Pancreatitis.

31 enero 2024

AUTORES

  1. Maria Elena García López. TCAE HNSG.
  2. Ana Maria López Gil. TCAE HRV.
  3. Ruth Esther Reynoso Reynoso. TCAE C.R.P.NTRA.SRA.DEL PILAR.
  4. Carlos Mayor Gómez. DUE HRV.
  5. Maria del Rosario Palomo Medina. TCAE HRV.
  6. Susana Cavero Uruñuela. TCAE HNSG.

 

RESUMEN

Para poder entender que es una pancreatitis, primero habrá que describir que es el páncreas; es un órgano situado en la parte superior del abdomen, por detrás del estómago y los intestinos. El conducto del páncreas desemboca en el intestino junto con el conducto biliar (colédoco), que trae la bilis del hígado y la vesícula.1 El páncreas participa en la absorción de los alimentos produciendo un líquido que contiene enzimas que los digieren. También controla los niveles de glucosa en la sangre mediante la producción de insulina. Se considera a la pancreatitis aguda (PA) un proceso inflamatorio agudo y difuso del páncreas producido por la activación intraparenquimatosa de las enzimas digestivas.

PALABRAS CLAVE

páncreas, aparato digestivo, pancreatitis, infección, inflamación.

ABSTRACT

In order to understand what pancreatitis is, we will first have to describe what the pancreas is; It is an organ located in the upper part of the abdomen, behind the stomach and intestines. The pancreas duct empties into the intestine along with the bile duct (complete common bile duct), which brings bile from the liver and gallbladder.1 The pancreas participates in the absorption of food by producing a liquid that contains enzymes that digest it. It also controls blood glucose levels by producing insulin. Acute pancreatitis (AP) is considered an acute and diffuse inflammatory process of the pancreas produced by the intraparenchymal activation of digestive enzymes.

KEY WORDS

Liver, pancreas, digestive system, pancreatitis, infection, inflammation.

DESARROLLO DEL TEMA

Para poder entender que es una pancreatitis, primero habrá que describir que es el páncreas; es un órgano situado en la parte superior del abdomen, por detrás del estómago y los intestinos. El conducto del páncreas desemboca en el intestino junto con el conducto biliar (colédoco), que trae la bilis del hígado y la vesícula1.

El páncreas participa en la absorción de los alimentos produciendo un líquido que contiene enzimas que los digieren. También controla los niveles de glucosa en la sangre mediante la producción de insulina. Se considera a la pancreatitis aguda (PA) un proceso inflamatorio agudo y difuso del páncreas producido por la activación intraparenquimatosa de las enzimas digestivas. En 1992 se acordó, en el Simposium Internacional de Atlanta, una ampliación del concepto anterior, al considerar a la pancreatitis aguda como una enfermedad que no sólo se limita al páncreas, sino que afecta de manera variable a otros tejidos, ya sea de forma regional o sistémica y cuya etiopatogenia todavía no está perfectamente establecida1.2.

Existen diferentes tipos de clasificaciones de la pancreatitis; a continuación, describiremos dos de las más utilizadas, podemos clasificarla según el grado de severidad, así pues, se clasificará en 3 grandes grupos:

  1. PA leve: Cuadro clínico que se caracteriza por la ausencia de falla orgánica y ausencia de complicaciones locales y/o sistémicas, con una mortalidad muy baja. Es un proceso autolimitado durante el curso de la hospitalización y puede ser manejado con fluidos IV, analgésicos y un rápido retorno a la vía oral.
  2. PA moderadamente severa: Se caracteriza por complicaciones locales en ausencia de insuficiencia orgánica persistente. La insuficiencia orgánica es transitoria con una duración < 48h.
  3. PA severa: Esta ocurre en el 15-20% de los pacientes (8) y se define por la presencia de insuficiencia orgánica persistente (cardiovascular, respiratoria y/o renal) y alta mortalidad. Los pacientes que tienen insuficiencia orgánica y necrosis infectada tienen el mayor riesgo de muerte y deben ser ingresados en una unidad de cuidados intensivos siempre que sea posible. 3

 

Existe una clasificación que atiende a los signos clínicos y diagnósticos que se denomina clasificación Atlanta, y es la siguiente:

  1. Pancreatitis intersticial edematosa. Con edema intersticial y necrosis del tejido graso intra y peripancreático.
  2. Pancreatitis necrotizante (PN). Existencia de áreas necróticas de parénquima pancreático de forma local o difusa. Estas zonas pueden estar infectadas o no y se subdividen en 2 tipos: PN estéril y PN infectada (30-70% de las PN).
  3. Absceso pancreático. Colección purulenta con o sin necrosis pancreática, delimitada por un área capsular de colágeno o de tejido de granulación.
  4. Seudoquiste pancreático. Colección de líquido con una pared de colágeno y de tejido de granulación que lo delimita. Habitualmente no contiene pus ni necrosis. Es una complicación tardía de la PN.
  5. Infección pancreática. Esta definición incluye la PN infectada, y corresponde a la presencia de bacterias en el páncreas o en el espacio peripancreático con alteraciones patológicas2.

 

Las causas más comunes de pancreatitis aguda van a ser litos o barro biliar en 40-50 % de los casos; el alcohol es la segunda causa más frecuente con 20-40 %. Causas menos frecuentes incluyen medicamentos, postcolangiopancreatografía retrógrada endoscópica, trauma, cirugía, hipercalcemia e hipertrigliceridemia4. Las principales causas de las pancreatitis3.

  • Los cálculos biliares: son la principal causa. Representan un 38% a 40% de los casos. Cuando los cálculos migran de la vesícula biliar, pueden generar una obstrucción en el conducto biliar común, el conducto pancreático o ambos. Es más frecuente en mujeres, y la movilización de estos cálculos es más frecuente cuando miden menos de 5 mm.
  • Consumo de alcohol: es la segunda causa más frecuente. Representa de un 30% a 35% de los casos. Es más frecuente en hombres. De las personas que abusan del consumo de alcohol de forma crónica, un 10% presentará un episodio de pancreatitis aguda. Se puede hablar de consumo excesivo de alcohol cuando sobrepasa los 80 gramos por día. El riesgo de presentar pancreatitis aumenta con un consumo de más de 50 gramos por día por cinco años.
  • Hipertrigliceridemia: Es la tercera causa más común, la cual representa de un 5% a 10% de los casos, y en mujeres embarazadas, puede representar hasta un 56% de las causas. Se consideran niveles normales de triglicéridos por debajo de 150 mg/dl. La hipertrigliceridemia severa (niveles entre 1000 -1999 mg/dl) y muy severa (≥ 2000 mg/dl) son las que se asocian más con la pancreatitis aguda4,5.

 

Estas son las causas más frecuentes; aunque también hay pancreatitis que van asociadas a consumo de drogas, pancreatitis pos-colangio, y hay un tipo que son idiopáticas, es decir, no tienen origen conocido.

No existe un tratamiento específico para la inflamación pancreática. Las principales medidas son no dar alimentos por boca, aportar abundantes líquidos por vena y administrar medicamentos para aliviar el dolor y los vómitos. En los casos leves no suelen ser necesarios más tratamientos y en aproximadamente una semana el paciente se recupera totalmente. Sin embargo, en los casos graves el enfermo necesita una vigilancia estrecha en una unidad de cuidados intensivos, recibiendo otros tratamientos como administración de antibióticos para tratar la infección de la necrosis pancreática y alimentación por una sonda colocada en el intestino a través de la nariz (nutrición enteral) o, si no fuera posible, por vena (nutrición parenteral). En ocasiones se precisa cirugía, en los casos en que la necrosis se infecta, con intención de limpiar lo más posible la zona del páncreas y sus alrededores (necrosectomía). La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) puede ser necesaria para extraer cálculos atascados en el colédoco. Ciertos pseudoquistes también pueden precisar tratamiento, generalmente vaciándolos hacia el estómago o intestino por medio de cirugía o endoscopia5.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sanz de Villalobos E, Larrubia Marfil JM. Pancreatitis aguda. Rev Esp Enferm Dig [Internet]. 2010 [citado el 30 de diciembre de 2023];102(9):560–560. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082010000900010
  2. Gil Romea I, Moreno Mirallas MJ, Deus Fombellida J, León Cinto C, Mozota Duarte J, Garrido Calvo A, et al. Pancreatitis aguda. Med Integr [Internet]. 2001 [citado el 30 de diciembre de 2023];38(7):297–301. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-pancreatitis-aguda-13022406
  3. Velázquez Gutiérrez J, Useche MV. Rev Venez Cir [Internet]. Bvsalud.org. [citado el 30 de diciembre de 2023]. Disponible en: https://docs.bvsalud.org/biblioref/2021/09/1292292/389-pancreatitis-aguda-manuscrito-1344-1-10-20201106.pdf
  4. Aguilar PAÁ, Ramírez CTD. Pancreatitis aguda: fisiopatología y manejo inicial. Acta Med Costarric [Internet]. 2020 [citado el 30 de diciembre de 2023];61(1):13–21. Disponible en: https://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0001-60022019000100013
  5. Mesén Román M, Vargas Calvo M. Generalidades de la pancreatitis aguda. Rev Medica Sinerg [Internet]. 2022 [citado el 30 de diciembre de 2023];7(5):e809. Disponible en: https://revistamedicasinergia.com/index.php/rms/article/view/809

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos