como dificultad respiratoria, fatiga, disnea, cianosis y dolor torácico, entre otros.
  • Prevén la infección asociada al uso de oxígeno, mediante la limpieza y desinfección adecuada del equipo y el lavado frecuente de manos.
  • Ayuda al paciente a mantener la movilidad, si es posible, para prevenir la tromboembolia venosa y otros problemas asociados a la inmovilidad.

 

Educación al paciente y familiares:

  • Explica al paciente y familiares la importancia de seguir el tratamiento con oxígeno y la forma correcta de usar el equipo.
  • Proporciona información sobre los signos de deterioro y cuándo buscar atención médica de emergencia.
  • Informa al paciente y familiares sobre la importancia de seguir una dieta adecuada y mantener la hidratación.

 

Aunque el OAF presenta numerosas ventajas, su implementación requiere una supervisión cuidadosa. La monitorización continua de la oxigenación, la respuesta clínica y la posible necesidad de escalonar a terapias más avanzadas son esenciales. Los profesionales de la salud deben estar atentos a las condiciones específicas de cada paciente y adaptar la terapia de manera individualizada4.

 

CONCLUSIONES

El oxígeno de alto flujo ha transformado el panorama de la terapia respiratoria, ofreciendo beneficios sustanciales en términos de mejora de la oxigenación, reducción del trabajo respiratorio y comodidad del paciente. A medida que la tecnología continúa evolucionando, es crucial realizar investigaciones adicionales para comprender plenamente su eficacia en diversas poblaciones y contextos clínicos. En última instancia, el OAF representa un avance valioso que ha mejorado significativamente la atención a pacientes con insuficiencia respiratoria.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Roca O, Hernández G, Díaz-Lobato S, Carratalá JM, Gutiérrez RM, Masclans JR. Evidencia actual sobre la efectividad de la terapia de apoyo con cánula nasal de alto flujo calentada y humidificada en pacientes adultos con insuficiencia respiratoria. Cuidado crítico. 2016;20(1):109.
  2. Frat J-P, Thille AW, Mercat A, Girault C, Ragot S, Perbet S. Oxígeno de alto flujo a través de cánula nasal en insuficiencia respiratoria hipoxémica aguda. N Inglés J Med. 2015;372(23):2185–96.
  3. Hernández G, Vaquero C, González P, Subira C, Frutos-Vivar F, Rialp G. Efecto de la cánula nasal de alto flujo postextubación frente a la oxigenoterapia convencional en la reintubación en pacientes de bajo riesgo: un ensayo clínico aleatorizado. JAMA. 2016;315(13):1354–61.
  4. Maggiore SM, Idone FA, Vaschetto R, Festa R, Cataldo A, Antonicelli F. Terapia de oxígeno con mascarilla nasal de alto flujo versus venturi después de la extubación. Efectos sobre la oxigenación, el confort y el resultado clínico. Am J Respir Crit Care Med. 2014;190(3):282–8.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos