Problemática en el uso de inhaladores por pacientes y profesionales sanitarios.

11 septiembre 2022

AUTORES

  1. Rubén Oriol Herrero. Enfermero C.S. Romareda. Zaragoza.
  2. Sofía Arnaudas Sancho. Enfermera C.S. La Bombarda. Zaragoza.
  3. Sergio Bueno Meléndez. Enfermero Hospital Materno Infantil Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Alejandro Candala Ramírez. Enfermero C.S. Romareda. Zaragoza.
  5. Elena Cegoñino Giral. Enfermera Urgencias Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  6. Miriam Gracia Bueno. Enfermera Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

Los inhaladores llevan con nosotros varios siglos1, existiendo actualmente una gran cantidad de ellos2. Esto puede llegar a dificultar el uso por parte de los pacientes debido a que los encargados de enseñarle su funcionamiento cometen errores muy similares a los que intentan enseñar a evitar3-4.

El desconocimiento en el uso de los dispositivos y los errores cometidos durante el mismo van del 50 al 76%3-6, pero pueden reducirse en más de un 95% si se realiza una instrucción adecuada en cuanto a su funcionamiento1,6.

 

PALABRAS CLAVE

Inhaladores de dosis medida, inhaladores de polvo seco, errores de medicación.

 

ABSTRACT

Inhalers have been with us for several centuries1, currently being a large number of them2. This can make it difficult for patients to use them because those who must teach them how they work make very similar mistakes to the ones they try to teach how to avoid3, 4.

Ignorance in the use of the devices and the errors made range from 50 to 76%3-6, but can be reduced by more than 95% if adequate instruction regarding its use is carried out1, 6.

 

KEY WORDS

Metered dose inhalers, dry powder inhalers, medication errors.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El inicio del término inhalador puede datarse a finales del siglo XVIII con el inhalador “Mudge”1. Desde entonces el número de dispositivos ha aumentado hasta llegar a los más de 20 dispositivos actuales, con más de 118 posibles combinaciones fármaco-dispositivo2. Esto supone un problema tanto para pacientes como para los facultativos que deben prescribir el fármaco y para el personal de enfermería tanto de centros de Atención Primaria como de centros hospitalarios.

Existen varios estudios centrados en el conocimiento de los profesionales sanitarios acerca de los dispositivos inhaladores. En uno de ellos se comprobó que el porcentaje de médicos de atención primaria que desconocen por completo el funcionamiento de los dispositivos que prescriben es de cerca del 50%3, mientras que en otro se mostraba que el porcentaje de personal de enfermería en salas de hospitalización que cometía algún tipo error (tanto críticos como no críticos) en el proceso de emplear un inhalador era ligeramente superior al 70%4.

Los porcentajes de error en pacientes se asemejan a los de médicos y enfermeras, siendo un 50% en el manejo de inhaladores de dosis medida (MDI) y hasta un 76% en inhaladores de polvo seco5. Teniendo en cuenta que las enfermedades respiratorias han supuesto históricamente la tercera causa de muerte en España6 (desplazadas al 4º lugar por la irrupción de la pandemia de SARS-CoV 27) se hace de vital importancia una educación correcta en el uso de estos dispositivos, ya que esto puede reducir la tasa de errores cometidos más de un 95%1,6.

Como se ha mencionado antes, el número de combinaciones entre dispositivos y fármacos es abrumador y el conocimiento en el uso de la totalidad de los mismos se acerca cada vez más a lo imposible. Las principales diferencias entre diferentes tipos de dispositivos se pueden enumerar en8:

  • Agitar o no agitar antes de usar: Los cartuchos presurizados convencionales requieren de agitación previa a la administración, mientras que los cartuchos presurizados de partículas extrafinas no deben agitarse previamente.
  • Retirar el cartucho: Los cartuchos presurizados convencionales se deben extraer para realizar la limpieza del dispositivo mientras que los cartuchos de sistemas de niebla fina no deben extraerse.
  • Forma de inhalar para administrar la medicación: Los sistemas presurizados requieren de una inspiración lenta y profunda mientras que los sistemas de polvo seco precisan una inspiración rápida y profunda.
  • Procesos de carga: Algunos dispositivos como los inhaladores de niebla fina o los inhaladores tipo Aerolizer o Breezehaler, ambos de polvo seco, requieren carga de cartuchos o cápsulas, que puede resultar dificultoso para algunos pacientes.

Con todo esto en cuenta, se pueden enumerar varios de los errores cometidos tanto por los sanitarios que deben explicar el uso de estos dispositivos como de los pacientes al emplearlos:

  • No realizar espiración lenta y profunda previamente4-6.
  • Espirar en la boquilla de dispositivos de polvo seco1,5.
  • No realizar una inspiración lenta y profunda en dispositivos presurizados4,5.
  • No realizar una inspiración rápida y profunda en dispositivos de polvo seco5.
  • No realización de apnea tras la inhalación1,4-6.
  • No esperar entre maniobras de administración4,6.
  • Errores de carga, retirada de tapa o agitación5,6.
  • Inhalar por la nariz5.
  • No realizar enjuague bucal tras finalizar la administración6.

Estos errores en el empleo de los dispositivos afectan a la cantidad de fármaco que llega a la zona de actuación, que puede llevar a un aumento de las exacerbaciones, peor control de la enfermedad y, como consecuencia de ambos, un aumento del gasto sanitario2.

 

CONCLUSIONES

En los últimos años el ritmo de aparición de nuevos dispositivos ha sido mucho más elevado que la actualización de conocimientos de profesionales sanitarios y, por consiguiente, de los pacientes.

Se hace necesaria una mayor comunicación entre las empresas que desarrollan estos dispositivos y aquellos que deben prescribirse, enseñar su uso y los pacientes que deben emplearlos para facilitar el tratamiento de enfermedades que acarrea un elevado coste humano y de recursos sanitarios a la sociedad.

Del mismo modo se hace necesario que los profesionales sanitarios actualizan sus conocimientos acerca de los dispositivos más usados en su ámbito para poder realizar un correcto entrenamiento de los pacientes que deben emplearlos, pudiendo realizarse cursos de formación al paciente en los centros de Atención Primaria.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Levy ML, Carroll W, Izquierdo Alonso JL, Keller C, Lavorini F, Lehtimäki L. Understanding Dry Powder Inhalers: Key Technical and Patient Preference Attributes. Adv Ther. 2019; 36(10):2547-2557.
  2. Murphy AC. Inhalers: to switch or not to switch? That is the question. Thorax. 2020; 75(3):e1.
  3. Thebault JL, Pecqueur R, Teixeira AP. Évaluation des connaissances des médecins généralistes sur les inhalateurs. Les médecins généralistes savent-ils utiliser les inhalateurs qu’ils prescrivent dans le traitement de l’asthme?. Rev Mal Respir. 2021; 38(9):873-881.
  4. Díaz-López J., Cremades-Romero M.J., Carrión-Valero F., Maya-Martínez M., Fontana-Sanchís I., Cuevas-Cebrián E. Valoración del manejo de los inhaladores por el personal de enfermería en un hospital de referencia. An. Med. Interna (Madrid). 2008; 25(3):113-116.
  5. Benito Ruiz E, Perez Corra M, Alijarde Lorente R, Benito Ruiz B, García Tova M, Bueno Lozano, M. Evaluación sobre el uso incorrecto de los dispositivos de inhalación. Nure Inv. 2018; 95:1-16.
  6. Gonzalez Martinez B, Blanco Gonzalez P. Enfermería en terapia inhalada. Análisis previo y posterior a una intervención sanitaria. RqR. 2021; 9(1): 18-28.
  7. Instituto Nacional de Estadística. Defunciones según la causa de la muerte [Internet]. 2021. Disponible en: https://www.ine.es/prensa/edcm_2020.pdf
  8. García Cases S, Caro Aragonés I, Aguinagalde Toya A. Dispositivos y guía de administración vía inhalatoria [Internet]. 2017. Disponible en https://gruposdetrabajo.sefh.es/gps/images/stories/publicaciones/dispositivos%20de%20inhalacion_gps.pdf

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos