Prevención de caídas en el anciano hospitalizado. Artículo monográfico.

18 septiembre 2022

AUTORES

  1. Laura Perpiñán Sánchez. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  2. María Villabona Jiménez. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  3. Bárbara Kelly Ferreira de Brito. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Lorena Azabal Martín. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  5. Tamara Mariutanu. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  6. Josué Martín Fuertes. Enfermero en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

El progresivo envejecimiento de la población hace que aumente la prevalencia de caídas, por lo que se han convertido en uno de los principales síndromes geriátricos. Dada la frecuente hospitalización del paciente anciano, es fundamental establecer una estrategia de prevención de caídas dentro del entorno hospitalario.

 

PALABRAS CLAVE

Caída, anciano, hospitalizado, prevención.

 

ABSTRACT

Theprogressiveaging of thepopulationincreasestheprevalence of falls, whichisthe cause oftheyhavebecomeone of themaingeriatricsyndromes. Giventhefrequenthospitalization of elderlypatients, itisessential to establish a fallpreventionstrategywithinthe hospital environment.

 

KEY WORDS

Fall, elderly, hospitalized, prevention.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Actualmente, el aumento de la esperanza de vida junto con la disminución de la natalidad y la morbimortalidad hacen que nos enfrentemos a una sociedad cada vez más envejecida. Actualmente en España, la esperanza de vida al nacimiento se sitúa en 83,06 años con una clara tendencia al aumento1. y la tasa de envejecimiento es del 133,482, según las últimas cifras del INE en España hay 1616314 personas mayores de 85 años. Derivada de esta edad poblacional, surge la necesidad de actuación en los principales síndromes geriátricos, dentro de los cuales se sitúan las caídas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define caída como aquel suceso involuntario que hace perder el equilibrio y dar con el cuerpo en el suelo o en otra superficie firme que lo detenga y la sitúa como la segunda causa mundial de defunción por traumatismo involuntario, solo por detrás de los accidentes de tráfico3. En España, el Instituto Nacional de Estadística (INE) reafirma estas cifras al publicar las tasas de mortalidad por causas externas, donde las caídas accidentales mantienen el segundo lugar en prevalencia, con un aumento del 9.3% con respecto al año anterior4.

Teniendo en cuenta que una de cada tres personas mayores de 65 años caerá, al menos, una vez al año y que lo harán la mitad de los mayores de 80 años5,6,7, las caídas constituyen un grave problema de salud pública de elevada morbimortalidad y con gran impacto personal, social, sanitario y económico en la población.

Un primer paso para prevenirlas es conocer los factores de riesgo asociados a ella. Si bien estos varían según las características del propio anciano y del entorno en el que se produce la caída, a grandes rasgos, podemos resumir que son el resultado de la suma de factores intrínsecos (derivados del propio envejecimiento, trastornos de la marcha, equilibrio, visuales, pérdida de fuerza, deterioro cognitivo…), factores extrínsecos (externos al anciano, tales como condicionantes ambientales) y factores iatrogénicos como el uso de fármacos7.

En base a la estructura de prevención clásica, se deberían realizar intervenciones en los tres niveles de prevención. Primaria, para prevenir que sucedan, secundaria para prevenir que se repitan y terciaria para minimizar las consecuencias derivadas. Además de ello, y especialmente en este tipo de paciente, resulta de vital importancia la prevención cuaternaria, encaminada a reducir fármacos o actuaciones terapéuticas innecesarias o ineficaces. Numerosos artículos hablan sobre la prevalencia prevención de caídas en el anciano8,9,10, si bien no hay suficientes estudios actuales y de ámbito nacional que confirmen la prevalencia de caídas en ancianos hospitalizado, especialmente si nos referimos a prevención de caídas dentro del entorno hospitalario. La variabilidad de factores que inciden sobre ella, así como la faltade registros en los que se indique el mecanismo causal dificultan el establecimiento de estrategias o protocolos de actuación. No obstante, pueden establecerse guías de práctica clínica con una serie de normas básicas que resultan útiles y sencillas de aplicar durante el ingreso en el hospital.

 

PREVENCIÓN PRIMARIA:

1. Búsqueda del mejor estado físico, mental y social posible:

  • Realización de ejercicio físico adecuado a sus características.
  • Uso adecuado de dispositivos de ayuda sensorial tales como gafas o audífonos.
  • Uso adecuado de dispositivos de ayuda motora tales como bastones, muletas o andadores.
  • Correcto estado nutricional y de hidratación.

2. Eliminación de barreras ambientales:

  • Eliminación de mobiliario y elementos no fijos innecesarios en la habitación (palos de gotero, cables…).
  • Establecimiento de un orden para los elementos necesarios.
  • Uso de asideros, reposabrazos y barandillas (si se requiere).
  • Uso de ropa y calzado adecuado.
  • Identificación y uso apropiado de luces tanto diurnas como nocturnas.
  • Tenencia de mobiliario adecuado en altura y otras características (cama, mesilla, sillón, lavabo, retrete…).
  • Evitar pavimentos resbaladizos, mojados, irregulares y/o en mal estado. Así como aquellos que pudieran resultar confusos o distorsionen la visibilidad.

3. Detección precoz de patologías asociadas al riesgo de caídas, tales como alteraciones de la marcha y/o equilibrio o alteraciones visuales.

4. Adecuación y/o eliminación del número de fármacos, especialmente de los considerados de riesgo.

PREVENCIÓN SECUNDARIA:

Análisis y rectificación de las causas concretas desencadenantes de la caída para evitar su repetición, dado que una caída constituye en sí misma un factor de riesgo para nuevas caídas.

PREVENCIÓN TERCIARIA:

1.Tratamiento de las complicaciones físicas y psicológicas.

2.Restauración funcional, consiguiendo recuperar la autonomía para las ABVD y la deambulación.

3.Aprendizaje de técnicas para levantarse tras la caída de manera autónoma.

 

CONCLUSIONES

A pesar de que cada caída es única en sí misma, al igual que lo es cada anciano que la sufre, dada la prevalencia y coste de la misma, es fundamental establecer estrategias para su prevención. Para elaborar las mismas, debemos conocer los ámbitos de actuación a nivel primario, secundario, terciario y cuaternario, con el objetivo de poder actuar sobre los factores desencadenantes, así como los que influyen en ellas.

Dado que durante el ingreso hospitalario el paciente se encuentra en un entorno controlado, resulta vital que se establezcan todas las medidas preventivas posibles para evitar las caídas, y se establezca una base de aprendizaje para evitar riesgos tras el alta.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Instituto Nacional de Estadística. Movimiento Natural de la Población (MNP) Indicadores Demográficos Básicos (IDB). [Internet]. Junio 2021; [acceso 1 de agosto de 2022]. Disponible en: https://www.ine.es/prensa/mnp_2021_p.pdf
  2. Instituto Nacional de Estadística. Indicadores de Estructura de la Población. [Internet]. 2022; [acceso 1 de agosto de 2022]. Disponible en: https://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=1489
  3. Organización Mundial de la Salud. Caídas. Enero 2018; [acceso 1 de agosto de 2022]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs344/es/
  4. Instituto Nacional de Estadística. Mujeres y hombres en España. [Internet]. 2022; [acceso 1 de agosto de 2022]. Disponible en: https://www.ine.es/jaxi/Datos.htm?path=/t00/mujeres_hombres/tablas_1/&file=d09003.px#!tabs-tabla
  5. Tinetti ME, Speechley M, Ginter SF. Riskfactorsforfallsamongelderlypersons living in thecommunity. N Engl J Med. 1988; 319(26):1701-7.
  6. Medical AdvisorySecretariat. Prevention of falls and fall-related injuries in community-dwelling seniors: anevidence-basedanalysis. OntHealthTechnolAssess Ser. 2008;8(2):1-78.
  7. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG). Tratado de Geriatría para residentes. Madrid: Sociedad Española de Geriatría y Gerontología; 2007.
  8. Alquézar A, Vicente L. Caídas en ancianos institucionalizados. Gerokomos. 2021; 32(4): 221-223.
  9. Rodríguez-Molinero A, Narvaiza L, Gálvez-Barrón C, Cruz JJ, Ruíz J, Gonzalo N et al. Caídas en la población anciana española: incidencia, consecuencias y factores de riesgo. Revista Española de Geriatría y Gerontología. 2015; 50(6): 274-280.
  10. Díaz G, Gil C, Andrade V, Alonso R, Álvarez S, Reinoso S. Factores asociados con la aparición de caídas en ancianos institucionalizados: un estudio de cohortes. Revista Española de Geriatría y Gerontología. 2009; 44(6): 301-304.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos