Prevención de riesgos en la preparación de citostáticos en el servicio de farmacia.

9 enero 2024

AUTORES

  1. Jorge Gimeno Grima. Enfermero (Hospital Royo Villanova) Zaragoza.
  2. Clara García Vicente. Enfermera (Hospital Universitario Miguel Servet) Zaragoza.
  3. David Crespo Martín. Enfermero (Hospital Royo Villanova) Zaragoza.
  4. María Palacios Sánchez. Enfermera (Hospital Royo Villanova) Zaragoza.
  5. María Fernández Pérez. Enfermera (Hospital Royo Villanova) Zaragoza.
  6. Beatriz Sanz Altarriba. Enfermera (HCULB) Zaragoza.

 

RESUMEN

La preparación de citostáticos se realiza en las farmacias de los hospitales para después dispersarse allá donde se administrarán. Esta preparación la lleva a cabo personal de enfermería y su hábitat de trabajo se realiza en lo que se denominan Cabinas de Seguridad Biológica (CBS). Por la naturaleza de los productos que se manipulan no está exenta de riesgos, aunque no hace tantas décadas que se conocen en profundidad los efectos adversos de este trabajo.

A comienzos de los 80 del siglo pasado se realizó un estudio donde se demostró mutagenicidad en la orina de trabajadores que preparaban dosis en cabinas de flujo laminar horizontal, sin embargo, esta mutagenicidad desaparecía cuando se preparaban en cabinas biológicas de seguridad (CBS).

Desde entonces se ponen en marcha multitud de protocolos y procedimientos para la manipulación de agentes citostáticos en los servicios de farmacia, principalmente para el trabajo de dichas cabinas (CBS).

PALABRAS CLAVE

Citostáticos, cabinas de seguridad biológica, salud laboral.

ABSTRACT

The preparation of cytostatics is carried out in hospital pharmacies and then dispensed where they are to be administered. This preparation is carried out by nursing personnel and their work environment is in what are called Biological Safety Cabinets (CBS). Due to the nature of the products handled, it is not risk-free, although the adverse effects of this work have not been known in depth for many decades.

At the beginning of the 80s of the last centuries, a study was carried out in which mutagenicity was demonstrated in the urine of workers who prepared doses in horizontal laminar flow cabinets; however, this mutagenicity disappeared when they were prepared in biological safety cabinets (CBS).

Since then, a multitude of protocols and procedures for the handling of cytostatic agents in pharmacy services have been implemented, mainly for the work in such cabinets (CBS).

KEY WORDS

Cytostatics, biological safety cabinets, occupational health.

DESARROLLO DEL TEMA

El personal de enfermería que manipula citostáticos en CBS en los servicios de farmacia puede estar expuestos, ya sea por mal funcionamiento de la cabina o desconocimiento o mala actuación de los procedimientos, pueden estar expuestos a:

  • Contacto del agente citostático a través de la piel y mucosas.
  • Pinchazos accidentales producidos por agujas o cortes por ampollas y viales rotos.
  • Inhalación de aerosoles1.

 

Cabinas para la preparación de citostáticos.

La preparación de preparados citostáticos se debe realizar con equipos que den niveles altos de protección al trabajador. Para ello, además de los EPIs se debe contar con cabinas de seguridad que reúnan los requisitos adecuados y cumplan con la normativa vigente.

Las CBS pueden ser:

  • CBS de clase III totalmente cerradas.
  • CBS clase II que son las específicas para la preparación de citostáticos.

 

Medidas sobre la organización y el método de trabajo.

Se recomienda:

  • Minimizar el número de personas que trabajen con citostáticos.
  • Registro de los citostáticos utilizados.
  • Establecer protocolos para la preparación teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante de la cabina y en las que aporten el proveedor farmacéutico.
  • Tener en cuenta aspectos como: normas en la presentación comercial y la concentración habitual del producto y la elección de viales frente a las ampollas (importante el sellado tras la punción del vial).
  • La designación de una persona que se responsabilice de los aspectos mencionados2.

 

Cabinas de seguridad específicas para citostáticos.

Se encuentran disponibles en el mercado cabinas de seguridad diseñadas específicamente para la manipulación de citostáticos. Estas cabinas suelen cumplir con el estándar CSB clase II según la normativa UNE-EN 12469:2001. Están equipadas con un flujo laminar vertical en la zona de trabajo y una extracción completa. Además, cuentan con un sistema de triple filtración, incluyendo un tercer filtro ubicado debajo de la zona de trabajo. Estos filtros son altamente eficientes y suelen pertenecer al grupo H (HEPA) con una clasificación generalmente de clase H14, o en su defecto, pertenecen al grupo U (ULPA) de ultra baja penetración.

Algunas de estas cabinas permiten la sustitución de los filtros contaminados y la descontaminación de las áreas afectadas sin comprometer la seguridad de los operadores ni del entorno.

Es imperativo que la cabina destinada a la preparación de citostáticos sea utilizada exclusivamente para este propósito. Asimismo, es esencial considerar que los requisitos ambientales y de protección personal pueden variar según el tipo de cabina elegida. No obstante, en todos los casos, es fundamental que el aire se expulse al exterior, ya sea a través de un conducto rígido directo o mediante el sistema general de ventilación del edificio3.

Componentes y funcionamiento.

Las cabinas de preparación de citostáticos clase II para citostáticos constan de varios componentes que trabajan en conjunto para garantizar la seguridad en la manipulación de estos fármacos. Entre los elementos clave se encuentran:

  • Filtro HEPA: Las cabinas están equipadas con filtros de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés) que purifican el aire al retener partículas y microorganismos de tamaño reducido. Estos filtros juegan un papel fundamental en la protección tanto del operador como del entorno.
  • Flujo laminar: El flujo de aire dentro de la cabina sigue un patrón laminar, es decir, se mueve en capas paralelas y uniformes. Este flujo de aire mantiene un ambiente limpio y libre de contaminantes, ya que el aire es aspirado desde el área de trabajo hacia el filtro HEPA, evitando así la dispersión de partículas.
  • Zona de trabajo: Las cabinas cuentan con un área de trabajo específica, donde se realiza la preparación de los citostáticos. Esta zona está diseñada para ofrecer un espacio adecuado para manipular los fármacos de manera segura, con superficies lisas y fácilmente desinfectables.
  • Ventilación: Las cabinas de seguridad están conectadas a un sistema de ventilación que asegura la renovación constante del aire y evita la acumulación de sustancias tóxicas en el ambiente de trabajo1.

 

El flujo de aire vertical tras atravesar un filtro HEPA alcanza la superficie de trabajo, se bifurca a través de las rejillas de la misma y continúa circulando por un septo interior hasta que, tras un nuevo filtrado, es impulsado por una bomba en parte de nuevo a la superficie de trabajo y el resto a través de una nueva filtración al exterior de la cabina. Se crea así una presión negativa que se compensa con la entrada de aire exterior por el frontal de la cabina. Es precisamente esta cortina de aire exterior la que actúa como protección para el manipulador. La protección del producto vendrá definida por la proporción de aire exterior absorbida y la calidad del mismo. Se definen los siguientes tipos:

  • Tipo A: recicla el 70% y expulsa el 30%, previamente filtrado, al propio recinto donde está la cabina. No son apropiadas para la manipulación de citostáticos.
  • Tipo B: el aire extraído se expulsa al exterior del recinto (atmósfera) B1: recicla el 30% y expulsa el 70% B2: expulsa el 100%. El aire introducido procede del recinto (60% por la parte superior y 40% por la frontal). Esta modalidad es la más apropiada para la manipulación de citostáticos y B3: recicla como en la A el 70% y expulsa al exterior el 30%2.

 

Importancia de las cabinas de preparación de citostáticos.

Las cabinas de preparación de citostáticos desempeñan un papel crucial en la seguridad de los profesionales de la salud que trabajan con estos agentes. Algunas de las razones más relevantes para su utilización son:

  1. Protección del operador: Estas cabinas aseguran que el operador no esté expuesto directamente a los citostáticos durante la preparación, reduciendo así el riesgo de inhalación, absorción cutánea o ingestión accidental de estas sustancias altamente tóxicas.
  2. Prevención de la contaminación cruzada: La manipulación de múltiples citostáticos en una misma área de trabajo sin la debida protección podría resultar en la contaminación cruzada entre diferentes medicamentos. Las cabinas de seguridad garantizan que cada fármaco sea preparado de forma aislada, evitando la mezcla y asegurando la integridad de los productos.
  3. Salvaguarda del entorno: Además de proteger al operador, las cabinas de seguridad también previenen la dispersión de partículas tóxicas en el ambiente circundante. Esto es especialmente importante en entornos como las farmacias oncológicas, donde se manejan grandes volúmenes de citostáticos regularmente.
  4. Cumplimiento normativo: La utilización de cabinas de preparación de citostáticos está respaldada por regulaciones y normativas nacionales e internacionales, las cuales establecen los estándares de seguridad y protección para el personal de salud que trabaja con estos fármacos. Al contar con estas cabinas, las instituciones de salud garantizan el cumplimiento de dichas normativas y salvaguardan la salud de sus trabajadores2.

 

Local o área de preparación específica.

La disposición de la cabina dentro del local debe evitarse de manera que no se generen corrientes de aire turbulentas frente a ellas. Por lo tanto, se debe evitar su colocación en áreas de tránsito de personal, en lugares afectados por sistemas de ventilación o acondicionamiento del aire, o cerca de puertas y ventanas.

Los requisitos ambientales pueden variar según el tipo de cabina. Las cabinas de Clase III y los aisladores pueden ser ubicados en áreas con estándares ambientales menos estrictos en comparación con las cabinas de Clase II destinadas a citostáticos. Al emplear estas últimas, es recomendable que el espacio destinado a la preparación de medicamentos citostáticos cumpla con una serie de características, tales como:

  • Área aislada físicamente del resto, dedicada exclusivamente a este tipo de trabajo.
  • Acceso restringido al personal autorizado, con señalización adecuada.
  • Señalización sobre el uso de los equipos de protección individual (EPI) necesarios.
  • Se estructurará en al menos dos áreas claramente definidas, conectadas mediante una zona de tránsito:

 

Una primera antesala, destinada a almacenar y acondicionar los materiales. Una zona de tránsito, utilizada para el traslado de personas y materiales, que actúa como barrera contra la contaminación (una suerte de esclusa). En esta área, el personal se pondrá los Equipos de Protección Individual (EPI) antes de ingresar a la zona de preparación y se los quitará cuando se dirija hacia la antesala. Se recomienda instalar mecanismos que impidan abrir las dos puertas de la zona de tránsito al mismo tiempo. Aquí se ubicarán las cabinas. Es aconsejable que esta sala no cuente con recirculación de aire ni aire acondicionado, y de ser posible, mantenga una ligera presión negativa. Además, se recomienda que tanto la zona de tránsito como la de preparación sean consideradas como zonas limpias, lo cual requiere cumplir con ciertos requisitos. Se deben mantener dentro de límites específicos los niveles de limpieza del aire, la presión diferencial, la temperatura y la humedad relativa. Los sistemas de cierre y climatización deben ser diseñados para evitar la generación de partículas de polvo, y el personal involucrado debe ser capacitado en este aspecto.

  • Para controlar las partículas y la contaminación microbiológica en el ambiente, se utilizan sistemas de tratamiento del aire que hacen circular el aire a través de circuitos separados y lo filtran mediante filtros HEPA. El flujo del aire debe ir de la zona con mayores requisitos de limpieza hacia la de menor exigencia, para lo cual se necesita una diferencia de presión de al menos 10 Pascales entre salas de diferentes niveles, con las puertas cerradas.
  • Las paredes, suelos, techos y superficies de trabajo deben estar hechos de materiales lisos y no porosos, y contar con un revestimiento lavable como pintura plástica o resina epoxi.
  • Se realizará una descontaminación periódica del aire, de manera que se optimice el tratamiento del aire y la limpieza.
  • El suelo del recinto donde se encuentran ubicadas las cabinas no se debe barrer. Es recomendable que la limpieza se realice mediante métodos húmedos con productos de limpieza especificados en el correspondiente procedimiento, empleando utensilios exclusivos para este fin.
  • Se recomienda la instalación de una fuente lavaojos próxima a la zona de manipulación, con suministro de agua, preferentemente templada, para el lavado inmediato de los ojos y la piel en caso de salpicaduras o proyecciones, o bien unidades de lavado de ojos y duchas con soluciones de lavado polivalentes. Su número y distribución dependerá de las dimensiones y características del laboratorio.

 

Normas generales de trabajo en cabina.

  • Previo a su uso, los trabajadores que vayan a manipular citostáticos deben estar familiarizados con las particularidades y pautas de uso de las cabinas.
  • Antes de ponerse los guantes, los manipuladores deben lavarse las manos con jabón germicida.
  • Este tipo de cabinas suele ser diseñado para operar de manera continua. En caso de desconexión, se requerirá aguardar el período necesario para que el flujo laminar se estabilice. El procedimiento debe indicar el tiempo preciso, generalmente alrededor de 20 minutos.
  • Se seguirán las normas habituales de higiene establecidas en áreas de trabajo estériles, lo que implica evitar el uso de joyas, no consumir alimentos ni bebidas, y abstenerse de aplicar cosméticos, entre otras medidas.
  • En la superficie de trabajo de la cabina (siempre que no sea perforada), se colocará un paño estéril, con capacidad de absorción en la parte superior y recubierto de plástico en la parte inferior, para capturar posibles derrames accidentales. Se reemplazará después de cada ciclo de trabajo o en caso de un derrame.
  • No se bloqueará la entrada o salida de aire con papel u objetos.
  • No se ubicarán objetos en la parte superior de la cabina.
  • Solamente se introducirá en la cabina el material necesario para la manipulación y preparación de citostáticos. Los recipientes y envases serán limpiados previamente con una solución antiséptica, por ejemplo, etanol al 70%. Se evitará el ingreso de objetos como calculadoras o cuadernos de notas.
  • Los productos que se vayan a manipular se dispondrán en la cabina con un espacio entre ellos para mantener el flujo de aire, nunca a una distancia menor de 8 cm de los lados ni 10 cm del frente de la cabina. Se sugiere colocar los productos estériles en el centro de la cabina y los no estériles en la parte exterior.
  • Una vez que todo el material necesario esté dentro de la cabina, es recomendable esperar de 2 a 3 minutos antes de comenzar a trabajar, para permitir que las condiciones de flujo se restablezcan.

 

Medidas de higiene personal.

  • Prohibición de comer, beber, masticar chicle o almacenar alimentos en las zonas de trabajo.
  • El personal no utilizará maquillaje ni otros productos cosméticos que puedan provocar una exposición prolongada en caso de contaminación. Tampoco es recomendable el uso de lentes de contacto ni de joyas.
  • Los trabajadores deben disponer para su aseo personal, dentro de la jornada laboral, de al menos diez minutos antes de la comida y otros diez minutos antes de abandonar el trabajo.
  • El empresario se responsabilizará del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo, quedando prohibido que los trabajadores se lleven dicha ropa a su domicilio para tal fin los trabajadores dispondrán de: lugares en los que se pueda guardar, de manera separada, la ropa de trabajo o de protección y la de vestir (por ejemplo taquillas o armarios); retretes y cuartos de aseo apropiados, duchas, lavamanos con jabón germicida y crema hidratante para las manos y un lugar para el almacenamiento de los EPI1.

 

Registro de personal expuesto.

Se debe elaborar un registro del personal profesional expuesto a agentes citotóxicos para realizar una vigilancia específica de la salud3.

 

Retirada de residuos.

Se considera como residuo citostático a todo el material empleado en las diversas etapas de manipulación de estos medicamentos. Esto engloba los restos del fármaco en sí, soluciones preparadas, pero no utilizadas, citostáticos que han caducado, así como cualquier elemento que haya tenido contacto con los citostáticos durante su preparación y administración, como envases, jeringas, paños y guantes, entre otros.

Todo el material utilizado en relación con los medicamentos citostáticos debería ser de un solo uso y eliminarse de acuerdo con los procedimientos establecidos para la gestión de residuos. Estos procedimientos deben estar alineados con las regulaciones autonómicas y locales. Los residuos deben ser dispuestos en contenedores robustos, rígidos y a prueba de filtraciones, debidamente sellados e identificados con el pictograma correspondiente. Es recomendable ubicar los contenedores en las proximidades de las zonas de trabajo y no llenarlos más allá de tres cuartas partes de su capacidad. Una vez que estén llenos, se procederá a su retiro de acuerdo con el Plan de Gestión de Residuos Sanitarios. En ningún caso se permitirá la eliminación o vertido sin control. Se aconseja mantener un registro de los residuos considerados peligrosos2.

 

Limpieza de la cabina.

Podemos distinguir dos tipos de limpieza: la limpieza rutinaria que se realiza con cada sesión de trabajo y la limpieza profunda, también llamada a veces descontaminación.

  1. Limpieza rutinaria: Antes de dar inicio a cada sesión de trabajo, se llevará a cabo la desinfección de las superficies de trabajo mediante alcohol etílico o isopropílico de 70 grados. Una vez que la sesión concluya, se procederá a realizar la limpieza de las superficies de trabajo utilizando agua con jabón. Los citostáticos en general son solubles en agua. El uso de alcohol no es considerado apropiado para la limpieza por arrastre, ya que se ha demostrado que el empleo de agua con un jabón alcalino resulta más eficaz en este propósito.
  2. Descontaminación: Este procedimiento tiene como propósito eliminar posibles residuos de citostáticos.
  • El trabajador a cargo de la limpieza deberá protegerse utilizando una bata que se cierra en la parte trasera, dos pares de guantes, gorro, gafas y mascarilla, ya que puede requerirse levantar la parte frontal de la cabina de seguridad biológica (CBS), similar a las medidas de protección utilizadas en situaciones de contaminación o derrames.
  • La limpieza se llevará a cabo con la CBS encendida, y las partes móviles se limpiarán sin necesidad de extraerlas del interior. El proceso se realizará siguiendo siempre una secuencia desde áreas menos contaminadas hacia las más contaminadas: limpieza de las paredes laterales de arriba abajo y luego la superficie de trabajo, comenzando desde el fondo hacia el exterior.
  • Se utilizará agua jabonosa para la limpieza. El alcohol al 70% no es efectivo en este caso, ya que es necesario el efecto de arrastre de un agente limpiador adecuado para el acero inoxidable y con un pH similar al del jabón. Se emplearán gasas o trapos humedecidos, evitando verter líquidos directamente sobre las superficies y evitando limpiadores en forma de spray, que podrían afectar el funcionamiento de la CBS. Se deberá tener especial precaución para no mojar los filtros HEPA, especialmente durante la limpieza de la superficie de trabajo. Para el último aclarado, se utilizará abundante agua destilada o desionizada.
  • Una vez finalizada la limpieza, se pasará alcohol de 70º sobre las superficies.
  • Los materiales empleados en el proceso de limpieza deben considerarse como contaminados en el momento de su desecho.
  • El proceso de descontaminación se llevará a cabo periódicamente de acuerdo con el protocolo establecido en cada centro (se recomienda hacerlo al menos semanalmente), así como en caso de derrames, antes de reubicar la CBS y previo a las pruebas de certificación o mantenimiento3.

 

Normas de limpieza.

Es crucial utilizar los Equipos de Protección Individual (EPI) indicados en el procedimiento específico para esta tarea. Durante las tareas de limpieza, es esencial que el ventilador de la cabina esté en funcionamiento, y se debe prestar especial atención para evitar que el filtro se moje. No se debe verter agua u otros líquidos directamente en el área de trabajo; en su lugar, se emplearán paños ligeramente humedecidos fabricados con tejidos estériles de un solo uso, que no generen partículas ni fibras. Es recomendable comenzar con una limpieza utilizando agua jabonosa y luego aplicar un desinfectante.

El proceso de limpieza puede ser llevado a cabo utilizando una gasa estéril, siguiendo la dirección del flujo de aire de la cabina, desde las áreas con menor contaminación hacia las de mayor contaminación: inicialmente las paredes laterales, de arriba abajo, y posteriormente la superficie de trabajo, desde el fondo hacia el exterior. Se realizará limpieza y desinfección en los siguientes casos:

  • Antes de iniciar cualquier tarea, al finalizar y en cada cambio de programa de trabajo.
  • En caso de producirse derrames.
  • Antes de llevar a cabo pruebas de control mecánicas o biológicas.

 

Todo el material utilizado durante el proceso de limpieza debe ser considerado como residuo contaminado y manejado de acuerdo con los protocolos de gestión de residuos1.

 

Protección de los trabajadores en cabinas de citostáticos.

La protección del trabajador en una cabina de citostáticos es de suma importancia debido a la naturaleza altamente tóxica de estas sustancias. A continuación, se presentan algunas medidas de protección que se deben implementar para salvaguardar la salud y seguridad del personal que trabaja en la manipulación de citostáticos en estas cabinas:

  1. Equipos de protección personal (EPP): El personal que trabaja en las cabinas de citostáticos debe utilizar equipos de protección personal adecuados. Esto incluye guantes resistentes a productos químicos, batas de manga larga, mascarillas, protección ocular (gafas o pantallas faciales) y calzado cerrado. Los EPP deben ser de calidad y cumplir con los estándares de protección requeridos para asegurar una barrera efectiva contra los citostáticos.
  2. Formación y capacitación: Los trabajadores que operan en cabinas de citostáticos deben recibir una formación adecuada sobre los riesgos asociados con estas sustancias, así como los procedimientos y protocolos específicos de seguridad. Es esencial que el personal esté familiarizado con las buenas prácticas de manipulación, el uso correcto de los EPP y la gestión adecuada de los residuos.
  3. Manipulación segura: Durante la preparación de los citostáticos en la cabina, se deben seguir estrictamente los protocolos de seguridad establecidos. Esto incluye asegurarse de que las sustancias se manipulen dentro de la cabina, evitando derrames y aerosolización. Se deben utilizar técnicas asépticas y evitar el contacto directo con la piel y las mucosas.
  4. Ventilación adecuada: Las cabinas de citostáticos deben contar con un sistema de ventilación adecuado que proporcione un flujo de aire adecuado. Esto ayuda a minimizar la concentración de citostáticos en el ambiente de trabajo y a reducir el riesgo de inhalación.
  5. Limpieza y desinfección: Las cabinas deben ser limpiadas y desinfectadas regularmente siguiendo los protocolos establecidos. Esto asegura la eliminación de cualquier residuo de citostáticos y reduce el riesgo de contaminación cruzada.
  6. Monitoreo de la exposición: Es recomendable realizar controles periódicos para monitorear la exposición del personal a los citostáticos. Esto puede incluir análisis de muestras de aire, pruebas biológicas y evaluaciones médicas regulares para detectar posibles efectos adversos en la salud.

 

Es importante destacar que estas medidas de protección deben estar respaldadas por una cultura de seguridad en la organización, que promueva la conciencia de los riesgos y la responsabilidad individual en la implementación de las medidas de protección.

 

Cumplimiento normativo y regulaciones sobre las cabinas.

En España, la normativa que regula las cabinas de preparación de citostáticos se basa en diferentes marcos legales y regulaciones. A continuación, mencionaré algunas de las principales normativas que se aplican en el país:

  1. Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo: Este real decreto establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud para proteger a los trabajadores contra los riesgos derivados de la exposición a agentes cancerígenos, incluidos los citostáticos. Se establecen medidas específicas para la manipulación de estos agentes, incluyendo el uso de cabinas de seguridad biológica.
  2. Norma UNE-EN 12469:2004, Equipos de protección para microbiología y biología molecular: Esta norma establece los requisitos técnicos para las cabinas de seguridad biológica utilizadas en microbiología y biología molecular, incluyendo la manipulación de citostáticos. Define los criterios de diseño, funcionamiento y seguridad de las cabinas, así como las pruebas y certificaciones requeridas.
  3. Guía de buenas prácticas en la preparación de citostáticos: El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España ha publicado una guía que establece las recomendaciones y buenas prácticas para la preparación de citostáticos, incluyendo el uso de cabinas de seguridad. Esta guía proporciona orientación detallada sobre el manejo, almacenamiento, limpieza y desinfección de las cabinas, así como los procedimientos a seguir para minimizar el riesgo de contaminación y proteger la salud del personal.
  4. Normativas autonómicas: Además de las normativas estatales, es importante tener en cuenta que algunas comunidades autónomas en España pueden tener regulaciones específicas relacionadas con la manipulación de citostáticos y el uso de cabinas de seguridad biológica. Estas regulaciones pueden variar en términos de requisitos y procedimientos adicionales, por lo que es necesario consultar las normativas específicas de la comunidad correspondiente.

 

Es fundamental que las instituciones sanitarias y los profesionales de la salud cumplan con estas normativas y regulaciones para garantizar la seguridad en la manipulación de citostáticos. El cumplimiento de estas normativas no solo protege la salud del personal, sino que también contribuye a la eficacia y calidad de los tratamientos con citostáticos3.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. García Hernampérez S. Manejo de citostáticos: riesgo para el personal de enfermería. Una revisión bibliográfica. 2016;27. Disponible en: http://uvadoc.uva.es/handle/10324/18027
  2. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT). Exposición laboral a compuestos citostáticos: sistemas seguros para su preparación. Notas Técnicas de Prevención [Internet]. 2015;1.051:1–6. Disponible en: https://www.insst.es/documents/94886/564690/ntp-1.134w.pdf/4d1dd655-13a5-49c9-be3e-9b29c2cc6b64
  3. Ministerio de la Presidencia. Real Decreto 664 / 1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo. [Internet]. 1997 p. 1–22. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1997-11144

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos